Friday, 22 March 2019
Artículos relacionados
Poemas-Rosana Curiel Defossé
Cultura | Poesía | Rosana Curiel Defossé | 01.02.2012 | 4 Comentarios

Noviembre

Muerta el águila, el amor es un fósil.
Algo que se nombra a miles de calles y
ciudades. Un sonido absurdo.
Solo una vasta oquedad.

Es noviembre,
ya no vuela el águila por más que mira al cielo
queriendo inventarla a pura mirada.
Al parque, veinte años después,
lo han devorado la lepra y sus jóvenes.
Ya no lastima el viento en el cabello, ni merece la pena
seguirle los pasos al insensato,
dejó de serlo y cómo duele.

Tampoco resuena más la emoción del camino pedregoso,
ni de la espalda, seda en las manos.

Es noviembre, preludio de nada, silencio todo
y a la mujer, que ya no es la misma, le falta el sueño largo,
el que la ayudaba a guardarse de la vida.

Está flotando
Está perdida.

Ya está solo viva.

Luz de esta noche

Esta noche que se guarda todo
parece amasar nubes en las pupilas
y doblar la vida en cientos de latitudes
que la transforman en un grano de sal.

Esta, que de tan amarilla y engañosa,
tan de la muerte montada en su tribuna
con desenfado,
se torna colorín sin rojo ni fotógrafo,
sin amantes que lo germinen con sus aguaceros
y sus látigos de espuma.

La de la misa novena,
de la última luz de mayo en julio;
la del vapor que no termina de atreverse
y permanece inamovible en la tristeza;
la de remover escombros y guardar silencio
para venerar a los locos.

La noche de sumergir las manos en la entraña,
palpar los bordes de las cicatrices y reconocerlas para perdonarlas
hasta que se vuelvan caricias,
es la más luminosa porque emerge de la sombra
y no tiene retorno,
la elegida para que la serpiente se devore a sí misma,
sacrifique su pasado y se renueve,
al fin bendita por el navajazo de Dios.

Invierno

Nací en invierno
y puedo decir
que en mi elemento
soy enteramente inútil.
Si fuera foca, sería como vivir en el Sahara.
Enero y yo somos amigos,
pero no le sirve a mi sangre
el consuelo de ventanas cerradas
ni la cálida idea de que pronto pasan los días,
o de que en las postales la nieve sea una mentira piadosa.
La maldición otorgada por el viento del norte
se encarga de convertir mi savia vital
en escarcha lenta y mortífera.
Se empecina en transformar mis horas
en los fideos más largos de la tierra.

Ningún abrazo, café o cobija
son suficientes para hacerme comprender
qué razones puede haber para moverse,
qué luz merece la pena como para respirar
en armonía con el cuchillo del vaho en los pulmones.

Sí, el invierno me raspa toda,
lija de fino joder, se encarga de ponerme rígida,
de hacerme pelear contra un pedazo de tempranía
como si fuera lo último que haré antes de ser pasado;
y en verdad, cada mañana de noche
pienso que será la última,
entonces digo plagiando:
Dios mío, haz de este un buen día para
morir… pero dale calor a mis huesos.

Y es que uno, que ya se mira al espejo
con entrañable paciencia y que insiste en vivir
con buen sabor en los intentos,
está falto de aquella deslumbrante sabiduría
que nos hace ver que el invierno
es el más viejo de nuestro peor recuerdo,
y que nos queda tan grande como a veces la vida.

Confusión

No supe que iba a la guerra,
desde la última batalla
depuse las armas y llevé los cantos
a lo más hondo del cuerpo,
donde resucitar fuera posible
y la furia —mariposa violentada—,
se convirtiera en el perdón
que amarraría flores para la caricia.

Llegué con el alma de escudo
y con los dioses en la garganta.
No escuché la advertencia que lanzabas brutal,
a voz de verso,
ni quise claudicar antes de haber deseado
que a pesar de los filos
el amor sería red.

No lo supe, no recordé los viejos himnos,
los ventarrones y sus babas,
la cautelosa llovizna que aparece antes del grito de guerra.
No quise ver en tus labios cerrados
la llamada del guerrero
que no concibe otro sentido para la vida
que el de la muerte.

Vi cadáveres, pero no eran de mis batallas,
escuché cicatrices y en nombre del amor
las bauticé lunas.
No eran mías y creí que serían brotes
para la tierra que intenté sembrar,
sin darme cuenta
de que no eran más que arenas movedizas.

Era la guerra y olvidé que fui soldado,
vi el estallido y lo confundí con la hoguera,
miré a los pájaros aterrados remontar el vuelo
y los confundí con la sangre hirviendo en las arterias.

Olvidé que la guerra es un cerdo salvaje
que vuelve y seduce una y otra vez a quien la ha sobrevivido.
Que siempre será la última tentación para el vencedor.
No quise ver que el corazón es el más poderoso
de los misiles, pero también el blanco más a flor de duelo
y hoy me sostengo sobre lo que resta,
que es mi vida con todo lo que la hunde,
con todo lo que le sobra.

——————————
ROSANA CURIEL DEFOSSÉ (Ciudad de México, 1957) estudió Sociología en la Universidad Autónoma de Nuevo León, y posteriormente en la Universidad de Louisiana. Ha incursionado en los géneros de novela, cuento y poesía, y ha escrito varias obras de teatro, así como guiones para cine, radio y televisión. Ha publicado, entre otros títulos, las colecciones de poemas Álbum y Carne de puente; la serie de cuentos infantiles Santiago y los valores, así como Historias de señoritas.

4 Respuestas para “Poemas-Rosana Curiel Defossé
  1. Gloria dice:

    Maravillosos como siempre, siempre queriéndote, siempre admirándote y siempre orgullosa de ti.

  2. Quien la conoce: la ama; quien la lee: se enamora; y quien dice ser su amigo, se ha ganado el cielo:
    Moisés Heriberto Cortés Cruz,
    editor de Los Cuadernos del Canguro Bolsón

  3. RAUL MONTALVO dice:

    ESTA ES SIN DUDA UNA FORMA DE CANTARLE AL AMOR A PARTIR DE VIVIRLO; EN SU DOLOR Y EN SU PLACER.

Dejar un comentario



Cultura, mayo de 2015
Obra plástica de Beatriz Castañeda, poemas de Rafael Castillo Costa y un texto de Beatriz Espejo sobre Edmundo Valadés. Esto y más es lo que podrán encontrar en este número 116 del suplemento de cultura.
Poemas de Alberto Vital
Uno más de mis amigos ¿Por qué no puedo ser mi amigo? ¿Por qué no puedo invitarme una cerveza cada vez que quiera, cada vez que me ponga de acuerdo con mi persona? ¿Por qué tengo que vivir conmigo cada hora? Me gustan los saludos y las despedidas. Los saludos son una mañana en la […]
Poemas de Ricardo Pozas Horcasitas
    ____________________________ *****__________________________     _____________________ Sociólogo, estudioso de lo latinoamericano, RICARDO POZAS HORCASITAS (Ciudad de México, 1948) es también poeta. Su trabajo literario ha aparecido en publicaciones como la Revista de la Universidad de México, el Periódico de Poesía, Fractal, Sibila e Hispamérica. Es autor de los poemarios Litoral del viento (UNAM, 1996, […]
Cultura 113, febrero de 2015
En cultura, José María Martínez nos comparte su luminosa obra y reproducimos el discurso de Eraclio Zepeda al recibir la Medalla Belisario Domínguez.
Poemas
Sangre de mar, sangre de luz, sangre de sangre y luz, sangre de paz, sangre de muerte azul sangre de mar…   Abismo ausencia absoluta silencio sueño perpetuo paz descanso eterno arrojo del alma abandono terrestre profundidad marina salto sin fin, espiral torcida, infinito retorno, sentimiento demolido, sonrisa inexistente, pasividad cadáver boyante entre la nada, […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (214.696)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (125.306)
...

La distribución del ingreso en México (113.591)
...

Los grandes problemas actuales de México (94.291)
...

Perfil demográfico de México (69.096)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores