Martes, 12 Noviembre 2019
Artículos relacionados
Handkerchief
Cultura | Mirador | Luis Palacios Kaim | 01.07.2011 | 0 Comentarios

“Una tarde encontré, en el archivo de mi abuelo, la fotografía de un barco, el Handkerchief. La imagen es simple: un pequeño pesquero flota en medio de las aguas; el cielo es claro, luminoso, no hay rastro de nubes; el mar es sepia y el barco, casi negro. El único dato que tengo sobre la foto es lo que está escrito al reverso: ‘1927’. Con esta imagen construí el relato de un naufragio….”

Autor anónimo, Handkerchief, 1927, Archivo Fotográfico de Lamberto Lagarde

Esto escribe Patricia Lagarde ochenta y cuatro años después. En el colofón agrega: “Naufragio. (Del latín naufragium). m. Pérdida o ruina de la embarcación en el mar o en río o lago navegables”. Tomo el diccionario, compruebo la definición señalada y añado otra que está como segunda acepción: “Pérdida grande; desgracia o desastre”. Estar en el tiempo, ser tiempo es, simplemente, naufragar.

La fotografía es un subterfugio desesperado e ingenioso que el hombre ha inventado para rescatar lo irremediablemente perdido. La luz que ese día emitió desprevenido el Handkerchief lo ha salvado. Ahora navega en una eternidad entrañable. Y no sólo él, también el hombre, amante del mar, que obturó ese preciso día la cámara que colgaba de su cuello. La brisa de ese momento vuelve a nosotros tan fresca como entonces, también su sonido y el del oleaje reventando en la escollera.

Podemos sentir la sal en nuestra piel y el llamado de la sirena. Aún más, podríamos adentrarnos, si quisiéramos, en los pensamientos de aquel hombre mirando el horizonte, por la sencilla razón de que ese horizonte y esos pensamientos son los mismos que todos los humanos hemos contemplado y compartido en cualquier tiempo y lugar.

Patricia Lagarde, Naufragio, fotograbado s/papel de algodón, 2010.

Patricia Lagarde ha seguido otro camino, como es su costumbre. Ha decidido trasladar al Handkerchief a una región polar indeterminada y agreste donde le esperan mil monstruos y aventuras. Esta foto que ahora presenta nos muestra al barco en el preciso momento en que un cetáceo descomunal surge del mar, amenazador, a punto de caer sobre la embarcación y destrozarla. Atrás, un mar embravecido. Patricia sueña complacida.

La fotografía forma parte de un libro en el que el barco aparece en ese océano proceloso, amenazado por un ictiosauro antediluviano y por un mar congelado que lo aprisiona y lastima. Al final —y perdón por contar el desenlace— un dirigible formidable acude en su ayuda y lo conduce a buen puerto.

De pronto, caigo en cuenta de que he construido mi propia historia. Reviso el libro una vez más buscando al Handkerchief y no aparece. Efectivamente, el dirigible ha llegado, presto al rescate, pero el pesquero ha desaparecido (¡estoy seguro de haberlo visto!). Al parecer, una ola gigantesca se lo ha tragado hace apenas unos instantes. No hay nada que hacer. No ha quedado rastro. Patricia sigue soñando complacida. Yo estoy desconsolado.

Una vez más, la impresión se ha desdoblado. La nave está aquí y allá, sigue navegando en aquel mar del 27, sigue siendo destruida por monstruos y tormentas, y sigue siendo rescatada por ese dirigible providencial comandado por mí. Por arte de magia o, mejor dicho, por esa magia que el arte convoca, el barco real que un día, flotando en la supuesta realidad de un océano, fue fotografiado y rescatado por el abuelo de Patricia, ha desarrollado un periplo fabuloso. Lo que le ha sucedido a este frágil pesquero se ha ligado súbitamente a Simbad, a Jonás, al capitán Ahab, al gaviero de Mutis o al viejo de Hemingway. Ahora es un hilo más en el dilatado tapiz de las historias marineras. Seguramente, la chatarra del Handkerchief, reposando en el lecho marino, ya convertida en arrecife, recuerda agradecida y nostálgica esa lejana fecha

_____________________________________
Filósofo y sociólogo por la Universidad Iberoamericana, LUIS PALACIOS KAIM (Ciudad de México, 1946) ha sido profesor en la Universidad Anáhuac, el Claustro de Sor Juana, La Esmeralda, la Casa Refugio Citlaltépetl, la Universidad Veracruzana, el Museo Soumaya y la propia uia. Su trabajo escultórico ha sido expuesto en México, Estados Unidos, Francia, Bélgica y Hong-Kong, entre otros países.

Dejar un comentario



Viejas preocupaciones
Sofía Cándano (Cala), El segundo puro, La Habana, 2015. No me daba miedo ser viejo. Pensar raramente en que, después de muchos años, sería como mi abuelo. No pensaba en mi propia muerte. Hasta que mi abuelo murió como murió. Temí llegar a esas edades y morir de esas maneras. Empecé a tener miedo (sin […]
El baile
“Guerra Mundial 1914-16. Dándose un zambullida con las trincheras al lado”, ©Colección de fotografías estereoscópicas de la Primera Guerra Mundial, Biblioteca Judeteana Cluj, CC-BY-SA 3.0, <http://tiny.cc/mirador289>. –¡Corre, corre! La voz de Adójan atravesó el espacio como una mariposa en un campo soleado en pleno verano. Hacía mucho que a Dítrik no le venía a la […]
Dimitrios pörtrat
Su nombre es Dimitrios y se le puede ver todos los días en la estación de trenes de Basilea, en Suiza. Cualquiera diría que pierde el tiempo, pero en realidad labora sigilosamente. Trabaja para una organización ficticia: la “Casa de las Culturas Europeas”, cuyo objetivo expreso es resguardar la integridad de las mujeres dentro de […]
El jinn de la patineta: Afsoon y Parishad
El lente capta con precisión el momento exacto en que sus sonrisas se iluminan ante nuestra mirada. El momento es eterno, siempre en el presente, siempre en el pasado, siempre un recuerdo para el futuro. Tomar una fotografía es participar en la vida de otra persona, permitiéndonos admirar la evocación de su existencia, con la […]
Retrato de familia
Para Reed Heustis El secreto Miro los rostros. Todos son de una seriedad enorme, convencidos de que esa es la mejor pose para acceder a la Historia. Alguno de los mayores insinúa una sonrisa que lanza a manera de desafío, escéptico ante quien busca revelar el secreto de los muertos. Solo se muere dos veces […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (231.230)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (139.553)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (131.660)
...

La distribución del ingreso en México (126.425)
...

Perfil demográfico de México (75.075)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores