Jueves, 06 Agosto 2020
Artículos relacionados
El verdadero fraude
Este País | Federico Reyes Heroles | 01.08.2012 | 13 Comentarios

Los graves cuestionamientos en contra de las encuestas que acompañaron a las campañas son solo un aspecto de la impugnación de la elección presidencial por parte de diversos sectores. ¿En qué argumentos se funda esta impugnación y cuál es su solidez? Este artículo repasa los principales componentes del supuesto fraude.

Reyes-H-256-a

Los más tontos son los que más mienten.
Chesterfield

Todos sabemos que el ser humano con frecuencia tiende a las trampas y mentiras. De hecho, una de las enseñanzas principales de la educación a cualquier niño es la de no mentir. “¿Quién se acabó los dulces?”, pregunta la madre ante los escurridizos ojos del escuincle que se van al piso. Decir la verdad puede tener un costo: el regaño para un niño, la vergüenza para el adulto. En algunas sociedades la expresión “eres un mentiroso” —“you are a liar”— puede ser una ofensa muy grave, por ejemplo en Estados Unidos. En ese país hay muchos documentos oficiales sustentados en el dicho del ciudadano. En una sociedad madura el respeto interpersonal se sustenta en la credibilidad de la palabra de cada persona.

Por supuesto no hay absolutos. Sissela Bok,1 una brillante filósofa de Harvard nacida en Suecia, escribió un provocador libro sobre el contexto de la mentira: en la vida privada, en el desempeño profesional, en la vida pública, etcétera. Alrededor de la mentira hay una dimensión ética y moral de gran complejidad y belleza. De un general frente a una batalla no solo suponemos que no dice toda la verdad, que miente: sabemos que su eficacia depende del ocultamiento sistemático y profesional de los hechos. De ciertos doctores esperamos que no digan todas las verdades a un paciente grave. Hay entonces distintos grados y condiciones para evaluar la mentira. Los políticos son un caso muy especial. Durante las campañas los obligamos a hablar del futuro que pretenden construir a sabiendas de que el futuro siempre es incierto. Escuchamos promesas que muy probablemente no puedan cumplir y, sin embargo, la gente les aplaude a rabiar. En el sector financiero las malas noticias tienen que ser manejadas con cautela, por decirlo suavemente, para evitar así corridas bancarias. ¡Que si lo sabremos en México, después del 94!

El poder de las mentiras puede ser enorme. Mario Vargas Llosa ha desarrollado el tema en ese espléndido libro, La verdad de las mentiras,2 cuya tesis central es que las verdades venden menos que una mentira bien armada. Basta con revisar los discursos de Hitler, Stalin o Mao, por acudir a los clásicos, o de Castro, Pinochet —conocido popularmente como Pinocho— y Chávez, para desnudar una muy popular resistencia a la verdad. Durante décadas, en el discurso marxista se siguió hablando de la desaparición del Estado que vendría una vez culminada la etapa del socialismo. Ningún Estado dio señal alguna de encaminarse hacia allá, pero los profesionales adeptos a esa doctrina seguían repitiendo la evidente falsedad sin el menor empacho. Peor aún, sus seguidores no les cuestionaban ni sutilmente el sustento de sus dichos.

balazo-1-Reyes-H-256

México no es la excepción. Los ardides, argucias y falacias rondan en la vida privada y también en la pública. La mentira campea oronda en el verano de 2012. Pero todo tiene un límite. La elección de 2012 es un punto de inflexión. Los que hablan de fraude simplemente mienten. Su mentira no es inocente, provoca un grave daño al país. Traicionan los mejores intereses de México. Vamos una a una.

1. ¡Hubo un gran fraude!

La versión del gran fraude supone que este se construye de arriba para abajo. “Los poderosos”, básicamente empresarios y políticos, se reúnen alrededor de una mesa repleta de humo, botellas y vasos de whisky a medio beber. Se ponen de acuerdo en impedir que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) llegue a la presidencia. Desde allí controlan los hilos que habrán de llevar a Peña Nieto a Los Pinos. Entre los hilos que manipulan a su antojo están el ife, el presidente Calderón, el Partido Acción Nacional (PAN) y su candidata, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y sus distintas corporaciones, las televisoras y las estaciones de radio, y con eso logran una manipulación exitosa de los millones que fuimos a votar. Sobra decir que para comprar esta versión se necesita un grado de paranoia bastante avanzado.

La caricatura no resiste el menor análisis. Por si no lo saben, el pri y el pan no se llevan muy bien. “Estoy hablando del partido de Gómez Morín, del partido que siempre ha defendido la democracia, que siempre ha estado en contra de las irregularidades. ¿Dónde están?” Se podría pensar que la expresión corresponde a un doctrinal del pan pero no, ¡es de amlo después de la elección de 2012 que perdió! ¿No fueron precisamente el pan, los espurios, los que le quitaron la presidencia en 2006? Ya no se entiende nada. De hecho, si con algún partido hizo el PAN “alianzas estratégicas” fue con el prd. Ahora resulta que el pan es cómplice del fraude en que gana el PRI. Demasiado complejo para un mortal. Además, “los poderosos” están igual de divididos, e incluso hay algunos que apoyan a las izquierdas.

“Los de arriba”, como en cualquier país, pelean antes que nada por sus intereses, y estos están en colisión constante. Es de tal manera burda la imagen que siento un desperdicio en cada letra escrita al respecto. Y sin embargo vende bien: “los de arriba”, “los poderosos”, en un país con muchos pobres y gran desigualdad; esa versión caricaturesca ha desatado furias justicieras. Detrás está la idea de que la riqueza toda es mal habida, producto de la corrupción. ¿Quién puede negar las múltiples historias de corrupción atroz?, pero de ahí a la caricatura hay un enorme trecho. El terreno es fértil para la simplificación infantil.

Reyes-H-256-b

2. La plaga del pequeño fraude

Si el gran fraude no convence, en el menú de opciones paranoicas está la multiplicación ad infinitum del pequeño fraude. En esta versión, las alteraciones por doquier en las casillas suman un agregado que cambió el sentido de las elecciones. El asunto es, sin embargo, más complicado. Resulta que las casillas están en manos de ciudadanos, un millón como funcionarios, dos millones como representantes de partidos. Los “ratones locos” y “carruseles” necesitarían de la complicidad de varios cientos de miles actuando con un sigilo profesional similar al del 007 en una misión secreta. Solo así pasarían inadvertidos. Hay un supuesto básico de la operación: la deshonestidad generalizada. Pero además resulta que esos cientos de miles de ciudadanos hiperactivos también están divididos en sus preferencias. Cuidado con convocar a quien no está con la causa. Podría dar pie a denuncias.

Por si fuera poco, está la vigilancia cruzada, es decir la presencia de los representantes de partidos adversarios que en esta ocasión alcanzó la cifra récord de casi el 100% de las casillas con por lo menos tres partidos diferentes. Así que se necesitaría que fueran ciegos, mancos y mudos. ¿Pudo haber carruseles y ratones locos? Sí, de manera excepcional. ¿Pueden esos sucesos explicar una desviación de varios millones, la derrota de AMLO? No. Pero la imagen y el mito siguen calando en la mente de muchos mexicanos.

3. Las “irregularidades”

La mentira aquí consiste en dar a las “irregularidades” una potencia y una dimensión que simplemente no tienen. El catálogo de irregularidades formales va desde la instalación tardía de una casilla, que es muy común, hasta la ausencia de algún funcionario que tiene que ser sustituido. Por supuesto que en un país tan extenso y con problemas de múltiples zonas aisladas y bajo nivel educativo, las irregularidades en el contexto de más de 143 mil casillas instaladas ascienden a varios miles. ¿Cómo incide eso en las tendencias de decenas de millones de votantes? Ocurren en territorios de todos los partidos, son azarosas e impredecibles. Imposible armar una estrategia a partir de los hechos. Solo la especulación tiene una respuesta. Pero una mentira repetida mil veces…

4. La compra de voto, ¿o de votantes?

Se trata de una de las fórmulas más socorridas de los partidos políticos en todo el mundo. Se busca comprometer el voto como producto de una dádiva o algo más. En un país con muchos pobres, un saco de cemento, una lámina para techar, pueden ser todavía muy importantes para una familia. La corruptela puede darse. Ahora bien, no hay forma de probar que quien recibe el regalito se pare detrás de la mampara y emita su voto a favor del partido que se lo dio.

“Coman carnada pero no muerdan el anzuelo.” “Agarren todo lo que les den, pero su voto es libre y secreto.” Los derechos de autor de las expresiones corresponden a AMLO. O sea que fue muy claro en aceptar que la compra de voto no incide y que la urna es garantía suficiente. ¿Cómo compaginar esa libertad con su expresión de que “fueron millones de votos” los que se compraron? Una de dos: o los mexicanos son una bola de corruptos y vendidos, precisamente el mismo “pueblo bueno” del cual habla él, o la compra de voto, que de haber existido fue marginal, no es la explicación de su derrota. Fraude por una millonaria compra: de nuevo, pura especulación muy funcional.

balazo-2-Reyes-H-256

Pero hay otro problema, los tercos números. ¿Cuánto, qué cantidad, sería un regalito lo suficientemente tentador como para comprometer la conciencia de alguien? En un país donde casi la mitad de los hogares tiene automóvil, hay casi 100 millones de celulares y la gran mayoría se autodefine como de clase media, un bolígrafo difícilmente hará la diferencia. Jaime Sánchez Susarrey hizo el cálculo con base en las cifras manejadas por el propio equipo de AMLO (Ricardo Monreal) para el escandaloso y espectacular asunto de las 3 mil 500 tarjetas presentadas. Según ellos, se utilizaron 240 millones de pesos para 143 mil tarjetas, es decir, mil 678 pesos por tarjeta. Si, como afirman, se compraron cinco millones de votos, la suma ascendería a 8 mil 391 millones de pesos, es decir alrededor de 670 millones de dólares. La primera campaña de Bill Clinton costó 60. Le fue difícil conseguirlos en la primera potencia económica del mundo. Conseguir 11 veces esa cantidad en México sería una verdadera hazaña. Esa es una opción. Hablaría de una enorme capacidad de convocatoria de Enrique Peña Nieto y supondría además una maniobra de ocultamiento o desaparición de hechos digna de David Copperfield. La otra opción es la mentira, una mentira tan burda que parte del supuesto de que el país está habitado por tontos (por no usar otra palabra) y corruptos. Tontos todos los otros partidos y ciudadanos que no registraron la maniobra, decenas de millones. Corruptos porque, por lo menos, habría cinco millones que aceptaron el “cochupo”. ¿Cómo conseguir esa cifra en discreción y ocultarla durante su uso? Imposible. La compra de voto o de votantes es una vergüenza ética. Todo indica que la cometieron todos los partidos.

5. El acarreo

Chicago es una de las ciudades más bellas de Estados Unidos. El origen político de Barack Obama está ahí. También es una de las ciudades con mayor vida cultural. Multiétnica y compleja en sus niveles socioeconómicos, en Chicago la política es intensa, muy intensa. “Ciudad de los vientos” —denominación que, por cierto, nada tiene que ver con los fuertes y helados vientos que cruzan del norte por el lago Michigan y sí, en cambio, con la cantidad de chismes que ahí se generaban o generan—, Chicago es también conocida por las trapacerías de sus políticos. Ahí la compra de voto y el acarreo tienen una historia que remite a los años treinta. Los acarreos también son parte de su tradición.

Pero hay de acarreos a acarreos. Invitar a los vecinos a un agradable desayuno en una casa, con embutidos y pan de grano, quizás una cerveza, es mucho más elegante que una tamaliza en un garaje. Pero en esencia es lo mismo. El problema con esta fórmula de movilización es que no es ilegal. Cada quien está en su derecho de convencer a quien pueda. Sobre el derecho de cada quien de invitar a desayunar a quien quiera, creo que no vale la pena discutir.

A algunos les parecerá despreciable, a otros en la frontera de la ética. Pero ilegal no es, faltaba más. Nadie tiene el monopolio sobre los acarreos. Es decir, la patente no es priista. ¿Qué tan eficiente y recurrente es la práctica? Difícil saberlo. El límite es el condicionamiento del voto, es decir, un jefe que impone a sus trabajadores ir a votar con él. Sin embargo, de nuevo ahí está la secrecía del voto, que requiere menos de un metro cuadrado para garantizarle a cada quien su libertad. El otro día un panista, de escasos recursos, residente en el área metropolitana, me comentaba del ostracismo que sufre en su colonia de predominio perredista. “A mí no me regalan despensa”, me dijo con verdadero sentimiento.

6. Las casillas especiales

En esta elección los jóvenes del #YoSoy132 —movimiento, movimientos, tribus o todo junto— tomaron como una de sus banderas centrales la falta de boletas en las casillas especiales. Por jóvenes se les disculpa el desconocimiento de por qué existen esos espacios que tanta sospecha les generaron. Nuestro país tiene todavía una alta movilidad geográfica, es decir, la gente migra mucho de un lado al otro y también trabaja donde no reside. Las casillas especiales fueron ideadas para contender con ese fenómeno que se presenta, sobre todo, en las grandes ciudades.

Pero claro, las trapacerías del PRI mostraron su capacidad para llevar ciudadanos de sitios donde estaban holgados de votos a aquellos distritos en que tenían problemas. Las boletas sin control y en grandes cantidades eran una amenaza en contra de quienes eran opositores en ese momento. Después se descubrió que los otros partidos también habían descubierto la fórmula que podría inclinar distritos a favor de quien más ciudadanos foráneos movilizara.

Fue por eso que se decidió poner un límite: no más de 750 boletas por casilla especial. Desde entonces, las escenas de las molestias e inconformidades frente a las casillas especiales son muy frecuentes, sobre todo en el DF. Resolver el problema es técnicamente sencillo: surtir más boletas. Hay un problema: la reglamentación está en la ley pactada por todos los partidos. ¿Qué hacemos? De nuevo, ¿son los potenciales votantes de las casillas especiales la explicación de la derrota de AMLO? Se trata de otra falacia argumentativa. ¿Cómo comprobar que los primeros 750 votantes pertenecían al mismo partido y el 751 a otro? La carencia de boletas fue una situación recurrente en el df, no en toda la República. Pero en el DF arrasaron Mancera y AMLO. En todo caso, el señalamiento podría venir de sus opositores. No se entiende.

7. ¡No a la imposición, sí a la revolución!

Otra de las banderas juveniles en esta elección de verano fue el reclamo en el sentido de que los medios habían impuesto al vencedor para la presidencia. Sin duda los medios tienen una influencia sobre la imagen de los candidatos y las predilecciones ciudadanas. Pero no se ha logrado comprobar que sean determinantes en la victoria. Sí lo son de los fracasos: la barba crecida de Nixon que le dio en el primer debate un aspecto de facineroso es el ejemplo clásico. Un desliz o error visto por decenas de millones puede desplomar a alguien. Los espacios televisivos son un arma muy riesgosa. La obsesiva repetición de la palabra change —cambio— en el discurso de Clinton fue desplazada cuando en su podium apareció sistemáticamente la advertencia “It’s the economy, stupid”. Eso lo llevó al triunfo. Cuauhtémoc Cárdenas tuvo mínimos espacios en los medios y si no ganó la elección, estuvo muy cerca. En 2003, Vicente Fox impulsó con millón y medio de spots a su partido y el pan perdió en esa elección con ocho puntos. El vencedor indiscutible del debate del 94 fue Diego Fernández de Cevallos y no llegó a Los Pinos.

En política, a los medios se les imputa siempre lo peor, pero reflexionamos poco sobre el importante papel que han tenido en la politización del país, sobre todo en las zonas rurales y alejadas. Por cierto, será solo casualidad que la democratización política de México coincide con una etapa de brutal crecimiento en la cobertura y penetración de los medios. Si más de 90% de la población se informa de política a través de ellos, quizá la pluralidad no sería explicable sin su avance. El argumento nada tiene que ver con la evidente necesidad de más cadenas de televisión y apertura total en el área. Pero de ahí a decir que impusieron a un candidato es francamente aceptar una bofetada al sentido común. Entonces también impusieron a Fox, quien se lanzó a la pantalla chica desde su tercer año como gobernador de Guanajuato. Por tiempo de exposición, AMLO —quien estuvo en pantalla meses antes que sus adversarios— debió haber ganado la contienda. De nuevo, los medios son un arma de doble filo. El peor momento de la campaña de Peña Nieto fue cuando los medios retomaron las imágenes de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara transmitida por las redes sociales. Una equivocación vista por decenas de millones es difícil de borrar de la memoria.

A diferencia de lo que ocurre en una de las democracias más antiguas del orbe, Estados Unidos, en México toda la propaganda se difundió en tiempos estatales y la distribución de tiempos en los noticiarios fue monitoreada de manera independiente por la UNAM y el IFE. Por cierto, no me queda claro cuál es el avance de que un partido como el Panal reciba la mitad de los tiempos noticiosos del PAN. Se podría decir que se está inflando a un candidato. Si la televisión explica la manipulación masiva y el triunfo de Peña Nieto, cómo explicar la sorpresiva corta distancia entre el primero y el segundo lugar. ¿Fue acaso una manipulación a medias o fracasada? De nuevo, en tiempos totales de precampañas y campañas, el candidato que con mucho tuvo mayor exposición se llama AMLO. La conclusión es muy sencilla: sin duda ser fotogénico puede ayudar, pero hay algo más, mucho más. Los medios son un factor, no factotum. La imagen de una maquinación a través de las ondas hertzianas, etéreas, inasibles y misteriosas, funciona bien para alimentar un delirio y evadir la realidad.

8. Mejor inventar un fantasma

Nadie lo ha visto, pero de que espanta, espanta. En un país con un nivel de escolaridad de poco más de nueve años, pocos saben lo que es un algoritmo. Pero nos queda claro, después de su aparición en 2006, cuando se le señaló como capaz de voltear las tendencias de la votación, que el fantasma es muy poderoso. De manera silenciosa y sin dejar huella, esa fórmula matemática modifica los resultados de la expresión popular. Si usted fue funcionario de casilla o representante de partido y firmó las actas, no se asombre de que en el PREP los resultados aparezcan modificados. Fue el fantasma.

Reyes-H-256-c

Por cierto, subir los documentos de las casillas a internet no vale de nada cuando el fantasma anda suelto. O sea que se trata de un gran aliado de los mapaches panistas de hace seis años, y ahora priistas. Por lo visto, el algoritmo se vende al mejor postor, pero el PRD no le ha llegado al precio. Seguro el algoritmo trabaja para “los de arriba” en exclusiva. Es parte de la conspiración. De nada sirve que un fuerte núcleo de científicos, la propia unam y su rector avalen el PREP. Para fines de la mentira efectiva, el fantasma del algoritmo es muy útil.

Atrapado(s) por el pasado

Nunca antes hubo tantos votantes simultáneos. Nunca antes tantas mujeres fueron candidatas. Nunca antes tantos jóvenes tuvieron acceso a las urnas. Nunca antes habíamos tenido tanta vigilancia sobre los medios. Nunca antes se había logrado una observación y una verificación cruzada tan amplias. Pero eso de nada sirve para quien hace de la mentira una profesión.

AMLO ha obtenido en dos ocasiones tres veces más votos que Cuauhtémoc Cárdenas, pero no ha ganado. Está en todo su derecho a sentirse frustrado. Pero si casi 70% de los electores votó por otra opción, quizá valdría la pena que se parara frente al espejo. Decir que sus opositores son masoquistas, corruptos, vendidos, etcétera, es una gran ofensa que muestra intolerancia y cero espíritu democrático. Pero sobre todo muestra su soberbia: si yo no gano quiere decir que hubo fraude.

Quien recurre a la mentira como forma de vida es que no puede enfrentar la realidad. México hoy es otro. Ni la compra del voto, ni los medios, ni el acarreo, ni las casillas especiales, ni las irregularidades, ni la corrupción generalizada, menos aún el masoquismo del 70% del electorado, son la explicación de su fracaso. Aquí, el único atrapado por su pasado es Andrés Manuel López Obrador. El único y verdadero fraude de 2012 fue tenerlo a él en la boleta. Fraude, porque no es actor político leal. Fraude porque 72 horas antes de la elección firmaba en el IFE un pacto de civilidad y explícitamente expresaba que no había encontrado motivo alguno para impugnar la elección. Basta de ofensas y, sobre todo, basta de mentiras.

1 Sissela Bok, Lying, Moral Choice in Public and Private Life, Vintage Books, Nueva York, 1989.
2 Mario Vargas Llosa, La verdad de las mentiras, Seix Barral, Barcelona, 1990.

_____________________________________

FEDERICO REYES HEROLES es director fundador de la revista Este País y presidente del Consejo Rector de Transparencia Mexicana. Su más reciente libro es Alterados: Preguntas para el siglo XXI (Taurus, México, 2010). Es columnista del periódico Reforma.

13 Respuestas para “El verdadero fraude
  1. gerardo dice:

    «sin comentarios» tiempo perdido al leer este articulo, deberian poner mas calidad en el personal que redacta para esta editorial.

  2. Raro razonamiento. Aunque no tanto si se considera que el autor debe tanto a don Jesús, el colaborador del antiguo, horrendo, delictuoso, infame, ratero y criminal PRI. Ha de ser difícil razonar con tanta cola.
    Los datos que FRH soslaya para concluir su previsible psicoanálisis de AMLO son tan obvios que descartarlos resulta lo más extraordinario del alegato.
    La idea de una confabulación de las muy dudosas élites mexicas no es improbable para nada, ¿por qué habría de serlo? Sobre las evidencias de coligación entre las familias de las élites por encima de los partidos sobran ejemplos a escala local y nacional. Ha ocurrido en otros países y tiempos. De hecho, es el modo de proceder habitual de las oligarquías.
    Todas las naciones tienen élites, pero no todas son como la de México. Aquí, detrás de la riqueza no hay triunfo del más apto, sino del cuate-cómplice. Carlos Slim, y las familias Azcárraga y Salinas no se hicieron como Bill Gates, Steve Jobs o Henry Ford; nada inventaron que explique su preponderancia en el mundo. Se hicieron de la depredación literal de un mercado básicamente cautivo de gobiernos autoritarios, alimentado desde hace medio siglo de las remesas que salvan de la indigencia a millones y los hacen consumidores; de la riqueza del narcotráfico estrictamente bajo control de los gobiernos a través de a lss fuerzas armadas; y de dos regalos de la naturaleza y la geografía historica: el petróleo y la vecindad con USA. Ninguno de estos factores implica méritos de las élites. Tales fuentes de riqueza han creado un espejismo (eso si uno cierra los ojos al sufrimiento cotidiano de unos 80 millones de mexicanos) sustentado desde no menos dudosos mundillos académico y legal muy ad hoc. Lo más increíble: ante los fallos de la SCJN o el TRIFE se invoca al Derecho, sin más, como si no supiéramos todos lo que han sido desde que hay memoria en los vivos nuestros abogados y jueces. FRH quiere creer, por interés y tal vez convicción también, pero no debería exigir tanto a la credulidad ajena.

  3. Roberto Orduña dice:

    Excelente viñeta, la de la Zanahoria. Las administraciones priístas y sus aduladores han sido expertas en atraparnos con el cuento de hay para todos, pero son unos pocos los que se la devoran. Afortunadamente no soy vegetariano y conservo saludable mi vista, no soy ciudadano miope.

    Saludos

  4. Pedro Alvarado dice:

    Sencillamente tendencioso y claro, después nos sorprendemos de que México sea uno de los países más corruptos del mundo, eso sí, avanzando vigorosamente en ese aspecto.

    Ahora resulta que la sesuda conclusión de «El verdadero fraude» es que AMLO es anacrónico. Me suenan conocidos los argumentos, desafortunadamente muy conocido.

    Sin embargo, la realidad del 13vo país más rico del mundo (PIB, 2010), con sus 4 hombres en la lista Forbes y sus millones de pobres o sus miles de muertos, usted elija la medida, no cambiará por sus agudos argumentos. Tampoco será menos válido el maridaje al margen de la ley de los acuerdos con los que se siguen repartiendo las migajas que quedan de este país.

    No veo necesidad de seguir, como ya lo mencionaron con anticipación, el sistema vigente le va a reconocer su contribución. Disfrútela Don Jesús, siga viendo el resto de la historia desde la pantalla de su televisión.

  5. jesus aldana delgado dice:

    SI QUE ES TENDENCIOSO EL ARTICULO DE FEDERICO REYES HEROLES. SE TIENE QUE DESENMASCARAR AL PRI (QUE NO DEBIERA YA TENER REGISTRO COMO PARTIDO POR TANTO FRAUDE, CORRUPCIÓN Y ASESINATOS, SIN CONTAR LOS NEXOS CON LOS NARCOS) LA ELECCION DE PEÑA NIETO FUE COMPRADA Y PATROCINADA POR GOBERNADORES PRIYISTAS, EMPRESARIOS QUE LE DEBEN LO QUE «SON» AL SISTEMA Y POR ULTIMO AL CRIMEN ORGANIZADO: NARCOMALANDROS. SOLO ASÍ SE EXPLICA LA GRAN CANTIDAD DE MILLONES DE PESOS QUE SE GASTARON COMENZANDO CON LOS VOTOS CAUTIVOS (SINDICALIZADOS. BUROCRATAS, ETC), LOS MEDIOS VENDIDOS TELEVISA, TV. AZTECA, RADIO, ETC. ENCUESTADORAS COMO «MITO»WSKY, «MILEÑIUM», ETC. ADEMÁS DE SITUACIONES QUE LOS PRIYISTAS NOMBRAN COMO «SUBJETIVAS» A SABER: APERTURA TARDE DE CASILLAS, TORTUGUISMO, CAMBIO DE CASILLA, NO REPRESENTACION, O SOBREREPRRESENTACION DE PARTIDO,EL ROBO Y QUEMA DE ANFORAS. Y POR ULTIMO PARA CERRAR CON BROCHE DE ORO EL IFE A FAVOR DE TODAS LAS IRREGULARIDADES QUE HE MENCIONADO Y PUE QUE MAS!!

  6. Sonia Carlina Salinas dice:

    Señor Federico: su padre no hubiera perdido el tiempo en este «análisis» para «desnudar» los pocos argumentos de la izquierda mexicana. Lo raro es que usted, y muchos analistas más, aprovechando el poder que tienen de provenir de familias connotadas, de beneficiarse con los convenios con empresas, instituciones, etc. emiten juicios para que todo siga igual. Sin embargo, se callan cuando se trata de criticar al presidente en turno. No dicen nada ni dedican estos artículos tan largos para hablar de Moreira, Carryngton, el avión presidencial, ni nada que se le parezca. Entonces, vergonzosamente ustedes son unos convenencieros como todos los de los partidos políticos y eso es gravísimo. Su hermano -cómplice de los fraudes de PEMEX- entra en todo este análisis. A nosotros no nos impacta que personas como ustedes hagan esto. Son intelectuales a modo. Qué lástima. Estoy segura que esto no se publicará.

  7. Jesús Gerardo Puentes Balderas dice:

    Sólo en una cosa no estoy de acuerdo, en que en México sea más difícil conseguir recursos económicos para financiar una campaña que en EUA.

    Creo que, en nuestro país es más fácil. Pienso que la comparación con EUA no viene al caso, debatirlo aquí sería inadecuado, pero si en EUA, hay un nivel educativo y cultural mayor, una sociedad más informada, más participativa, mas responsable de sus obligaciones y exigente de sus derechos, además de respetuosa de la ley y las instituciones, es obvio que es más difícil conseguir recursos fuera de la ley para una campaña política.

    En México, creo que basta con los 29 mil millones que no ha comprobado la administración de Humberto Moreira Valdés, para decir que gran parte de ese dinero se utilizo en la campaña, éste es sólo un caso conocido, no sabemos con cuanto cooperaron los demás estados gobernados por el PRI, incluido el propio Estado de México.

    Es cierto, todos compran votos, pero es un problema que cada día crece más y descaradamente.

    Tal vez se solucionaría en parte con en verdad hacer obligatorio el votar y castigar con una multa onerosa al que no ejerza su derecho. Otro sería que la reforma política y electoral, incluyera las propuesta ya ventiladas: la reelección de legisladores y ayuntamientos, la segunda vuelta electoral, la proporcionalidad en la conformación de los Congresos y los cabildos, el referéndum, el plebiscito, la revocación de mandato entre otras.

  8. Enrique Gomez dice:

    federico, federico….conoces bien lo intríngulis del sistema….lo mamaste en casa!!! ahora resulta que no existen…..bueno, sigue…el nuevo/viejo régimen está preparado para premiarte….y lo hará, saber ser agradecidos!!! Pemex y el CISEN fueron unos buenos ejemplos….

  9. Derecho a la mentira
    Mentir, tiene su encanto
    sus reglas, propias:
    imaginación y memoria:
    versiones únicas,
    realidad alternativa…
    horarios precisos,
    de actividades inocuas…

    estar aquí, y no estar
    y no contigo
    conmigo y mi
    conciencia
    con mi moral de
    estantería…

    la otra realidad
    acomodada para
    un destinatario
    éste.

    El miedo,
    a herirte, hiriéndome
    y que tu corazón
    no pueda entender
    que estoy con vida,
    que oculto deseos
    y piensos, que «flirt»
    es un ejercicio…
    y un riesgo
    al que recurro
    vanidad o necesidad,

    que me permito soñar
    o soñarme, aquí o allá,
    que te dudo
    que no eres todo
    o lo más simple
    que no quiero que
    nadie sepa y juzgue,

    o sólo por ello, por ejercitar
    el derecho
    y protegerme de lo real…

    a verme en el espejo
    en soledad,
    la misma que todos
    pero concreta
    sútil y diáfana,

    mentir porque sí
    porque aprendí,
    porque quiero
    porque pruebo tus reacciones
    porque te quiero ver disimular,
    mintiendo, mintiéndome
    ejerciendo el mismo derecho.

    especifico el tiempo y el espacio
    sembrando dudas,
    dudas, y temores
    en
    el corazón del otro,
    tuyo…

  10. hrobles dice:

    Creo que un análisis serio del proceso electoral del pasado 1 de julio, y en particular sobre el resultado, debe verse desde distintos ángulos de forma sencilla y sin complejizarlo. Este ejercicio-artículo, sin duda cumple con ambos propósitos, lo cual le convierte en referente obligado.

  11. Jessica dice:

    Estoy en total desacuerdo con su artículo. Sobre todo en el punto 4, a mi me consta en los hechos la compra del voto a través de las tarjetas soriana y otros apoyos disfrazados de programas sociales. Tal vez fraude no sea la palabra adecuada para esta elección tan sucia. Que pésimo artículo, a todas luces pretende disfrazar la realidad.

  12. ysaura dice:

    Felicidades, muy bueno el artículo
    gracias

Dejar un comentario



El costo humano de las nuevas tecnologías. Entrevista con Federico Reyes Heroles
¿Qué tipo de interacción social queremos? Esta es la interrogante que subyace en Alterados: Preguntas para el siglo XXI, ensayo de largo aliento donde Reyes Heroles reflexiona sobre los efectos que las nuevas tecnologías tienen en las personas y la forma en que han modificado las relaciones humanas, particularmente entre los jóvenes. GERARDO OCHOA SANDY: […]
Ficciones y poder

Federico Reyes Heroles y José Gordon conversan con Yuval Harari
El pasado 25 de febrero, Yuval Harari ofreció una conferencia en el Centro Deportivo Israelita, como parte de la promoción de su libro más reciente, De animales a dioses: Una breve historia de la humanidad (Debate, Madrid, 2014). Ante un auditorio lleno, el autor comentó las principales ideas de este libro y planteó, en general, […]
Desigualdad y opinión pública
Encuestas como la Mundial de Valores arrojan información importante sobre la percepción de la desigualdad. La demanda igualitaria en Latinoamérica, por ejemplo, está por encima del promedio internacional. Las encuestas internacionales ofrecen diferentes mediciones de la opinión pública sobre la desigualdad. Entre esas mediciones se distingue la preferencia de los ciudadanos por una mayor igualdad […]
La opinión pública latinoamericana, Estados Unidos y Cuba
¿Qué imagen tienen los latinoamericanos de Estados Unidos y Cuba? Los datos obtenidos por la encuesta Latinobarómetro a lo largo de más de una década sorprenderán a algunos. El acercamiento de Estados Unidos y Cuba a finales del año pasado fue una noticia mayor que amerita una revisión desde la óptica de la opinión pública. […]
El maltrato al instituto electoral
Entrevista con María Marván Laborde
Con la apertura democrática, el federalismo pasó de ser una entelequia constitucional a un hecho fallido. La descoordinación entre niveles de gobierno, los vacíos legislativos y operativos y —sin más— la irresponsabilidad, han debilitado hasta el pasmo nuestro régimen de articulación nacional. Ante ello, la reacción más inmediata, pero de ningún modo la más conveniente, […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (244.824)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (210.982)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (140.748)
...

La distribución del ingreso en México (139.775)
...

La economía mexicana del siglo xx: entre milagros y crisis (86.661)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores