Monday, 10 December 2018
Artículos relacionados
Los Clinton: La familia que pretende regresar a la Casa Blanca
Blog | Norteando | Patrick Corcoran | 26.05.2015 | 0 Comentarios

PatrickCorcoran

Hillary Clinton sigue siendo la candidata a la presidencia estadounidense más formidable. Es casi seguro que sea la abanderada de los demócratas, y muy probable que gane el puesto político más importante del país en 18 meses.

Sin embargo, los reportes de las últimas semanas sobre la Fundación de su marido abren serios cuestionamientos sobre su juicio, su sentido de ética y los conflictos de interés que se están pegando como lacra a la carrera de Hillary.

Desde que Bill Clinton salió de la presidencia en 2001, se ha dedicado principalmente a la Clinton Foundation, la organización filantrópica que fundó ese mismo año. Teóricamente es una organización de caridad, y en muchos aspectos su misión es loable: busca aprovechar el enorme prestigio de Clinton para aliviar la pobreza y combatir las enfermedades más peligrosas como el sida, entre otros objetivos. Hasta ahí, todo bien.

Pero la administración de la organización, y sobre todo la manera en que se ha financiado, es un desastre que debería descalificar a Hillary para un puesto tan importante. El problema de fondo es que la Fundación busca aportaciones millonarias de empresarios extranjeros, incluso muchos que se hubieran beneficiado de las decisiones del Departamento de Estado que encabezaba Hillary de 2009 a 2013. Y, claro, a estos mismos empresarios les encantaría tener una amigota en la Casa Blanca.

Han surgido varias situaciones problemáticas: por ejemplo, los dueños de una empresa rusa, la cual recibió autorización del Departamento de Estado de Hillary para comprar en 2010 una red de minas de uranio, donaron 2.3 millones de dólares a la fundación de Bill de 2009 a 2013. Estas aportaciones tampoco fueron anunciadas públicamente por la Fundación, como los Clinton prometieron a la Casa Blanca de Obama que harían. Es el caso más alarmante, pero sobran otros, y lo más probable es que sigan surgiendo nuevos ejemplos de este aparente intercambio de influencia diplomática por aportaciones a la fundación de Bill.

Dicho de otra manera, lo que ha hecho la pareja Clinton es establecer un aparato para acercarse a los intereses fácticos extranjeros. Sea o no la razón de ser de la organización, este marco de financiamiento, ya bien aceitado, es completamente incompatible con las obligaciones de un funcionario público. Peor aún si este funcionario es la presidenta.

La explicación de los Clinton deja mucho que desear. Ellos y sus aliados niegan haber hecho algo indebido, y apuntan contra la prensa por una supuesta cobertura sesgada y amarillista. Aunque se acepte esta explicación, y tomemos como verdadera la versión más inocente, no tienen respuesta alguna por lo que es un claro conflicto de intereses. Y el chiste con tales conflictos es que no tienen que comprobar una acción incorrecta; la simple existencia de un conflicto mina la neutralidad que se requiere en una presidenta. Los Clinton efectivamente están pidiendo al electorado que confiemos. Lamentablemente, eso no es una postura seria. Quizás no han hecho nada ilegal, pero se trata de una dinámica fundamentalmente corrupta.

Claro, los adinerados siempre encuentran la forma de influir en la política. Pero una democracia madura busca frenar y balancear esta influencia inevitable, y los Clinton efectivamente lo facilitaron. Peor aún, lo hicieron con extranjeros que deberían mantenerse más aislados de la política doméstica.

Lo que más molesta de este escándalo es la falta de reflexión y consideración de los clintonistas. Es una característica que han manifestado durante décadas: están tan convencidos de su rectitud que cualquier crítica tiene que ser injusta, y solamente puede salir por razones ideológicas. Vimos lo mismo hace unos meses cuando se divulgó que Hillary ignoró evitar el uso de su e-mail oficial durante su gestión como Secretaria de Estado, prefiriendo una cuenta personal donde no se guardaban sus mensajes como según la ley debe pasar. Vimos lo mismo durante años en que Bill fue presidente.

Esta falta de autocrítica genera un punto ciego gigantesco. Abre espacio para los abusos que no se reconocen como tal dentro del mundillo de los Clinton. Es un grave defecto para una familia que pretende regresar a la Casa Blanca.

Dejar un comentario



Campañas presidenciales en EU
Las demandas de una campaña presidencial en un país moderno naturalmente atraen a la gente mas anormal. Y cómo no, si es un concurso de belleza, una auditoría financiera y un examen de próstata, todo combinado. Además, dura meses, si no años, sin descanso. ¿Qué tipo de persona quisiera someterse a semejante tribulación, solo por […]
Tres breves comentarios sobre las elecciones del domingo
Primero, teóricamente es el día de comicios más importante después de las elecciones presidenciales, pero este año dio más bien la sensación de poca importancia, de que no cambió nada. Y de cierta forma así era. Antes, el PRI y sus aliados controlaban 241 curules en la Cámara de Diputados. Ahora ellos dos tendrán una […]
Los viejos sucios de la FIFA
El futbol puede ser el terreno de jóvenes dentro de la cancha, pero el manejo de este deporte pertenece a una bola de viejos sucios. No es un dato nuevo ni un secreto apenas revelado, lamentablemente. Claro, el problema no es que sean viejos, sino sucios. Y va mucho más allá que las acusaciones levantadas […]
¿Cómo hablamos español los indígenas?
De Tizoc a Toro sentado
  Platicando con un investigador del pueblo sami, me hizo saber que uno de los reclamos del Parlamento sami al Estado noruego era que, en los encuentros que sostenían, la lengua sami fuera también utilizada como lengua de interacción y discusión; pedían también que estos encuentros se realizaran en territorio sami y no siempre en […]
Flores en la tumba de Cyril Connolly
Justo cuando la iridiscente mediocridad en que plácidamente me apoltrono parecía haberlo confinado al rincón más olvidado de mi cementerio mental, el fantasma de Cyril Connolly emergió una noche de la bruma para recitarme ese famoso y severo fragmento de La tumba sin sosiego donde se lee “que la función genuina de un escritor es […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (203.686)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (120.384)
...

La distribución del ingreso en México (109.269)
...

Los grandes problemas actuales de México (78.720)
...

Perfil demográfico de México (66.235)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores