Monday, 17 December 2018
Artículos relacionados
La paz que tanto añoramos
Este País | Roberto Morris | 16.05.2011 | 4 Comentarios

En 1999 me dio un dolor de cabeza tan grave que perdí la conciencia. Pasé dos años usando y quizás abusando de fármacos diseñados para adormecer los sentidos y anular el dolor. Me entumí. Sin embargo, aunque el dolor no estaba presente, otros síntomas comenzaron a manifestarse como clara señal de la corrosión de mi cuerpo. Se me comenzó a caer el cabello a puños, mi audición gradualmente se desvanecía, comencé a perder la vista y a caminar con el apoyo de un bastón y, finalmente, acabé en silla de ruedas. Ya en esta etapa, decidí acudir a doctores para encontrar el origen de mi mal. Pasé otros dos años en esta búsqueda. Finalmente fue detectada una malformación arterio-venosa en mis cervicales, una hemorragia pequeña, latente pero letal. Tras un complejo y agresivo tratamiento y una aún más compleja y agresiva operación el problema fue resuelto. Sufrí daños irreparables que sigo padeciendo, pero encontré la paz.

Hay un tipo de paz que sólo se puede lograr después del conflicto y el combate. En México no entendemos esto. Hay voces, cada día en aumento, tanto en el gobierno como en la sociedad civil, que quisieran declarar la guerra en contra del crimen organizado como “causa perdida”. Son los que abogan por la negociación con los delincuentes, por la desmilitarización inmediata de las operaciones, abogan por la negación de una dolorosa realidad.

Estas voces, por bien intencionadas que resulten, buscan evitar, a cualquier costo, la necesidad de la confrontación. Se opacan ante el bullying del crimen organizado, prefieren declarar la guerra a un oponente menos intimidante y más restringido, como el gobierno federal o las fuerzas armadas. Dicen, de manera simplista, que la solución mágica a esta problemática es la legalización de las drogas, como si de un día para otro los cárteles fueran a volverse empresas socialmente responsables. Acusan faltas a la soberanía nacional por solicitar ayuda en esta lucha a nuestros aliados y corresponsables. Buscan, como yo lo llegué a hacer, entumir el dolor en vez de buscar y tratar la causa. Se dicen activistas de la paz, pero lo que realmente buscan es la vuelta a un nostálgico status quo del pasado.

No se puede curar una malformación arterio-venosa con aspirinas y morfina; el dolor quizá se controle, pero bajo los tejidos de la piel la enfermedad avanza y lo único que se logra al seguir por esa ruta es desperdiciar el tiempo.

En su ensayo “On Lost Causes” (“Sobre las causas perdidas”), Edward Said argumentaba que la vocación intelectual no debe ser deshabilitada por un sentido paralizador de la impotencia política, ni debe ser impulsada por un optimismo ilusorio y sin razonamiento. Tomando esto en cuenta, resulta necesario también criticar la narrativa que presentan a la sociedad aquellos actores que abogan ciegamente a favor de la estrategia en marcha. La campaña triunfalista que diariamente escuchamos a través de medios y pronunciamientos es otra forma de negar la situación actual. Si bien unos intentan de manera simplista entumir el dolor, los otros intentan decirnos que éste ni siquiera existe, porque la batalla la estamos ganando.

Es preciso y urgente que nuestros líderes nos den un diagnóstico real, que nos ayuden a aglutinar la fuerza y el temple necesarios para vivir con la esperanza de vencer. La paz que tanto añoramos los mexicanos ni está a la vuelta de la esquina ni es realizable de manera inmediata, pero sí existe y es alcanzable; para lograrla hay que luchar por ella con la misma ferocidad y determinación que aquellos que buscan negárnosla. Como bien decía Alfred Lord Tennyson en las últimas estrofas de su poema “Ulises”:

Aunque mucho se nos ha restado, mucho aún nos queda.
No somos aquella fuerza que en los viejos tiempos
Movía la tierra y el cielo. Somos lo que somos,
un espíritu ecuánime de corazones heroicos,
debilitado por el tiempo y el destino, pero fuerte en su convicción
Para luchar, buscar, e contrar y no ceder.

Lo repito. Hay un tipo de paz que sólo se puede lograr después del conflicto y el combate. Yo lo sé. Lo saben los alcohólicos en recuperación. Lo sabe el pueblo egipcio. Lo está aprendiendo el pueblo libio. Lo tiene que aprender México.

ROBERTO MORRIS es autor de los libros Autobiografía de fracasos (México, 2007) y Poemas plásticos (Ediciones Sin Nombre, México, 2011).

4 Respuestas para “La paz que tanto añoramos
  1. Rosalina dice:

    Hola, quería agradecerle por la información que me ha brindado.
    He visitado su blog y la velocidad de carga es buenísima, muchas gracias
    por la calidad de navegación para la visita.

    Estoy impactado de saber que se puede encontrar esta clase de
    información con tanta claridad y conocimiento en el tema
    tratado.

    Con gusto voy a suscribirme a su blog para poder tener mayor cantidad de información en mi carpeta de correos.
    Muchas gracias por dedicarse unos instantes en mirar mi comentario,
    que usted pase un buen día.

  2. Carlos Cozzi dice:

    Mi buen Morris,
    Que bien aterrizada la realidad de este país.
    Y el reflejo cotidiano de la opacidad del pueblo entero y de la polarización que existe en este México, en todos sus rincones, su sociedad entera, los grupos políticos. La sociedad civil que vemos pasar y somos parte de la corrupción, gracias a nuestra cultura, nuestro analfabetismo producto de nuestro sentir ya conquistado, historicamente. Sumiso, “sí señor” en fin… mi Morris . Tu artículo me llena la mente de tantas cosas que somos como país, como pueblo que se lo esta cargando la chingada… y que falta poco, para que venga la verdadera marea fuerte. Ojalá suceda el choque que mencionas y efectivamente nos independicemos de las cadenas históricas y seamos capaces de exigir, sumando esfuerzos, lo que efectivamente nos correponde como pueblo, la equidad y la aplicación de las garantías individuales, mencionada como el derecho de cada ciudadanos mexicano, en su constitución. Y asumamos en su conjunto la responsabilidad que ello conlleva, el derecho a la libertad.
    bla, bla bla… Un abrazo Morris.
    COZZI Carlos

  3. Nacho dice:

    Luchar si, es necesario y con todas las fuerzas, pero nunca lograríamos ganar una guerra contra la miseria moral de este país con las armas y estoy convencido que es mas importante dar herramientas al pueblo de México como educación, escuelas, carreteras, trabajo asistencia medica y verdaderos valores morales para que ningún ciudadano sienta la necesidad de agregarse al crimen para sobrevivir.

  4. Guillermo dice:

    Morris,
    Excelente articulo. Tienes toda la razón. Debemos de luchar todos los dias para que pueda llegar esa paz que tanto añoramos.

Dejar un comentario



El combate a los cárteles de la droga: ¿desde la oferta o desde la demanda?
¿Cómo explicar el brutal aumento de la violencia en México desde que el Gobierno anterior le declarara la guerra al narco? El autor parte de la teoría económica y la racionalidad empresarial para ofrecer una explicación sin duda sugerente. La premisa principal: como cualquier empresa, los grupos delictivos buscan maximizar las ganancias y minimizar los […]
Plantíos de coca en Chiapas: riesgo inminente
La semana pasada, el ejército mexicano anunció el hallazgo de un plantío de coca, la planta que se usa para la fabricación de la cocaína, en la ciudad fronteriza de Tuxtla Chico, Chiapas. El pequeño cultivo de 1,250 metros cuadrados tenía suficiente espacio para 1,639 plantas. Fue el primer descubrimiento de este tipo que se […]
Las redes ilícitas, al asalto de los Estados
Entrevista con Luis Jorge Garay Salamanca y Eduardo Salcedo-Albarán
Debido tanto a la dinámica de los mercados como a las medidas que han adoptado algunos países para combatir el narcotráfico, las bandas delictivas se han tenido que transformar, lo cual les ha permitido no solo conservar su eficacia sino aumentarla. Además, el narcotráfico ya no es un negocio ilegal interno: su estructura implica grandes […]
Roberto Saviano, el nuevo recluta
Tarde, muy tarde caigo en cuenta de que todos, salvo los auténticos, verdaderos hombres de poder, somos reclutas. El último reclutado de importancia es Roberto Saviano, se deduce después de la lectura de CeroCeroCero: Cómo la cocaína gobierna el mundo. Saviano es víctima de sus muy personales pulsiones: la fama y el reconocimiento público como […]
Recomendaciones y reseñas
RECOMENDACIONES Byung-Chul Han, La sociedad de la transparencia,   Raúl Gabás (traductor),  Herder, España, 2013. Para Byung-Chul Han, filósofo alemán de origen coreano, la transparencia va mas allá de la rendición de cuentas y de las implicaciones políticas y electorales. De la misma forma que para Walter Benjamin, para Han la base de lo bello […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (204.648)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (120.752)
...

La distribución del ingreso en México (109.468)
...

Los grandes problemas actuales de México (79.603)
...

Perfil demográfico de México (66.479)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores