Wednesday, 24 April 2019
Artículos relacionados
Presupuesto base cero y clientelas presupuestarias
Escritos De Frontera | Este País | Arturo Damm Arnal | 01.05.2015 | 0 Comentarios

HiRes-6

Los gastos que hace el Gobierno se caracterizan por ser excesivos y estar llenos de deficiencias. La iniciativa de rehacer el presupuesto deberá enfrentar poderosos intereses privados.

I.

El Gobierno, comenzando por el federal, gasta en lo que no debe, razón por la cual gasta de más, sin pasar por alto que en muchas ocasiones gasta de mala manera, tres motivos más que suficientes como para revisar a fondo en qué, cuánto y cómo eroga, con el fin de eliminar los excesos (todo lo que está de más) y defectos (todo lo que está de menos) en el presupuesto gubernamental. Esto, con el objetivo de lograr un ejercicio presupuestario más honesto y más eficaz, revisión que resulta prudente cuando, tal y como es ahora el caso, se esperan menores ingresos por la baja en los precios del petróleo y por la caída en la producción del mismo dado el alto grado de petrolización de los ingresos del sector público.

Excesos y defectos en el gasto gubernamental, más una caída en los ingresos, han llevado al Gobierno, primero, a recortar su gasto (124 mil 300 millones de pesos para el 2015 y 135 mil millones para el 2016) y, segundo, a poner en práctica para el año entrante un presupuesto base cero que supone la revisión a fondo de en qué, cuánto y cómo gasta con el fin de eliminar excesos y defectos presupuestarios. Se busca evitar la inercia presupuestal: que este año se gaste, más o menos, igual que el año pasado, y que el año entrante se gaste, más o menos, como se está gastando este año, reproduciendo los excesos y defectos del gasto gubernamental.

Los recortes al gasto y la puesta en práctica del presupuesto base cero son medidas prudentes que podrían ser el primer paso para llevar a cabo la verdadera reforma fiscal, la cual tendría que ser primero presupuestaria y, en segundo término, tributaria —preguntarse qué impuestos cobrar, a qué tasa y a quién. ¿Serán estas medidas el primer paso hacia la verdadera reforma fiscal? No lo creo, ya que nada de ello se está haciendo por convicción (convencimiento de que el Gobierno debe gastar menos) sino por conveniencia (los ingresos ya no alcanzan para gastar como se venía gastando, razón por la que, si no se recurre al aumento de impuestos o al incremento de la deuda, se debe recortar el gasto).

II.

Ya sea por convicción o por conveniencia, la idea del presupuesto base cero es buena. La pregunta es: ¿hasta dónde podrá llevarse a la práctica?, ¿cuántos excesos y/o defectos en el gasto del Gobierno podrán eliminarse? Hay que revisar a fondo programas gubernamentales y eliminar los que no tengan razón de ser y los que, teniéndola, no logren sus objetivos. La respuesta depende, en buena medida, de la reacción de las clientelas presupuestarias, que son todos los grupos de presupuestívoros que se benefician de alguna partida presupuestal, a la que no renunciarán sin dar batalla, sin olvidar la contraparte: los beneficios, sobre todo políticos, que obtienen los que dan, desde el presidente de la República hasta los presidentes municipales.

¿Hasta dónde se podrá aplicar en la práctica el presupuesto base cero? Para responder, lo primero que hay que hacer es distinguir entre los dos grandes grupos de gasto gubernamental: el no programable (intocable) y el programable (tocable, hasta cierto punto). El primero está integrado por todos los recursos destinados al cumplimiento de obligaciones determinadas por ley: deuda pública (por ley se tiene que pagar) y participaciones a estados y municipios (por ley se tienen que otorgar), entre otros. Tales recursos no se destinan a financiar las operaciones de las dependencias del Gobierno Federal. El segundo grupo, el programable, se destina a financiar las tareas de las distintas dependencias del Gobierno Federal, para que estas brinden los bienes y servicios que deben proporcionar.

El gasto no programable es intocable porque no se puede (al menos no de entrada) revisar ni recortar. El gasto programable, en cambio, sí es, hasta cierto punto, tocable: sí se puede (al menos de entrada) revisar y recortar. Y escribo hasta cierto punto porque ese gasto se destina en buena medida a las clientelas presupuestarias, y precisamente por ello crea, si no obligaciones políticas, sí intereses políticos que muchos políticos consideran intocables por representar para ellos compromisos con sus clientelas presupuestarias, que pueden ser desde empresarios hasta consumidores, desde artistas hasta deportistas, desde jóvenes hasta ancianos (para tener la lista completa revísese el Presupuesto de Egresos de la Federación).

En 2015 el 21.8% del presupuesto del sector público es gasto no programable, mil 25 miles de millones de pesos: 12.9% de participaciones; 8.6% de costo financiero; 0.3% de Adefas.1 El restante 78.2% es gasto programable: 3 mil 670 miles de millones de pesos: 44.9% es gasto del Gobierno Federal; 18.2% es gasto de las empresas productivas del Estado; 15% es gasto de entidades de Control Directo.

Por principio, un 78.2% del presupuesto del sector público (todo lo referente al gasto programable) puede ser objeto del presupuesto base cero, lo cual, y cito a la shcp:

implica una revisión a fondo de los programas presupuestarios así como de las unidades administrativas de la Administración Pública Federal con los siguientes objetivos: (1) identificar, dentro de los programas y estructuras, las complementariedades, similitudes o posibles duplicidades a fin de evitarlas en la medida de lo posible; (2) priorizar los programas presupuestarios de conformidad con las Metas Nacionales y con base en su desempeño; (3) establecer criterios adicionales para la prelación de programas y proyectos de inversión con base en criterios de rentabilidad social y económica, así como promover una mayor participación del sector privado en los esquemas de financiamiento. El ajuste al gasto (los recortes ya mencionados) y la reingeniería del presupuesto (presupuesto base cero) para 2016 buscan hacer más eficiente el gasto público, manteniendo los niveles de déficit fiscal establecidos (lo ideal es eliminar el déficit) y sin necesidad de modificar la estructura tributaria actual (el reto es realizar la reforma fiscal que dé como resultado, por el lado tributario, el Impuesto Único a las Compras de Bienes y Servicios de Consumo Final).

III.

Con todas las limitaciones que supone realizar recortes en el gasto público y practicar un presupuesto base cero, no por convicción (el Gobierno debe gastar menos), sino por conveniencia (no alcanza para seguir gastando como se venía gastando), la intención de llevar a la práctica el presupuesto base cero es correcta. Falta ver hasta dónde llegará, lo cual dependerá, en buena medida, de qué tan firme se muestre el Gobierno frente a las protestas de las clientelas presupuestarias, que defenderán lo que creen que ya les pertenece por derecho: una partida presupuestaria, una tajada del presupuesto. En este, como en muchos otros temas, hay que ir más allá de la frontera.

1 Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores.

________________________________

ARTURO DAMM ARNAL es economista, filósofo y profesor de Economía y Teoría Económica del Derecho en la Universidad Panamericana (arturodamm@prodigy.net.mx; Twitter: @ArturoDammArnal).

Dejar un comentario



¿Cómo hablamos español los indígenas?
De Tizoc a Toro sentado
  Platicando con un investigador del pueblo sami, me hizo saber que uno de los reclamos del Parlamento sami al Estado noruego era que, en los encuentros que sostenían, la lengua sami fuera también utilizada como lengua de interacción y discusión; pedían también que estos encuentros se realizaran en territorio sami y no siempre en […]
Flores en la tumba de Cyril Connolly
Justo cuando la iridiscente mediocridad en que plácidamente me apoltrono parecía haberlo confinado al rincón más olvidado de mi cementerio mental, el fantasma de Cyril Connolly emergió una noche de la bruma para recitarme ese famoso y severo fragmento de La tumba sin sosiego donde se lee “que la función genuina de un escritor es […]
Los Clinton: La familia que pretende regresar a la Casa Blanca
Hillary Clinton sigue siendo la candidata a la presidencia estadounidense más formidable. Es casi seguro que sea la abanderada de los demócratas, y muy probable que gane el puesto político más importante del país en 18 meses. Sin embargo, los reportes de las últimas semanas sobre la Fundación de su marido abren serios cuestionamientos sobre […]
A setenta años del fin de la Segunda Guerra Mundial
La semana antepasada, en varias capitales de todo el mundo, se realizaron eventos para festejar el 70º aniversario del fin de la fase europea de la Segunda Guerra Mundial (la guerra del Pacífico tenía que esperar unos meses más). Los festejos marcaron lo que quizá sigue siendo el esfuerzo colectivo más monumental de la historia […]
Derechos humanos y función pública
  Las declaraciones hace algunos días del senador Víctor Hermosillo muestran el total desinterés por adoptar una perspectiva de derechos en el ejercicio de la función pública de los grupos que quieren imponer formas de vida al grueso de la población en nombre de sus creencias religiosas.   Proselitismo religioso vs. función pública En la […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (218.023)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (126.608)
...

La distribución del ingreso en México (115.640)
...

Los grandes problemas actuales de México (99.539)
...

Perfil demográfico de México (69.994)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores