Jueves, 09 Julio 2020
Artículos relacionados
Dictado en sueños
Cultura | Este País | Claudina Domingo | 01.04.2013 | 0 Comentarios

®JoyLaville

®JoyLaville

Nuestra representación del universo onírico está basada en la imagen. Las imágenes se hacen presentes por medio de una réplica del sentido de la vista, hasta hacernos “visible” la trama y la historia de un sueño.
Lo que más nos impresiona de los sueños son los detalles aberrantes o magníficos que nos ofrecen las visiones. El psicoanálisis se concentró en la interpretación de combinaciones de figuras, objetos y circunstancias para su propósito decodificador. Y ya Gilgamesh en el antiguo poema pidió a su madre Ninsun la interpretación de sus visiones oníricas. Menos frecuente resulta la aparición de los fantasmas de los otros cuatro sentidos, por lo que se nos escapan en buena medida el dolor físico, las arcadas producidas por ciertos olores y los goces que confiere el paladar.

En cuanto a lo que escuchamos o decimos en sueños, la mayoría de las ocasiones se trata de reconstrucciones que elaboramos cuando recordamos nuestras hazañas en la vigilia o bien discursos que sobrentendemos o cuyo significado comprendemos sin que por ello las palabras sean contundentes. Probablemente por ello soñar “a alguien diciendo algo” o a nosotros pronunciando una frase tiene un efecto ulterior en nuestra imaginación, y si a ello sumamos el que el universo onírico es experto en transposiciones y arbitrariedades, fácilmente podemos hallar material literario en estos sueños atendidos.

En los cuadernos que registran los sueños de Walter Benjamin, publicados en español por abada Editores, encontramos varios bellos ejemplos de esta poesía soñada. “Vi en sueños ‘una casa de mala fama’. ‘Un hotel en el que miman a un animal. Casi todos beben agua de un animal mimado.’ Soñé estas frases y me desperté sobresaltado.” O bien, su abreviada leyenda onírica en la que se juzga “al emperador”. Uno de los testigos, una mujer, muestra entre otros objetos una calavera. La mujer dice: “El emperador me ha hecho tan pobre que no tengo otro recipiente en el que pueda darle de beber a mi hija”.

A Walter Benjamin le producían una profunda impresión estos sueños, quizá porque la articulación verbal prácticamente literaria de este tipo de frases soñadas acentúa el carácter sobrenatural que reviste, no obstante la ciencia y el criterio modernos, al mundo del sueño.

Por mi parte, me conmovió mucho leer unos versos escritos oníricamente por mi abuelo en un sueño que tuve un par de meses después de su muerte. Se trataba del funeral de alguien (pero no el suyo) y en un librito de rezos que yo entendía que él había escrito, leía lo siguiente: “No te derroches, corazón contento, en cada abatimiento”.
En la ocasión más reciente, tuve un bello sueño teñido de una nostalgia intrigante. Paseaba por la Ciudad de México, que era una mezcla de ella misma y de Buenos Aires. Era muy temprano y yo buscaba hacer tiempo mientras daba la hora de la comida. Afuera de un edificio de oficinas una mujer decía una plegaria antes de arrojar su moneda a una fuente baja, pero también había ya niños recogiendo el cambio de los que habían dejado sus monedas más temprano. Escuché entonces decir: “Mientras algunos piden por la fortuna a las orillas de la fuente, otros se hacen de ella en su fondo”.

En ambas ocasiones desperté sintiéndome afortunada de haber podido retener fielmente las palabras dictadas por el sueño que, como sabemos de sobra, apenas toca con la punta de los dedos el telón de vigilia, se evaporan sus tesoros. ~

——————————
CLAUDINA DOMINGO (Ciudad de México, 1982) es poeta y editora. Ha publicado los libros de poesía Miel en ciernes (Praxis, 2005) y Tránsito (Fondo Editorial Tierra Adentro, 2011). Obtuvo la beca de Jóvenes Creadores del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes en los periodos 2007-2008 y 2012-2013. Ha publicado poemas y artículos literarios en diversos medios impresos y electrónicos. En 2012 obtuvo el Premio Iberoamericano de Poesía Carlos Pellicer para Obra Publicada, por su libro Tránsito.

Dejar un comentario



Los otros nos(otros). El español, el mixe, el matlatzinca y unos mezcales
  ¿A dónde conduce todo? ¿En qué nos convertimos? Aquellas eran nuestras preguntas de juventud y el tiempo nos reveló las respuestas. Conduce al otro. Nos convertimos en nosotros. Patti Smith En matlatzinca1 existe cuatro nosotros, en mixe son dos y en español uno. O bueno, también dos: nosotras, nosotros. Primera persona del plural en […]
Sin destino fijo (III). Preclaras y claras
Plantan semillas, en los campos cercanos. Piedra olvidada, óleo sobre lino, 200 (diámetro), 2012, Virginia Chévez. Giovanni Boccaccio tiene un libro menos popular que su portentoso Decamerón traducido al español como Mujeres preclaras (De mulieribus claris) en el que hace un afanoso y docto rescate de las figuras femeninas desde la Antigüedad hasta sus días; […]
Ricardo, in memoriam
Recuerdo que me encontré con las horas de película con mucho asombro, con mucho dolor, con una intensidad que en pocos momentos de mi vida he podido replicar (y ahí es donde se cuentan los muertos) y todo gracias a la dureza, crudeza más bien, de su mensaje: Adiós A Las Vegas me dejó en […]
Pecados de omisión: las lenguas en la escuela
Durante mucho tiempo, las instrucciones que salieron de la Secretaría de Educación Pública con respecto al uso de las lenguas indígenas en las aulas estaban encaminadas a erradicarlas y lograr que el español fuera la única lengua nacional. De hecho, durante gran parte del siglo XX, la materia de español se llamaba así precisamente: lengua […]
Dentro del vientre de la cosa
¿De qué color es el vientre de la cosa? Hay algo en mí que no quiere morir y que se oculta. Parece un niño con hidrocefalia pues tiene un gran cerebro que de lo único que vive es de ser grande y poderoso. Su misión es desafiar a la muerte. Protegido por un campo de […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (243.555)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (207.944)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (140.079)
...

La distribución del ingreso en México (139.031)
...

La economía mexicana del siglo xx: entre milagros y crisis (85.535)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores