Lunes, 10 Agosto 2020
Artículos relacionados
Grandes orfebres de Iberoamérica
Cultura | Este País | Galaxia Gutenberg | Gustavo Curiel | 03.07.2012 | 3 Comentarios

Uno de los conjuntos más bellos y bien logrados de la magna exposición Grandes Maestros del Arte Popular de Iberoamérica, que ofrece Fomento Cultural Banamex, AC, en el ahora Palacio de Cultura Banamex, lo constituyen las excelentes piezas de orfebrería. Los trabajos de varios países de América Latina en oro y plata quedan muy bien representados con piezas de formidable calidad artística e inigualable belleza.

Orfebres en Latinoamérica
En un momento del recorrido, después de haber dejado atrás los tres jaguares procedentes de Chiapas que reciben al visitante, las sorprendentes piezas de barro antropomorfas de Brasil, las soberbias embarcaciones de madera y una carreta de Costa Rica, aparecen, de repente, las piezas de oro y plata. Sobresale sobre un muro que tira al rosa, un formidable espejo con marco de plata labrada, digno exponente de la alta calidad en el oficio de los orfebres de Cochabamba, Bolivia. Al afinar la vista uno se topa con dos magníficas cornucopias de los talleres de Lima, Perú, dos erguidas palmatorias, un exultante cofre de carnosas formas, un atril con afrancesadas rocallas, dos limpísimos candeleros de 2004 —producto del artista Odilón Marmolejo Sánchez—, una sopera de Cochabamba de 2010, una bombonera de igual procedencia y una graciosa pava hecha en Buenos Aires, obra de Juan Carlos Pallarols. Las anteriores piezas responden a lo que podríamos catalogar como el “neobarroco latinoamericano”; es decir, las formas que pueblan estas obras y sus tipologías proceden o están hermanadas con el barroco virreinal de los siglos XVII y XVIII. Por ello, hay en las piezas complicadas patas de garra, bellas flores arracimadas de innegable estirpe barroca, bulbosos gallones en una sopera, además de caprichosas y teatrales rocallas que desafían con sus inestables formas la armonía de las reglas de la gravedad, ángeles barrocos con faldellines romanos picados de lustre, etcétera. Algunas de las tipologías de las piezas copian exactamente las formas de las obras antiguas —aquellas que les dieron origen—, como es el caso de dos ramilleteros barrocos que remiten al arte de los Países Bajos y, por supuesto, a España. Estas piezas de plata fueron acompañadas, para romper la monotonía, por enormes vasos de vidrio rojo soplado y moldeado con incisiones, del artista Magdiel García Hernández, además de obras realizadas en otros materiales como las láminas de hojalata recortada y el hierro forjado, lo cual es, sin lugar a dudas, un acierto museográfico.
De aquí en adelante la orfebrería se dispuso en generosas vitrinas, abarrotadas principalmente de ejemplos de plata que ofrecen al visitante un inigualable festín visual. Hay zarcillos, de Chile, un trarilonco del mismo país austral, soberbias piezas de los plateros de la firma Tane (sus orfebres apuestan por los acabados limpios) y dos bules, de 2011, ejecutados en plata fundida, torneada y esgrafiada. Uno puede admirar la maestría con que los artistas de Ecuador, Arequipa, Managua, Tuxtla Gutiérrez y Mérida, Yucatán, trabajan los finísimos hilos de plata afiligranada. Hay que detenerse un momento para admirar a los “negritos chicheros”, piezas estrella de la exposición, hechas en Lima, Perú, y trabajadas en plata fundida a la cera perdida, repujada, cincelada y pulida. Se trata de dos vasos de ascendencia barroca que incluyen graciosos pies con zapatos que funcionan como soportes de las piezas; llevan, a manera de “exvotos”, manos colgantes y guías de pescados.

Un apartado de relevancia en la exposición es la plata de carácter litúrgico. En otras vitrinas se colocaron aditamentos para imágenes sagradas y un incensario; en este punto sobresale una corona. Ante tal frondosidad de formas se agradece el haber incluido una charola de plata de Guadalupe, Zacatecas, muy limpia en los terminados y los perfiles. Hay hermosas dagas de Sayula, Jalisco y otras armas blancas. Además, un enorme tupu de doce cadenas del Cuzco, y otro más en forma de cuchara (ambas piezas sirven para sostener los ponchos peruanos en los días de fiesta). Con reminiscencias del pasado virreinal destacan dos cocos que originalmente servían para tomar chocolate; fueron realizados por José Castellanos Rabanales en 1997 y usan el coco seco de la palma con finos relieves de plata pulida, pies y asas, aditamentos que permiten asentarlos en las mesas; proceden de Jalpa de Méndez, Tabasco. Otras piezas reproducen en forma muy cercana a las originales barrocas, como es el caso del baúl de cuerno —que no carey, como era lo usual— de David Jiménez Montoya, de Mérida, Yucatán, fechado en 1998. No podía faltar la vertiente de los objetos con formas “neoindígenas”. El oro de Colombia ocupa un lugar destacado en la exposición. También sobresalen un mono, una vasija, un centro y un florero de plata con adornos que remiten a la lapidaria prehispánica. Hay, en este rubro, aunque muy estilizada, una sorprendente jarra lisa, de mano del artista Odilón Marmolejo Sánchez, fechada en 2010, con evidentes ecos sudamericanos prehispánicos. Hay guacamayas junto a fabulosas geodas y otros ejemplos de mineralia con acabados en plata. Otras piezas espectaculares son las pencas con balandangas de plata laminada, de Brasil, que incluyen higas (o figas) para el mal de ojo, a manera de fajas de dijes. Las materas con popote de los artistas Pallarols, Patrarca y García, de Buenos Aires, son muestra clara de lo excelso que pueden llegar a ser los objetos utilitarios. No faltan las piezas del arreo charro o gaucho, como las espuelas de plata nazarenas de Buenos Aires, Argentina. Cada pieza de orfebrería está dispuesta en un sitio adecuado: las más voluminosas o aquellas recargadas de ornamentos nunca compiten con sus pares más pequeños. Se trata de una exposición única, en la que las manos de los grandes maestros de la orfebrería se han conjuntado en un loable esfuerzo para ofrecer un banquete sensorial sin parangón.

3 Respuestas para “Grandes orfebres de Iberoamérica
  1. Beatriz dice:

    Hola, fui muchos años cliente del maestro Odilón Marmolejo y desde que cerraron la platería Itze no sé dónde encontrarlo. ¿Me podrían dar sus datos?
    Muchas gracias.

  2. Ana dice:

    Buenas tardes, me quisiera poner en contacto con el señor Odilón Maemolejo Sánchez, saber donde esta ubicado.

    Espero respuesta
    Muchas gracias

    Ana Perso

  3. Laura dice:

    Me interesa mucho estar al tanto de todo lo que hacen, yo hago algunas piezas de decoracion en plata

Dejar un comentario



La búsqueda de la identidad
Kate Chopin, The Awakening (El despertar) Una de las novelas menos conocidas que abordaron el popular tema del adulterio en el siglo XIX es The Awakening (1899), de Kate Chopin (Estados Unidos, 1850-1904). Dentro de esta serie de obras, muchas de ellas eminentes y entre lo más sobresaliente en la producción de cada uno de sus […]
Lara Zavala: compartir el placer
Hernán Lara Zavala, La prisión del amor y otros ensayos narrativos, Taurus, México, 2014. En su más reciente libro, Hernán Lara Zavala nos ofrece una colección de textos que parten de un eje temático, a partir del cual el autor va trazando una diagonal, uniendo puntos, como en el juego de la infancia. En este […]
Casa de palabras
Moisés Vaca, Arder la casa, Fondo Editorial Tierra Adentro, México, 2014. Me gustaría comenzar con una pregunta: ¿qué se necesita para hacer Arder la casa? La respuesta parecería obvia: una casa y una chispa con suficiente contundencia. Como es claro, lo anterior lo sabe Moisés Vaca, que construye su casa de palabras, a la manera […]
Contra la extrema juventud
Erik Alonso, Los procesos, Fondo Editorial Tierra Adentro, México, 2014. Cuando no soporto la asfixia que me produce el aire de jovialidad forzada que hoy contamina a la vida y la cultura, recuerdo que, por su inherente ausencia de grandes propósitos y para evitar el ridículo involuntario, los geniales conjurados shandys de los que escribió […]
Tributo con motivo de siglo y medio del nacimiento de Luis G. Urbina (1864-1934) Parte I
Este texto estará disponible en el transcurso del mes. Por favor, visite el sumario general o el sumario del suplemento de Cultura regularmente. Los títulos subrayados indican que el artículo completo ya está disponible. Suscríbase a Este País y reciba la versión impresa cada mes a la puerta de su casa o cómprela con su […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (244.932)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (211.368)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (140.802)
...

La distribución del ingreso en México (139.876)
...

La economía mexicana del siglo xx: entre milagros y crisis (86.788)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores