Martes, 20 Agosto 2019
Artículos relacionados
Obra plástica: Manuel Felguérez
Cultura | Este País | Obra Plástica | Manuel Felguérez | 03.06.2012 | 0 Comentarios

Hace ya varias décadas, Octavio Paz destacó la integración de pintura y escultura en la obra de Manuel Felguérez. Describió esta encrucijada como un nuevo muralismo. Y en efecto, en piezas como la que aún adorna el vestíbulo del cine Diana en Paseo de la Reforma —ahora convertido en un complejo—, es evidente esta colisión entre dos lenguajes emparentados pero fundamentalmente distintos, colisión atómica, cósmica, que sugiere un caos primigenio pero también una gradual síntesis, un equilibrio de fuerzas. Felguérez innovaba, reorientaba el muralismo y, simultáneamente —como Orozco, Rivera y Siqueiros en su tiempo—, reinstauraba la tradición, traía al presente la milenaria historia del relieve.

Puede argumentarse que este trastocamiento, este choque de lenguajes hasta la confusión y la síntesis estética, ha sido una constante en la trayectoria de Felguérez. Se trata, dijimos, de animales fundamentalmente diferentes. Pintura y escultura pertenecen y se conducen en dimensiones distintas. Pero Felguérez les aplica la tensión y el hierro, las somete a las fuerzas formidables de su arte, y las reúne, mezcla sus estructuras moleculares.

Las pinturas que reproducimos en estas páginas no son ajenas a esta búsqueda. Como si el escultor intentara salir cuando a Felguérez lo domina la identidad del pintor, como si los planos y los volúmenes, luego de tantas décadas encerrados en el mismo cuerpo y gobernados por el mismo amo, hubieran olvidado sus personalidades y sus turnos, en estas obras lo escultórico emerge y transpira. Hay piezas hechas casi de sombras y espacio que podrían ser la representación bidimensional de las visiones volumétricas de Felguérez: formidables bocetos pictóricos de sus piezas físicas. Hay obras que parecen hechas de caverna, fuego y piedra. Hay piezas de planos y fenómenos visuales que se superponen hasta brotar y ser palpados, en cada uno de sus fondos, por los ojos.

Felguérez preserva en estos trabajos esa voluntad de síntesis que ha devenido consustancial a su estilo, y nos recuerda el gozo del arte. Por eso celebramos la oportunidad de acoger, por segunda ocasión en poco más de un año y ahora con el atractivo añadido del color, su magnífica obra. Nuestro agradecimiento y nuestro afecto a él y a su esposa, Mercedes Oteyza, que amablemente favoreció el asunto.

Dejar un comentario



Cultura, mayo de 2015
Obra plástica de Beatriz Castañeda, poemas de Rafael Castillo Costa y un texto de Beatriz Espejo sobre Edmundo Valadés. Esto y más es lo que podrán encontrar en este número 116 del suplemento de cultura.
Obra plástica de Oscar Gutman
Pensé en un laberinto de laberintos, en un sinuoso laberinto creciente que abarcara el pasado y el porvenir y que implicara de algún modo los astros. Jorge Luis Borges   Vuelva la página: necesita iniciar propiamente el recorrido por este laberinto. Decida si prefiere transitarlo en el orden que proponemos o si saltará de una […]
Obra plástica de Alberto Castro Leñero
Nuestro artista invitado cuenta con una larga y fructífera trayectoria. Desde muy joven estuvo inmerso en un mundo que alimentaba su sensibilidad y, naturalmente, siguió el camino del arte. Estudió en la Academia de San Carlos y más tarde en la Escuela Nacional de Artes Plásticas. Ha trabajado en varios países del mundo y ha […]
Obra plástica de José María Martínez
Fruto de una formación autodidacta, la obra de José María Martínez resalta entre las miles de imágenes que nos taladran a diario desde todas las pantallas que se cruzan en nuestro camino. Encontrarse con estos limpios y luminosos lienzos resulta una experiencia infrecuente. En la selección que presentamos en este número parece haber una división […]
Cultura 113, febrero de 2015
En cultura, José María Martínez nos comparte su luminosa obra y reproducimos el discurso de Eraclio Zepeda al recibir la Medalla Belisario Domínguez.
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (226.626)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (129.085)
...

La distribución del ingreso en México (120.956)
...

Los grandes problemas actuales de México (120.390)
...

Perfil demográfico de México (72.115)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores