Martes, 17 Septiembre 2019
Artículos relacionados
Manhattan
Cultura | Mirador | Hugo García Michel | 01.03.2011 | 0 Comentarios

Nun­ca he es­ta­do en Nue­va York. Ja­más he pues­to un pie en la que mu­chos lla­man la ca­pi­tal del mun­do y que, jun­to con Lon­dres y Pa­rís, sus­ci­ta to­da cla­se de fan­ta­sías e ilu­sio­nes pa­ra quie­nes vi­vi­mos en otras ur­bes, en otras la­ti­tu­des, en otras di­men­sio­nes me­nos so­fis­ti­ca­das y cos­mo­po­li­tas del or­be. He te­ni­do la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar una vez la ca­pi­tal de In­gla­te­rra, el pri­vi­le­gio de es­tar en dos oca­sio­nes en la ca­pi­tal de Fran­cia. La pri­me­ra ciu­dad me gus­tó mu­cho. La se­gun­da me ena­mo­ró a la ma­ne­ra fran­ce­sa: me ro­deó con su sen­sua­li­dad, me he­chi­zó con su be­lle­za y me se­du­jo con la mu­si­ca­li­dad de su len­gua, so­bre to­do cuan­do la es­cu­ché pro­nun­cia­da por una pe­que­ña ni­ña una tar­de so­lea­da en los jar­di­nes de Lu­xem­bur­go. Re­cuer­do con ca­ri­ño a Lon­dres y sus bru­mas. Ex­tra­ño con an­sie­dad a Pa­rís y sus co­lo­res. En am­bas he es­ta­do en al­gún mo­men­to de mi vi­da; pe­ro en Nue­va York, to­da­vía no.

Manhattan-opt
Sin em­bar­go, gra­cias al ci­ne (y de­bo ad­mi­tir­lo, tam­bién a la te­le­vi­sión), Nue­va York me es tan fa­mi­liar co­mo si hu­bie­se es­ta­do ahí no una o dos, si­no in­nu­me­ra­bles ve­ces. Sé que es­to es al­go que nos pa­sa a mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do, cla­ro. Tam­po­co tra­ta­ré de pe­car de ori­gi­nal. Pe­ro a Cen­tral Park lo co­noz­co co­mo a la Ala­me­da Cen­tral o al Bos­que de Cha­pul­te­pec, pues lo he re­co­rri­do en dis­tin­tas oca­sio­nes, ya sea en The Eddy Du­chin Story (1956) de Geor­ge Sid­ney, en Hair (1979) de Mi­los For­man o en De-Lo­vely (2004) de Ir­win Win­kler. Re­co­noz­co al Em­pi­re Sta­te tan bien co­mo a la To­rre La­ti­noa­me­ri­ca­na, lue­go de ver a King Kong en­ca­ra­ma­do en la an­te­na del gran edi­fi­cio, mien­tras sos­tie­ne con de­li­ca­de­za inau­di­ta a Fay Wray en aque­lla ma­ra­vi­llo­sa cin­ta de 1933. He pa­sea­do por Har­lem gra­cias a los asom­bros que pro­du­cen The Cot­ton Club (1984) de Fran­cis Ford Cop­po­la, El rey de Nue­va York (1990) de Abel Fe­rra­ra o Jun­gle Fe­ver (1991) de Spi­ke Lee, quien a lo lar­go de su fil­mo­gra­fía se ha en­car­ga­do de ha­cer de la rea­li­dad de los ne­gros neo­yor­qui­nos de to­das las cla­ses so­cia­les un mo­sai­co mul­ti­co­lor, lle­no de coin­ci­den­cias y con­tra­dic­cio­nes.

He tran­si­ta­do por las ca­lles más sun­tuo­sas de la Gran Man­za­na a tra­vés de la ma­gia de Có­mo ca­zar a un mi­llo­na­rio (1953) de Jean Ne­gu­les­co (con la inol­vi­da­ble Ma­rilyn Mon­roe en la ple­ni­tud de su glo­ria), Break­fast at Tif­fany’s (1961) de Bla­ke Ed­wards (con la ele­gan­tí­si­ma y ca­si irreal Au­drey Hep­burn) y Toot­sie (1982) de Syd­ney Po­llack (con un Dus­tin Hoff­man en su de­li­ran­te pa­pel co­mo la irre­sis­ti­ble Do­rothy Mi­chaels). Pe­ro de igual ma­ne­ra me he aden­tra­do en las más si­nies­tras ba­rria­das neo­yor­qui­nas, a las que me han con­du­ci­do fil­mes co­mo West Si­de Story (1961) de Ro­bert Wi­se, Mean Streets (1973) de Mar­tin Scor­ce­se, On­ce Upon a Ti­me in Ame­ri­ca (1984) de Ser­gio Leo­ne y Sum­mer of Sam (1999) del ya men­cio­na­do Spi­ke Lee.

Ca­si po­dría de­cir­se que no hay rin­cón de Nue­va York que no ha­ya si­do fil­ma­do al­gu­na vez y que por lo tan­to no co­noz­ca­mos. Es­to in­clu­ye tam­bién a Queens y a Brooklyn, a Co­ney Is­land y a Sta­ten Is­land.

La pro­pia te­le­vi­sión ha he­cho que nos sin­ta­mos fa­mi­lia­ri­za­dos con la ciu­dad. Ahí es­tán sit­coms co­mo Friends, Sex and the City y la sin igual Sein­feld pa­ra de­mos­trar­lo.

Sin em­bar­go, a mi mo­do de ver, nin­gu­na pe­lí­cu­la ho­me­na­jea a Nue­va York, la des­cri­be, la ve­ne­ra, la des­cu­bre y la ilu­mi­na —por me­dio de su des­lum­bran­te fo­to­gra­fía en blan­co y ne­gro, va­ya pa­ra­do­ja— co­mo Man­hat­tan (1979) de Woody Allen.

La fo­to­gra­fía que en­ga­la­na a es­te tex­to es qui­zá la más icó­ni­ca de es­te ver­da­de­ro clá­si­co del ci­ne de to­dos los tiem­pos. En la mis­ma, ve­mos una ima­gen del puen­te Queens­bo­ro al ama­ne­cer y a Mary Wil­kie e Isaac Da­vis (in­ter­pre­ta­dos por la enor­me Dia­ne Kea­ton y el pro­pio Allen) sen­ta­dos en una ban­ca, de es­pal­das a no­so­tros, mien­tras con­ver­san y con­tem­plan el mis­mo ma­jes­tuo­so pai­sa­je. El cua­dro no pue­de ser más poé­ti­co. La pa­re­ja ha pa­sa­do des­pier­ta to­da la no­che y es­tá cer­ca de la se­pa­ra­ción. Isaac ha­bía re­nun­cia­do a su amor por la jo­ven­ci­ta Tracy (una aún muy be­lla Ma­riel He­ming­way) al ena­mo­rar­se de la neu­ró­ti­ca Mary. Al fi­nal, lue­go del rom­pi­mien­to con és­ta, él va en bus­ca de la ca­si ado­les­cen­te pa­ra tra­tar de re­cu­pe­rar­la. No lo con­si­gue. Ella se va a Lon­dres sin que él se lo pue­da im­pe­dir. Pe­ro le de­ja unas pa­la­bras op­ti­mis­tas que pro­vo­can en el es­cép­ti­co Isaac una son­ri­sa dul­ce: “De­bes te­ner un po­co de fe en las per­so­nas”.

Gran de­cla­ra­ción de amor a una ciu­dad, la su­ya, Man­hat­tan es el ve­hí­cu­lo per­fec­to pa­ra que el di­rec­tor de An­nie Hall (1977) y Ma­ri­dos y es­po­sas (1992) nos mues­tre al ini­cio de la cin­ta una se­rie de imá­ge­nes em­ble­má­ti­cas y a la vez co­ti­dia­nas de Nue­va York. Ve­mos, en­tre otras co­sas, edi­fi­cios va­rios, gen­te en las ca­lles, res­tau­ran­tes, tien­das, ro­pa ten­di­da que cuel­ga de las ca­sas, la Quin­ta Ave­ni­da, el puer­to de Nue­va York, el mer­ca­do de pes­ca­do, una can­cha de bas­quet­bol, una tin­to­re­ría, el ae­ro­puer­to John F. Ken­nedy, au­tos, au­to­bu­ses, bol­sas de ba­su­ra, ga­le­rías de ar­te, ras­ca­cie­los, el be­so de una pa­re­ja de ena­mo­ra­dos, el Broad­way noc­tur­no, el Ra­dio City Mu­sic Hall, el De­la­cor­te Thea­tre, el Yan­kee Sta­dium, un tren, fue­gos de ar­ti­fi­cio que ilu­mi­nan la os­cu­ra no­che, to­do ello mien­tras se es­cu­cha la so­ber­bia Rap­so­dia en azul de Geor­ge Gersh­win (neo­yor­qui­no por ex­ce­len­cia) y la voz en off de Da­vi­s/A­llen in­ten­ta na­rrar una in­tro­duc­ción que re­ha­ce una y otra vez, has­ta dar con la fra­se que por fin le sa­tis­fa­ce: “Nue­va York era su ciu­dad… y lo se­ría por siem­pre”.

Dejar un comentario



Viejas preocupaciones
Sofía Cándano (Cala), El segundo puro, La Habana, 2015. No me daba miedo ser viejo. Pensar raramente en que, después de muchos años, sería como mi abuelo. No pensaba en mi propia muerte. Hasta que mi abuelo murió como murió. Temí llegar a esas edades y morir de esas maneras. Empecé a tener miedo (sin […]
El baile
“Guerra Mundial 1914-16. Dándose un zambullida con las trincheras al lado”, ©Colección de fotografías estereoscópicas de la Primera Guerra Mundial, Biblioteca Judeteana Cluj, CC-BY-SA 3.0, <http://tiny.cc/mirador289>. –¡Corre, corre! La voz de Adójan atravesó el espacio como una mariposa en un campo soleado en pleno verano. Hacía mucho que a Dítrik no le venía a la […]
Dimitrios pörtrat
Su nombre es Dimitrios y se le puede ver todos los días en la estación de trenes de Basilea, en Suiza. Cualquiera diría que pierde el tiempo, pero en realidad labora sigilosamente. Trabaja para una organización ficticia: la “Casa de las Culturas Europeas”, cuyo objetivo expreso es resguardar la integridad de las mujeres dentro de […]
El jinn de la patineta: Afsoon y Parishad
El lente capta con precisión el momento exacto en que sus sonrisas se iluminan ante nuestra mirada. El momento es eterno, siempre en el presente, siempre en el pasado, siempre un recuerdo para el futuro. Tomar una fotografía es participar en la vida de otra persona, permitiéndonos admirar la evocación de su existencia, con la […]
Buenos días melancolía
Mucho me avergüenzo, yo, humano. Wislawa Szymborska Así como existen maneras y formas de pronunciar el amor, hay también rutas para explorar y acercarse a la violencia. El acierto radica en cómo se desarrolla ese sendero: ahí residen el asombro y la pregunta; pues la obra, en su abismo de tiempo y color, nunca ofrece […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (228.311)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (129.891)
...

Los grandes problemas actuales de México (126.375)
...

La distribución del ingreso en México (123.105)
...

Perfil demográfico de México (73.085)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores