Sbado, 30 Mayo 2020
Artículos relacionados
Para fortalecer el voto migrante
Este País | Yuri G. Beltrán Miranda | 23.12.2010 | 0 Comentarios

Du­ran­te dé­ca­das, la re­la­ción po­lí­ti­ca del Es­ta­do me­xi­ca­no con los ciu­da­da­nos que vi­ven en el ex­tran­je­ro fue muy dé­bil. El dis­cur­so pú­bli­co ex­cluía erró­nea­men­te a los más de do­ce mi­llo­nes de emi­gran­tes, sin caer en cuen­ta de que los vín­cu­los na­cio­na­les se con­ser­van a pe­sar del cru­ce de las fron­te­ras. Pron­to, la mag­ni­tud de las re­me­sas que se re­ci­ben, la par­ti­ci­pa­ción de mi­gran­tes en pro­yec­tos de de­sa­rro­llo mu­ni­ci­pa­les y el sur­gi­mien­to de or­ga­ni­za­cio­nes de me­xi­ca­nos en Es­ta­dos Uni­dos de­mos­tra­ron lo equi­vo­ca­do de esa no­ción de ex­clu­sión e hi­cie­ron ne­ce­sa­rio re­con­fi­gu­rar los me­ca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción de los me­xi­ca­nos que vi­ven en el ex­tran­je­ro.

Border_Flickr_'David
Foto de Flickr/`DavidBorder-USA-Mexico

Los es­fuer­zos que se han rea­li­za­do pa­ra po­si­bi­li­tar el vo­to de los me­xi­ca­nos en el ex­tran­je­ro se ins­cri­ben en esa ló­gi­ca. En 2006, des­pués de ca­si diez años de dis­cu­sión, los me­xi­ca­nos que vi­ven fue­ra del país pu­die­ron vo­tar en la elec­ción pre­si­den­cial. Se re­ci­bie­ron 33,000 su­fra­gios.

Ese li­mi­ta­do ni­vel de par­ti­ci­pa­ción de­mos­tró, por un la­do, que el vo­to a dis­tan­cia pue­de ser tan se­gu­ro y con­fia­ble co­mo el que se emi­te a ni­vel na­cio­nal. Por el la­do con­tra­rio, se hi­zo ne­ce­sa­rio pen­sar en me­ca­nis­mos pa­ra pro­mo­ver de ma­ne­ra más efi­caz el su­fra­gio des­de el ex­tran­je­ro y sim­pli­fi­car los re­qui­si­tos pa­ra su emi­sión. Des­pués de la elec­ción pa­sa­da, le­gis­la­do­res, ex­per­tos, or­ga­ni­za­cio­nes de mi­gran­tes y el pro­pio Ins­ti­tu­to Fe­de­ral Elec­to­ral (ife) hi­cie­ron al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes pa­ra lo­grar esos pro­pó­si­tos, las cua­les —cua­tro años des­pués— si­guen sin im­ple­men­tar­se. Las re­for­mas elec­to­ra­les de 2007 y 2008 se ol­vi­da­ron por com­ple­to del te­ma.

Es­ta­mos en la an­te­sa­la de un nue­vo pro­ce­so elec­to­ral fe­de­ral. El Con­gre­so de la Unión tie­ne una de sus úl­ti­mas opor­tu­ni­da­des pa­ra re­for­mar el co­fi­pe y ha­cer más sim­ple el mo­de­lo de emi­sión del vo­to a dis­tan­cia, a efec­to de que las nue­vas mo­da­li­da­des ope­ren en la elec­ción del 2012.

El pre­sen­te ar­tí­cu­lo re­to­ma al­gu­nas de las re­co­men­da­cio­nes más sig­ni­fi­ca­ti­vas que se han ver­ti­do, a efec­to de rom­per ese im­pas­se en que ca­yó la dis­cu­sión del vo­to mi­gran­te y con­tri­buir con al­gu­nos ele­men­tos al de­ba­te.

1. El mo­de­lo 2005-2006 y sus re­sul­ta­dos

Los le­gis­la­do­res me­xi­ca­nos op­ta­ron por una fór­mu­la com­ple­ja, pe­ro se­gu­ra. El elec­tor re­si­den­te en el ex­tran­je­ro que con­ta­ra con cre­den­cial pa­ra vo­tar ex­pe­di­da en el país de­bía so­li­ci­tar por co­rreo cer­ti­fi­ca­do su ins­crip­ción al Lis­ta­do No­mi­nal de Elec­to­res Re­si­den­tes en el Ex­tran­je­ro (inere). De ser apro­ba­da su ins­crip­ción, le se­ría en­via­da, tam­bién por co­rreo cer­ti­fi­ca­do, la bo­le­ta con la que po­dría vo­tar y el so­bre en el que in­tro­du­ci­ría su vo­to. El vo­tan­te en­via­ría al ife, nue­va­men­te por co­rreo cer­ti­fi­ca­do, su vo­to, a efec­to de que es­te fue­ra con­ta­bi­li­za­do el día de la jor­na­da elec­to­ral. El cos­to del en­vío de la so­li­ci­tud de ins­crip­ción al (Inere) (de 10 a 12 dó­la­res) lo ab­sor­bió el vo­tan­te, mien­tras que los cos­tos de los otros flu­jos pos­ta­les fue­ron pa­ga­dos por el ife.

Los ac­tos pro­se­li­tis­tas en el ex­tran­je­ro es­tu­vie­ron pro­hi­bi­dos, de ma­ne­ra que las cam­pa­ñas no fue­ron un in­cen­ti­vo que di­rec­ta­men­te pro­pi­cia­ra la par­ti­ci­pa­ción.

Es­te mo­de­lo arro­ja dos re­sul­ta­dos que con­vie­ne des­ta­car. Por un la­do, lle­va a ba­jos ni­ve­les de vo­ta­ción (33,000 vo­tos). Por el otro, ge­ne­ra opor­tu­ni­da­des de vo­ta­ción si­mi­la­res en cual­quier lu­gar del mun­do, sin pri­vi­le­giar a los ciu­da­da­nos que lo ha­cen en Es­ta­dos Uni­dos. Se ins­cri­bie­ron pa­ra su­fra­gar me­xi­ca­nos re­si­den­tes en 80 paí­ses de los cin­co con­ti­nen­tes (ver mapa en la página 25).

Al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes pa­ra for­ta­le­cer el mo­de­lo1

1. In­cre­men­tar el uni­ver­so po­ten­cial de vo­tan­tes. A par­tir de las ve­ri­fi­ca­cio­nes na­cio­na­les mues­tra­les que rea­li­za el ife, se ha es­ti­ma­do que al­re­de­dor de 4.2 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos a quie­nes se ha da­do la cre­den­cial pa­ra vo­tar han cam­bia­do su país de re­si­den­cia. Se des­co­no­ce, sin em­bar­go, cuán­tos de és­tos la lle­va­ron a su país de des­ti­no y aún la con­ser­van. La ex­pe­rien­cia de la vo­ta­ción 2006 pa­re­cie­ra in­di­car que es­te uni­ver­so po­ten­cial es muy li­mi­ta­do.

Es­te fac­tor es, qui­zás, el que cons­tri­ñe de ma­ne­ra más sig­ni­fi­ca­ti­va el vo­to mi­gran­te, pues es po­co pro­ba­ble la cir­cuns­tan­cia de que el mi­gran­te rein­gre­se al país pa­ra ob­te­ner su cre­den­cial.

Se pue­de op­tar por cual­quie­ra de es­tos ca­mi­nos:

a) Otor­gar atri­bu­cio­nes al ife pa­ra cre­den­cia­li­zar fue­ra del país, o bien ha­cer­lo en las em­ba­ja­das y con­su­la­dos. To­da vez que las cre­den­cia­les ubi­can a los ciu­da­da­nos en al­gún pun­to del te­rri­to­rio na­cio­nal y que es in­de­bi­do2 ubi­car­los en el ex­tran­je­ro, po­dría pen­sar­se en que las cre­den­cia­les emi­ti­das fue­ra del país vin­cu­la­ran a los mi­gran­tes con el dis­tri­to elec­to­ral en el que na­cie­ron.

b) Per­mi­tir el vo­to mi­gran­te con otro ti­po de ins­tru­men­tos, co­mo la ma­trí­cu­la con­su­lar o el pa­sa­por­te. Pa­ra es­te pro­pó­si­to ten­drían que ins­tru­men­tar­se las pre­vi­sio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra ga­ran­ti­zar que se dé de ba­ja del lis­ta­do no­mi­nal (te­rri­to­rio na­cio­nal) a cual­quier ciu­da­da­no que pre­via­men­te ha­ya si­do ins­cri­to en el Lis­ta No­mi­nal de Elec­to­res Re­si­den­tes en el Ex­tran­je­ro (Inere). Ello, a efec­to de evi­tar la even­tua­li­dad de un do­ble vo­to.

2. Eli­mi­nar la obli­ga­to­rie­dad del co­rreo cer­ti­fi­ca­do. El re­qui­si­to de que la so­li­ci­tud de ins­crip­ción se en­víe por es­ta mo­da­li­dad pos­tal es di­sua­si­vo. Aun si se lo­gra­ran es­ta­ble­cer los con­ve­nios ne­ce­sa­rios pa­ra que fue­ra el ife (y no el vo­tan­te) el que pa­ga­ra el cos­to, la ne­ce­si­dad de acu­dir a una ofi­ci­na pos­tal en ho­ras há­bi­les y tra­mi­tar di­rec­ta­men­te el en­vío del so­bre pue­de in­hi­bir la par­ti­ci­pa­ción de de­ter­mi­na­dos ciu­da­da­nos con estatus mi­gra­to­rio irre­gu­lar o que no ha­blan el idio­ma del lu­gar en que vi­ven.

Ex­pe­rien­cias re­cien­tes, co­mo el vo­to de los mi­choa­ca­nos en el ex­tran­je­ro, han pro­ba­do que los ni­ve­les de se­gu­ri­dad se man­tie­nen cons­tan­tes cuan­do los flu­jos se rea­li­zan por co­rreo or­di­na­rio (de­po­si­ta­do en un bu­zón).

En ese sen­ti­do, po­dría con­si­de­rar­se la po­si­bi­li­dad de per­mi­tir a ni­vel fe­de­ral el en­vío de la so­li­ci­tud de ins­crip­ción por co­rreo or­di­na­rio, o bien la de ofre­cer al elec­tor la po­si­bi­li­dad de ele­gir al­gún me­ca­nis­mo de men­sa­je­ría pri­va­do.

3. In­ver­tir en la di­fu­sión del nue­vo de­re­cho. Lo no­ve­do­so del de­re­cho a vo­tar des­de el ex­tran­je­ro y lo com­ple­jo del pro­ce­di­mien­to pa­ra ejer­cer­lo ha­cen ne­ce­sa­rio em­pren­der pro­gra­mas de di­fu­sión en el ex­tran­je­ro. Pe­ro a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en te­rri­to­rio na­cio­nal, don­de el ife cuen­ta con tiem­pos del Es­ta­do en los que pue­de di­fun­dir sus men­sa­jes, en el ex­tran­je­ro de­ben ero­gar­se re­cur­sos pa­ra rea­li­zar cual­quier cam­pa­ña de di­fu­sión en me­dios elec­tró­ni­cos.

En el 2006 es­ta cam­pa­ña me­diá­ti­ca pro­pi­ció el en­vío de más de 90% de las so­li­ci­tu­des, pe­ro fue cues­tio­na­da por al­gu­nos lí­de­res de opi­nión. Los ana­lis­tas que vi­ven en el te­rri­to­rio na­cio­nal cri­ti­ca­ron el al­to cos­to de la cam­pa­ña, mien­tras que los que vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos de­man­da­ron una cam­pa­ña de ma­yor pro­fun­di­dad y ex­ten­sión (lo que ine­vi­ta­ble­men­te se ha­bría tra­du­ci­do en ma­yo­res cos­tos).

Los re­sul­ta­dos de la cam­pa­ña fue­ron con­tun­den­tes. A 76 días de ini­cia­do el pro­ce­so de ins­crip­ción (71% del tiem­po to­tal), el ife ha­bía re­ci­bi­do 5,000 so­li­ci­tu­des de ins­crip­ción. Ese día se pu­so en mar­cha una cam­pa­ña pa­ga­da en tv y ra­dio en Es­ta­dos Uni­dos que ori­gi­nó que en 29% del tiem­po res­tan­te se re­ci­bie­ran po­co más de 45,000 so­li­ci­tu­des.

Con­vie­ne do­tar al ife de las pre­vi­sio­nes pre­su­pues­ta­les ne­ce­sa­rias pa­ra que, de requerirlo, pue­da op­tar por em­pren­der nue­va­men­te un am­plio pro­gra­ma de di­fu­sión del nue­vo de­re­cho. Lo que se in­vier­ta en es­te ru­bro for­ta­le­ce las ca­pa­ci­da­des ciu­da­da­nas de quie­nes vi­ven fue­ra del país y res­ti­tu­ye los vín­cu­los que los unen con el ám­bi­to de la to­ma de de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas.

4. Man­te­ner el me­ca­nis­mo de emi­sión del vo­to. El ba­jo ren­di­mien­to del mo­de­lo pos­tal vi­gen­te de­be des­com­po­ner­se en dos par­tes: la ins­crip­ción en la lnere y la emi­sión del vo­to.

Si bien el pri­mer com­po­nen­te tu­vo un ba­jo de­s­em­pe­ño, el se­gun­do ob­tu­vo re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios. Quie­nes se ins­cri­bie­ron en la lis­ta fo­rá­nea emi­tie­ron su vo­to con una pro­ba­bi­li­dad su­pe­rior al 80%, con lo que al­can­za­ron ta­sas de par­ti­ci­pa­ción su­pe­rio­res a las que se re­gis­tran en las elec­cio­nes de te­rri­to­rio na­cio­nal.

Apun­tes fi­na­les

Los pro­ce­sos elec­to­ra­les en Mé­xi­co se han ido per­fec­cio­nan­do a tra­vés de su­ce­si­vas re­for­mas elec­to­ra­les. Ca­da una de és­tas ha re­to­ma­do la ex­pe­rien­cia de las elec­cio­nes an­te­rio­res y la ha sa­bi­do convertir en nue­vas dis­po­si­cio­nes que per­fec­cio­nan el sis­te­ma elec­to­ral. Es­ta vir­tuo­si­dad de ir adap­tan­do co­no­ci­mien­to nue­vo no pue­de pa­sar­se por al­to en el ca­so del vo­to mi­gran­te.

Des­de ha­ce cua­tro años se tie­nen co­no­ci­mien­tos que po­drían for­ta­le­cer sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el mo­de­lo de vo­to a dis­tan­cia. Va­le la pe­na ha­cer­lo aho­ra, pues es­tán da­das las con­di­cio­nes pa­ra el con­sen­so. Ha­cer­lo a des­tiem­po in­cre­men­ta los cos­tos y re­du­ce los im­pac­tos de las re­for­mas.

  1. Se vier­ten aquí re­co­men­da­cio­nes que, por su na­tu­ra­le­za, de­ben im­ple­men­tar­se a ni­vel del po­der le­gis­la­ti­vo. En una fu­tu­ra en­tre­ga se enu­me­ra­rán las su­ge­ren­cias que po­drían ins­tru­men­tar­se des­de las atri­bu­cio­nes de la au­to­ri­dad elec­to­ral ad­mi­nis­tra­ti­va.
  2. En el di­se­ño del vo­to mi­gran­te de­ben con­si­de­rar­se las dis­tin­tas po­si­bi­li­da­des de estatus mi­gra­to­rio de los vo­tan­tes. Por ello, los da­tos del do­mi­ci­lio del vo­tan­te en el ex­tran­je­ro de­ben man­te­ner­se con­fi­den­cia­les.

Dejar un comentario



La ciudadanización de las elecciones. Entrevista con José Woldenberg
Desde su oficina en el Instituto de Investigaciones Políticas de la UNAM, José Woldenberg dice sentirse muy cómodo como académico e investigador. A pesar de haber estado casi 10 años en lo que entonces fue el Instituto Federal Electoral (IFE), no extraña esa posición: “Ha sido la labor más importante y satisfactoria en mi vida. […]
El maltrato al instituto electoral
Entrevista con María Marván Laborde
Con la apertura democrática, el federalismo pasó de ser una entelequia constitucional a un hecho fallido. La descoordinación entre niveles de gobierno, los vacíos legislativos y operativos y —sin más— la irresponsabilidad, han debilitado hasta el pasmo nuestro régimen de articulación nacional. Ante ello, la reacción más inmediata, pero de ningún modo la más conveniente, […]
El prisma regional: la política exterior del Gobierno de Nicolás Maduro1
El activismo internacional como vía de legitimación pero también como requisito para la creación de un bloque anticapitalista fue un componente vital de la política de Chávez. Desde que tomó el poder, Nicolás Maduro, aunque de manera más modesta, ha seguido los mismos pasos. El 14 de abril de 2013, Nicolás Maduro es elegido presidente […]
México en el mundo
El mapa geopolítico internacional está en plena metamorfosis. De la lectura que México haga de esta recomposición dependerá nuestro futuro. Este ensayo fue leído el 31 de mayo pasado como parte del ciclo de conferencias sobre política exterior que organizó El Colegio de Jalisco.  El propósito de este breve ensayo es compartir con los lectores […]
México: ¿una democracia sin demócratas? Evocación de Salvador Nava Martínez
El desencanto de buena parte de los mexicanos con la democracia sugiere que la transición que hemos vivido en las últimas décadas debe ser explicada de otra forma: el PRI, como forma particular de hacer política, nunca se fue, se mimetizó en la oposición y se replegó en los gobiernos locales. A partir del ejemplo […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (241.670)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (195.421)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (139.084)
...

La distribución del ingreso en México (137.128)
...

La economía mexicana del siglo xx: entre milagros y crisis (82.295)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores