Mircoles, 08 Julio 2020
Artículos relacionados
La verdadera dimensión de nuestro cuerpo
Cultura | Este País | Mirador | Federico Reyes Heroles | 01.06.2013 | 0 Comentarios

VCH-13

Patricio Robles Gil,
Ballena azul humana,
mosaico/fotografía submarina,
32.5 x 12.5 m, 2011.
Colaboradores: Octavio Aburto
y Roberto Chávez.

¿Qué propone? ¿Qué busca? Patricio Robles Gil es una de esas personalidades difíciles de asir. Su carácter multifacético no acepta una denominación, una etiqueta, esas que son tan comunes y cómodas para las sociedades contemporáneas. Pero Patricio demuestra que los renacentistas no se han acabado, que es cuestión de rebelarse contra los estereotipos y buscar en uno mismo la verdadera vocación o las verdaderas vocaciones. Cazador juvenil arrepentido, joven artista plástico, deslumbrante fotógrafo, impulsor de organizaciones a favor del medio ambiente, empresario verde, Robles Gil ha dedicado su vida adulta a lo que algunos llaman conservacionismo. Conservar, pero conservar para qué, he ahí el dilema.

Retomando la expresión de un colega sobre la fotografía que lo ha convertido en una figura internacional, Patricio ha dicho: los fotógrafos son los ojos del mundo. El arte de Patricio, ya sea en el lienzo, la escultura o la fotografía, es lo que en literatura se denominaría “literatura con causa”. El arte puede conmover y mover. Lo primero es importante para las emociones, lo segundo es relevante para la especie humana. Que nadie se llame a engaño: la inspiración y la técnica están al servicio de un fin. El dominio del arte de que se trate será la clave de su eficacia para conmover y mover.

Robles Gil ha tenido una muy interesante evolución. Primero en el dibujo de grupos étnicos, igual en los desiertos que en las selvas o los bosques, donde sea. La intención era clara: dejar un testimonio tan preciso como humano de lo efímero. Después fue al lienzo y a la escultura. De nuevo el arte como un medio para lograr ciertos fines. De ahí a la fotografía como una nueva fórmula para mover conciencias. Cuenta con el respaldo de su ángel de la guarda, su tocaya Patricia Rojo, que por fortuna es una esplendida médica que atiende los accidentes de Patricio donde sea —qué les parece caerse de un caballo y ser arrastrado en las montañas de China a miles de pies de altura y horas y horas del primer punto de contacto con lo que llamamos civilización, o en su hermosa casa donde Patricio experimenta con materiales de todo tipo, o en sus viajes a ver ballenas o tigres o elefantes o lo que se atraviese; donde sea de los cinco continentes, los patricios hacen honor a su nombre.

Patricio ha logrado, además —con una gran discreción—, que grupos corporativos de la mayor importancia participen en el rescate y conservación de nuestro medio ambiente, de nuestras riquezas naturales. Vaya ánimo, porque eso de ser conservacionista tiene sus costos y sus facturas. Pero ahora el famoso fotógrafo, el fundador de instituciones como Sierra Madre, el hombre que le pone el cascabel al gato para alertarnos de alguna situación ambiental de la cual seguramente no tenemos noticia en nuestra ajetreada vida, ha decidido que la fotografía de la mayor calidad en el mundo —como la de él— no basta, la gente está acostumbrada a la perfección en la imagen de lo más insólito y, sin embargo, no se conmueve. Por ello hay que incursionar en nuevos territorios para conmover y mover. Si el ser humano no es consciente de la dimensión del daño que causa, de la responsabilidad para lograr que nuestro legado esté allí para nuestros herederos generacionales, si las imágenes más precisas en la mejor definición ya no conmueven, entonces hay que buscar nuevos caminos.

¿Qué tal nuestro propio cuerpo como referencia? Si no entendemos con información hay que dar otro paso. ¿Por qué no pensar que cobremos conciencia de nuestra inmensidad frente a una hormiga y de nuestra pequeñez frente a la ballena azul? Se trata del ser vivo de mayor tamaño registrado en nuestro planeta, de una especie que se contaba por miles a mediados del siglo XIX y que hoy se cuenta por cientos, de un cetáceo que la mayoría de los humanos desconocen y cuya belleza pasó a un segundo plano por la explotación industrial de su cuerpo. Patricio lleva ya algunos años explorando esta técnica, usar el cuerpo humano para sacudir mentes apoltronadas. El arte es emoción. De ahí que en el magno encuentro Wild 9 (Noveno Congreso Mundial de Tierras Silvestres), que se llevó a cabo en Mérida en 2009, se incorporara una sesión de body painting.

Ahora en la Ballena azul humana el cuerpo de decenas de mujeres —cincuenta y nueve para ser exactos—, que voluntariamente participaron en este ejercicio, nos muestra a los humanos en nuestra propia dimensión y, con ella, la enorme responsabilidad que tenemos en la conservación de la maravilla que es la ballena azul. México es un país privilegiado en lo que a biodiversidad se refiere, José Sarukhán y Exequiel Ezcurra llevan años insistiendo en el tema. La ballena azul viene al Mar de Cortés y los mexicanos, no el gobierno en exclusiva, tenemos la responsabilidad de cuidar a estos seres extraordinarios. Cincuenta y nueve cuerpos humanos escasamente alcanzan a formar el perfil de la mayor criatura de que se tenga registro y que no se encuentra en un esqueleto en algún museo sino nadando en nuestros mares. Ella merece todo nuestro respeto y cuidado. Ojalá y este nuevo esfuerzo del incansable Patricio, ojalá y la verdadera dimensión de nuestro cuerpo sirva para sacudir nuestras conciencias. ~

*Observa como se produjo la Ballena azul humana en el siguiente cortometraje:


____________
FEDERICO REYES HEROLES es director fundador de la revista Este País y presidente del Consejo Rector de Transparencia Mexicana. Su más reciente libro es Alterados: Preguntas para el siglo XXI (Taurus, México, 2010). Es columnista del periódico Reforma.

 

 

Dejar un comentario



Viejas preocupaciones
Sofía Cándano (Cala), El segundo puro, La Habana, 2015. No me daba miedo ser viejo. Pensar raramente en que, después de muchos años, sería como mi abuelo. No pensaba en mi propia muerte. Hasta que mi abuelo murió como murió. Temí llegar a esas edades y morir de esas maneras. Empecé a tener miedo (sin […]
El baile
“Guerra Mundial 1914-16. Dándose un zambullida con las trincheras al lado”, ©Colección de fotografías estereoscópicas de la Primera Guerra Mundial, Biblioteca Judeteana Cluj, CC-BY-SA 3.0, <http://tiny.cc/mirador289>. –¡Corre, corre! La voz de Adójan atravesó el espacio como una mariposa en un campo soleado en pleno verano. Hacía mucho que a Dítrik no le venía a la […]
Dimitrios pörtrat
Su nombre es Dimitrios y se le puede ver todos los días en la estación de trenes de Basilea, en Suiza. Cualquiera diría que pierde el tiempo, pero en realidad labora sigilosamente. Trabaja para una organización ficticia: la “Casa de las Culturas Europeas”, cuyo objetivo expreso es resguardar la integridad de las mujeres dentro de […]
El jinn de la patineta: Afsoon y Parishad
El lente capta con precisión el momento exacto en que sus sonrisas se iluminan ante nuestra mirada. El momento es eterno, siempre en el presente, siempre en el pasado, siempre un recuerdo para el futuro. Tomar una fotografía es participar en la vida de otra persona, permitiéndonos admirar la evocación de su existencia, con la […]
Buenos días melancolía
Mucho me avergüenzo, yo, humano. Wislawa Szymborska Así como existen maneras y formas de pronunciar el amor, hay también rutas para explorar y acercarse a la violencia. El acierto radica en cómo se desarrolla ese sendero: ahí residen el asombro y la pregunta; pues la obra, en su abismo de tiempo y color, nunca ofrece […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (243.496)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (207.852)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (140.061)
...

La distribución del ingreso en México (139.013)
...

La economía mexicana del siglo xx: entre milagros y crisis (85.510)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores