Lunes, 21 Octubre 2019
Artículos relacionados
Felguérez: poeta de la forma
Cultura | Obra Plástica | Gerardo Estrada | 11.02.2011 | 0 Comentarios

Oc­ta­vio Paz es­cri­bió en 1973 so­bre Ma­nuel Fel­gué­rez y lo que su ge­ne­ra­ción ha­bía apor­ta­do a la cul­tu­ra me­xi­ca­na:

Los años de con­so­li­da­ción del ré­gi­men na­ci­do de la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na (1930-1945) fue­ron tam­bién los del gra­dual apar­ta­mien­to de las co­rrien­tes uni­ver­sa­les en la es­fe­ra del ar­te y la li­te­ra­tu­ra. Al fi­nal de es­te pe­rio­do el país vol­vió a en­ce­rrar­se en sí mis­mo y el mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co y poé­ti­co, ori­gi­nal­men­te fe­cun­do, de­ge­ne­ró en un na­cio­na­lis­mo aca­dé­mi­co no me­nos as­fi­xian­te y es­té­ril que el eu­ro­peís­mo de la épo­ca de Por­fi­rio Díaz. Los pri­me­ros en re­be­lar­se fue­ron los poe­tas y, ca­si in­me­dia­ta­men­te, los si­guie­ron los no­ve­lis­tas y los pin­to­res. En­tre 1950 y 1960, la ge­ne­ra­ción a la que per­te­ne­ce Fel­gué­rez —Cue­vas, Ro­jo, Gi­ro­ne­lla, Li­lia Ca­rri­llo, Gar­cía Pon­ce— em­pren­dió una ta­rea de hi­gie­ne es­té­ti­ca e in­te­lec­tual: lim­piar las men­tes y los cua­dros. Aque­llos mu­cha­chos te­nían un in­men­so ape­ti­to. Una cu­rio­si­dad sin lí­mi­tes y un ins­tin­to se­gu­ro. Ro­dea­dos por la in­com­pren­sión ge­ne­ral pe­ro de­ci­di­dos a res­ta­ble­cer la cir­cu­la­ción uni­ver­sal de las ideas y las for­mas, se atre­vie­ron a abrir las ven­ta­nas. El ai­re del mun­do pe­ne­tró en Mé­xi­co. Gra­cias a ellos los ar­tis­tas jó­ve­nes pue­den aho­ra res­pi­rar un po­co me­jor. (En Los pri­vi­le­gios de la vis­ta ii, Ar­te de Me­xi­co, fce, 1993.)

Hoy no ca­be du­da al­gu­na de que en esa épo­ca y en esa ge­ne­ra­ción tu­vo lu­gar un au­tén­ti­co “Re­na­ci­mien­to” del ar­te y la cul­tu­ra en Mé­xi­co, co­bi­ja­do por el ai­re de los tiem­pos y por una ins­ti­tu­ción ge­ne­ro­sa y abier­ta: la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Me­xi­co y su Di­rec­ción de Di­fu­sión Cul­tu­ral, ba­jo la sa­bia ges­tión de Jai­me Gar­cía Te­rrés. Ahí, se sen­ta­ron las ba­ses de lo que flo­re­ce­ría en los años se­sen­ta y que hoy se vi­ve ple­na­men­te, sin los fan­tas­mas y las cor­ta­pi­sas que vi­vie­ron en­ton­ces quie­nes in­te­gra­ban la ge­ne­ra­ción de Fel­gué­rez, lla­ma­da de la “Rup­tu­ra”: el pri­vi­le­gio de sa­ber­se li­bres y uni­ver­sa­les.

EP0211-MFelguerez-048

Aun­que coe­tá­neos, ca­si to­dos ellos, e iden­ti­fi­ca­dos en sus múl­ti­ples afa­nes, ca­da uno des­ta­ca por sus pe­cu­lia­ri­da­des. En el ca­so de Fel­gué­rez, és­tas tie­nen que ver con un he­cho po­co usual y que los pro­pios ar­tis­tas han co­men­ta­do po­co: un gran ri­gor ra­cio­nal, en es­te ca­so geo­mé­tri­co y ma­te­má­ti­co, com­bi­na­do con ple­na con­cien­cia de su sub­je­ti­vi­dad.

En 1978 pu­bli­có ba­jo el se­llo de la unam El es­pa­cio múl­ti­ple, la in­ves­ti­ga­ción que ini­cia­ra en 1972 y que cul­mi­nó con la ex­po­si­ción del mis­mo nom­bre en el Mu­seo de Ar­te Mo­der­no de Mé­xi­co en 1974. Es­te tex­to, que con­tó con la co­la­bo­ra­ción de Os­car Olea, sor­pren­de por el ri­gor y los co­no­ci­mien­tos con­cep­tua­les y ana­lí­ti­cos de que ha­ce ga­la Fel­gué­rez y que per­mi­ten al lec­tor com­pren­der me­jor no só­lo la obra del au­tor si­no la de otros se­gui­do­res de la mis­ma co­rrien­te abs­trac­ta.

En sus pro­pias pa­la­bras:

En­con­tré que a pe­sar de su apa­ren­te li­ber­tad y de su gran di­ver­si­dad, pro­duc­to de diez años de tra­ba­jo […], ca­da pin­tu­ra o es­cul­tu­ra era di­fe­ren­te, sin em­bar­go to­das po­dían re­du­cir­se a unas cuan­tas for­mas geo­mé­tri­cas sim­ples, com­bi­na­das de acuer­do con una in­ten­ción de equi­li­brio.
Al “geo­me­tri­zar” lo in­for­mal, en­con­tré que en es­tas obras ha­bía una “ma­ne­ra” que, ha­bien­do si­do ex­pre­sa­da con in­ten­ción au­to­má­ti­ca, con­te­nía sin em­bar­go una es­truc­tu­ra vi­sual, re­fle­jo de una es­truc­tu­ra in­te­rior de mi pro­pia ma­ne­ra de ha­cer.

Es­to mis­mo su­ce­de cuan­do en los años se­sen­ta se ini­cia Ma­nuel Fel­gué­rez en el ar­te pú­bli­co. Otra vez Paz: “No se pro­pu­so, na­tu­ral­men­te, re­pe­tir las ex­pe­rien­cias del ar­te ideo­ló­gi­co —pa­tri­mo­nio de los epí­go­nos sin ideas— y me­nos aun de­co­rar las pa­re­des pú­bli­cas. Na­da más aje­no a su tem­pe­ra­men­to as­cé­ti­co y es­pe­cu­la­ti­vo […]. No, su am­bi­ción era de ín­do­le muy dis­tin­ta: me­dian­te la con­jun­ción de la pin­tu­ra, es­cul­tu­ra y ar­qui­tec­tu­ra, in­ven­tar un nue­vo es­pa­cio”.

Y más ade­lan­te: “El ar­te pú­bli­co de Fel­gué­rez es un ar­te es­pe­cu­la­ti­vo. Jue­go de la va­rie­dad e iden­ti­dad, el gran mis­te­rio que no ce­sa de fas­ci­nar a los hom­bres des­de el pa­leo­lí­ti­co”.

De ahí la emo­ción que pro­du­jo en­tre quie­nes éra­mos jó­ve­nes en los años se­sen­ta y acu­di­mos al re­cién inau­gu­ra­do ci­ne Dia­na, des­cu­brir otro “mu­ra­lis­mo”, di­fe­ren­te al que es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos y que sin un dis­cur­so ex­plí­ci­to nos emo­cio­na­ba y con­mo­vía tan­to co­mo el an­te­rior en sus me­jo­res ex­pre­sio­nes.

Por ello no nos sor­pren­dió en 1968 en­con­trar a Ma­nuel, con otros miem­bros de su ge­ne­ra­ción —ha­bría que aña­dir aquí a Ar­nal­do Coen— en la ex­pla­na­da de la Rec­to­ría de la unam, afa­na­dos en la ta­rea tan sim­bó­li­ca co­mo fu­gaz de crear el fa­mo­so y la­men­ta­ble­men­te per­di­do Mu­ral Efí­me­ro.

Es­te mis­mo ri­gor y es­ta mis­ma dis­ci­pli­na, au­na­dos a pro­fun­das con­vic­cio­nes per­so­na­les, lle­va­ron a Fel­gué­rez a em­pren­der, jun­to con su cóm­pli­ce y leal com­pa­ñe­ra Mer­ce­des Otey­za, el re­to de crear un mu­seo, que a di­fe­ren­cia de otros y co­mo un ges­to de na­tu­ra­le­za no­ble, no es­tá de­di­ca­do a su propio cul­to per­so­nal si­no a to­da la co­rrien­te de la plás­ti­ca me­xi­ca­na de la que for­ma par­te: el Mu­seo de Ar­te Abs­trac­to Ma­nuel Fel­gué­rez en Za­ca­te­cas, el cual al­ber­ga la obra no sólo de él si­no de 120 ar­tis­tas más, rea­li­za­ción de la que fui ac­tor y tes­ti­go pri­vi­le­gia­do.

És­ta es la cla­se de he­chos que de­fi­nen la per­so­na­li­dad y el ta­lan­te de Ma­nuel Fel­gué­rez: su bon­ho­mía, su ge­ne­ro­si­dad, su dul­ce son­ri­sa y sus ges­tos ama­bles ha­cen de él una fi­gu­ra en­tra­ña­ble y un per­so­na­je inol­vi­da­ble. Creo que en la en­tre­vis­ta que Walt­her Boels­terly le hi­zo y que aho­ra apa­re­ce en EstePaís|cultura, son más que evi­den­tes es­tas cua­li­da­des.

En el li­bro ti­tu­la­do Ma­nuel Fel­gué­rez (Edi­cio­nes El Equi­li­bris­ta, Mé­xi­co, 1992), Juan Gar­cía Pon­ce di­ce de él, en re­la­ción di­rec­ta con su obra: “Es por es­to un ver­da­de­ro poe­ta, un poe­ta que ha re­nun­cia­do a los ad­je­ti­vos y que pue­de, con só­lo or­de­nar­los, de­vol­ver­le su pro­fun­do sig­ni­fi­ca­do a ca­da sus­tan­ti­vo”. És­ta es la me­jor de­fi­ni­ción de Ma­nuel Fel­gué­rez en to­dos los sen­ti­dos y en to­dos sus que­ha­ce­res, ya sean és­tos ar­tís­ti­cos, so­cia­les o per­so­na­les.

Dejar un comentario



Obra plástica de Mari José Marín
La soledad era eterna y el silencio inacabable. Me detuve como un árbol y oí hablar a los árboles. Juan Ramón Jiménez ¿Qué es un árbol? ¿En qué pensamos los habitantes de este siglo y de estas ciudades cuando escuchamos esa palabra? Para los primeros hombres, fue muy claro desde el principio que los árboles […]
Obra plástica de Beatriz Castañeda
“–¿Y todas las flores pueden hablar? –Tan bien como tú —contestó la Lila.” Lewis Carroll, Alicia en el país de las maravillas Nuestra artista invitada ha tenido la fortuna de vivir en dos lugares acariciados por una luz muy particular. Nació en Guadalajara, Jalisco, y ahora reparte su tiempo entre esa capital y San Miguel […]
Veinticinco años de fomento cultural: un balance
Conocedor como pocos de las instituciones culturales del país, de sus hitos históricos y también de sus entrañas, el autor aquilata los que, desde su perspectiva, constituyen los principales logros de una entidad como el Conaculta a lo largo de 25 años. Antes de empezar esta reflexión pública sobre los 25 años de existencia del […]
María, el gran amor de Pablo O’Higgins
El amor que se profesaron María y Pablo O’Higgins se extendió a las causas por las que lucharon juntos, al pueblo de este país, a cada uno de sus amigos y familiares y a todo aquel que ha tenido la dicha de conocerlos. Elvira recoge una de las historias más conmovedoras del arte mexicano en […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (230.151)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (134.522)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (131.126)
...

La distribución del ingreso en México (125.418)
...

Perfil demográfico de México (74.525)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores