Martes, 22 Octubre 2019
Artículos relacionados
Alim Qasimov: el canto que arde
Cultura | Este País | Mary Farquharson | 03.11.2014 | 0 Comentarios

En el marco del 42 Festival Internacional Cervantino, y en otras ciudades del país, se encontraron dos mundos: el público mexicano recibió la cálida oleada de la música de Alim Qasimov. Mary Farquharson, quien se encargó de hacer posible esta gira, narra el mágico encuentro.

Alim Qasimov considera su arte como elitista. Pero rápidamente aclara que la élite a la que se refiere no es la que puede, y quiere, comprarse el coche del año sino que “es una élite de la sensibilidad, una élite de la inspiración”. Explica que una persona de esta élite “sabe cómo experimentar, cómo aguantar, cómo sentir, cómo escuchar el mugham y llorar”. Esta capacidad no tiene que ver con la educación ni con los orígenes de cada quien. Es otra cosa. Y aunque el mugham ha tenido sus momentos de auge y de declive, Alim considera que siempre habrá un público, hasta que se acabe la humanidad.

El gran maestro del mugham llegó a México el mes pasado desde Azerbaiyán, en uno de los pocos viajes que ha hecho fuera de su región —a pesar de su enorme importancia internacional—, y encontró, sin duda, a su público de élite en la belleza del Templo de la Valenciana en Guanajuato; entre las caras transformadas de los estudiantes en el Teatro de la Ciudad de México la noche siguiente; así como en Mérida y Guadalajara. Abrirse a la belleza de una alegre melancolía no es ajeno a estos públicos heterogéneos de México y en Alim Qasimov encontraron a un ídolo, nuevo para ellos.

El mugham, como explicó en septiembre la musicóloga Lucy Durán a estudiantes de la Escuela Nacional de Música, es: “una música y poesía de tradición oral, fuertemente espiritual, sofisticada y elaborada, con origen en las cortes de la antigüedad. Mugham es la palabra para la estructura musical, una suite que puede durar horas enteras, en la que se intercalan composiciones —tesnifs— con ritmo fijo, con improvisaciones libres en la voz e instrumentos”, explicó la experta de la Universidad de Londres. Estas improvisaciones son los momentos en que un gran artista como Alim revela su genio, tanto para llevar al público a un estado emocional interesante, como para lograr que los músicos que lo acompañan entren en el mismo éxtasis que —casi como los sufís— se requiere para lograr la magia de esta música.

Habíamos escuchado a Alim por primera vez hace unos años en la casa de unos amigos melómanos y la fascinación con su voz nos abrumó cada vez que volvimos a escuchar el disco. Luego nos regalaron el CD y DVD, Alim and Fargana Qasimov: Spiritual Music of Azerbaijan —una coproducción entre el Smithsonian Folkways y la Fundación Aga Khan Trust For Culture— y, en cuanto lo escuchamos, empezamos a buscar la manera de presentar a este gran cantante en México.

En las notas que acompañan el álbum, Alim habla del fuego que tiene que arder dentro de un músico —del género que sea— para que pueda destacar en su arte. La posibilidad para improvisar dentro del mugham permite que Alim muestre su propio fuego y convierta cada concierto en un acontecimiento, ya que el público —aun el más experimentado— no sabe qué esperar. “Cómo canto y cómo improviso representa mi alma en ese preciso momento. Representa mi hal, el estado de mi alma”.

Para Alim el hal no es algo que uno puede sacarse de la bolsa a voluntad, ni puede aparecer solo porque uno quisiera que así fuera. Es la inspiración que se requiere para transformarse uno mismo, a los demás músicos y al público. Hal: tres letras para describir lo que son palabras mayores.

Alim Qasimov es un artista de enorme importancia en su natal Azerbaiyán (en donde lo han nombrado “Tesoro nacional”) y sus credenciales internacionales son impecables ya que es el ganador del premio imc-unesco, otorgado previamente a Daniel Barenboim, Ravi Shankar, Yehudi Menuhin y Leonard Bernstein, entre otros. Ha colaborado con el chelista Yo Yo Ma y con el Kronos Quartet, cuyo director lo considera como uno de los cinco cantantes más importantes de todos los tiempos. Björk, siempre directa, lo llama “el mejor cantante del mundo”.

Además de la voz exquisita y el fuego que arde en él, lo que distingue a este artista es el valor y la capacidad de innovar dentro de la música clásica, ya que el mugham es una estructura muy formal y establecida, a pesar del permiso que da a la improvisación en ciertos momentos de la suite.

“No se trata de experimentar”, aclara Alim, ni buscar la innovación solo por innovar. Más bien se trata de un cambio importante que se dio naturalmente en el momento de los ensayos en su casa. Su hija Fargana, mujer bellísima con una voz como pocas, había estudiado al lado de su padre y sabía no solo las ghazals de la poesía clásica y la estructura musical, sino que entendía el espíritu de su padre. Alim explica cómo fue que Fargana empezó a acompañarle en el escenario: “Yo empiezo la línea y ella la continúa y el resultado es como si una sola persona estuviera cantando. En momentos nuestras voces se entretejen, casi como una polifonía”.

Cuando Alim rompió con la tradición de interpretar el mugham en el formato del trío —un solo cantante acompañado por dos músicos– fue muy criticado, pero hoy en día la resistencia ha desaparecido. Además de extender este nuevo formato, hoy en día hay muchas mujeres que estudian el mugham en Azerbaiyán. “No tienen problemas; no estamos en el medioevo”, nos aclaró por teléfono, antes de llegar a México.

Fargana, mujer musulmana contemporánea, que ama el piano y las motos, además de su papel como madre e hija/discípula de Alim Qasimov, acompañó a su padre durante la gira mexicana e interpretó una parte del programa como cantante solista. En su casa, ella enseña a sus hijos la tradición, tal como la aprendió de su padre. Más allá de la casa, estudiantes en Azerbaiyán aprenden el mugham a través de la transmisión oral en las múltiples escuelas de música en Azerbaiyán, país ejemplar en la educación musical, según la musicóloga Lucy Durán.

En México hemos sabido poco sobre Azerbaiyán, más allá de la pasión por las estatuas oficialistas, las impresionantes cifras de producción petrolera y la censura a los críticos del régimen. La visita de Alim, lo más lejos posible de haber sido un proyecto político, fue el enorme regalo de un artista a su público elitista de otro cultura. Quiero pensar que, aunque el artista ya está de regreso en su país, dejó aquí un fuego que arde entre el público que tuvo el privilegio de escucharlo en vivo. ~

________

MARY FARQUHARSON es cofundadora de Discos Corasón y productora de la gira de Alim Qasimov en México.

Dejar un comentario



Dar y recibir
Música del mundo en el FMX 2015
Del 25 de marzo al 12 de abril el Centro Histórico de la Ciudad de México se engalanará con eventos de música, danza y teatro. La directora de Discos Corasón nos hace una invitación a la que resulta imposible negarse: las presentaciones de cuatro grupos que, alimentados en el folklor y las tradiciones de sus […]
Los nuevos hacendados de México
Resulta que el mejor papel de villana que le ha tocado a la Gaviota es, nada menos, que el de Angélica Rivera, la primera dama. Sobran razones para estar indignados y enfadados con su explicación de su casita en Las Lomas. La más importante es que no dijo nada para esclarecer el conflicto básico en […]
El resultado de las elecciones en Estados Unidos
Las últimas elecciones de la época obamista ya se llevaron a cabo, no le fueron favorables al presidente. El entorno político se ha complicado mucho para los demócratas, ya que cedieron control del Senado a sus adversarios republicanos. Desde 2010 no tienen una mayoría en la Cámara Baja, así que la totalidad del Congreso está […]
Porno y feminismo
El porno ha generado una discusión y división al interior de los movimientos feministas: ¿se trata de un instrumento de dominación del patriarcado o de una vía de liberación de una moral enajenante construida para someter a las personas?   Los/as hijos/as del(a) voyeur En muchas sociedades del mundo antiguo las personas tuvieron un acceso […]
No basta con capturar a los capos
México está pasando por un periodo interesante, y contradictorio, en la seguridad pública. En las últimas semanas, las fuerzas federales han capturado a dos de las mayores referencias del narco mexicano: Héctor Beltrán Leyva y Vicente Carrillo Fuentes. Dichas detenciones efectivamente acaban con dos de las familias criminales de más resonancia de los últimos 25 […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (230.255)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (134.888)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (131.164)
...

La distribución del ingreso en México (125.472)
...

Perfil demográfico de México (74.569)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores