Martes, 20 Agosto 2019
Artículos relacionados
Obra plástica: Guido Delvaux
Cultura | Este País | Obra Plástica | Guido Delvaux | 01.09.2011 | 1 Comentario

Las obras que proponemos al lector en este número del suplemento son testimonio de una larga y sólida trayectoria. Guido Delvaux presentó su primera exposición individual a principios de los años setenta en Bélgica. Desde entonces, su trabajo se ha expuesto en Europa, Estados Unidos y, por supuesto, México, tanto en muestras propias como colectivas.

Estas obras dan buena cuenta de la versatilidad formal del artista. Son trabajos abstractos que van desde la creación de atmósferas sutiles, aunque no carentes de portento, hasta la emergencia de cuerpos longitudinales cuyas texturas orgánicas sugieren un perpetuo crecimiento. Van también desde una sensación de tridimensionalidad, con planos múltiples que se superponen para comunicar la idea de un espacio, a veces vasto, hasta un acontecer que tiene lugar en las superficies.

En un cuadro, por ejemplo, Guido emplea colores distantes en el círculo cromático para crear cuatro niveles o fondos. Atrás, en la profundidad, el negro. A continuación, en lo alto, una fase de blancos. Luego una elevación azul. Finalmente un rojo incandescente, hecho quizá de magma y de entraña. Este cuadro produce una sensación de distancia, de un paisaje abstracto de grandes dimensiones. Bajo el negro estático, parecen surgir, emerger geológicamente las otras tres capas. Quizás asistimos a un momento prehistórico de la Tierra, un tiempo de convulsa formación que recuerda, de algún modo, al Dr. Atl.

En otra pintura, en cambio, a una capa consistente de rojo, a un mosaico de escamas monocromáticas al estilo de Soulages, se superponen contundentes, anchas pinceladas azules y un enigmático detalle amarillo, sin que medie profundidad alguna. Es un choque entre el método y el caos, entre colores opuestos, entre distintos tratamientos del óleo.

Esta obra, a su vez, poco tiene que ver con esas criaturas orgánicas a las que nos referimos, con violetas y verdes texturizados, con cianes y amarillos acuosos, con el mundo vertical y ascendente del que sólo miramos un aspecto inquietante.

La versatilidad y el amplio espectro plástico de Guido Delvaux —resultado natural de una búsqueda continua, de una sana insatisfacción que abarca cuarenta años— están también en su obra figurativa, igualmente rica en matices y francas variantes, y en su oficio de escultor. Este País|cultura se complace en ser puente entre este mundo diverso y el público lector.

Una respuesta para “Obra plástica: Guido Delvaux
  1. kharen dice:

    Buenas tardes; si se pudiera contactar conmigo se lo voy agradecer.

Dejar un comentario



Cultura, mayo de 2015
Obra plástica de Beatriz Castañeda, poemas de Rafael Castillo Costa y un texto de Beatriz Espejo sobre Edmundo Valadés. Esto y más es lo que podrán encontrar en este número 116 del suplemento de cultura.
Obra plástica de Oscar Gutman
Pensé en un laberinto de laberintos, en un sinuoso laberinto creciente que abarcara el pasado y el porvenir y que implicara de algún modo los astros. Jorge Luis Borges   Vuelva la página: necesita iniciar propiamente el recorrido por este laberinto. Decida si prefiere transitarlo en el orden que proponemos o si saltará de una […]
Obra plástica de Alberto Castro Leñero
Nuestro artista invitado cuenta con una larga y fructífera trayectoria. Desde muy joven estuvo inmerso en un mundo que alimentaba su sensibilidad y, naturalmente, siguió el camino del arte. Estudió en la Academia de San Carlos y más tarde en la Escuela Nacional de Artes Plásticas. Ha trabajado en varios países del mundo y ha […]
Obra plástica de José María Martínez
Fruto de una formación autodidacta, la obra de José María Martínez resalta entre las miles de imágenes que nos taladran a diario desde todas las pantallas que se cruzan en nuestro camino. Encontrarse con estos limpios y luminosos lienzos resulta una experiencia infrecuente. En la selección que presentamos en este número parece haber una división […]
Cultura 113, febrero de 2015
En cultura, José María Martínez nos comparte su luminosa obra y reproducimos el discurso de Eraclio Zepeda al recibir la Medalla Belisario Domínguez.
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (226.626)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (129.085)
...

La distribución del ingreso en México (120.958)
...

Los grandes problemas actuales de México (120.390)
...

Perfil demográfico de México (72.115)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores