Mircoles, 18 Septiembre 2019
Artículos relacionados
Están clavadas dos cruces. Lengua y religión
Cultura | Este País | Somos Lo Que Decimos | Ricardo Ancira | 01.04.2012 | 0 Comentarios

Es por lo menos paradójico que hasta el ateo más ortodoxo tenga compadres, que hable de calor infernal, del éxodo del campo a la ciudad, de reformas que quedaron en el limbo, manzanas de la discordia, chivos expiatorios y satanizaciones. También que, sin rubor, llame mesías a los políticos populistas, afirme no comulgar con una idea (ni con ruedas de molino); que piense que martirio y tortura son sustantivos intercambiables, estime que alguien predica en el desierto y lamente vivir un vía crucis (o calvario) cuando tramita algo en una oficina gubernamental.

Aun a nuestro pesar, somos partícipes de una moral judeocristiana que, además de dotarnos de valores “universales incuestionables” prohíbe, entre otros, el incesto y la antropofagia. En sus primeras ediciones, los Principios de Engels se llamaron Catecismo comunista, lo cual era un oxímoron solo en apariencia. Se diría que la fe entró con sangre y en ella se quedó.

Abundan en nuestra lengua dichos de origen religioso aun cuando no se trate de asuntos de credo. Así, repicar y andar en la procesión es sinónimo de silbar/chiflar y comer pinole; ambas expresiones, si bien metaforizan realidades diferentes, indican la inconveniencia de hacer dos cosas a la vez. Algo parecido ocurre con expresiones como ni de milagro, que compite con ni yendo a bailar a Chalma. Existen acólitos de los partidos políticos, amigos que son ángeles de la guarda, rosarios de mentiras/excusas, apóstoles de la democracia, etcétera. Se acepta que determinado documento es una biblia, que alguien sermonea o que en el pecado se lleva la penitencia.

Si en la historia de la humanidad nunca hubiera existido el cristianismo, muchas pinacotecas contendrían acervos naturalistas; el repertorio de grandes compositores como Bach o Händel resultaría irreconocible; quién sabe qué habría decidido esculpir Miguel Ángel; la arquitectura habría sido más utilitaria y la filosofía en poco diferiría de la antropología. La civilización cristiana ha sido a tal grado dominante que ha conseguido imponer al resto del planeta el año cero del calendario y efemérides como la Navidad, la Pascua, la semana de siete días y el descanso dominical.

Hay en el discurso religioso intercambios verbales durante la confesión y también rezos, como el rosario o el padrenuestro, que con su cadencia hipnótica adormecen las aflicciones. Nuestras expresiones provienen de dos libros que narran viejas leyendas que se nos presentan como hechos cercanos. Del Antiguo testamento, imágenes como el diluvio, Babel, las decisiones salomónicas, la tierra prometida, la travesía del desierto, sodomía en Sodoma, el apocalipsis, el juicio final y, por supuesto, conceptos como pecado, milagro, ángel, diablo, paraíso, purgatorio e infierno. Del Nuevo testamento, dar/recibir el beso de Judas, tirar la primera piedra, crucificar a alguien o persignarse.1

No satisfechos con estas imágenes cristianas, se han integrado a nuestra habla diaria elementos de otras religiones, como el karma, la montaña de Mahoma y la Meca (del cine, por ejemplo). Resulta casi chusco que cuando los hispanohablantes dejan algo en manos de Dios invoquen a Alá, la divinidad musulmana: ojalá (del árabe hispánico law šá lláh), en vez de la cristiana.

Los llamados nombres de pila (bautismal, obviamente) son tan familiares que ya no percibimos su procedencia bíblica: Eva, Moisés, María (y sus apariciones regionales: Guadalupe, Lourdes, Fátima, Pilar); Jesús, José, Inmaculada, Concepción, Magdalena, Salvador; o apellidos: Cruz, Bautista, Monasterio o Iglesias. Toca a antropólogos y psicólogos determinar el peso de la virginidad de la Virgen en la educación sexual o la eficacia del ícono guadalupano que incluso desalienta incivilidades, como tirar basura en la calle.

Los rituales religiosos están presentes en los tres momentos cruciales en la vida: nacimiento (bautismo)2, matrimonio (boda) y muerte (velorio); este último suele tener lugar aunque el finado no haya aceptado ni participado en los dos primeros; es como si sus deudos desearan limpiar el expediente laico practicando el último sacramento. Las campanas de la iglesia tañen o repican para una misa pero doblan por un difunto. Además de esas celebraciones personales, conmemoramos el nacimiento y la muerte de Cristo; los belenes, es decir las escenificaciones de aquel, ornamentan millones de casas simultáneamente; en las pastorelas y posadas mexicanas todavía se siguen representando las horas previas a ese alumbramiento. La muerte de Cristo, por su parte, se materializa en crucifijos de todos materiales y tamaños. Gracias a historias fantásticas como la de los Santos Reyes, la religión y sus bondades se instalan en la mente desde la más tierna infancia.

Mención aparte, por todo lo que entraña un fenómeno como la lexicalización, merecen interjecciones semejantes a ¡caray! o ¡caramba! utilizadas para expresar sorpresa, preocupación o alivio: ¡Jesús, María y José!, ¡Dios mío!, ¡Bendito sea Dios!, ¡Virgen purísima/santa!, y andar con el Jesús en la boca. Estamos conscientes tanto del poder divino como de la fragilidad de nuestras expectativas, por ello decimos que haremos algo si Dios quiere/primero Dios; cuando el interlocutor pronostica algo negativo, las invocaciones Dios guarde la hora o ni lo quiera/mande Dios mitigan el temor. Hacer una tarea como Dios manda significa hacerla apropiadamente.

Esto es solo una parte de lo que los hispanohablantes llevamos siglos cargando. La cruz no pesa, lo que cala son los filos. ~

1 En México, entre comerciantes callejeros, también significa hacer la primera venta del día.
2 En lenguaje popular, hasta el vino y la leche “se bautizan”, es decir que son adulterados con agua.

——————————
Profesor de literatura francesa en la Facultad de Filosofía y Letras y de español superior en el CEPE de la UNAM, RICARDO ANCIRA (Mante, Tamaulipas, 1955) obtuvo un premio en el Concurso Internacional de Cuento Juan Rulfo 2001, que organiza Radio Francia Internacional, por el relato “…y Dios creó los USAtm”.

Dejar un comentario



Verde, blanco y colorado. Colores con significado
Para Hernán Lara Zavala Parece una regla general: lo negro u oscuro es negativo y lo blanco y claro son positivos. Por desgracia, estas concepciones —prácticamente universales— trasminaron el lenguaje y atribuyen esas características también a la piel de los seres humanos. En Occidente, en efecto, el blanco connota pureza, vida; mientras que el negro es luto, […]
“Llegaron bailando ricachá”
Logos y cosmos
Una vez descubierta la realidad circundante y evitados —aunque fuera de manera precaria— los peligros que traía consigo, no pasó mucho tiempo antes de que nuestros ancestros levantaran la vista para descubrir, con temor pero también con fascinación, todo aquello que parecía flotar sobre sus cabezas, ya de día, ya de noche. Son numerosas las […]
Cultura, mayo de 2015
Obra plástica de Beatriz Castañeda, poemas de Rafael Castillo Costa y un texto de Beatriz Espejo sobre Edmundo Valadés. Esto y más es lo que podrán encontrar en este número 116 del suplemento de cultura.
“Llegué hecho una sopa”
Los platillos en el habla
A manera de complemento al apunte que sobre ingredientes se publicó aquí en junio pasado, nos ocupamos ahora de los platillos propiamente dichos. Retomamos, para abrir el apetito, unas cuantas expresiones de aquel a fin de introducir otros términos y locuciones. Alguien omnipresente es “ajonjolí de todos los moles” y se lo ve “hasta en […]
“Nos doró la píldora”. Pensar y hablar como médicos
Para el Dr. Roberto Castañón Romo.   Como si fueran enfermedades, los problemas primero se detectan, luego se analizan,1 después se establece un diagnóstico a fin de aplicar el remedio apropiado; por último viene el pronóstico, algunas veces reservado. Es posible, entonces, que al Quijote se le hayan indigestado las lecturas,2 que alguien nos caiga […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (228.401)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (129.969)
...

Los grandes problemas actuales de México (126.868)
...

La distribución del ingreso en México (123.310)
...

Perfil demográfico de México (73.214)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores