Martes, 20 Agosto 2019
Artículos relacionados
Del arte lúdico y de lo lúdico del arte
Cultura | El Espejo De Las Ideas | Este País | Eduardo Garza Cuéllar | 01.12.2011 | 0 Comentarios

Para Mauricio Pérez,
un buen amigo “paisa”.

A la Plaza Botero, localizada en el corazón de Medellín, sólo le hace falta un poco de sol —condición por demás frecuente— para convertirse en una fiesta: un ritual cotidiano y fascinante del que las esculturas monumentales donadas por el artista a su ciudad son un pretexto indiscutible.

©Flickr.com/luvpreloved

©Flickr.com/luvpreloved

Los paseantes no parecen preguntarse sobre lo que las esculturas significan. Tampoco las tratan con la reverencia (o la ignorancia) con la que tratamos a los monumentos. Ni siquiera fingen frente a ellas erudición alguna, ni parecen rendirles ningún tipo de admiración idolátrica. Parecen más bien interactuar con ellas con verdadera fruición: las tocan, incluso hasta desgastarlas, se suben a ellas. Más que tomarles fotos, se toman fotos con ellas, asumen sus posiciones y sus gestos: juegan.

Dicho espacio y dicha experiencia tienen al menos dos antecedentes interesantes en esta inquietante y contrastante ciudad. La primera se encuentra en el Parque Berrío, en el que una escultura de una mujer de pie se volvió un punto de encuentro y un referente inequívoco para el personal de servicio doméstico en sus días de descanso. Contra la intención del autor y de sus estudiosos, la expresión “nos vemos en la gorda” se contagió hasta formar parte de la cultura y el lenguaje de la ciudad.

En el Parque San Antonio, el crimen organizado —en un acto desafiante y sintomático— hizo estallar una bomba en una escultura de una paloma (de la paz) del propio Botero, quien comprendió que se estaba viviendo una confrontación en el terreno de lo simbólico. Por eso en lugar de reparar o retirar la obra semidestruida por el bombazo, propuso dejarla intacta —es decir, destruida— en su lugar y colocar una nueva paloma en la misma plaza. La lucha por la conquista simbólica del espacio público (un tema por demás crucial en la historia de las ciudades con problemas de violencia) había quedado plasmada en Medellín y Botero había pasado, quizá sin pretenderlo pero de manera definitiva, a formar parte del paisaje urbano y de la historia de la ciudad.

La relación lúdica de la gente con la obra de Botero se repite en la acogedora Plaza de Santo Domingo en Cartagena de Indias. La única escultura de la plaza es una mujer de bronce recostada, cuyas partes nobles, como los mantos de los santos patrones, no requieren otro pulimiento que el del tacto de los paseantes.

©Flickr.com/OneEighteen

©Flickr.com/OneEighteen

Ni siquiera el silencio de los museos ni la solemnidad de estos espacios definidos por Octavio Paz como “templos modernos”, consiguen cambiar la relación que la gente establece con una obra que, como pocas, modifica el gesto de los turistas sajones, arranca risas y comentarios frescos, despierta la curiosidad de los niños, estimula el sentido del humor y hace sonreír a casi todos. Tanto en el Museo de Antioquia —situado en la citada Plaza Botero, en Medellín—, como en el Museo Nacional o el Museo Botero en Bogotá, los visitantes entablan una relación con la obra que, en síntesis, podemos adjetivar de lúdica.

Cuando nos relacionamos así, lúdicamente, con una obra, no sólo nos liamos con la misma (ni siquiera únicamente con su autor), establecemos también un vínculo inconsciente con quienes, a través de la contemplación, se han adueñado de la misma. Creamos con ellos una comunidad simbólica que, entre otras cosas, facilita el tránsito de lo estético a lo ético.

Ahora bien, cabe preguntarnos qué pasaría si el ámbito de lo lúdico no se agotara en el juego, sino que abarcara también la tesitura de lo dramático, lo bello, lo cómico, lo cursi, lo feo, lo grotesco, lo sublime, lo sagrado, lo ridículo y hasta lo trágico. Qué pasaría si no se limitara al discurso escultórico y pictórico, sino que abarcara también la música, la literatura, la arquitectura, las artes escénicas…

Esta sospecha de alguna manera sintetiza la intuición fundamental de la estética de Alfonso López Quintás. Para este continuador —aunque no explícito— de Zubiri, como para Jaspers, Buber, Lévinas o Saint-Exupéry, el hombre es, fundamentalmente, sed de encuentro. De ahí que la pregunta: ¿Cómo es que puedo construir un vínculo con alguien que inicialmente considero distinto, distante, externo y extraño a mí? sea un disparador recurrente de su pensamiento.

Concluye lúcidamente que no es en ningún tipo de relación instrumental, pero tampoco en ninguna que ocurra en el limitado terreno de la racionalidad cartesiana (estrechada por el cientificismo y el positivismo) donde, como personas, podemos encontrarnos.

Para López Quintás, el encuentro, que constituye la más radical de nuestras motivaciones, ocurre precisamente en lo que él denomina lo lúdico ambital, que en el caso de la comunicación interpersonal incluye el ocio, el deporte, el juego y la totalidad de los lenguajes artísticos, así como en el terreno de lo sagrado abarca el discurso litúrgico.

La propuesta filosófica de López Quintás nos habla, entre otras cosas, de la urgencia de liberar a la racionalidad de la estrechez en la que la modernidad la terminó secuestrando.

Nos ayuda también a comprender algo sobre la utilidad de lo inútil, sobre porqué nuestros compañeros de juego se convirtieron en definitivos y sobre los lugares y las formas en que podemos encontrar al otro.

Pero nos ayuda a entender algo más importante: porqué una tarde libre en Medellín tomando fotos y café, comentando algunas obras y recorriendo un museo relajadamente —sin ninguna pretensión académica— puede significarnos y amigarnos tanto. ~

——————————
EDUARDO GARZA CUÉLLAR es licenciado en Comunicación y maestro en Desarrollo Humano por la Universidad Iberoamericana, y posgraduado en Filosofía por la Universidad de Valencia. Ha escrito los libros Comunicación en los valores y Serpientes y escaleras, entre otros. Se desempeña como Director General y Consultor del despacho Síntesis.

Dejar un comentario



Teología del mal
Es difícil para alguien como yo aceptar que haya temas en los que la teología pueda ser más cercana al hombre que la filosofía, incluso más útil que la misma; admitir que el discurso sobre Dios pueda ser capaz de ofrecer, incluso al ateo, mapas más finos que los filosóficos para definir una ubicación existencial […]
Sobre el tercer territorio y el desplazamiento de las fronteras
Para que los esfuerzos de la sociedad civil cobren fuerza, es necesario que haya comunicación entre los distintos actores y exista un espacio público de encuentro. Bajo esa premisa, el autor hace un balance de esta sección de la revista, a un año de su creación. Dame serenidad para aceptar las cosas que no puedo […]
Cultura, mayo de 2015
Obra plástica de Beatriz Castañeda, poemas de Rafael Castillo Costa y un texto de Beatriz Espejo sobre Edmundo Valadés. Esto y más es lo que podrán encontrar en este número 116 del suplemento de cultura.
Narrativas postraumáticas
Para Humberto y Miguel Ángel, esta provocación agradecida. Hay sucesos que cuestionan de raíz la manera como hasta entonces habíamos concebido la vida y nos retan a crear formas nuevas de ser-en-el-mundo; marcan claramente la caducidad de un paradigma. Se trata de acontecimientos que desatan estupor e indignación masivos y que, luego, quedan marcados de […]
Vicente Leñero, sediento de Dios
No fue la primera vez que lo vi, pero sí la primera en que lo escuché hablar de su experiencia de fe. La reunión fue en un jardín en Cuernavaca de noche, tras la presentación en la Gandhi de un libro de Javier Sicilia. En torno a una de esas mesas largas y oscuras que […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (226.636)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (129.087)
...

La distribución del ingreso en México (120.962)
...

Los grandes problemas actuales de México (120.426)
...

Perfil demográfico de México (72.125)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores