Martes, 19 Noviembre 2019
Artículos relacionados
El turismo de la salud en México
Este País | Fernando Sepúlveda Amor | 05.10.2009 | 0 Comentarios

Descargar PDF

El turismo de la salud y la emigración de personas en edad de retiro hacia México forman parte de un fenómeno creciente derivado del proceso de globalización en el flujo de personas, capitales y servicios que se registra a nivel mundial. Esta corriente puede generar para México enormes beneficios económicos debido a su situación geográfica. Sin embargo, existen una serie de elementos a considerar y de obstáculos a superar para que estos beneficios alcancen a nuestro país, algunos de orden interno y otros a nivel internacional.

Marco de la reforma a los sistemas de salud y la reforma migratoria

La reforma migratoria planteada por el presidente Obama se ha visto pospuesta por la atención de los urgentes problemas de la economía y de la guerra en Afganistán y la ocupación de Irak, así como por el impulso de las iniciativas sobre energía, el cambio climático y la reforma a los sistemas de salud.

Los resultados de la legislación sobre la atención médica en EU y las características del sistema de cobertura del universo asegurado, de los mecanismos para la contención de costos, así como la conformación final de la reforma migratoria, tendrán un efecto directo en los planteamientos a realizar en materia de turismo médico y de turismo residencial en México.A pesar de las buenas intenciones expresadas muy recientemente por el presidente Obama durante la primera sesión con líderes comunitarios, funcionarios federales y congresistas, y las reiteradas durante la visita del mandatario estadounidense a México, en julio pasado, sobre su deseo de presentar una iniciativa de reforma migratoria integral hacia el final de este año, la violencia y el encono registrados durante el proceso de análisis de las propuestas para una reforma a los sistemas de atención a la salud, en un tema en el que más de 80% de la población de Estados Unidos estaba de acuerdo en que es una prioridad nacional al principio del debate, anticipan mayores dificultades en el caso de la reforma a las leyes de inmigración, por ser éste un tema mucho más divisivo.
Todo ello impactará, en un sentido o en otro, la dirección que pueda tomar esta reforma, y como consecuencia, el alcance del potencial del turismo de la salud hacia México, puesto que un mayor número de personas sin seguro médico, un menor número de intervenciones médicas y quirúrgicas cubiertas por el seguro, o un alto porcentaje de gastos de bolsillo derivados de copagos en las primas de seguros, altos deducibles y pagos en la adquisición de medicamentos o de tratamientos, incrementarán el potencial de este mercado para nuestro país.

Más allá del resultado, se ve complicado obtener la reducción de costos en una industria que representa la séptima parte del producto interno bruto de EU y que registra ganancias anuales superiores a los 680 mil millones de dólares, producto de un negocio basado en un sistema de mercado que debe producir altos rendimientos a sus inversionistas, y que dedica dos terceras partes de sus ingresos a la atención médica y la tercera parte a las ganancias. Siguiendo la tendencia, para 2017 se estima que la participación en el PIB alcanzará 20% del total. Esta proporción representará la quinta parte de la producción total del país, situación que tendrá como consecuencia mayores costos y menores afiliados, en una espiral que conducirá a la disminución de la competitividad, y a una posible crisis financiera de enormes proporciones, semejante a la ocurrida recientemente.

El análisis anterior refuerza la tesis de impulsar el mercado del turismo médico hacia México, considerando que existen las condiciones favorables para proporcionar servicios de atención médica de alta calidad a un precio menor al imperante en EU. Sin embargo, se presentan obstáculos y retos por superar, ya que desafortunadamente no se cuenta con una acción coordinada entre los diversos actores para la provisión de servicios y los agentes externos que alimenten este mercado.

El turismo de la salud

Los elevados costos de la atención médica registrados en los últimos 30 años en Estados Unidos, que se han elevado sistemáticamente en más de 2% anual por arriba del PIB en el periodo, han tenido como resultado la duplicación del costo de las primas de seguros médicos entre 1998 y 2008, lo que ha obligado a los empleadores a adoptar medidas para reducir los costos del aseguramiento médico de sus empleados mediante la disminución de cobertura de enfermedades, el copago por parte de los empleados de las primas de seguros –con una proporción actualmente de 70% cubierta por el empleador, y 30% por el empleado–, o la eliminación definitiva de las prestaciones médicas, particularmente en empleos con bajos salarios. Muchos empleados a los que se les ofrece el seguro médico en el empleo lo rechazan por no poder cubrir el copago de las primas de seguro ofrecidas.

Como consecuencia, el número de personas sin un seguro médico ha llegado a más de 47 millones de estadounidenses en 2007 –15% del total de la población–, y a 25 millones más de personas consideradas como subaseguradas, las que sumadas representan cerca de la cuarta parte de la población de la Unión Americana.

Esta situación, se ha traducido en altos desembolsos de las familias para pagar con recursos propios su atención médica, ya sea para cubrir los diferenciales de las primas de seguros en el empleo –que en 1999 eran, en promedio, de 1 542 dólares y en 2008 de 3 354 dólares–; el pago de la diferencia de los servicios médicos y de medicinas no cubiertas por el seguro; el pago total de la atención médica por aquellos grupos que no cuentan con un seguro médico, o en la peor de las situaciones, la posposición de la visita al médico, la eliminación de los tratamientos o de la adquisición de medicamentos por la falta de recursos.

Estados Unidos es el país que tiene el mayor gasto en salud a nivel mundial y la mayor proporción en relación con el PIB. En 2008 su gasto fue de 2 384 mil millones de dólares, 16.6% del PIB, y para 2017 se calcula que esta cifra se elevará a 4 277 mil millones de dólares, 19.5% del PIB, con un gasto promedio anual per cápita de cerca de 8 mil dólares, sin que necesariamente se refleje en la mejoría de la salud, en comparación con otros países industrializados.

La crisis económica afectará necesariamente la accesibilidad a los servicios médicos de la población estadounidense, lo que la obligará a buscar fórmulas para contar con atención médica de calidad a precios adecuados a su capacidad de pago. La tendencia reciente para resolver estas cuestiones ha sido la prestación de servicios de atención médica a nivel internacional con una calidad equivalente o superior a la obtenida en EU, a precios sustancialmente menores.

Este movimiento, al que se ha denominado como turismo médico, se define como el traslado de un paciente de su país de origen a otro país para atender su salud por cuestiones de costo, de una atención médica de calidad igual o superior a la que recibe en su propio país, por la rapidez en la accesibilidad a los servicios médicos, o el nivel de tecnología médica.

Se estima que en 2008 un total de 1.5 millones de pacientes procedentes de Estados Unidos se atendieron en el exterior, con un gasto de 2.1 mil millones de dólares, teniendo como principales destinos la India, Tailandia, Singapur, Taiwán, Filipinas, Brasil, Costa Rica y México. Una encuesta realizada por la firma Deloitte reporta que 39% de los encuestados estarían dispuestos a viajar al exterior para su atención médica si los ahorros representaran más de 50% del costo en EU. Los ahorros reportados en este estudio para México revelan costos entre 25 y 35% de los registrados en la Unión Americana, lo que ubica a nuestro país en una posición muy favorable en la prestación de servicios médicos a nivel internacional.

Los padecimientos más demandados en este segmento son odontología, cirugía cosmética, ortopedia, padecimientos cardiovasculares y cirugía bariátrica.

En el estudio inicial de la firma Deloitte, el mercado potencial de estos servicios médicos en el extranjero era de 6 millones de pacientes para 2010, con un gasto estimado de 9 mil millones de dólares y un ahorro total en Estados Unidos de 67.7 mil millones de dólares, considerando el costo promedio por procedimiento en la Unión Americana de 10 629 dólares, y un costo en el exterior de 1 410 dólares. Actualmente, Deloitte ha reducido su estimación a 1.6 millones de pacientes para 2010, con un gasto anual de 2 300 millones de dólares.

El flujo proyectado hacia 2017 se calculaba inicialmente en 15.8 millones de pacientes, pudiendo incrementarse a 23.2 millones en la tendencia alta, con un gasto de entre 49.5 y 79.5 mil millones de dólares y un ahorro para Estados Unidos de 373 mil millones de dólares. Manteniendo la misma proporción en el ajuste del cálculo, la cifra media para 2017 sería de 4.2 millones de pacientes, con un gasto de 13 200 millones de dólares, considerando un gasto promedio de 3 133 dólares por paciente.

Los altos costos de la atención médica en la Unión Americana obligarán a reformar el sistema de salud, y es una de las prioridades establecidas en la agenda de la nueva administración y del Congreso. Se deberá abordar este problema junto con el del acceso universal a la atención médica y el mejoramiento de la calidad de los servicios de salud. Es improbable que en la reforma se plantee que los planes gubernamentales de Medicaid y de Medicare permitan el pago de servicios en el exterior, pero se espera que no haya oposición para la atención de particulares o de personas inscritas en planes privados de salud.

Una forma de abordar la reducción de costos podría ser la promoción de medidas relacionadas con la atención médica a nivel internacional, por lo que la industria del turismo médico tendría un importante aumento en los próximos años.

Retos

Si bien el turismo médico tiene enormes potencialidades para México, existen una serie de obstáculos, ya que esta industria tiene grandes complejidades, originadas por la multiplicidad de actores y de elementos que la componen, independientemente de que se encuentra en un proceso de gestación.

Un factor importante lo representa la certificación de los hospitales por la Joint Commissión International, y en México, por el Consejo de Salubridad General, para dar a los pacientes extranjeros las seguridades de la calidad médica proporcionada. Este requisito lo han cumplido la mayoría de los grandes grupos hospitalarios del país; sin embargo, el sólo hecho de certificarse no garantiza el arribo de pacientes internacionales.

Algunos de los principales grupos hospitalarios han seguido la estrategia de construir y operar hospitales en la frontera y de establecer clínicas ambulatorias y prácticas odontológicas, así como farmacias para atender al público estadounidense residente en una franja de 200 kilómetros al norte de esta frontera.

La falta de una visión estratégica de posicionamiento en el exterior de los grupos hospitalarios ha impedido la promoción del turismo médico hacia México. La fragmentación de las promociones y la dispersión de los recursos han diluido el esfuerzo de presentar a México como un destino importante para la atención médica. Algunas entidades federativas han promovido la integración de los denominados “clusters de la salud” con los principales grupos hospitalarios de la región, a fin de promover el flujo de pacientes hacia sus estados. No obstante, estos esfuerzos han tenido resultados limitados por la competencia interna entre los hospitales y la falta de cooperación para lograr un objetivo común.

Por otra parte, grupos hospitalarios estadounidenses que operan en México y que han establecido dentro de sus programas la canalización de pacientes de Estados Unidos a sus hospitales en México, ven con recelo la intervención de los gobiernos estatales y del gobierno federal en la promoción del turismo médico, por considerar que apoya a los grupos hospitalarios mexicanos en un área en donde consideran tener una posición dominante, por lo que no se ha contado con una notable colaboración de su parte en las acciones emprendidas por el sector gubernamental.

Un elemento fundamental en la promoción del turismo médico hacia México es la relación con grupos de aseguradoras médicas y de grandes empresas con autoaseguramiento médico. Se hace necesaria una acción concertada entre el gobierno de México y los hospitales interesados en el turismo de la salud para promover la calidad de la atención médica en nuestro país, y lograr acuerdos que aseguren un número importante de pacientes a México. Es conveniente establecer alianzas estratégicas con instituciones hospitalarias en EU y con inversionistas extranjeros para ampliar la infraestructura de la salud, canalizar a los pacientes hacia México y hacer el seguimiento en su recuperación o tratamiento futuro.

México carece de servicios profesionales de intermediación para la atención médica internacional, por lo que resulta de la mayor importancia el papel de facilitador del llamado turismo médico. Por ello es necesario impulsar la creación de empresas de intermediación para atender las necesidades de los pacientes, así como para posicionarse con oportunidad en el mercado.

Las empresas facilitadoras tienen como función la intermediación de servicios de atención médica a nivel internacional, así como de servicios asociados al cuidado de la salud, de asesoría y de información sobre proveedores de servicios médicos, hospitales, especialistas, aseguradoras, procedimientos médicos y quirúrgicos, entre los más importantes.

Debe ofrecer, además, la prestación de servicios de enlace e intermediación entre pacientes y proveedores de servicios médicos, de gestión y contratación de estos servicios y otros asociados, así como servicios de viaje, transportación y hospedaje, además de la organización de paquetes médico-turísticos y de otras actividades recreacionales para los pacientes y sus acompañantes. Es importante la seriedad y el profesionalismo de las empresas de facilitación para salvaguardar el prestigio de México como destino para la atención médica, por lo que se deberá tener un especial cuidado para seleccionarlas.

Hasta la fecha, solamente existe una organización a nivel mundial que atienda las necesidades del turismo médico. La Medical Tourism Association con sede en Florida ha sido pionera en la promoción, difusión y organización del turismo de la salud, y ha hecho un esfuerzo especial en promover a México como destino para la atención médica, por lo que se ha contactado con los principales grupos hospitalarios del norte de México, y recientemente fue copatrocinadora, junto con el gobierno de Nuevo León, del lamentablemente cancelado Congreso Latinoamericano de Turismo Médico, en abril pasado. Esta asociación organizó el primer Congreso Mundial de Turismo Médico en San Francisco, en octubre de 2008, y organiza el segundo congreso mundial en Los Ángeles para octubre de este año.

Si bien resulta conveniente contar con el apoyo de la Medical Tourism Association para la promoción en México de esta actividad, es recomendable crear asociaciones mexicanas y realizar gestiones gubernamentales que actúen con independencia en la negociación y promoción del turismo médico, y no depender de organizaciones extranjeras que tienen sus propias agendas e intereses, y que además promueven simultáneamente el turismo de la salud hacia otros países.

La intervención del gobierno de México en apoyo a esta actividad puede resumirse en la certificación de los hospitales por la Secretaría de Salud y la atención de quejas y de recursos legales por la Conamed; en el estímulo para la creación y la regulación de las asociaciones y prestadores de servicios de turismo médico; y en la promoción en el extranjero y las negociaciones a nivel gubernamental y privado a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores, ProMéxico y el Consejo de Promoción Turística de México.

En el mes de septiembre se anunció la presentación de un programa sobre turismo médico a la presidencia de la República, y las secretarías de Economía, de Hacienda y de Relaciones Exteriores. Esta iniciativa muestra el interés que existe por parte de las autoridades mexicanas para impulsar una actividad que puede representar una importante cantidad de divisas extranjeras. Sin embargo, el peso mayor del despegue del turismo médico hacia México recae en los grupos hospitalarios y en los proveedores de servicio de atención a la salud, por lo que el gobierno de México en este caso es solamente coadyuvante en esta tarea.

Dejar un comentario



Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (231.583)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (141.630)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (131.845)
...

La distribución del ingreso en México (126.790)
...

Perfil demográfico de México (75.220)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores