Jueves, 17 Octubre 2019
Artículos relacionados
La crisis que viene
Correo De Europa | Este País | Julio César Herrero | 01.03.2014 | 3 Comentarios

Herrero

Intentar resolver problemas sociales mediante matrices en las que los ciudadanos no son más que números es cada día más común. El Gobierno español ha sido un buen ejemplo de esta miopía.

Una de las consecuencias más perniciosas de la larga crisis que azota a algunos países desde el año 2007 es la modificación del contexto a partir del cual interpretar lo que ocurre. Parece haberse afianzado la idea de que el problema que afrontan naciones como España, Italia, Grecia, Portugal, Irlanda o Estados Unidos tiene un carácter exclusivamente económico. De hecho, al mencionar la palabra crisis, la referencia es evidente. En el caso de los países europeos, la solución pasa por la consecución de determinados objetivos de déficit, inflación y deuda pública en un tiempo determinado. Eso es lo que dictamina la Unión Europea. Todo se justifica con tal de obtener esos propósitos. Los gobiernos nacionales deben adoptar medidas para conseguir esos porcentajes en fechas arbitrariamente establecidas, muy exigentes pero que no son cuestionables.

Como si de una carrera se tratara, el éxito se mide por la capacidad de llegar a la meta. No importa de qué manera: lo importante es llegar. El fin justifica cualquier procedimiento empleado para alcanzarlo. Y en ese correr, demasiado tortuoso para demasiada gente, se afianza otra crisis mucho más profunda y menos importante para los organismos expendedores de recetas económicas: la social.

La desigualdad ha aumentado de forma inquietante en los últimos años. Según el Informe Oxfam de enero de 2014 (“Gobernar para las élites: Secuestro democrático y desigualdad económica”), 7 de cada 10 personas viven en países donde este problema se ha incrementado notablemente desde 1984. Si nos centramos en España, antes de 2008 el 20% de los españoles más ricos ganaba 5.3 veces más que el 20% más pobre. En 2011, tres años después de que la crisis comenzara, los ricos habían conseguido agrandar sus ganancias casi dos puntos (7.5 veces). Resulta muy difícil de entender cómo una circunstancia que, por una parte, arrasa con todo lo que encuentra a su paso, obliga a cerrar empresas y arroja al paro a millones de ciudadanos, por otra parte permite mejorar los resultados a unos pocos. Casualmente a los que no lo necesitan. Aunque es muy fácil de explicar si no se pierde de vista que los únicos criterios para salir de esta situación son exclusivamente económicos. Cuando lo único que importan son los balances, los ciudadanos se vuelven prescindibles siempre que supongan una traba para la consecución de aquellos.

Según la Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística (noviembre de 2013), 21.6% de los españoles vive por debajo del umbral de la pobreza. Es decir, con menos de 7 mil euros al año. En un millón 800 mil hogares no entra ni un solo euro pues tienen a todos sus miembros en paro, cuya tasa se sitúa en casi 26%. Si nos centramos en el paro juvenil, la cifra asciende vertiginosamente hasta casi 55 por ciento.

Sin embargo, desde hace tres meses, el Gobierno español se está esforzando para que cale la idea de que se está superando la crisis y de que lo peor ya ha pasado. La balanza comercial arroja resultados positivos: la prima de riesgo se ha reducido notablemente y parece que se ha superado la recesión, al menos técnicamente. Pero estos datos tienen que ver con la macroeconomía. No existe ningún indicador asociado a la supuesta salida que refleje la reducción de la desigualdad. La solución pasa por variables macroeconómicas porque la crisis se plantea, sistemáticamente, en términos económicos. Es más, algunas de las políticas que se han desarrollado para ponerle fin conllevan necesariamente ahondar en la crisis social. Pero tan inquietante conclusión parece no importar ni al Fondo Monetario Internacional, ni a la Unión Europea, ni al Banco Central Europeo. Para sus objetivos de déficit, inflación y deuda, no es relevante la cantidad de familias que pasan hambre, que no ingresan nada al mes, que no tienen ni un solo miembro con empleo…

Pero la desigualdad económica genera un escenario de crisis más grave aún, si bien no es la que importa a los mercados: la democrática. La desconfianza en las instituciones, la desafección política, la sensación justificada de desprotección por parte del Estado cuando más se le necesita tienen mucho que ver con la frustración que produce en los ciudadanos sentirse una herramienta más (tremendamente útil o perfectamente prescindible) para la consecución de metas económicas que benefician a unos cuantos. Aunque la recuperación de esa otra crisis no parece importar a los organismos internacionales ni a los gobiernos. Al menos por el momento.

_______

JULIO CÉSAR HERRERO es profesor universitario. Decano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Camilo José Cela, combina su actividad docente y de investigación con el ejercicio del periodismo. Escribe una columna semanal y es analista en TVE. Especialista en marketing político, ha asesorado a numerosos políticos latinoamericanos y publicado varios libros y artículos científicos sobre esa materia.

3 Respuestas para “La crisis que viene
  1. Gauri dice:

    La propuesta de El proyecto Venus, me parece la mejor alternativa que he conocido e investigado hasta ahora. Ya nos toca formar parte del cambio en lugar de quedarnos pasivos ante nuestra propia destrucción. Saludos!!

  2. Gauri dice:

    Cierto. Lo preocupante es que es un tema que se generaliza cada vez más a nivel global, y que si seguimos por el mismo camino, el escenario es catastrófico para toda la humanidad. Necesitamos despertar como sociedad y ser conscientes de que debemos rediseñado la cultura desde la base. Si nos damos cuenta, nuestro actual sistema económico global basado en lo monetario, esta generando cada vez más desigualdad, en la distribución de recursos, más guerras, más depresión en el mundo. Pensar en alternativas viables donde el mundo no giré alrededor del dinero sino de la vida, no sólo es posible sino urgente. La propuesta de una economía basada en recursos propuesta por El sr. Fresco (thevenus

  3. socorro dice:

    Amargamente cierto, mi periodista preferido.
    Esto me produce una amargura profunda, un desasosiego y una sensación de rabia e impotencia, difíciles de superar.

Dejar un comentario



El asedio del Viejo Continente
Cada vez más, Europa hace de sus fronteras una muralla, negando la entrada a miles de personas que, en la desesperación, buscan llegar a tierras más promisorias. ¿Cuál es el origen de la diáspora? ¿Cómo puede resolverse la tragedia de la inmigración? La Unión Europea está siendo presionada por un creciente flujo inmigratorio que, una […]
Días de biblioteca II: Sevilla
El segundo día en la ciudad, con estupefacción, escuché al vendedor de hachís hablar de sus visitas a una biblioteca maravillosa. Estábamos en unas canchas con grafitis, cerca del río y de la estación de autobuses de la Plaza de Armas. Desde ahí podíamos ver cómo el ardoroso sol poniente descendía por el otro lado […]
Podemos no es lo mismo que debemos
La hegemonía compartida del PP y el PSOE tendrá este año una de sus mayores pruebas. Veremos hasta dónde ha permeado el populismo en España. España afronta un mes que puede resultar determinante para adivinar el rumbo que tendrá la política española en los próximos años. Aunque el presidente puede apurar su mandato hasta el mes de […]
España: cambio de modelo político
Este año, España estará en una vorágine de procesos electorales donde el bipartidismo tradicional se verá sacudido por la popularidad de dos recién llegados. Por una conjunción casual de factores, España celebra en 2015 una abigarrada secuencia de procesos electorales: elecciones autonómicas en Andalucía el 22 de marzo, elecciones municipales en todo el Estado y […]
El populismo irrumpe en el sur de Europa
En reacción a una crisis que no cede y al rigor de la troika, en el sur de Europa y, sobre todo, en Grecia, la política de los extremos y las vías económicas antiliberales se afianzan. La gran crisis global 2008-2014, que en Europa meridional ha tenido una gravedad extrema, ha sido resuelta por métodos […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (229.995)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (133.875)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (131.035)
...

La distribución del ingreso en México (125.219)
...

Perfil demográfico de México (74.433)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores