Domingo, 18 Agosto 2019
Artículos relacionados
La restauración del orden
Cultura | Este País | Mirador | Íñigo Fernández | 01.09.2012 | 0 Comentarios

Retrato de Maximiliano I de México, Andrew Burgess, ca. 1864.

A finales de 1864, el Departamento de Estado norteamericano ordenó al fotógrafo Andrew Burgess que viajara a México con la misión de documentar la presencia militar francesa. Fiel a su cometido, la imagen que aquí se muestra fue una de las primeras que tomó a su llegada al país.

El personaje de la fotografía es Maximiliano de Habsburgo, primer y único emperador europeo que México ha tenido en su historia. Entonces contaba con treinta y dos años de edad, de los cuales había pasado los últimos siete en compañía de su esposa, Carlota de Bélgica, y llevaba poco menos de seis meses viviendo en el país.

Observamos un retrato que presagia las tensiones que acompañarían a la aventura del Segundo Imperio. Los símbolos militares contrastan con la postura relajada y poco marcial de quien sabe que su autoridad no emana de las armas sino de la voluntad de sus súbditos, en tanto que la mirada perdida en la lejanía denota el desinterés por el presente y la fascinación por un futuro donde los deseos e intenciones se hallaban en potencia.

Pronto supo lo difícil que era pasar de la potencia al acto en un país en el que la ocupación del ejército de Napoleón iii no había conseguido erradicar las ideas republicanas que fueron sembradas desde la época de la independencia, ni tampoco someter a quien era entonces su máximo representante: Benito Juárez.

Pasó poco tiempo para que también reconociera que estaban en lo correcto aquellos que le advirtieron que gobernar México era una tarea compleja. No podía ser de otra manera cuando su clase política había asumido desde 1821 que la imposición de las ideas propias era uno de los beneficios derivados del ejercicio del poder; que la construcción de la nación estaba supeditada a la eliminación de los opositores, y que las diferencias debían solucionarse a través de las armas y no de ese recurso propio de los débiles y pusilánimes que era el diálogo.

En cambio, le llevó más tiempo comprender el verdadero propósito de su presencia en México. Si José María Gutiérrez Estrada, Francisco Javier Miranda, Adrián Wolf o cualquier otro de los miembros de la comisión que lo visitó aquella tarde de octubre de 1863 hubiera sido más claro, más sincero, Maximiliano habría comprendido desde el inicio que lo que buscaban era algo más que un emperador, necesitaban de alguien que concluyera exitosamente lo que ellos iniciaron en 1857. Deseaban que el joven archiduque austriaco acabara con el “caos” que imperaba en el país por culpa de los liberales, que refundara la patria, que fuera el restaurador de ese orden que por la gracia de la tradición y de la religión identificaba y unía a los mexicanos y que había empezado a resquebrajarse a partir de 1810.

Es en este propósito oculto donde se encuentra uno de los motivos del fracaso del Segundo Imperio. Desde su llegada a la capital del país, Maximiliano se distanció paulatinamente de los líderes del conservadurismo y el monarquismo mexicanos. Se trató de una cuestión natural, al menos en un principio, producto de su afinidad con el ideario liberal. El rechazo a integrar la cruz en el escudo imperial y a suprimir las Leyes de Reforma fue el resultado de la firme creencia en un “deber ser” político que abogaba por la preservación del Estado laico recién establecido en México.

En su momento, este distanciamiento no preocupó al emperador. Se sentía seguro gracias al apoyo que los franceses le prodigaban y confiaba en que los liberales mexicanos se unirían a su causa. Erró. Una parte importante del liberalismo jamás lo reconoció como la autoridad legítima del país y en 1867 los soldados franceses abandonaron el país dejándolo a su suerte.

Maximiliano de Habsburgo fue ejecutado en el Cerro de las Campanas el 19 de junio de 1867. Curiosamente, su muerte ayudó a restaurar el orden, uno quebrantado por los franceses a partir de 1862, al tiempo que representó, como diría el maestro Edmundo O’Gorman, el triunfo del ser republicano en México. ~

——————————
ÍÑIGO FERNÁNDEZ (Ciudad de México, 1969) es maestro en Historia y doctor en Documentación. Se desempeña como profesor-investigador de la Escuela de Comunicación de la Universidad Panamericana, campus Ciudad de México, donde estudia el tema de la prensa mexicana en el siglo XIX.

Dejar un comentario



Viejas preocupaciones
Sofía Cándano (Cala), El segundo puro, La Habana, 2015. No me daba miedo ser viejo. Pensar raramente en que, después de muchos años, sería como mi abuelo. No pensaba en mi propia muerte. Hasta que mi abuelo murió como murió. Temí llegar a esas edades y morir de esas maneras. Empecé a tener miedo (sin […]
El baile
“Guerra Mundial 1914-16. Dándose un zambullida con las trincheras al lado”, ©Colección de fotografías estereoscópicas de la Primera Guerra Mundial, Biblioteca Judeteana Cluj, CC-BY-SA 3.0, <http://tiny.cc/mirador289>. –¡Corre, corre! La voz de Adójan atravesó el espacio como una mariposa en un campo soleado en pleno verano. Hacía mucho que a Dítrik no le venía a la […]
Dimitrios pörtrat
Su nombre es Dimitrios y se le puede ver todos los días en la estación de trenes de Basilea, en Suiza. Cualquiera diría que pierde el tiempo, pero en realidad labora sigilosamente. Trabaja para una organización ficticia: la “Casa de las Culturas Europeas”, cuyo objetivo expreso es resguardar la integridad de las mujeres dentro de […]
El jinn de la patineta: Afsoon y Parishad
El lente capta con precisión el momento exacto en que sus sonrisas se iluminan ante nuestra mirada. El momento es eterno, siempre en el presente, siempre en el pasado, siempre un recuerdo para el futuro. Tomar una fotografía es participar en la vida de otra persona, permitiéndonos admirar la evocación de su existencia, con la […]
Retrato de familia
Para Reed Heustis El secreto Miro los rostros. Todos son de una seriedad enorme, convencidos de que esa es la mejor pose para acceder a la Historia. Alguno de los mayores insinúa una sonrisa que lanza a manera de desafío, escéptico ante quien busca revelar el secreto de los muertos. Solo se muere dos veces […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (226.536)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (129.063)
...

La distribución del ingreso en México (120.843)
...

Los grandes problemas actuales de México (120.020)
...

Perfil demográfico de México (72.084)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores