Mircoles, 20 Noviembre 2019
Artículos relacionados
Obra plástica: Pedro Diego Alvarado
Cultura | Obra Plástica | Pedro Diego Alvarado | 01.07.2011 | 0 Comentarios

En la pintura que ilustra nuestra portada, el estado de la luz en un ambiente nocturno puede recordar obras tan distintas como Carnation, Lily, Lily, Rose de John Singer Sargent y el famoso Café du Nuit, Arles, de Vincent van Gogh. En estos cuadros la luz ya no es condición general. Se ha ido a concentrar en unas cuantas fuentes y zumba. No es circunstancia ordinaria. Está preñada de ámbar y palpita. El azul de estas pinturas —el que se asoma entre las flores vivas de Alvarado, el del cielo de Arles, el que sugiere Sargent—se debe a la noche, y sin embargo lo vemos hincarse y sostener esas fuentes pasajeras de luminosidad, lo vemos ser, nocturno, elemento del breve albor.

Destacamos esta vida encarnada porque es constante en los cuadros de Pedro Diego Alvarado. Son cuadros libres de toda complejidad semántica. No hay en ellos contenidos simbólicos, anecdóticos, temáticos o metapictóricos. Hay apenas referencias culturales. Se trata de obras de un realismo sumo.

No sólo parten de las formas de la realidad: el pintor las presenta sin que medie el artificio. Lo que queda entonces es sencillo: frutas grandes, suculentas, ordenadas; cajas que apenas pueden asomarse; flores.

Queda esto, pero en un estado tal de lozanía, de sabrosa disposición, de salud y de sustancia que no puede sino ser forma de vida. Tales son los colores y las texturas, las siluetas. A ello se debe quizá que Pedro Diego Alvarado agrupe sus cuadros de frutas y flores cortadas bajo el nombre de naturaleza quieta, y no, como quisiera la tradición, de naturaleza muerta.

Hicimos mención de ciertas referencias culturales. La pintura de Alvarado se percibe mexicana. Están las variedades de las frutas; su disposición en cajas y canastas y la presentación escalonada de éstas, típica de un mercado; el papel de colores que sirve para envolverlas; los cactus, por supuesto. Pero más allá de estos usos evidentes, en el nivel del estilo —en particular en el efecto que resulta de combinar la atención al detalle con una factura deliberadamente imperfecta—hay bellas reminiscencias de nuestra tradición plástica, de autores no académicos como Hermenegildo Bustos, o de Diego Rivera.

En tiempos difíciles como los que hoy vivimos, no deja de ser esperanzador que Alvarado pueda establecer una correspondencia así entre lo mexicano y la vida en un estado elemental y puro.

Dejar un comentario



Obra plástica de Oscar Gutman
Pensé en un laberinto de laberintos, en un sinuoso laberinto creciente que abarcara el pasado y el porvenir y que implicara de algún modo los astros. Jorge Luis Borges   Vuelva la página: necesita iniciar propiamente el recorrido por este laberinto. Decida si prefiere transitarlo en el orden que proponemos o si saltará de una […]
Obra plástica de Alberto Castro Leñero
Nuestro artista invitado cuenta con una larga y fructífera trayectoria. Desde muy joven estuvo inmerso en un mundo que alimentaba su sensibilidad y, naturalmente, siguió el camino del arte. Estudió en la Academia de San Carlos y más tarde en la Escuela Nacional de Artes Plásticas. Ha trabajado en varios países del mundo y ha […]
Obra plástica de José María Martínez
Fruto de una formación autodidacta, la obra de José María Martínez resalta entre las miles de imágenes que nos taladran a diario desde todas las pantallas que se cruzan en nuestro camino. Encontrarse con estos limpios y luminosos lienzos resulta una experiencia infrecuente. En la selección que presentamos en este número parece haber una división […]
Cultura 113, febrero de 2015
En cultura, José María Martínez nos comparte su luminosa obra y reproducimos el discurso de Eraclio Zepeda al recibir la Medalla Belisario Domínguez.
Obra plástica de Carlos Pellicer López
Ya Vitrubio, en el siglo I a.C., explicaba el proceso de la encaustización: “Hay que extender una capa de cera caliente sobre la pintura y, a continuación, hay que pulir con unos trapos de lino bien secos”. Incluso entonces se consideraba una técnica antigua. Plinio el Viejo dejó constancia de que se utilizaba en los […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (231.650)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (141.956)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (131.876)
...

La distribución del ingreso en México (126.868)
...

Perfil demográfico de México (75.252)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores