Mircoles, 18 Septiembre 2019
Artículos relacionados
Obra plástica: Manuel González Serrano
Cultura | Este País | Obra Plástica | Manuel González Serrano | 01.09.2013 | 1 Comentario

Las orquídeas penumbras mueren de una mirada
mal puesta de los hombres que no saben ver nada.

Discurso por las flores, Carlos Pellicer

Italo Calvino afirma que “no podemos conocer nada exterior a nosotros pasando por encima de nosotros mismos; el universo es el espejo donde podemos contemplar solo lo que hayamos aprendido a conocer en nosotros”. Esta frase, tan cierta en general, resulta particularmente adecuada para hablar del autor que nos ocupa.

Manuel González Serrano nació en 1917, en el seno de una familia conservadora de Lagos de Moreno, Jalisco. Desde muy temprana edad, desarrolló con la religión una relación llena de contradicciones. Por un lado, la influencia familiar era determinante. Por el otro, debió presenciar en su tierra ese desgarre que fue el levantamiento en armas de los cristeros y la reacción oficial. El deseo y la culpa fueron sentimientos que lo atravesaron. En el arte, González Serrano halló la arena donde confrontarlos y sintetizarlos.

Si bien en los manuales se suele inscribir a González Serrano en la así llamada “otra cara” de la Escuela Mexicana de Pintura, lo cierto es que se trata de un artista difícil de clasificar, sencillamente porque su obra es íntima, personal, más un grito que un susurro, pero un grito que ocurre en otra parte.
Al recorrer La naturaleza herida. Manuel González Serrano 1917-1960 —muestra que actualmente se presenta en el Museo Mural Diego Rivera—, no solo admiramos una impecable técnica. Contemplamos igualmente los rasgos del artista: sus sufrimientos, deseos, frustraciones y dolores. Toda su obra es un autorretrato. Está representado en las líneas y los volúmenes pero también en la energía que transmiten sus trazos, en los colores elegidos, en la luz peculiar que derraman sus lienzos.

En los paisajes desérticos vemos su desamparo; en las exuberantes frutas maduras, en las flores que evocan el sexo femenino y los guajes como figuras fálicas, su ondulante sensualidad. Los árboles son seres que imploran, que sufren, que asumen su dolor en cada torsión del tronco, son criaturas visiblemente heridas. Las telas extendidas muestran curvas suaves que casi podemos palpar y acariciar, que se adivinan cálidas. El erótico color de la buganvilia se esparce sobre un muro en ruinas. Todo es una alegoría del deseo y del dolor que el artista albergaba en su alma, y por eso cualquier cosa que pintara se convertía en reflejo de su mundo interior: porque la pintura fue el espejo que eligió para plasmar y contemplar su ser espiritual y corporal.

Valga esta selección de su obra para constatar lo dicho. A Luis Rius Caso, director del museo, nuestro agradecimiento por las gentiles gestiones que hicieron posible este eco de la exposición.

Una respuesta para “Obra plástica: Manuel González Serrano
  1. Salvador Carrera Rodríguez. dice:

    Soy originario de Lagos de Moreno y poseo dos pequeñas acuarelas del autor, una de un cristo similar al cristo del calvario que se venera en la ciudad el día 6 de Agosto y otra de un pez de aspecto mitológico, quisiera saber donde puedo autentificarlas.

Dejar un comentario



Obra plástica de Oscar Gutman
Pensé en un laberinto de laberintos, en un sinuoso laberinto creciente que abarcara el pasado y el porvenir y que implicara de algún modo los astros. Jorge Luis Borges   Vuelva la página: necesita iniciar propiamente el recorrido por este laberinto. Decida si prefiere transitarlo en el orden que proponemos o si saltará de una […]
Obra plástica de Alberto Castro Leñero
Nuestro artista invitado cuenta con una larga y fructífera trayectoria. Desde muy joven estuvo inmerso en un mundo que alimentaba su sensibilidad y, naturalmente, siguió el camino del arte. Estudió en la Academia de San Carlos y más tarde en la Escuela Nacional de Artes Plásticas. Ha trabajado en varios países del mundo y ha […]
Obra plástica de José María Martínez
Fruto de una formación autodidacta, la obra de José María Martínez resalta entre las miles de imágenes que nos taladran a diario desde todas las pantallas que se cruzan en nuestro camino. Encontrarse con estos limpios y luminosos lienzos resulta una experiencia infrecuente. En la selección que presentamos en este número parece haber una división […]
Cultura 113, febrero de 2015
En cultura, José María Martínez nos comparte su luminosa obra y reproducimos el discurso de Eraclio Zepeda al recibir la Medalla Belisario Domínguez.
Obra plástica de Carlos Pellicer López
Ya Vitrubio, en el siglo I a.C., explicaba el proceso de la encaustización: “Hay que extender una capa de cera caliente sobre la pintura y, a continuación, hay que pulir con unos trapos de lino bien secos”. Incluso entonces se consideraba una técnica antigua. Plinio el Viejo dejó constancia de que se utilizaba en los […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (228.369)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (129.945)
...

Los grandes problemas actuales de México (126.684)
...

La distribución del ingreso en México (123.248)
...

Perfil demográfico de México (73.162)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores