Domingo, 05 Julio 2020
Artículos relacionados
Una visión equilibrada de la COP16
Este País | Mario Guillermo Huacuja | 10.12.2010 | 0 Comentarios

Los pri­me­ros días de di­ciem­bre, Mé­xi­co es­ta­rá en la mi­ra de to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción del mun­do. En Can­cún, que go­za de un cli­ma be­né­vo­lo du­ran­te el in­vier­no, de­ce­nas de re­pre­sen­tan­tes de di­ver­sos paí­ses se reu­ni­rán pa­ra dis­cu­tir qué de­be­mos ha­cer los ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta pa­ra evi­tar el ca­len­ta­mien­to de la Tie­rra, un fe­nó­me­no que ha pues­to en ebu­lli­ción a to­dos los cien­tí­fi­cos del mun­do du­ran­te los úl­ti­mos años.

COP16-AmigosTerraBrasil
Foto tomada de Flickr/Amigos Terra Brasil/CreativeCommons

Si no ha­ce­mos na­da, di­cen los que sa­ben, los hie­los de los gla­cia­res se de­rre­ti­rán, los ma­res su­bi­rán de ni­vel y va­rios puer­tos de­sa­pa­re­ce­rán, en­tre mu­chas otras ca­la­mi­da­des.

Por eso, a pe­sar de las co­rrien­tes que creen que en el ca­len­ta­mien­to glo­bal la ma­no del hom­bre no es­tá me­ti­da, los go­bier­nos se han reu­ni­do en va­rias oca­sio­nes pa­ra tra­tar de re­sol­ver el asun­to. La más cé­le­bre fue la de Kyo­to, Ja­pón, don­de se es­ta­ble­cie­ron ciertas cuo­tas pa­ra que ca­da país re­du­je­ra sus emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro de acuer­do a su con­tri­bu­ción en la at­mós­fe­ra. Pe­ro más allá de los acuer­dos en el pa­pel, han si­do muy po­cos los avan­ces.

En la úl­ti­ma reu­nión so­bre el te­ma, que se rea­li­zó en Co­pen­ha­gue ha­ce ca­si un año, los re­sul­ta­dos fue­ron de­cep­cio­nan­tes. Los paí­ses acor­da­ron que se re­quie­ren fuer­tes re­duc­cio­nes de las emi­sio­nes mun­dia­les de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro pa­ra por lo me­nos man­te­ner el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra mun­dial por de­ba­jo de los 2º C, y se pro­pu­sie­ron to­mar me­di­das pa­ra cum­plir es­te ob­je­ti­vo so­bre las ba­ses de la cien­cia y la equi­dad. El acuer­do sos­tie­ne que to­das las na­cio­nes tie­nen que coo­pe­rar pa­ra lo­grar que las emi­sio­nes mun­dia­les y na­cio­na­les dejen de aumentar lo an­tes po­si­ble, to­man­do en cuen­ta que el pla­zo pa­ra ello se­rá más lar­go en el ca­so de los paí­ses en de­sa­rro­llo, ya que el crecimiento eco­nó­mi­co y la erra­di­ca­ción de la po­bre­za son las prio­ri­da­des esen­cia­les de esos paí­ses, y que pa­ra lo­grar el progreso sos­te­ni­do es in­dis­pen­sa­ble una es­tra­te­gia de de­sa­rro­llo con ba­jas emi­sio­nes.

¿Qué quie­re de­cir ese dis­cur­so? En esen­cia, que al tra­tar los te­mas que in­cum­ben a to­da la hu­ma­ni­dad el mun­do se ha di­vi­di­do nue­va­men­te en he­mis­fe­rios nor­te y sur, en paí­ses ri­cos y paí­ses po­bres; que en ca­da are­na se en­fren­tan has­ta el can­san­cio vie­jos ri­va­les, y que en las ne­go­cia­cio­nes na­die quie­re dar su bra­zo a tor­cer.

Pa­ra los paí­ses ri­cos, los cos­tos de re­du­cir las emi­sio­nes se­rían al­tí­si­mos. Pa­ra los po­bres, pri­me­ro es­tá sa­lir de la po­bre­za.

Aho­ra es el tur­no de Mé­xi­co, don­de se ce­le­bra una reu­nión de muy al­to ni­vel, co­no­ci­da en el mun­do de las si­glas co­mo la cop16/cmp6.

La cop16/cmp6 es la de­ci­mo­sex­ta edi­ción de la Con­fe­ren­cia de las Par­tes de la Con­ven­ción Mar­co de Na­cio­nes Uni­das so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co, y la sex­ta Con­fe­ren­cia de las Par­tes ac­tuan­do co­mo Reu­nión de las Par­tes del Pro­to­co­lo de Kyo­to. Las par­tes son to­dos aque­llos Es­ta­dos na­cio­na­les que fir­ma­ron y ra­ti­fi­ca­ron esos dos tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les y que por ello es­tán obli­ga­dos a ob­ser­var y cum­plir su con­te­ni­do en ma­te­ria de coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal en con­tra del cam­bio cli­má­ti­co. La Con­ven­ción Mar­co cuen­ta con 194 Es­ta­dos Par­te y su Pro­to­co­lo de Kyo­to con 184. En su ca­li­dad de ór­ga­no su­pre­mo de las reu­nio­nes, la Con­fe­ren­cia de las Par­tes tie­ne co­mo man­da­to adop­tar las de­ci­sio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra pro­mo­ver la apli­ca­ción efi­caz de los acuerdos.

El nom­bre cop ha­ce re­fe­ren­cia en in­glés a las reu­nio­nes de las par­tes de nu­me­ro­sos tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les (Con­fe­ren­ce of the Par­ties). Sin em­bar­go, por la re­le­van­cia del te­ma den­tro de la agen­da in­ter­na­cio­nal, el nom­bre cop aho­ra se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con el cam­bio cli­má­ti­co. Es­tas con­fe­ren­cias se ce­le­bran anual­men­te en­tre los me­ses de no­viem­bre y di­ciem­bre, pe­ro el res­to del año sus miem­bros no se man­tie­nen de bra­zos cru­za­dos. A lo lar­go del año, los par­ti­ci­pan­tes lle­van a ca­bo un cú­mu­lo de dis­cu­sio­nes y se­sio­nes de tra­ba­jo pre­pa­ra­to­rias en di­fe­ren­tes lu­ga­res.

La Con­ven­ción Mar­co de Na­cio­nes Uni­das so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co con­tem­pla dos ca­te­go­rías ge­ne­ra­les de par­ti­ci­pan­tes: los Es­ta­dos Par­te y los Ob­ser­va­do­res. Es­tos úl­ti­mos se di­vi­den en Or­ga­ni­za­cio­nes In­ter­gu­ber­na­men­ta­les y Or­ga­ni­za­cio­nes No Gu­ber­na­men­ta­les, las cua­les de­ben re­gis­trar­se y acre­di­tar­se an­te el Se­cre­ta­ria­do de la Con­ven­ción pa­ra po­der par­ti­ci­par en las con­fe­ren­cias. Úni­ca­men­te los re­pre­sen­tan­tes de or­ga­ni­za­cio­ne­s ad­mi­ti­das pue­den asis­tir a las se­sio­nes de los ór­ga­nos de la Con­ven­ción en ca­li­dad de ob­ser­va­do­res.
Por otra par­te, es­tán los opo­si­to­res a la reu­nión. En los úl­ti­mos años, han pro­li­fe­ra­do. En el mis­mo Can­cún sur­gió un gru­po de ar­tis­tas grá­fi­cos que se han or­ga­ni­za­do pa­ra ela­bo­rar car­te­les con­tra el even­to. A su en­ten­der, la Cum­bre es­tá di­ri­gi­da por las em­pre­sas que se han de­di­ca­do a la des­truc­ción del me­dio am­bien­te. Di­cen: “En la de­ci­mo­sex­ta Cum­bre de las Par­tes de las Na­cio­nes Uni­das so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co se pre­ten­de avan­zar en un es­que­ma mer­can­til pa­ra el ma­ne­jo del me­dio am­bien­te, que agu­di­za­rá el cam­bio cli­má­ti­co. Mi­les de per­so­nas se mo­vi­li­za­rán pa­ra pro­tes­tar con­tra es­tos es­que­mas y de­nun­ciar los de­sas­tres po­lí­ti­cos, so­cia­les y am­bien­ta­les que ya es­tá pro­vo­can­do es­ta vi­sión de mer­can­ti­li­za­ción de la Ma­dre Tie­rra”.

En Mé­xi­co, ha­ce al­gu­nos me­ses se reu­nió un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res pa­ra in­ter­cam­biar ideas so­bre el te­ma del cam­bio cli­má­ti­co y la im­por­tan­cia de la reu­nión de Can­cún. Ju­lia Ca­ra­bias y En­ri­que Pro­ven­cio ela­bo­ra­ron la re­la­to­ría del en­cuen­tro, don­de se des­ta­can va­rias ideas:

1. La reu­nión no es un pun­to ter­mi­nal de las ne­go­cia­cio­nes si­no que for­ma par­te de un pro­ce­so que se pro­lon­ga­rá va­rios años, aun cuan­do sa­be­mos de la ur­gen­cia y la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer nue­vos com­pro­mi­sos que va­yan más allá de los enun­cia­dos en el Pro­to­co­lo de Kyo­to.

2. Es pre­ci­so res­ca­tar el com­pro­mi­so in­ter­na­cio­nal —que en años an­te­rio­res se ve­nía for­ma­li­zan­do— de que los di­fe­ren­tes paí­ses ha­gan un apor­te con­cre­to a la mi­ti­ga­ción de emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro pa­ra tra­tar de es­ta­bi­li­zar en al­re­de­dor de 450 par­tes por mi­llón las emi­sio­nes de co2, lo cual equi­val­dría a asu­mir un in­cre­men­to de al­re­de­dor de dos grados centígrados en las tem­pe­ra­tu­ras mun­dia­les. Es­te com­pro­mi­so se vuel­ve más apre­mian­te an­te la re­nuen­cia de la ma­yo­ría de los paí­ses a es­ta­ble­cer­se cuo­tas de emi­sio­nes.

3. Es­tas reu­nio­nes de­ben de­sa­rro­llar­se con un sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad glo­bal, que tie­ne que coin­ci­dir con un in­te­rés na­cio­nal. En es­te ca­so con­sis­te en la opor­tu­ni­dad de con­so­li­dar la agen­da me­xi­ca­na de cam­bio cli­má­ti­co.

4. La reu­nión pue­de ser­vir pa­ra im­pul­sar lí­neas co­la­te­ra­les de in­te­rés na­cio­nal, co­mo el for­ta­le­ci­mien­to le­gis­la­ti­vo en el te­ma de cam­bio cli­má­ti­co, la edu­ca­ción y la par­ti­ci­pa­ción so­cial en me­dio am­bien­te.

5. Las reu­nio­nes no son cua­dri­lá­te­ros don­de se en­fren­ten los paí­ses del he­mis­fe­rio sur con los del nor­te. El te­ma del cam­bio cli­má­ti­co com­pe­te a to­dos los paí­ses, tan­to los de eco­no­mías de­sa­rro­lla­das co­mo los de eco­no­mías en de­sa­rro­llo, por lo que, ba­jo el prin­ci­pio de res­pon­sa­bi­li­da­des co­mu­nes pe­ro di­fe­ren­cia­das, es ne­ce­sa­rio el in­vo­lu­cra­mien­to de to­das las na­cio­nes en el ins­tru­men­to mul­ti­la­te­ral que sig­ni­fi­ca el Pro­to­co­lo de Kyo­to. Por ello, las ne­go­cia­cio­nes de­ben rea­li­zar­se en el se­no de las Na­cio­nes Uni­das, es­pa­cio en el que to­dos los paí­ses —des­de los que más emi­sio­nes ge­ne­ran has­ta los que más su­fri­rán de las con­se­cuen­cias del ca­len­ta­mien­to glo­bal— es­tén por igual re­pre­sen­ta­dos.

Otra voz más que au­to­ri­za­da, la de Ma­rio Mo­li­na, Pre­mio No­bel de Quí­mi­ca, afir­mó igual­men­te que en la Con­fe­ren­cia de la onu so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co de Can­cún no se re­sol­ve­rán de for­ma de­fi­ni­ti­va los pro­ble­mas en tor­no al ca­len­ta­mien­to glo­bal; sin em­bar­go, la reu­nión sen­ta­rá las ba­ses pa­ra lo­grar acuer­dos en el fu­tu­ro pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bo­no y es­ta­ble­cer los me­ca­nis­mos pa­ra su fi­nan­cia­mien­to.

En una ex­po­si­ción so­bre el cam­bio cli­má­ti­co, el cien­tí­fi­co ase­gu­ró que Mé­xi­co de­be au­men­tar la pro­tec­ción de áreas ver­des, las cua­les ab­sor­ben una can­ti­dad im­por­tan­te de dió­xi­do de car­bo­no. Aña­dió que tam­bién se de­be re­vi­sar el pro­ble­ma del con­ges­tio­na­mien­to de au­to­mó­vi­les, y dar al trans­por­te pú­bli­co me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra que ca­da vez más ciu­da­da­nos pre­fie­ran su uso.
Siem­pre cer­te­ro, Mo­li­na ha­bló de ac­ti­vos y pa­si­vos. Se­ña­ló que gra­cias a los pro­gra­mas im­ple­men­ta­dos, en la Ciu­dad de Mé­xi­co se ha re­du­ci­do no­ta­ble­men­te la con­ta­mi­na­ción en el ai­re en com­pa­ra­ción a los años no­ven­ta, pe­ro que esas me­di­das no bas­tan. Di­jo que es un de­ber na­cio­nal im­pul­sar la ley de cam­bio cli­má­ti­co to­da­vía no apro­ba­da en el país, y reo­rien­tar el des­ti­no del gas­to pú­bli­co. No es po­si­ble, se­ña­ló, des­ti­nar me­nos del 1% del Pro­duc­to In­ter­no Bru­to a la cien­cia y a la in­ves­ti­ga­ción.

Si las po­lí­ti­cas mun­dia­les no cam­bian, los efec­tos económicos se­rán de­vas­ta­do­res, pues el cos­to de en­fren­tar las con­se­cuen­cias más gra­ves del cam­bio cli­má­ti­co ascendería a más de 15% del pib mun­dial, en tan­to que, de aten­der­se a tiem­po, sig­ni­fi­ca­ría me­nos del 2 por cien­to.

Pe­ro lo peor no es eso. El No­bel en­fa­ti­zó que, de no de­te­ner­se la des­truc­ción am­bien­tal, la re­cu­pe­ra­ción del pla­ne­ta tar­da­rá mi­les de años. “Po­dría aca­bar­se con uno de los pul­mo­nes más im­por­tan­tes del mun­do, co­mo es la zo­na del Ama­zo­nas. Ade­más del de­rre­ti­mien­to del Ár­ti­co, que pue­de cam­biar la cir­cu­la­ción de las co­rrien­tes ma­ri­nas, lo que po­dría traer con­se­cuen­cias de­vas­ta­do­ras pa­ra una im­por­tan­te frac­ción del pla­ne­ta”.

Es­pe­re­mos que la cop17 dé un pa­so más lar­go.

Dejar un comentario



Estados Unidos regula sus emisiones de dióxido de carbono
  Hasta la fecha, le ha tocado a Washington un verano agradable, sin la humedad y el calor que suelen dominar esta zona pantanosa de mayo a septiembre. Sin embargo, aunque no ha sido una temporada que inspira miedo del cambio climático drástico e inminente, algunos líderes políticos han superado la torpeza típica del verano […]
Blog de la Redacción: Durban, nuestro futuro
Este viernes en Durban, Sudáfrica, podría decidirse el futuro de la humanidad. Sin caer en catastrofismos ni confundir la realidad con profecías en torno al 2012, un año más sin compromisos globales nos aproxima al punto de no retorno.[1] Es cosa seria lo discutido en la 17ª Conferencia de las Partes (COP 17, por sus […]
Acciones locales para combatir el cambio climático
Se sabe bien: la colaboración multilateral para hacer frente al calentamiento global está en un momento pésimo, y los especialistas esperan muy poco de la COP17 en Durban. Hay una posible ruta crítica distinta: la de acciones individuales, locales y regionales que puedan multiplicarse e ir permeando la pirámide del poder. El cambio climático es […]
México ante el cambio climático
Entrevista a cinco voces
El calentamiento global, una de las amenazas más graves que se ciernen sobre la humanidad, afecta ya a cientos de miles de personas. Sus consecuencias empiezan a ser desastrosas. La mayoría de las causas del aumento en la temperatura de nuestro planeta se debe a nuestras acciones. ¿Cuáles son los principales riesgos que corre México […]
El cambio climático:
un problema financiero y político
Las tecnologías para evitar las emisiones que dañan la atmósfera y el medio ambiente existen, pero los costos son muy elevados. Nuestros autores plantean algunas alternativas que pueden resultar viables e incluso atractivas tanto en lo económico como en lo político. La amenaza del cambio climático es real y crece día a día. De no […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (243.435)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (207.537)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (140.018)
...

La distribución del ingreso en México (138.956)
...

La economía mexicana del siglo xx: entre milagros y crisis (85.441)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores