Lunes, 10 Agosto 2020
Artículos relacionados
Finisterre, editor, inventor y aventurero
Cultura | Este País | Galaxia Gutenberg | Bibiana Camacho | 03.07.2012 | 0 Comentarios

Las visitas a las librerías de viejo son un viaje en el laberinto del tiempo. Entre montañas de libros —muchas de ellas nada interesantes: folletos, libros de texto desactualizados, recetarios, enciclopedias obsoletas, arte y literatura— es posible encontrar verdaderas joyas. Seis libros, cinco de poesía y uno de textos breves, todos publicados por la editorial Ecuador 0º 0’ 0’’, Revista de Poesía Universal, cuyo director fue Alejandro Finisterre, llaman la atención por el formato, la tipografía y las ilustraciones.

Otto-Raúl González es autor de Para quienes gusten oír caer la lluvia en el tejado, un libro de poesía cuyo ritmo siguen las palabras, pues están dispuestas en el papel formando figuras alusivas al texto. La temática son las cosas cotidianas, la lluvia, un gato, la piñata, la muerte, la paz. También escribió Cuchillo de caza, en un formato más grande, con un diseño sobrio; en su temática abundan las cosas y los animales que cobran vida humana, el amor, las ciudades.

De Francisco Monterde es Netsuke, libro ilustrado por Hokusai. Se trata de un conjunto de haikús, cuya aparente sencillez encierra multitud de sugerencias. Además, las ilustraciones de elegancia japonesa fueron tomadas del gran pintor y grabador Hokusai que murió en 1849.

Guirnalda de primavera es de la poeta desaparecida Alaíde Foppa. La poesía de este libro tiene que ver con las flores y con los sentimientos que levantan.

¡Aquellos tiempos!, escrito por Emilio Criado Romero e ilustrado por Rivero Gil, reúne breves narraciones que dan cuenta de la España de los años treinta. Por sus páginas desfilan personajes, paseos al campo, visitas a museos, tertulias, corridas de toros y otros temas. En cada breve texto magníficamente narrado encontramos reflexiones y recuerdos, miedos y alegrías.

En 1968, con el pretexto de las Olimpiadas en México, se otorgó el Premio Olímpico de Poesía. Uno de los ganadores de este galardón, convocado por la Comunidad Latinoamericana de Escritores y por Ecuador 0º 0’ 0’’, Revista de Poesía Universal, fue Luis Rius con su poemario Canciones a Pilar Rioja, homenaje a la bailarina, en el que se rinde tributo a la danza, la coreografía, la música, el cuerpo y los elementos que hacen inolvidable el arte de la danza.

Tanto el contenido como el diseño editorial de los libros mencionados, publicados entre 1960 y 1970, dan cuenta de una editorial que en cada ejemplar ponía un empeño particular que respondiera a la propuesta artística del escritor; hay un cuidado milimétrico de artesano en cada libro. El responsable de este trabajo editorial es Alejandro Finisterre, seudónimo de Alexandre Campos Ramírez, nacido en Finisterre, Galicia, en 1919. Uno imagina que un editor que pone tanto empeño en cada libro es un personaje rodeado de libros con pocos sobresaltos cotidianos, dedicado exclusivamente a su trabajo. Sin embargo, la vida de Finisterre está llena de sorpresas. Para empezar, fue el inventor del futbolín, ese juego con el que, en las ferias del pueblo de mis abuelos, solía entretenerme durante horas, del que existen torneos mundiales e incluso una Federación Internacional de Futbolín con cinco variantes del juego de acuerdo al tipo de mesa. Pero regresemos con Finisterre. Mientras estudiaba el bachillerato en Madrid a los quince años, trabajó como ayudante de su profesor corrigiendo las tareas de los alumnos más pequeños, fue peón de albañil y ayudante en una imprenta. Finalmente conoció a León Felipe, de quien tiempo después sería albacea, y a Rafael Sánchez Ortega, con quienes editó el periódico Paso a la juventud para venderlo por las calles. Durante la Guerra Civil Española, en 1936, Finisterre quedó sepultado a consecuencia de uno de los bombardeos a la edad de 17 años y tuvo que ser trasladado a un hospital en Montserrat en Barcelona. Finalmente quedó cojo y esa experiencia, aunada a la observación de mutilados de guerra que como él nunca podrían volver a jugar futbol, lo llevaron a idear el futbolín. Francisco Javier Antuna fue el carpintero que se encargó de la fabricación del primer artefacto siguiendo las instrucciones de Finesterre. En enero de 1937 patentó su invento en Barcelona, así como otro que consistía en un pasahojas de partituras accionado con el pie. Sin embargo, en su huída hacia Francia, una vez que el franquismo ganó en España, perdió la patente del futbol de mesa. Luego de una breve estancia en París se trasladó a Quito, Ecuador, donde fundó la editorial Ecuador 0º 0’ 0’’, Revista de Poesía Universal. En la presentación de dicha editorial, conoció al embajador de Guatemala, quien lo invitó a fabricar el futbolín en su país. Entonces se traslada, en 1952, a Cabo de Santa María en Guatemala donde mejoró su diseño que era fabricado con caoba y barras periscópicas.

Dos años después, el coronel Castillo Armas dio un golpe de Estado en Guatemala, por lo que Finisterre es capturado y embarcado en un avión con dirección a España. Finisterre se refugió en el lavabo del avión y construyó una bomba ficticia envolviendo una pastilla de jabón con papel de aluminio. Con esa “bomba” logró desviar el vuelo hacia Panamá, en lo que fue uno de los primeros aerosecuestros que se tengan registrados. Más tarde se estableció en México, donde continuó con su trabajo editorial y publicó a varios poetas, como León Felipe, Juan Larrea y Ernesto Cardenal. Precisamente a este periodo mexicano pertenecen los libros que menciono al inicio de este texto. Además, Finisterre organizó en 1973, en el Bosque de Chapultepec, el gran homenaje del exilio a León Felipe. Logró congregar a intelectuales como Ramón Xirau, Francisco Giner de los Ríos, Juan Marichal, José Miguel Ullán, Ramón Chao y Celso Emilio Ferreiro, hubo conciertos poéticos y se develó la escultura en bronce de León Felipe que aún se encuentra en el Bosque de Chapultepec. Tres años después, durante la transición española, volvió a su país de origen y se casó con la soprano María Herrero. A la muerte de León Felipe, su amigo de toda la vida, fungió como albacea de su testamento y logró que los documentos, escritos y demás pertenencias del poeta se quedaran en el Ayuntamiento de Zamora. Finisterre fue un republicano, excelente editor, poeta (aunque él sostenía que solo hacía versos) e inventor —se dice que registró más de cincuenta patentes. En algunas entrevistas, incluso, presume de haber jugado futbolín con el Che Guevara durante su estancia en Guatemala. Finisterre, fallecido el 9 de febrero de 2007, tuvo una vida llena de altibajos, azares, aventuras, invenciones y creación de libros. No es de extrañar que haya sido un excelente editor: era un observador agudo, se involucraba completamente con lo que le gustaba y era un apasionado de las letras.

——————————
BIBIANA CAMACHO (Ciudad de México, 1974) es exbailarina y encuadernadora. Fue becaria del programa Jóvenes Creadores del FONCA 2008-2009. Ha colaborado en Generación, Replicante, Revés, Puro cuento y La Tempestad, entre otras publicaciones. Con Tras las huellas de mi olvido obtuvo una mención honorífica en el Premio Juan Rulfo de primera novela 2007. También cuenta con un libro de cuentos: Tu ropa en mi armario.

Dejar un comentario



Cultura, mayo de 2015
Obra plástica de Beatriz Castañeda, poemas de Rafael Castillo Costa y un texto de Beatriz Espejo sobre Edmundo Valadés. Esto y más es lo que podrán encontrar en este número 116 del suplemento de cultura.
La búsqueda de la identidad
Kate Chopin, The Awakening (El despertar) Una de las novelas menos conocidas que abordaron el popular tema del adulterio en el siglo XIX es The Awakening (1899), de Kate Chopin (Estados Unidos, 1850-1904). Dentro de esta serie de obras, muchas de ellas eminentes y entre lo más sobresaliente en la producción de cada uno de sus […]
Lara Zavala: compartir el placer
Hernán Lara Zavala, La prisión del amor y otros ensayos narrativos, Taurus, México, 2014. En su más reciente libro, Hernán Lara Zavala nos ofrece una colección de textos que parten de un eje temático, a partir del cual el autor va trazando una diagonal, uniendo puntos, como en el juego de la infancia. En este […]
Casa de palabras
Moisés Vaca, Arder la casa, Fondo Editorial Tierra Adentro, México, 2014. Me gustaría comenzar con una pregunta: ¿qué se necesita para hacer Arder la casa? La respuesta parecería obvia: una casa y una chispa con suficiente contundencia. Como es claro, lo anterior lo sabe Moisés Vaca, que construye su casa de palabras, a la manera […]
Cultura 113, febrero de 2015
En cultura, José María Martínez nos comparte su luminosa obra y reproducimos el discurso de Eraclio Zepeda al recibir la Medalla Belisario Domínguez.
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (244.932)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (211.367)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (140.802)
...

La distribución del ingreso en México (139.876)
...

La economía mexicana del siglo xx: entre milagros y crisis (86.787)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores