Sbado, 17 Agosto 2019
Artículos relacionados
¿Están funcionando los juicios orales en México?
Este País | Guillermo Zepeda Lecuona | 01.09.2011 | 8 Comentarios

A poco más de tres años de la firma de la reforma en materia penal, nuestro autor revisa los avances en el arduo proceso de implementación del sistema acusatorio, inédito en nuestro país. Comienzan a notarse los resultados, pero la labor pendiente es mayúscula y las inercias difíciles de romper.

245-Zepeda_Page_1_Image_0001

En junio de 2008 se realizó una reforma constitucional que implica una profunda transformación del sistema de justicia penal en nuestro país. Se busca revertir los problemas del sistema de justicia tradicional, que se puede simplificar para efectos de este texto en problemas cualitativos o de justicia y problemas cuantitativos o de ineficiencia.

De justicia, porque tiene un modelo procesal inquisitivo y autoritario en el que las ineficiencias de la policía y del ministerio público están “subsidiadas”. El gran ausente es el juez, quien no preside las audiencias y las delega en sus colaboradores. En muchos casos se violan los derechos humanos de víctimas y acusados y sólo en algunos casos, después de prolongados procesos de amparo, se pueden revertir esas arbitrariedades (en no pocas ocasiones, después de años de prisión).

Por lo que se refiere a la ineficiencia, se tiene un sistema anquilosado que mantiene los formalismos y el modelo de gestión de hace cientos de años, con la elaboración de un expediente escrito. Según las encuestas de victimización, sólo se reportan 15 de cada 100 delitos; sin embargo, con eso basta para tener al sistema penal al borde del colapso: sólo una de cada cuatro investigaciones se resuelven; los funcionarios, abrumados, toman mecanográficamente las declaraciones de los participantes; las audiencias se realizan uno o dos meses después de solicitadas y con frecuencia se difieren. Además, 75% de los recursos de las procuradurías y del poder judicial está volcado en los casos menores.

En la actualidad, el nuevo sistema penal se ha comenzado a instrumentar en una tercera parte de los estados: Chihuahua y Oaxaca (2007); Zacatecas (2008); Estado de México, Morelos y Durango (2009), y Baja California (2010). Recientemente se ha aprobado una legislación que instrumenta el Sistema de Justicia Penal Acusatorio y Adversarial (saa) en los estados de Hidalgo, Guanajuato, Nuevo León y Puebla. En el Congreso de la Unión se discute actualmente la legislación penal y procesal que instrumentaría la reforma en el ámbito federal.

Desde 2010 se ha venido realizando un estudio de seguimiento de los procesos de implementación de la reforma penal. Este trabajo ha sido posible gracias al apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). En virtud de los resultados obtenidos, se puede confirmar que en los estados que han instrumentado la reforma penal se están registrando profundas transformaciones en el sentido esperado. Por el alcance y la extensión de este texto, bosquejaremos sólo los principales hallazgos de esta investigación.

245-Zepeda-balazo
El nuevo modelo procesal propicia un servicio de justicia de mayor calidad, con mejor capacidad de investigación técnica del ministerio público. Los recursos, capacidad y desempeño de los defensores públicos han sido una de las áreas donde mayores mejoras se pudieron apreciar. También los juzgadores presiden todas las audiencias y su capacidad de conducción y de velar por el respeto a los derechos fundamentales de víctimas, ofendidos e imputados. Las víctimas tienen nuevos derechos que pueden defender directamente y pueden impugnar las acciones indebidas o la pasividad del ministerio público.

El abuso de la prisión preventiva se está reduciendo. En los estados con reforma se ha dejado de sobrecriminalizar delitos menores con la prisión preventiva. Mientras que en los estados sin reforma 43% de los reclusos no tienen sentencia, entre los estados con reforma, Zacatecas tiene 30% de presos sin condena y Nuevo León, 28%. Un ejemplo muy claro se da en Oaxaca: en las dos regiones reformadas, la prisión preventiva aqueja a 24% de los reclusos, mientras que en las seis regiones sin reforma la prisión preventiva alcanza a 50% de la población penitenciaria.

En relación con el denominado “error judicial” —personas procesadas y en ocasiones encarceladas que después de un proceso penal finalmente son absueltos—, un número significativo de casos revela que las “aduanas” del proceso no funcionaron para reducir a su menor expresión los actos de molestia sin fundamentos suficientes.

En nuestro país la tasa de absolución es de 11.5%, unas 23 mil personas al año. Los estados sin reforma tienen una tasa de absolución de 12.7%. Las regiones del país con reforma penal presentan los indicadores más bajos de esta variable: Chihuahua, 2.1%; Zacatecas, 2.7%, y Oaxaca, 3 por ciento.

En lo que se refiere a la capacidad de respuesta y a la eficiencia (desafíos cuantitativos) de la investigación, mientras que en el sistema tradicional apenas se resuelve una de cada cinco investigaciones (26%), en los estados con reforma la justicia alternativa y las salidas alternativas permiten concluir una mayor proporción de asuntos. Todos los estados con reforma, con excepción de Morelos (23%), tienen una tasa de resolución de investigaciones superior a ese promedio nacional de 26%, desde Zacatecas con 33% hasta Chihuahua con 42.4% (arriba de 60% más que el promedio nacional). Esta mayor tasa de esclarecimiento y conclusión de las investigaciones aumenta la probabilidad de captura y reduce por tanto la tasa de impunidad.

Por otra parte, aunque son menos los casos que están llegando al proceso penal, los que llegan ante los jueces corresponden, en general, a delitos con mayor grado de violencia y de impacto social.

En los estados sin reforma, todavía 37.5% de las condenas son de menos de un año y 27.1% son sanciones de entre uno y tres años de prisión; esto es, 64.6% de las condenas corresponden a delitos menores; en cambio, en el nuevo sistema los delitos menores no violentos o no intencionales se resuelven por mecanismos alternativos, permitiendo al ministerio público dedicar más recursos a la persecución en tribunales de los delitos de mayor impacto social.

245-Zepeda-Grafica1

Se han documentado buenas prácticas en diversos estados analizados, como la existencia de instancias autónomas de atención temprana (Chihuahua, Baja California, Durango), el fortalecimiento de las áreas de seguimiento de acuerdos reparatorios y de medidas judiciales (Chihuahua), y la creación de programas de atención y protección a víctimas (Chihuahua). En la mayoría de los estados con reforma se impulsa la instrumentación de nuevos modelos de gestión y sistemas computacionales para la organización y distribución del trabajo. Hemos constatado la vocación y el compromiso de los servidores públicos de la seguridad y la justicia penal con el sistema acusatorio y adversarial.

Los estados con reforma están generando información de gran calidad y cada vez la comunican mejor para mostrar los avances del sistema. Estados como Baja California han desarrollado indicadores y se han comprometido con metas cuantificables. Las procuradurías y los tribunales mejoran su capacidad de comunicación con la sociedad: Morelos ha impulsado campañas de difusión sobre las ventajas y la disponibilidad de nuevos instrumentos para el acceso a la justicia penal; el Poder Judicial de Durango ofrece un curso avalado por la Secretaría de Educación Pública y la Secretaría del Consejo de Coordinación para la Implementación del Sistema de Justicia Penal sobre el nuevo sistema dirigido a periodistas y comunicadores. El gobierno de Baja California realiza encuestas periódicas para dar seguimiento al conocimiento ciudadano del proceso de reforma en marcha y su percepción sobre la operación del nuevo sistema de justicia.

Estos resultados destacan porque contrastan con las ineficiencias y deficiencias del sistema tradicional, pero no quiere decir que todo vaya sobre ruedas. Hay muchas áreas de mejora posible y enormes desafíos. En nuestro estudio también se han detectado áreas de oportunidad y lecciones que deben ser aprendidas.

En algunos estados el ministerio público sigue actuando con protocolos y rutinas heredadas del anterior sistema y que ya no son consistentes con el nuevo modelo (en algunos casos se siguen capturando mecanográficamente las declaraciones en vez de videograbar y tomar notas, o se siguen cosiendo a mano farragosas “carpetas de investigación”). En uno de los estados visitados todavía se trabaja bajo la lógica del turno de 24 por 24 horas, lo que no es compatible con los requerimientos procesales del nuevo modelo; en Oaxaca el ministerio público que investiga todavía es distinto del que litiga y defiende esa investigación ante los jueces (afortunadamente la Procuraduría está trabajando para terminar con esa anomalía). El ministerio público sigue siendo el cuello de botella y requiere una reingeniería en todos sus procesos.

Falta intensificar en algunos casos la simplificación y desformalización de los procedimientos de las salidas alternativas, pues aunque los casos resueltos por esta vía se llevan sólo entre 30 y 45 días (frente a los más de 150 días promedio del sistema tradicional), podrían tomar todavía menos tiempo, y siguen consumiendo más recursos humanos y materiales de lo necesario. Por ejemplo, en Oaxaca todavía la mitad de los casos llevados ante los jueces se canalizan a justicia alternativa y a salidas alternativas. Aquí hay mucho por hacer.

La aceptación de la ciudadanía y la legitimación social de la justicia alternativa, del criterio de oportunidad y de mecanismos como la suspensión del procedimiento a prueba y el procedimiento abreviado, como formas adecuadas y justas de resolver los asuntos penales, son fundamentales para el arraigo del nuevo sistema. En los estados visitados, la tasa de cumplimiento de los acuerdos reparatorios oscila entre 89 y 93%, lo que es muy satisfactorio y tiene que difundirse. Asimismo, tiene que darse seguimiento a los casos de incumplimiento. Se está proponiendo un estudio de satisfacción de usuarios de los mecanismos de justicia restaurativa y alternativa, así como de las salidas alternativas.

En el nuevo sistema, la profesionalización y el servicio civil de carrera son también un gran desafío. Los políticos deben de comprometerse a respetar los perfiles de los funcionarios y la trayectoria en el servicio público en un área tan especializada y delicada como es la justicia penal. En tres de los estados en los que realizamos el estudio hubo elecciones (Chihuahua, Oaxaca y Zacatecas) y pudimos constatar una rotación de personal significativa con el cambio de gobierno. En muchos casos, personas muy capacitadas —en las que se habían invertido muchos recursos de capacitación para el nuevo sistema— dejaron las instituciones. Muchos de los nuevos funcionarios proceden del sistema tradicional y no siempre han recibido una capacitación suficiente; en algunos casos, han ido aprendiendo sobre la marcha con el apoyo de colegas de mayor experiencia.

Los juicios orales son una esperanza para construir un mejor sistema de justicia penal para las generaciones venideras. Muchos mexicanos están luchando todos los días por consolidarlo en los estados con reforma y construirlo en los estados que planean y preparan su instrumentación. Se está demostrando que se tiene el talento y la capacidad en México para satisfacer los estándares internacionales y para generar buenas prácticas y casos exitosos que pueden ser replicados en otras latitudes.

1 Esta publicación ha sido posible gracias al apoyo del pueblo de Estados Unidos a través de la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID). Su contenido es responsabilidad del autor y no refleja necesariamente el punto de vista de usaid o del gobierno de Estados Unidos.

_______________
GUILLERMO ZEPEDA LECUONA es Coordinador del Estudio de Seguimiento del Proceso de Implementación del Nuevo Modelo de Justicia Penal en México, programa que es posible gracias al generoso apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

8 Respuestas para “¿Están funcionando los juicios orales en México?
  1. Rex dice:

    Actualmente (2015) en Guanajuato está por implementarse en la Región “C”, 8es decir le tarcera de las cuatro regiones que la conforman, pero desafortunadamente en la Procuraduría del Estado no existe el compromiso social, ni el compromiso institucional, sino que lo que se da es el compromiso a los favores recibidos, pues los cargos se siguen asignando no de acuerdo a la trayectoria, experiencia y capacidad, sino que se asignan a los allegados, amigos, compadres y amantes de los directivos, de continuar a sí las cosas será muy complicado que la Procuraduría cumpla con su función…se necesita una verdadera profesionalización…

  2. alejandro alcocer dice:

    CLARO QUE EL SISTEMA ACUSATORIO ESTÁ FUNCIONANDO, LO QUE URGE ES QUE TERMINE DE ARRANCAR Y DE INSTALARSE EN TODOS LOS ESTADOS, EN MIS CONTINUS VIAJES DE INVESTIGACIÓN HE NOTADO QUE LOS PRICIPALES ENEMIGOS SON LA APATIA DE LOS ABOGADOS LITIGANTES, EL EGOISMO DE LOS GOBIERNOS LOCALES Y LA CONCHUDEZ DE LOS ESTADOS QUE PRETENDEN QUE EL GOBIERNO FEDERAL LES INYECTE TODO EL RECURSO, SON NECESARIOS TAN SÓLO CUATRO COSAS EN ESE ESTRICTO ORDEN: VOLUNTAD, CAPACITACIÓN, ESTRUCTURA E INFRAESTRUCTURA, LO MALO ES QUE SE QUEJAN LOS ESTADOS DE QUE LES FALTA LA INFRAESTRUCTURA COMO SI ELLO FUERA NECESARIO DEL TODO.

  3. LUIS dice:

    Es interesante, sin embargo es importante la preparación de los jóvenes abogados, ya que terminando la carrera no sabemos de litigio nada y nadie quiere enseñarnos,afortunadamente existe un abogado que se preocupa por enseñar a los estudiantes de derecho y abogados sin experiencia, en foma particular, si les interesa el tel de su despacho es 59727470 ahí les pueden informar, de verdad aprenderan la forma correcta de litigar.

  4. Loyda Lidia dice:

    Muy interesante artículo. Y actualmente, (marzo de 2013), ¿En cuántos Estados de la República han implementado el nuevo sistema? Y, ¿será que lo implementaran todas la entidades federativas? A mi parecer es excelente la reforma… Gracias por su pronta respuesta.. Soy chiapaneca.

  5. Victor gonzalez dice:

    Excelente artículo.

  6. Melchor Tapia dice:

    Me urge ponerme en contacto con uds. soy maestrante de Politicas públicas de la UMSNH y mi intencion es desarrollar mi tesis en relacion a la procuracuon de justicia y sus politicas publicas en torno a la implementacion del nuevo sistema de justicia penal en Michoacán. y no hallo bien como empezar… saludos. estoy a sus ordenes en [email protected] y 7861139401 asi como 4433340723. Gracias…

  7. Julio Lerma dice:

    Felicidades por realizar un seguimiento a un tema tan importante para el país, ojala puedan visitar Guanajuato, acá se esta trabajando duro para el exito del sistema, nos gustaría conocer su opinión. Gracias

  8. Noé Dúran Hernandez dice:

    Espero que en los estados donde toda via no esta la reforma se lleve acabo por que en lo personal considero que si funciona el nuevo sistema de juiticia penal en mexico.

    claro que nos falta pero poco apoco realizaremos los cambios pertinentes es cuanto

Dejar un comentario



Los juicios orales: la justicia pendiente en México
Las sonrisas de Layda Negrete y Roberto Hernández, productores del documental Presunto culpable, son inmensas. No es para menos. Acaban de ser absueltos de una demanda por daño moral que, de haber prosperado, los hubiera obligado a pagar tres mil millones de pesos. A su alrededor, en las escalinatas del Tribunal Superior de Justicia del […]
Seis años de juicios orales en México
Aunque su impacto no es inmediato, los avances en la procuración e impartición de justicia son vitales en la lucha contra la inseguridad. A seis años de la reforma penal, parece haber noticias alentadoras. En opinión del autor, el sistema de justicia mexicano está cambiando para bien. En 2007, Chihuahua y Oaxaca comenzaron la implementación del […]
El juicio que viene
A lo largo de los últimos doce meses y bajo la coordinación de Luis de la Barreda, Este País ha acogido una serie mensual de artículos en torno a la reforma judicial de 2008 y, en particular, a los juicios orales. En este espacio, destacados especialistas se pronunciaron en contra y a favor del sistema […]
Juicios orales: Una reforma varada
La implementación adecuada de un sistema depende, por supuesto, de su comprensión cabal. Se dice y se repite que la reforma en materia penal aprobada hace ya cuatro años es una reforma fundamentalmente judicial. En la undécima entrega de esta sección, el autor cuestiona este lugar común y advierte sobre los riesgos de seguir construyendo […]
Cimientos para una nueva forma de hacer justicia
En esta nueva entrega de la serie que dedicamos a la reforma penal de 2008, el autor explica la dinámica y los mecanismos para la implementación de los juicios orales, que está en proceso. La reforma constitucional en materia de seguridad y justicia penal de 2008 fue una apuesta por transformar de manera radical la […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (226.492)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (129.036)
...

La distribución del ingreso en México (120.800)
...

Los grandes problemas actuales de México (119.869)
...

Perfil demográfico de México (72.065)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores