Jueves, 17 Octubre 2019
Artículos relacionados
¿Prensa cerrada en una sociedad abierta?
Este País | Gregorio Ortega Molina | 28.02.2011 | 1 Comentario

Un país que aspira al libre acceso a la información pública y a la rendición cabal de cuentas por parte de sus gobernantes debe albergar una prensa tan abierta como plural y responsable. En palabras del autor, “todo puede y debe discutirse abiertamente”.

La ac­ti­tud de los me­xi­ca­nos pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas de su en­tor­no, obli­ga a la rea­fir­ma­ción de ideas o de­fi­ni­cio­nes que as­pi­ran a ex­pli­car­lo o, al me­nos, a acep­tar­lo. Tal es el ca­so del pe­rio­dis­mo.

Nun­ca co­mo hoy —de­bi­do a la vio­len­cia pro­pi­cia­da por la gue­rra con­tra la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da— se dis­cu­te lo que pue­de o no ha­cer un re­por­te­ro, un fo­tó­gra­fo, un pe­rio­dis­ta que cu­bra los di­fe­ren­tes án­gu­los de la in­for­ma­ción.

prensa cerrada

Foto tomada de flickr.com/Claudio

Es ne­ce­sa­rio de­jar apun­ta­do que el pe­rio­dis­mo es un ofi­cio, no una pro­fe­sión. Co­mo tal, tie­ne ciertas ca­racterísticas ar­te­sa­na­les —a pe­sar de la velocidad con la que hoy se in­for­ma de los su­ce­­sos—, lo que ha­ce de la no­ta in­forma­ti­va al­go si­mi­lar a un ale­bri­je: la no­ti­cia de­be re­fle­jar la ca­­­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción de ca­da uno de los re­por­te­ros que tra­ba­jan pa­ra los di­ver­sos me­dios; un reporte no puede ser idéntico a otro, co­mo de nin­gu­na ma­ne­ra son igua­les los ale­bri­jes. En eso con­sis­te la ri­que­za de la in­for­ma­ción: en la di­ver­si­dad con que los periodistas trans­mi­ten y dan a co­no­cer la no­ti­cia, el he­cho, con per­cep­ción y se­llo pro­pios, pues eso es lo que per­mi­te y fa­vo­re­ce la for­ma­ción de la lla­ma­da opi­nión pú­bli­ca.

De allí que azo­re la au­to­com­pla­cen­cia de Ga­briel Gar­cía Már­quez y sus exé­ge­tas, cuan­do al nue­vo pe­rio­dis­mo se re­fie­ren. Es­te ofi­cio no ha va­ria­do, se tra­ta de ofre­cer al con­su­mi­dor de no­ti­cias el qué, cuán­do, có­mo y dón­de del su­ce­so. Por el con­tra­rio, lo que evo­lu­cio­nó son los ins­tru­men­tos y la ve­lo­ci­dad de di­fu­sión, lo que fa­vo­re­ce la for­ma­ción y el for­ta­le­ci­mien­to de la so­cie­dad abier­ta. Lo que por di­ver­sas ra­zo­nes no se da a co­no­cer a tra­vés de los me­dios, de in­me­dia­to es co­mu­ni­ca­do por Twit­ter; la ima­gen que es cen­su­ra­da en las te­le­vi­so­ras, es su­bi­da a In­ter­net, en blogs o por­ta­les di­ver­sos. La rea­li­dad ven­ció la po­lí­ti­ca edi­to­rial de los me­dios y a las di­rec­cio­nes ge­ne­ra­les de co­mu­ni­ca­ción so­cial.

El peor ene­mi­go de la in­for­ma­ción fue­ron las ofi­ci­nas de pren­sa; crea­das con la pre­ten­sión de uni­for­mar cri­te­rios con el pro­pó­si­to de que la no­ti­cia coin­ci­die­ra con la di­fun­di­da por el emi­sor y no con la rea­li­dad, después escalaron a ti­rar “lí­nea” y a la cen­su­ra. Hoy un Twit­ter pue­de ser más rá­pi­do que la co­mu­ni­ca­ción en­tre el je­fe de Es­ta­do y su vo­ce­ro, quien ten­dría que dar a co­no­cer lo que bue­na par­te de la so­cie­dad ya sa­be, con o sin de­for­ma­cio­nes de in­te­rés po­lí­ti­co o ideo­ló­gi­co.

La rea­li­dad su­pe­ra a la fic­ción. Los me­dios de­ja­ron de com­pe­tir en­tre ellos pa­ra ha­cer­lo aho­ra con­tra la ve­lo­ci­dad, los re­cur­sos ci­ber­né­ti­cos y lo es­pon­tá­neo de mu­chos afi­cio­na­dos de la so­cie­dad, que “twit­tean” o su­ben a por­ta­les o blogs in­for­ma­ción o imá­ge­nes an­tes de que ha­yan si­do su­per­vi­sa­das o ma­qui­lla­das por los informadores.

¿Có­mo en­ton­ces as­pi­rar a es­ta­ble­cer nor­mas, au­to­rre­gu­la­cio­nes o si­mu­la­cio­nes en ma­te­ria in­for­ma­ti­va, cuan­do se trata de la gue­rra en­tre la le­ga­li­dad y el nar­co­trá­fi­co? No han fal­ta­do fil­tra­cio­nes ni im­pos­tu­ras en el es­fuer­zo por es­ta­ble­cer un con­trol so­bre la in­for­ma­ción de es­ta vio­len­cia co­ti­dia­na, la ma­yor de ellas pre­ten­der que la so­cie­dad crea que son los ba­ro­nes de la dro­ga quie­nes or­de­nan el ase­si­na­to o la eje­cu­ción de pe­rio­dis­tas, los se­cues­tros de co­mu­ni­ca­do­res y el van­da­lis­mo con­tra ins­ta­la­cio­nes de al­gu­nos me­dios.

Na­da más fal­so, sea­mos sen­sa­tos. Un de­lin­cuen­te, por es­tú­pi­do o re­fi­na­do que sea, quie­re, ne­ce­si­ta, pa­sar de­sa­per­ci­bi­do, pa­ra dis­fru­tar de su po­der y su for­tu­na en el ano­ni­ma­to. Exis­tie­ron ex­cep­cio­nes: los nar­cos co­lom­bia­nos de la dé­ca­da de los 80 y 90, no­to­ria­men­te Pa­blo Es­co­bar Ga­vi­ria, quien in­clu­so con­ten­dió por un pues­to de elec­ción po­pu­lar.

Re­cuer­den esa es­ce­na de Ca­ra Cor­ta­da, en la que Al Pa­ci­no acu­de a Bo­li­via a vi­si­tar a su pro­vee­dor y pro­mo­tor; éste le re­cuer­da lo ne­ce­sa­rio que es ser dis­cre­to, pa­sar de­sa­per­ci­bi­do. ¿Quién co­no­ce a los ba­ro­nes de la dro­ga es­ta­dou­ni­den­ses? Na­die, por su im­por­tan­cia y por su dis­cre­ción.

Mé­xi­co, con el im­pas­se de la tran­si­ción a cues­tas, ha avan­za­do en el ca­mi­no a con­ver­tir­se en una so­cie­dad abier­ta. De allí la crea­ción de ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Ins­ti­tu­to Fe­de­ral de Ac­ce­so a la In­for­ma­ción Pú­bli­ca Gu­ber­na­men­tal (ifai), a pe­sar de que hoy se ve ame­na­za­do por ac­cio­nes co­mo la re­ser­va im­pues­ta a la di­vul­ga­ción de la Li­ci­ta­ción 21 y los cré­di­tos fis­ca­les otor­ga­dos en 2007; cu­rio­sa­men­te, la ins­ti­tu­ción que se opu­so a di­fun­dir los nom­bres de los be­ne­fi­cia­rios, en con­tra de la ins­truc­ción del ifai, fue la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos. ¡Vi­vir­lo pa­ra creer­lo!

Pre­ci­sa­men­te por eso no pue­de de­jar de in­for­mar­se acer­ca de los re­sul­ta­dos de la gue­rra con­tra la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da. El es­fuer­zo de­be cen­trar­se en abrir más esa in­for­ma­ción y ofre­cer a la so­cie­dad to­das las va­ria­bles de los da­ños co­la­te­ra­les, pues a es­tas al­tu­ras las más de 30 mil muer­tes pue­den ser el me­nor de los ma­les, si se re­vi­san las con­se­cuen­cias aní­mi­cas, eco­nó­mi­cas, so­cia­les, cul­tu­ra­les. Di­gá­mos­lo con to­das sus le­tras: lo que tam­bién se di­ri­me en es­te con­flic­to si­mi­lar a una gue­rra in­ter­na, fo­ca­li­za­da —pe­ro con pre­ten­sio­nes de cu­brir to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal— es el fu­tu­ro de Mé­xi­co, son los dos con­cep­tos de na­ción que se dis­pu­tan el po­der, es la di­fe­ren­cia en­tre glo­ba­li­za­ción co­mo in­ter­de­pen­den­cia y glo­ba­li­za­ción co­mo de­pen­den­cia y su­mi­sión.

Karl R. Pop­per es muy cla­ro:

Es­ta ten­sión, es­ta in­quie­tud, son con­se­cuen­cia de la caí­da de la so­cie­dad ce­rra­da, y aún las sen­ti­mos en la ac­tua­li­dad, es­pe­cial­men­te en épo­cas de cam­bios so­cia­les. Es la ten­sión crea­da por el es­fuer­zo que nos exi­ge per­ma­nen­te­men­te la vi­da en una so­cie­dad abier­ta y par­cial­men­te abs­trac­ta, por el afán de ser ra­cio­na­les, de su­pe­rar por lo me­nos al­gu­nas de nues­tras ne­ce­si­da­des so­cia­les emo­cio­na­les, de cui­dar­nos no­so­tros so­los y de acep­tar res­pon­sa­bi­li­da­des. En mi opi­nión, de­be­mos so­por­tar es­ta ten­sión co­mo el pre­cio pa­ga­do por el in­cre­men­to de nues­tros co­no­ci­mien­tos, de nues­tra ra­zo­na­bi­li­dad, de la coo­pe­ra­ción y la ayu­da mu­tua y, en con­se­cuen­cia, de nues­tras po­si­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia y del nú­me­ro de la po­bla­ción. Es el pre­cio que de­be­mos pa­gar por ser hu­ma­nos.

El gra­do de ma­du­rez en el que hoy se de­sen­vuel­ve la so­cie­dad es mues­tra de que to­do pue­de y de­be dis­cu­tir­se abier­ta­men­te, de que la ren­di­ción de cuen­tas es con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que las con­se­cuen­cias de es­ta gue­rra, cu­yo ma­yor cos­to to­da­vía es­tá por eva­luar­se y cuan­ti­fi­car­se, pue­dan con­ver­tir­se en ex­pe­rien­cia que ayu­de a su­pe­rar due­los, au­sen­cias, po­bre­za, mu­ti­la­cio­nes, pers­pec­ti­vas y sue­ños de vi­da tri­tu­ra­dos, pa­ra que se trans­for­me la al­ter­nan­cia en tran­si­ción y per­mi­ta re­for­mar el mo­de­lo po­lí­ti­co, pues mien­tras no se re­co­noz­ca que el pre­si­den­cia­lis­mo me­xi­ca­no, prin­ci­pio y fin de to­do lo bue­no y lo ma­lo en es­te país, es el ta­pón que obs­tru­ye la evo­lu­ción de la apues­ta por el fu­tu­ro, y se de­ci­da re­vi­sar en su to­ta­li­dad las atri­bu­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les y me­ta­cons­ti­tu­cio­na­les que lo de­fi­nen, siem­pre es­ta­rá pre­sen­te la ten­ta­ción del au­to­ri­ta­ris­mo.

Una respuesta para “¿Prensa cerrada en una sociedad abierta?”
  1. […] ¿Prensa cerrada en una sociedad abierta? Gregorio Ortega Molina Febrero 2011 La ac­ti­tud de los me­xi­ca­nos pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas de su en­tor­no, obli­ga a la rea­fir­ma­ción de ideas o de­fi­ni­cio­nes que as­pi­ran a ex­pli­car­lo o, al me­nos, a acep­tar­lo. Tal es el ca­so del pe­rio­dis­mo. Nun­ca co­mo hoy —de­bi­do a la vio­len­cia pro­pi­cia­da por la gue­rra con­tra la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da— se dis­cu­te lo que pue­de o no ha­cer un re­por­te­ro, un fo­tó­gra­fo, un pe­rio­dis­ta que cu­bra los di­fe­ren­tes án­gu­los de la in­for­ma­ción. Leer más. […]

Dejar un comentario



Comunicación en la sociedad del espectáculo
Todos los seres se comunican de una u otra manera. De no hacerlo solo existiría la nada. Esta reflexión acerca de qué es la comunicación y sus muchos medios fue una conferencia dictada el 20 de febrero de 2015 en el Departamento de Educación y Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco. Cuando hoy hablamos […]
El uso de las redes sociales en México
Diversos estudios internacionales revelan los porcentajes de gente que hace uso de las redes sociales en México y con qué fines. Utilizar Facebook, Twitter, LinkedIn, YouTube o cualquier otra de las diversas redes sociales se ha vuelto una actividad común y cotidiana para muchos mexicanos. No obstante, su alcance sigue siendo limitado comparado con otros […]
El costo humano de las nuevas tecnologías. Entrevista con Federico Reyes Heroles
¿Qué tipo de interacción social queremos? Esta es la interrogante que subyace en Alterados: Preguntas para el siglo XXI, ensayo de largo aliento donde Reyes Heroles reflexiona sobre los efectos que las nuevas tecnologías tienen en las personas y la forma en que han modificado las relaciones humanas, particularmente entre los jóvenes. GERARDO OCHOA SANDY: […]
Adicción a los dispositivos y aparatos tecnológicos
En tiempos en que la tecnología parece dominar el mundo, las personas dependemos cada vez más de los dispositivos electrónicos. ¿En qué momento se convierte este hábito en adicción? ¿Qué es realmente una “adicción”? Recibo como un honor la invitación de Este País (¡qué bella y buena revista!) para abordar el asunto del título. De […]
Una nueva cultura juvenil*
Los nuevos medios de comunicación tienen un impacto directo en la forma en que los adolescentes construyen su identidad y se relacionan con otras personas. La autora estudia el vínculo de los jóvenes con la tecnología y cómo es que esta define una nueva manera de ser y hacer. Para la mayoría de los jóvenes, […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (229.993)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (133.864)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (131.033)
...

La distribución del ingreso en México (125.215)
...

Perfil demográfico de México (74.433)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores