Domingo, 05 Julio 2020
Artículos relacionados
Violencia y ciudadanía digital
Este País | Ramón Alberto Garza | 07.12.2010 | 1 Comentario

En las cir­cuns­tan­cias de in­ti­mi­da­ción que en­fren­tan los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les se abren nue­vos cau­ces a la li­ber­tad de ex­pre­sión en nues­tro país, se­ria­men­te ame­na­za­da por la vio­len­cia de­ri­va­da del nar­co­trá­fi­co. Continuamos con la re­fle­xión so­bre el pa­pel de los me­dios en el Mé­xi­co con­vul­so de hoy en día.

Ramón Alberto Garza, Presidente y Director General de Indigomedia México.

Las imá­ge­nes son vio­len­tas, de com­ba­te: una gue­rra abier­ta y des­car­na­da. Hom­bres con ar­mas lar­gas, aper­tre­cha­dos de­trás de sus ca­mio­ne­tas, en un es­ta­do de si­tio en el que el fue­go y la muer­te se pro­lon­gan por ho­ras. No es Irak, ni Af­ga­nis­tán. Es Va­lle Her­mo­so, en la fron­te­ra ta­mau­li­pe­ca en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos.

Las es­tre­me­ce­do­ras es­ce­nas se mues­tran en la te­le­vi­sión, pe­ro no fue­ron to­ma­das ni por pe­rio­dis­tas ni por ca­ma­ró­gra­fos pro­fe­sio­na­les. Lo que se ve en la pan­ta­lla vie­ne de You­Tu­be. De lo que al­gu­nos ciu­da­da­nos cap­ta­ron con sus te­lé­fo­nos ce­lu­la­res o con pe­que­ñas cá­ma­ras di­gi­ta­les y que su­bie­ron a la red.

Una mu­jer que pre­fie­re no iden­ti­fi­car­se da las gra­cias a la te­le­vi­so­ra de la re­gión de que “por fin”, aun­que fue­ra con imá­ge­nes de In­ter­net, se die­ra a co­no­cer la rea­li­dad en que es­tá con­ver­ti­do ese pue­blo fan­tas­ma, que co­mo mu­chos otros es­tá so­me­ti­do al fue­go cru­za­do de dos cár­te­les que dis­pu­tan el te­rri­to­rio.

Y es que hoy, hay que ad­mi­tir­lo aun­que due­la, las co­ber­tu­ras más di­rec­tas de los he­chos vio­len­tos que sa­cu­den a Mé­xi­co no vie­nen de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les. Vie­nen de las re­des so­cia­les. Los ciu­da­da­nos ya apren­die­ron a or­ga­ni­zar­se en tor­no a las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra su­plir las de­fi­cien­cias in­for­ma­ti­vas que mues­tran unos me­dios de co­mu­ni­ca­ción que vi­ven en una im­pues­ta au­to­cen­su­ra del te­mor, ba­jo la ame­na­za real del cri­men or­ga­ni­za­do.

Nun­ca co­mo hoy la li­ber­tad de ex­pre­sión en Mé­xi­co fue tan vul­ne­ra­ble. Nun­ca co­mo hoy la cen­su­ra im­pues­ta des­de el abu­so de la fuer­za y la ame­na­za a la in­te­gri­dad fí­si­ca de los co­mu­ni­ca­do­res fue tan efec­ti­va pa­ra si­len­ciar o in­clu­so ma­ni­pu­lar. Nun­ca co­mo hoy el Es­ta­do me­xi­ca­no fue tan in­ca­paz de ga­ran­ti­zar las con­di­cio­nes pa­ra el ejer­ci­cio de es­te de­re­cho es­en­cial.

El Es­ta­do fa­lli­do que de fac­to se vi­ve en de­ce­nas de ciu­da­des y po­bla­cio­nes de la fron­te­ra nor­te, aun en me­tró­po­lis co­mo Mon­te­rrey, Ciu­dad Juá­rez, Ti­jua­na o To­rreón, po­ne ca­da día en evi­den­cia la in­ca­pa­ci­dad de la au­to­ri­dad pa­ra ga­ran­ti­zar la vi­da de sus ciu­da­da­nos. El mo­no­po­lio del uso de la fuer­za ya no le per­te­ne­ce ex­clu­si­va­men­te al Es­ta­do. Se lo arre­ba­ta­ron.

Pe­ro no es ne­ce­sa­rio que una vi­da ino­cen­te sea se­ga­da im­pu­ne­men­te pa­ra ca­li­fi­car al Es­ta­do de fa­lli­do. Es su­fi­cien­te que el si­len­cio se im­pon­ga des­de el vio­len­to irrup­tor pa­ra su­mir a to­da una so­cie­dad en la ig­no­ran­cia.

Sin in­for­ma­ción real y efec­ti­va, la to­ma de de­ci­sio­nes se tor­na im­per­fec­ta en el me­jor de los ca­sos y nu­la en el peor. Aca­lla­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que son el fa­ro de na­ve­ga­ción den­tro de una com­ple­ja so­cie­dad, la os­cu­ri­dad in­for­ma­ti­va obli­ga a res­guar­dar­se, a no sa­lir a en­fren­tar lo des­co­no­ci­do. Y los que tie­nen po­si­bi­li­da­des in­clu­so de­ci­den huir, bus­can­do des­ti­nos más con­fia­bles y se­gu­ros.

Ésa es la rea­li­dad que se vi­ve en de­ce­nas de me­dios, de sa­las de re­dac­ción en don­de la po­lí­ti­ca edi­to­rial es so­me­ti­da an­te la ame­na­za que lle­ga me­dian­te un sim­ple te­le­fo­ne­ma de quien —real o fal­sa­men­te— se iden­ti­fi­ca co­mo el ca­po en tur­no
o la au­to­ri­dad in­ti­mi­da­to­ria.

Es el ins­tan­te pre­ci­so en el que las pa­la­bras si­len­cio y súper­vi­ven­cia se con­vier­ten en si­nó­ni­mos al ser­vi­cio de un ti­ra­no y de sus cóm­pli­ces ofi­cia­les, en per­jui­cio de la so­cie­dad.

La ar­te­roes­cle­ro­sis me­diá­ti­ca co­mien­za a sur­tir sus efec­tos en el pa­pel, en el mi­cró­fo­no y en la pan­ta­lla. Ca­da cri­men im­pu­ne con­tra un pe­rio­dis­ta lo agra­va. Ca­da día cues­ta más tra­ba­jo pul­sar una plu­ma o mo­ver un de­do. Lo mis­mo pa­ra im­pri­mir una le­tra que pa­ra dis­pa­rar una cá­ma­ra o ar­ti­cu­lar una pa­la­bra fren­te al mi­cró­fo­no.

La rea­li­dad es que de sú­bi­to el to­do­po­de­ro­so Ciu­da­da­no Ka­ne se vol­vió vul­ne­ra­ble. Es iden­ti­fi­ca­ble, frá­gil en sus in­te­re­ses y en su in­te­gri­dad. Es ame­na­za­ble, so­me­ti­ble y pres­cin­di­ble.

Des­de El Es­pec­ta­dor en Bo­go­tá has­ta El Dia­rio de Juá­rez, el se­ma­na­rio Ze­ta en Ti­jua­na, El Dia­rio de Nue­vo La­re­do o el No­roes­te en Cu­lia­cán, los de­sa­fíos se pa­gan con san­gre. El si­len­cio se ex­tien­de.

Por eso re­sul­ta muy com­ple­ja la bús­que­da de una so­lu­ción en blo­que, gre­mial. Por­que los que fir­man sus no­ti­cias, los que apa­re­cen en pan­ta­lla e in­clu­so los due­ños de los me­dios, son per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­bles. Por­que los que em­pu­ñan una ak-47 go­zan de un ano­ni­ma­to que se per­pe­túa has­ta su cap­tu­ra o su ajus­ti­cia­mien­to.

Pe­ro el pro­ble­ma se mul­ti­pli­ca ex­po­nen­cial­men­te por­que ca­da uno de los 64 ase­si­na­tos con­tra pe­rio­dis­tas en lo que va de la dé­ca­da es­tá am­pa­ra­do por un man­to de im­pu­ni­dad. Con su in­com­pe­ten­cia o con su com­pli­ci­dad, el Es­ta­do ter­mi­na ope­ran­do a fa­vor de los per­pe­tra­do­res del si­len­cio.

Pe­ro en me­dio de es­te caos exis­ten es­pe­ran­zas, bue­nas nue­vas. Y es que los va­cíos in­for­ma­ti­vos no exis­ten. Con me­dios de co­mu­ni­ca­ción o sin ellos, las so­cie­da­des ter­mi­nan por or­ga­ni­zar­se y por crear al­ter­na­ti­vas que, aún con me­nos efi­ca­cia, pro­veen la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra la más ele­men­tal to­ma de de­ci­sio­nes. Y por for­tu­na las nue­vas tec­no­lo­gías vi­nie­ron a cam­biar las re­glas del jue­go pa­ra al­te­rar de raíz el es­ta­do de si­tio en el que vi­vi­mos los co­mu­ni­ca­do­res me­xi­ca­nos.

Ba­jo es­tas cir­cuns­tan­cias de gue­rra, el frá­gil y so­me­ti­ble Ciu­da­da­no Ka­ne, el to­do­po­de­ro­so que fi­ja agen­das, es reem­pla­za­do ace­le­ra­da­men­te por el Ciu­da­da­no Di­gi­tal. Es una evo­lu­ción na­tu­ral de las es­pe­cies in­for­má­ti­cas que crea nue­vos ma­pas pa­ra la súpervi­ven­cia de la irre­nun­cia­ble li­ber­tad de ex­pre­sión. La gen­te ne­ce­si­ta sa­ber por cual­quier me­dio, a cual­quier pre­cio.

El des­per­tar de las re­des so­cia­les y las pro­duc­cio­nes per­so­na­les son hoy el par­to de es­ta nue­va ge­ne­ra­ción que ges­ta al Ciu­da­da­no Di­gi­tal. No es ne­ce­sa­rio pe­dir con­ce­sio­nes al go­bier­no ni te­ner que so­me­ter­se an­te el ame­na­zan­te po­der del cri­men or­ga­ni­za­do. La tec­no­lo­gía fa­ci­li­ta; el ano­ni­ma­to que da, tam­bién.

Son esos ciu­da­da­nos di­gi­ta­les los que ya to­ma­ron su asien­to en el con­cier­to de la era de la in­for­ma­ción pa­ra crear una ga­la­xia que ya tras­to­có la de Gu­ten­berg. Una ga­la­xia que se ha­ce om­ni­pre­sen­te en ca­da uno de los mi­llo­nes de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res que pue­den le­van­tar imá­ge­nes en cual­quier si­tio y di­fun­dir­las en se­gun­dos a to­do el mun­do.

Son esos ciu­da­da­nos di­gi­ta­les los que es­tán to­man­do por asal­to el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo de los me­xi­ca­nos a tra­vés de sus men­sa­jes y de sus imá­ge­nes en You­Tu­be, Fa­ce­book o Twit­ter. Vi­ra­les, li­bres, lo mis­mo en el uso que en el abu­so.

Ahí en la red anó­ni­ma sue­le es­tar hoy la in­for­ma­ción an­tes que en cual­quier otro me­dio. Ahí se pu­bli­ca la cru­da rea­li­dad, aun cuan­do los me­dios for­ma­les se vean obli­ga­dos, muy en­ten­di­ble­men­te, a si­len­ciar­la.

Los ciu­da­da­nos lo sa­ben y los ávi­dos con­su­mi­do­res de la in­for­ma­ción tam­bién. Por eso con­sul­tan los lla­ma­dos nar­co­blogs. Por­que sea quien sea que los ali­men­te, la in­for­ma­ción es­tá ahí, aun an­tes que en los gran­des me­dios tra­di­cio­na­les.

Cuan­do el pa­sa­do sep­tiem­bre el he­li­cóp­te­ro del Pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón su­frió un des­per­fec­to en Ve­ra­cruz, el pri­mer re­por­te de la ave­ría lo dio El Blog del Nar­co. Mi­nu­tos des­pués los si­tios de los prin­ci­pa­les dia­rios del país ha­cían eco de la pri­mi­cia que pu­do dar­se por­que al­guien, des­de el lu­gar de los he­chos y con un ce­lu­lar, pu­do ade­lan­tar la no­ti­cia.

Y ahí es don­de se es­tá dan­do la sa­li­da al cer­co in­for­ma­ti­vo. En la po­si­bi­li­dad de que los me­dios tra­di­cio­na­les to­men del mun­do vir­tual lo que los ciu­da­da­nos su­ben a las re­des so­cia­les.

Las clá­si­cas teo­rías de la co­mu­ni­ca­ción, aque­llas que nos im­plan­tó el fi­ló­so­fo Mars­hall McLu­han con su cé­le­bre El Me­dio es el men­sa­je, es­tán ya ob­so­le­tas. Esa his­to­ria ter­mi­nó.

Aho­ra el men­sa­je es el men­sa­je. Los mo­no­po­lios en la dis­tri­bu­ción que le otor­ga­ban el po­der al Ciu­da­da­no Ka­ne es­tán de sa­li­da. La apa­ri­ción del Ciu­da­da­no Di­gi­tal mo­di­fi­ca ra­di­cal­men­te el en­tor­no me­diá­ti­co y el cam­bio se ace­le­ra en si­tua­cio­nes de cri­sis co­mo la que hoy vi­vi­mos en Mé­xi­co.

Si incorporáramos es­ta nue­va rea­li­dad a nues­tro Him­no Na­cio­nal, po­dría­mos en­to­nar­le una nue­va le­tra: “Mas si osa­re un ex­tra­ño ene­mi­go, pro­fa­nar con sus ar­mas tus me­dios, pien­sa oh Pa­tria que­ri­da que la red, un pe­rio­dis­ta en ca­da hi­jo con ce­lu­lar te dio”.

Una respuesta para “Violencia y ciudadanía digital”
  1. […] Violencia y ciudadanía digital Ramón Alberto Garza Diciembre 2010 Las imá­ge­nes son vio­len­tas, de com­ba­te: una gue­rra abier­ta y des­car­na­da. Hom­bres con ar­mas lar­gas, aper­tre­cha­dos de­trás de sus ca­mio­ne­tas, en un es­ta­do de si­tio en el que el fue­go y la muer­te se pro­lon­gan por ho­ras. No es Irak, ni Af­ga­nis­tán. Es Va­lle Her­mo­so, en la fron­te­ra ta­mau­li­pe­ca en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos. Leer más […]

Dejar un comentario



Comunicación en la sociedad del espectáculo
Todos los seres se comunican de una u otra manera. De no hacerlo solo existiría la nada. Esta reflexión acerca de qué es la comunicación y sus muchos medios fue una conferencia dictada el 20 de febrero de 2015 en el Departamento de Educación y Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco. Cuando hoy hablamos […]
El uso de las redes sociales en México
Diversos estudios internacionales revelan los porcentajes de gente que hace uso de las redes sociales en México y con qué fines. Utilizar Facebook, Twitter, LinkedIn, YouTube o cualquier otra de las diversas redes sociales se ha vuelto una actividad común y cotidiana para muchos mexicanos. No obstante, su alcance sigue siendo limitado comparado con otros […]
El costo humano de las nuevas tecnologías. Entrevista con Federico Reyes Heroles
¿Qué tipo de interacción social queremos? Esta es la interrogante que subyace en Alterados: Preguntas para el siglo XXI, ensayo de largo aliento donde Reyes Heroles reflexiona sobre los efectos que las nuevas tecnologías tienen en las personas y la forma en que han modificado las relaciones humanas, particularmente entre los jóvenes. GERARDO OCHOA SANDY: […]
Adicción a los dispositivos y aparatos tecnológicos
En tiempos en que la tecnología parece dominar el mundo, las personas dependemos cada vez más de los dispositivos electrónicos. ¿En qué momento se convierte este hábito en adicción? ¿Qué es realmente una “adicción”? Recibo como un honor la invitación de Este País (¡qué bella y buena revista!) para abordar el asunto del título. De […]
Una nueva cultura juvenil*
Los nuevos medios de comunicación tienen un impacto directo en la forma en que los adolescentes construyen su identidad y se relacionan con otras personas. La autora estudia el vínculo de los jóvenes con la tecnología y cómo es que esta define una nueva manera de ser y hacer. Para la mayoría de los jóvenes, […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (243.435)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (207.531)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (140.018)
...

La distribución del ingreso en México (138.956)
...

La economía mexicana del siglo xx: entre milagros y crisis (85.441)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores