Jueves, 02 Julio 2020
Artículos relacionados
Una opinión imprescindible: Carlos Monsiváis
| Gerardo Estrada | 30.06.2010 | 1 Comentario

Imagen 2

 

Descargar pdf

Decir que Carlos Monsiváis formó parte de nuestra revista desde su fundación seguramente tendrá un significado importante en el amplio currículum del cronista mayor de los últimos cincuenta años en México, pero no sería algo excepcional, pues no hubo prácticamente revista de relevancia en México que no quisiera tenerlo entre los miembros de su Consejo de Redacción y que él, con lo generoso y ubicuo que era, no aceptara.

Sin embargo, lo que es digno de destacarse, en es- te caso, es que en una primera impresión podría- mos pensar, como ya lo ha señalado Federico Reyes Heroles en su artículo en Reforma (21/06/2010),

que nada más ajeno a él que las cifras y las en- cuestas, aunque, hay que decirlo, en relación con el análisis de las tendencias sociales es difícil en- contrar en los últimos años alguien que tuviera la sensibilidad y la inteligencia para detectar, antes que nadie, cuáles eran los rumbos por los que ca- minaba la sociedad mexicana.

La presencia y la solidaridad de Carlos Monsiváis con Este País se explica por los mismos motivos que le hicieron una personalidad única, un punto de vista imprescindible y una perspectiva crítica que hará mucha falta en la discusión pública de México. Confundidos e ignorantes, sus detractores solían acusarle de falta de rigor, e incapaces de compren- der que la pasión, el sarcasmo y la ironía no están reñidos con la precisión, creían que era fácil desca- lificar sus opiniones tachándolas de superficiales. Nada más ajeno a eso que Monsiváis. Su profundo conocimiento de la historia de México y el mundo, su inacabable cultura literaria y su inagotable curiosidad por las cuestiones sociales le conferían una base sólida y exacta a sus apreciaciones.

En los recuentos biográficos que sobre él circulan se suele pasar por alto un dato fundamental: una de las primeras opciones vocacionales que tuvo al ini- cio de su vida como alumno de la Universidad Nacional Autónoma de México, fue la de estudiar Economía, la que si bien abandonó continuó ligado a ella como la mayor preocupación social que le obsesionó a lo largo de su vida y que está presente en prácticamente toda su obra ensayística a través de la desigualdad económica, causante principal para él de la mayoría de los males que padece el mundo.

Por ello, si bien dedicó la casi totalidad de su vida académica, siempre inconclusa, a la historia y la literatura, se aplicó en ellas con un rigor mate- mático que no dejaba de sorprender cuando aparecían en sus escritos o en sus charlas formales o informales: datos inéditos, fechas precisas, citas y referencias que surgían de su prodigiosa memoria. Hay quienes lo han calificado, en algunos casos con cierto desdén, de ser una especie de “sociólogo instantáneo”, lo que seguramente no le molestaba, pues se refiere a esa capacidad, que admiramos en los médicos a quienes reconocemos una gran experiencia, conocimiento y destreza en interpretar y diagnosticar determinados estados y malestares, en este caso sociales. En Carlos Monsiváis no se pueden dejar de reconocer ese talento y esa virtud. Porque se podría disentir de la posición ideoló- gica de Monsiváis, muchos de sus amigos lo ha- cíamos sin menoscabo de la amistad, pero lo que no se podía ni se puede negar es que a donde seña- lara Carlos que había un problema político o so- cial, en ese momento o en ciernes, casi siempre te- nía razón. Sobre todo en dos aspectos fundamen-
tales: sus orígenes y sus consecuencias políticas. Siempre se identificó con el pensamiento y los partidos de izquierda lo que, como es natural, permeaba sus interpretaciones; pero su enorme sensibilidad social, formada en el conocimiento de

la historia y en su cercanía con la gente –el intelectual más conocido y querido del “pueblo”, lo que en este caso no es una abstracción– se enriquecía con su gran interés, conocimiento y gus- to por las expresiones de la cultura popular urbana: la música, el cine, los cómics, a las que elevó al lugar que les corresponde dentro de la Cultura na- cional, agudizaba su inteligencia y le otorga hoy a sus análisis un rango poco común en la prensa y en las ciencias sociales del México actual.

El mayor valor de los escritos y trabajos de Mon- siváis sobre nuestras realidades es la enorme auto- ridad moral de la que estaba investido. Formado en la rígida ética protestante y en los más auténticos valores de un nacionalismo moderno, que no se re-
ñía con sus afanes intelectuales y personales uni- versales y cosmopolitas, siempre fue un hombre coherente y de una honestidad a toda prueba.

Su cercanía con personajes de la política y del mundo empresarial jamás alteró sus convicciones ni le hizo cambiar renglón alguno de sus textos. Su capacidad de diálogo con tirios y troyanos, que en- riquecía su inagotable fuente de información, le permitía confrontar sus puntos de vista y aceptar otros, incluso aceptar errores, pero jamás transigir con sus principios. Esta autoridad moral, de la que hoy estamos tan escasos en México, es seguramente uno de sus rasgos distintivos y que hacía y hace de sus opiniones algo más que irremplazable en nuestro escenario político y social.

Los que formamos la comunidad de Este País echaremos de menos sus siempre bienvenidas y ne- cesarias críticas, su indudable solidaridad en los momentos difíciles, pero sobre todo su entrañable y cálida presencia.

P. S. La lamentable y mezquina disputa sobre a quién correspondía rendirle los últimos honores escenificada por algunas autoridades y funciona- rios en sus funerales, seguramente hubiera mere- cido párrafos enteros de su columna Por mi madre, bohemios y hubiera documentado su optimismo sobre las infinitas posibilidades del ridículo y la estulticia de los políticos, al tiempo que halagaría su pudorosa vanidad.

El oportunismo y el cinismo de quienes se mon- taron en sus homenajes después de hacerlo blanco de vituperios y calumnias, sólo habría provocado su desprecio y algún comentario sardónico.

Una respuesta para “Una opinión imprescindible: Carlos Monsiváis
  1. […] Carlos Monsiváis: Una opinión imprescindible, Gerardo Estrada […]

Dejar un comentario



Recordando a Carlos Monsiváis
Carlos Monsiváis Agenda de la memoria. Número 121, abril del 2001. Carlos Monsiváis Este País y el imaginario político Número 181 Abril del 2006. Carlos Monsiváis ¿A poco no le da gusto estar excluido? Número 133 Abril del 2002. Obituarios 2010 Carlos Monsiváis: Una opinión imprescindible, Gerardo Estrada Carlos Monsiváis, Cecilia Künhe Las exequias mediáticas […]
Cuatro temas para comenzar
Jorge Semprún Mal sabor de boca deja el pronto olvido de Jorge Semprún, lo fácil que se fue su memoria en el diario trajinar de vivir al día, acosados por la voracidad de quienes determinaron que la globalización se resolviera en la codicia, en la pereza de quienes efectivamente mandan y ordenan, pereza para encontrar […]
Las exequias mediáticas de Carlos Monsiváis
A Nelly e Iván No hizo falta el anuncio de un decreto oficial, ni el lábaro patrio a media asta en el Zócalo. No hacían falta tampoco las banderas nacional, de la UNAM y el orgullo gay sobre el féretro, aunque sobrepues­tas emblematizaban tres de sus orgánicas bases axiológicas: el país decididamente laico por origen, […]
Carlos Monsiváis
1938-2010
La más noble función de un escritor es dar testimonio, como acta notarial y como fiel cronista, del tiempo que le ha tocado vivir. Camilo José Cela El escritor sólo puede interesar a la humanidad cuando en sus obras se interesa por la humanidad. Miguel de Unamuno Le dijeron de todo. Quizá por pura envidia. […]
Agenda de la memoria
EL 2 DE JULIO de 2000, por vez primera, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y su candidato, Francisco Labastida Ochoa, pierden las elecciones presidenciales. Las cifras son las siguientes: Vicente Fox del Partido Acción Nacional (PAN), 15 millones 988 mil votos (42.52%); Francisco Labastida, 13 millones 567 mil 385 votos (3.6.10%); Cuauhtémoc Cárdenas del Partido […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (243.345)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (207.028)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (139.970)
...

La distribución del ingreso en México (138.855)
...

La economía mexicana del siglo xx: entre milagros y crisis (85.348)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores