Domingo, 05 Julio 2020
Artículos relacionados
Notas sobre el Bicentenario
Cultura | Gustavo Rivera Loret de Mola | Antonio Villarreal Moreno | 08.12.2010 | 0 Comentarios

Des­de ha­ce más de un año se ha ge­ne­ra­do un im­por­tan­te de­ba­te so­bre có­mo las dos úl­ti­mas ad­mi­nis­tra­cio­nes del Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral han or­ga­ni­za­do los fes­te­jos de dos even­tos fun­da­men­ta­les: el Bi­cen­te­na­rio del ini­cio de la Gue­rra de In­de­pen­den­cia y el Cen­te­na­rio del co­mien­zo de la Re­vo­lu­ción. He­mos leí­do to­do ti­po de po­si­cio­nes, opi­nio­nes, crí­ti­cas y cues­tio­na­mien­tos so­bre es­te te­ma; he­mos re­fle­xio­na­do una y otra vez so­bre lo que se pu­do ha­ber he­cho y no se hi­zo; he­mos re­vi­sa­do las cau­sas por las cua­les re­nun­cia­ron quie­nes fue­ron de­sig­na­dos pa­ra or­ga­ni­zar las fes­ti­vi­da­des y los even­tos con­me­mo­ra­ti­vos. El sal­do: unos fes­te­jos tras­no­cha­dos, que no enal­te­cie­ron el nom­bre de Mé­xi­co ni con­tri­bu­ye­ron a re­men­dar el muy agu­je­ra­do te­ji­do so­cial, pe­ro sí fue­ron un buen pre­tex­to pa­ra em­bo­rra­char­nos co­mo ca­da año y pa­ra ol­vi­dar por unas ho­ras nues­tra apre­mian­te rea­li­dad —si bien a mu­chos nun­ca les ha al­can­za­do pa­ra eso. Al fi­nal, tras un ca­mi­no lar­go y mi­na­do con de­ses­pe­ran­za, nos que­da el amar­go sa­bor de nues­tras con­clu­sio­nes, que com­par­ti­mos a con­ti­nua­ción.
* * *
Fes­te­jos tras­no­cha­dos
Sin du­da, más de uno de los que acep­ta­ron la res­pon­sa­bi­li­dad de or­ga­ni­zar o coor­di­nar los tra­ba­jos re­la­cio­na­dos con es­tas fes­ti­vi­da­des no su­po qué ha­cer o no hi­zo ca­so a las su­ge­ren­cias de los es­pe­cia­lis­tas, pe­ro aun más, se ha­brá da­do cuen­ta de una rea­li­dad in­cues­tio­na­ble: no exis­tió el áni­mo ni la vo­lun­tad de más de cien mi­llo­nes de me­xi­ca­nos que vi­vi­mos en el país y de ca­si vein­te mi­llo­nes que re­si­den en el ex­tran­je­ro pa­ra su­mar­nos a di­chos even­tos, pues­to que nun­ca que­dó cla­ro qué se de­bía fes­te­jar; por­que la ma­yo­ría de los fun­cio­na­rios que han en­ca­be­za­do los go­bier­nos fe­de­ra­les y es­ta­ta­les des­de la In­de­pen­den­cia só­lo han bus­ca­do sa­tis­fa­cer sus am­bi­cio­nes per­so­na­les; pues­to que, des­pués de cien años de un in­ce­san­te sa­queo, las cla­ses me­dias y ba­jas que de­be­rían ser la ba­se de es­tos fes­te­jos se en­cuen­tran can­sa­das de re­mar a con­traco­rrien­te.

* * *

No nos ha­ga­mos bo­las (his­tó­ri­cas)
Al me­nos en teo­ría, es­ta­mos con­me­mo­ran­do dos even­tos: el Bi­cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia y el Cen­te­na­rio de la Re­vo­lu­ción. El mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta tu­vo di­ver­sos an­te­ce­den­tes, co­mo la pro­cla­ma de so­be­ra­nía del ayun­ta­mien­to de Mé­xi­co en 1808 —con el vi­rrey Jo­sé de Itu­rri­ga­ray a la ca­be­za, de­bi­do a la ab­di­ca­ción su­ce­si­va de los re­yes Car­los iv y Fer­nan­do vii en fa­vor de Na­po­león Bo­na­par­te—, y el pre­ci­pi­ta­do le­van­ta­mien­to de Mi­guel Hi­dal­go y Cos­ti­lla —que a la pos­tre le cos­ta­ría la vi­da tan­to a él co­mo a Ig­na­cio Allen­de, Juan Al­da­ma y Ma­ria­no Ji­mé­nez, en­tre otros. La In­de­pen­den­cia, em­pe­ro, no se con­cre­tó si­no has­ta la pu­bli­ca­ción del Ac­ta de In­de­pen­den­cia del Im­pe­rio Me­xi­ca­no, sus­cri­ta el 28 de sep­tiem­bre de 1821. Por lo tan­to, en sen­ti­do es­tric­to, los fes­te­jos del “Bi­cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia” de­be­rían ce­le­brar­se has­ta el 28 de sep­tiem­bre de 2021.

Por su par­te, tam­bién en teo­ría, el mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio de co­mien­zos del si­glo xx “es­ta­lló” a las die­cio­cho ho­ras del 20 de no­viem­bre de 1910, tal y co­mo lo con­vo­ca­ra el Plan de San Luis de Fran­cis­co I. Ma­de­ro, pu­bli­ca­do el 5 de oc­tu­bre de ese mis­mo año ba­jo el le­ma de “Su­fra­gio efec­ti­vo, no ree­lec­ción”. Has­ta la fe­cha, sin em­bar­go, ca­re­ce­mos de un con­sen­so aca­dé­mi­co so­bre qué acon­te­ci­mien­to mar­có el fin de es­te mo­vi­mien­to: unos se­ña­lan la re­nun­cia de Por­fi­rio Díaz a la pre­si­den­cia, el 25 de ma­yo de 1911, y su pos­te­rior sa­li­da por el puer­to de Ve­ra­cruz; otros, la pro­mul­ga­ción de la Cons­ti­tu­ción de 1917; otros más, la muer­te de Ve­nus­tia­no Ca­rran­za el 21 de ma­yo de 1920. Aho­ra, si el ob­je­ti­vo ori­gi­nal del mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio —se­gún el Plan de San Luis— era la re­nun­cia de Por­fi­rio Díaz, de­be­ría­mos ce­le­brar el “Cen­te­na­rio de la Re­vo­lu­ción” el 25 de ma­yo de 2011, y es­to vie­ne a co­la­ción por­que lo que co­no­ce­mos co­lo­quial­men­te co­mo “Re­vo­lu­ción” es la con­fron­ta­ción fra­ti­ci­da de por lo me­nos cua­tro años, a con­se­cuen­cia del mag­ni­ci­dio del Pre­si­den­te Ma­de­ro y del Vi­ce­pre­si­den­te Pi­no Suá­rez en fe­bre­ro de 1913, sien­do en­ton­ces una “Re­vo­lu­ción” que no de­be­ría fes­te­jar­se si­no más bien ana­li­zar­se co­mo una eta­pa la­men­ta­ble de la his­to­ria me­xi­ca­na.

Es­te bre­ve aná­li­sis nos lle­va a con­cluir que las ce­le­bra­cio­nes del Bi­cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia y el Cen­te­na­rio de la Re­vo­lu­ción no se de­ben li­mi­tar a unos cuan­tos días o me­ses, pues­to que ni la In­de­pen­den­cia se con­su­mó en 1810 ni la re­nun­cia de Por­fi­rio Díaz dio pa­so al pro­yec­to de­li­nea­do en el Plan de San Luis. Es cier­to que de­trás de es­tos mo­vi­mien­tos na­cio­na­les hu­bo mu­chos años de tra­ba­jo y san­gre de­rra­ma­da, pe­ro, pre­ci­sa­men­te por eso, con­si­de­ra­mos que la for­ma de fes­te­jar y de con­me­mo­rar de­be con­sis­tir en cons­truir las ba­ses pa­ra la re­fle­xión de nues­tra ver­da­de­ra cul­tu­ra, idio­sin­cra­sia y pa­sa­do his­tó­ri­co, aun­que sea do­lo­ro­so. Cree­mos que to­da­vía que­da es­pa­cio pa­ra la re­fle­xión y las ac­cio­nes. A con­ti­nua­ción pre­sen­ta­mos una breve va­lo­ra­ción de nues­tra ac­tua­li­dad y pers­pec­ti­va co­mo país, que es­pe­ra­mos sir­va pa­ra rea­brir un de­ba­te, que por aho­ra se en­cuen­tra aho­ga­do por la apa­tía ge­ne­ra­li­za­da y el de­sor­den pro­pi­cia­do por los mis­mos or­ga­ni­za­do­res de esos in­fa­mes fes­te­jos, cu­yos su­pues­tos gas­tos ame­ri­tan ade­más una ex­haus­ti­va au­di­to­ría y re­vi­sión por parte de la ciu­da­da­nía, del Con­gre­so de la Unión y de la Au­di­to­ría Su­pe­rior de la  Fe­de­ra­ción.

* * *

Gran­de Mé­xi­co, pe­que­ños los me­xi­ca­nos
El pa­que­te nos ha que­da­do muy gran­de; es más, pa­ra que no nos que­de la me­nor du­da, el Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral se en­car­gó de ha­cer­lo ver así, con­tra­tan­do a una em­pre­sa ex­tran­je­ra pa­ra que or­ga­ni­za­ra los fes­te­jos. El Pre­si­den­te de­mos­tró de nue­vo la mio­pía de su cla­se po­lí­ti­ca —o por lo me­nos la mio­pía de quie­nes to­ma­ron esas de­ci­sio­nes— y el ci­nis­mo al de­cla­rar que al­gu­nas de es­tas fes­ti­vi­da­des y even­tos nos cos­ta­ron qui­nien­tos ochen­ta mi­llo­nes de pe­sos. Los tres mil años de his­to­ria re­gis­tra­da re­sul­ta­ron ser una ma­ra­ña de­ma­sia­do di­fí­cil de de­sen­re­dar. Los cien­to ochen­ta y nue­ve años de his­to­ria co­mo país in­de­pen­dien­te se con­vir­tie­ron en un acer­ti­jo im­po­si­ble de re­sol­ver. Los cien años de his­to­ria pos­re­vo­lu­cio­na­ria su­cum­bie­ron an­te la na­rra­ti­va ofi­cial de un ré­gi­men que, co­mo el di­no­sau­rio de Mon­te­rro­so, to­da­vía si­gue allí. Los fes­te­jos del Bi­cen­te­na­rio se han con­ver­ti­do en un opro­bio pa­ra los hé­roes “que nos die­ron Pa­tria” (Hi­dal­go, Mo­re­los, Gue­rre­ro y mu­chos otros) y los an­ti­hé­roes que “nos die­ron Es­ta­do” (Itur­bi­de y Díaz); pa­ra un país tan ri­co y com­ple­jo que ni la so­ber­bia de sus go­ber­nan­tes ni la in­do­len­cia de sus in­qui­li­nos le han po­di­do ases­tar la es­to­ca­da fi­nal.
* * *

Ejem­plos so­bran

Pro­ba­ble­men­te pa­ra el Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral era im­por­tan­te pre­sen­tar­se co­mo el “go­bier­no del Bi­cen­te­na­rio”. Es­to es vá­li­do y has­ta cier­to pun­to jus­ti­fi­ca­ble; los po­lí­ti­cos pre­ten­den siem­pre dar la me­jor ima­gen del país y del go­bier­no. Lo que no es vá­li­do es que, a pe­sar de las ca­ren­cias que hay en mu­chos as­pec­tos, y mien­tras en de­pen­den­cias, ins­ti­tu­cio­nes y or­ga­nis­mos de di­ver­sa na­tu­ra­le­za se re­co­lec­ta­ban ali­men­tos y uten­si­lios pa­ra la po­bla­ción afec­ta­da por las llu­vias en va­rios es­ta­dos del país —las per­so­nas ca­da vez creen me­nos en co­lec­tas y en el pa­go pun­tual de sus im­pues­tos—, por otro la­do se nos in­for­ma que es­tos fes­te­jos y ac­ti­vi­da­des han te­ni­do un cos­to glo­bal de ca­si tres mil mi­llo­nes de pe­sos.

Pe­ro ade­más, la ex­pec­ta­ti­va de más y me­jo­res em­pleos es una qui­me­ra que ca­da año en­som­bre­ce a los mi­les de me­xi­ca­nos que cru­zan la fron­te­ra nor­te pe­se al ries­go de per­der la vi­da. La ban­ca, tan­to pri­va­da co­mo de de­sa­rro­llo, no se ha con­ver­ti­do en el mo­tor que tan­to pre­go­na el go­bier­no; las ta­sas de in­te­rés y las co­mi­sio­nes son muy ele­va­das en com­pa­ra­ción con las de paí­ses eco­nó­mi­ca­men­te fuer­tes. Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos es el bo­tín de mi­les de de­pre­da­do­res que ocul­tan su co­rrup­ción tras dis­cur­sos na­cio­na­lis­­tas que re­sul­tan in­sul­tan­tes. En el isss­te y el imss exis­ten cien­tos de mé­di­cos que bri­llan por su ne­gli­gen­cia, irres­pon­sa­bi­li­dad y fal­ta de com­pro­mi­so; hay que es­pe­rar me­ses pa­ra que un es­pe­cia­lis­ta atien­da un pa­de­ci­mien­to, o de pla­no no exis­ten los me­di­ca­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra tra­tar­lo. La Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da y el Ban­co de Mé­xi­co nos pre­sen­tan cuen­tas ale­gres de las re­me­sas que pro­vie­nen del ex­tran­je­ro, y es­ta­ble­cen me­di­das sin sus­ten­to e in­cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra res­trin­gir la com­pra-ven­ta de dó­la­res. La Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción po­co ha­ce pa­ra im­pul­sar pro­gra­mas de apo­yo a los mi­gran­tes me­xi­ca­nos (aun­que mue­ran al­gu­nos en el in­ten­to de cru­zar la fron­te­ra y de con­se­guir tra­ba­jo, ven­drán mu­chos más). El sis­te­ma edu­ca­ti­vo de pri­ma­ria, se­cun­da­ria y ba­chi­lle­ra­to pú­bli­cos re­quie­re de un re­plan­tea­mien­to y una nue­va pers­pec­ti­va, pe­ro la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca no se­rá la que em­pren­da es­ta ta­rea. La Se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo da ban­da­zos im­pro­vi­san­do “Ru­tas del Bi­cen­te­na­rio”, sin más pro­pó­si­to que ge­ne­rar la idea de que al­go se es­tá ha­cien­do pa­ra pro­mo­ver el tu­ris­mo na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Ha­ce fal­ta una nue­va cul­tu­ra la­bo­ral que per­mi­ta ab­sor­ber a mi­les de jó­ve­nes es­tu­dian­tes y mu­je­res. Co­mo epí­to­me, la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da va en cre­ci­mien­to y la so­cie­dad y las au­to­ri­da­des pierden te­rre­no. Ron­da la Muer­te en Mé­xi­co.

* * *

Sin em­bar­go, nos que­da Mé­xi­co
En es­te es­ce­na­rio, en que nues­tro cre­ci­mien­to co­mo em­pre­sa­rios, pro­fe­sio­nis­tas, es­tu­dian­tes, ar­tis­tas e ideó­lo­gos se ve ame­na­za­do por la po­bre­za y el cri­men or­ga­ni­za­do, te­ne­mos que ha­cer un es­fuer­zo adi­cio­nal pa­ra ge­ne­rar pro­pues­tas con­cre­tas que en­cuen­tren eco por lo me­nos en unos cuan­tos lec­to­res o que ge­ne­ren una dis­cu­sión más am­plia en las au­las uni­ver­si­ta­rias, en los cen­tros de tra­ba­jo, en las ofi­ci­nas pú­bli­cas, en las ca­lles y en los par­ti­dos po­lí­ti­cos. El ob­je­ti­vo de nues­tra pro­pues­ta es de­mos­trar que a es­tas al­tu­ras lo úni­co que nos que­da es Mé­xi­co y que eso no es po­ca co­sa.

Nues­tra pro­pues­ta es im­pul­sar el tu­ris­mo na­cio­nal en los 27 si­tios con­si­de­ra­dos Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en Mé­xi­co: mo­ti­var a que los me­xi­ca­nos y los ex­tran­je­ros vean, prue­ben, hue­lan, oi­gan y sien­tan es­te país a tra­vés de sus te­so­ros his­tó­ri­cos y cul­tu­ra­les. A tra­vés del tu­ris­mo, por más mo­des­to que sea, po­de­mos des­cu­brir nues­tra geo­gra­fía y en­ten­der el con­te­ni­do de nues­tra na­ción. Acer­cán­do­nos a tres mil años de his­to­ria, de ma­ne­ra im­par­cial y me­nos am­bi­gua que la de las lla­ma­das “Ru­tas del Bi­cen­te­na­rio” o los fa­mo­sos “Pue­blos Má­gi­cos”, po­de­mos sen­tar las ba­ses pa­ra re­fle­xio­nar de ma­ne­ra co­lec­ti­va so­bre un nue­vo pro­yec­to de na­ción. Re­sul­ta mu­cho más pro­ve­cho­so vi­si­tar con la guía de ex­per­tos lo­ca­les los cen­tros his­tó­ri­cos de las ciu­da­des de Mé­xi­co, Oa­xa­ca y Pue­bla, que re­co­rrer la “Ru­ta Gue­rre­ro y el Ejér­ci­to Tri­ga­ran­te” si­guien­do las in­di­ca­cio­nes de guías im­preg­na­das de his­to­ria ofi­cial. Es más im­por­tan­te co­no­cer el pa­sa­do de los pri­me­ros mo­nas­te­rios del si­glo xvi en las fal­das del vol­cán Po­po­ca­té­petl que vi­si­tar las tien­das eso­té­ri­cas de Te­poz­tlán.

A fin de no per­der el rum­bo, tal co­mo lo con­ce­bi­mos, de­be­mos de­li­near y ela­bo­rar un plan de tra­ba­jo in­te­gral, or­ga­ni­za­do y res­pon­sa­ble, con la in­ter­ven­ción de las au­to­ri­da­des (fe­de­ra­les, es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les), em­pre­sas de tu­ris­mo, ho­te­les, lí­neas aé­reas y de trans­por­te, pres­ta­do­res de ser­vi­cios y res­tau­ran­tes, pa­ra ofre­cer el me­jor ser­vi­cio al tu­ris­mo na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal ba­jo pro­gra­mas de tra­ba­jo pre­vios, con ser­vi­cios de ca­li­dad y ho­nes­ti­dad, pa­ra que ha­ya una de­rra­ma eco­nó­mi­ca a fa­vor de to­dos. Se de­be re­co­no­cer la im­por­tan­cia de la par­ti­ci­pa­ción de to­dos (re­cal­ca­mos lo de “to­dos”), por­que ya vi­mos que si es­to que­da en ma­nos de fun­cio­na­rios del go­bier­no nos ha­cen las cuen­tas del gran ca­pi­tán, y es­to de­be ini­ciar cuan­to an­tes, co­mo un ho­me­na­je a to­dos aque­llos que han creí­do o que aún creen en es­te Mé­xi­co tan gol­pea­do. To­da­vía es­ta­mos a tiem­po, ya que los even­tos de re­fle­xión, de cul­tu­ra y de fol­clor co­lec­ti­vos pue­den y de­ben du­rar por lo me­nos has­ta el 2021.

__________________________
Gustavo Rivera Loret de Mola es candidato al doctorado en Ciencias Políticas por la Univer­sidad de Texas en Austin.

Antonio Villarreal Moreno es candidato al grado de Doc­tor en Derecho por la unam y ganador del Premio Estatal a Servidores Públicos 1990 de Veracruz. Ha cursado diplomados en derecho electoral, sistema de justicia para adolescentes, argumentación jurídica, derecho procesal cons­titucional y justicia administrativa.

Dejar un comentario



El enfrentamiento de un hombre con su herencia
Raúl Herrera Márquez, La sangre al río: La pugna ignorada entre Maclovio Herrera y Francisco Villa, Tusquets, México, 2014.   La lectura de la novela La sangre al río, de Raúl Herrera Márquez, es una experiencia por demás gratificante en la que, al enfrentarse con una visión enriquecida de la Revolución mexicana, el lector se […]
Reproches de ultratumba
Raúl Herrera Márquez, La sangre al río: La pugna ignorada entre Maclovio Herrera y Francisco Villa, Tusquets, México, 2014.   Leí en tan solo doce horas las más de cuatrocientas páginas de La sangre al río —simplemente no pude apartarme del libro. Cuando terminé, esta obra de Raúl Herrera Márquez se había convertido en mi […]
Tres miradas, una novela: La sangre al río
A través de la atenta lectura de nuestros autores invitados, nos adentramos en la obra más reciente de Raúl Herrera Márquez, La sangre al río, una novela que va más allá del epíteto “histórica” para dejarnos entrar en la vida entera de una familia marcada por los sucesos de la Revolución mexicana. Más que desmitificar […]
Novela verdadera
  Raúl Herrera Márquez, La sangre al río: La pugna ignorada entre Maclovio Herrera y Francisco Villa, Tusquets, México, 2014.   “–Mi general, le vengo a informar que voy a matar a Francisco Villa”. Con la llaneza de esta línea, Raúl Herrera Márquez nos hace entrar a una narrativa compuesta como un holograma en contrapunto, […]
José Vasconcelos y la Reforma de Córdoba
El fracaso revolucionario
Un repaso por la revolución cultural y educativa que encabezó en nuestro país José Vasconcelos. Ideas que emigraron hasta Argentina, donde retomaron fuerza para consolidar la idea de lo latinoamericano. ¿Hasta dónde esos esfuerzos erradicaron las taras de la educación? ¿Cuáles fueron los fracasos de esas propuestas y qué debemos retomar en esta época? De […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (243.435)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (207.541)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (140.019)
...

La distribución del ingreso en México (138.957)
...

La economía mexicana del siglo xx: entre milagros y crisis (85.442)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores