Martes, 20 Agosto 2019
Artículos relacionados
Dígitos (cuento cinematográfico)
Cultura | Espacios Y Caracteres | Este País | Flavio González Mello | 01.01.2014 | 0 Comentarios

Perla Krauze28

Interior: cuarto en casa de seguridad, día.

Una cartera vacía está tirada en el suelo; junto a ella hay, desparramadas, tarjetas de presentación, llaves, una bolsa de mujer y diversos objetos personales. En una esquina del modesto cuarto de una casa de seguridad (con escasos muebles, sumido en penumbra), Rubén y Cecilia están sentados contra la pared, unidos por unas esposas que los amarran a uno de los barrotes de la ventana. Ella solloza quedamente, él le susurra frases de consuelo.

 

RUBÉN: Tranquila, amor. Regresan de los cajeros y nos dejan ir.

La puerta se abre y entra un Secuestrador, con el rostro cubierto por un pasamontañas; viene hablando por celular.

 

SECUESTRADOR: Ajá… Ajá… Ahorita lo suelta.

 

Se aparta el teléfono de la oreja y se acerca a ellos.

 

SECUESTRADOR: ¡El NIP de la cuenta en dólares!

RUBÉN: ¿En dólares? No, mano, estás confundido, no tengo ninguna cuenta en…

CECILIA: (Firme.) Noventa y seis veintitrés.

SECUESTRADOR: Noventa y seis veintitrés.

RUBÉN: (A Cecilia.) ¡¿Tienes una cuenta en dólares?!

 

El Secuestrador tapa la bocina del teléfono.

 

SECUESTRADOR: No es.

CECILIA: ¿Noventa y seis… treinta y cinco?

SECUESTRADOR: (Al teléfono.) Noventa y seis treinta y cinco… ¿Tampoco?… Aguántame tantito.

 

Deja el celular sobre la mesa y ayuda a Rubén a incorporarse.

 

SECUESTRADOR: Pon la mano sobre la mesa.

 

Rubén coloca su mano libre sobre la mesa. El Secuestrador lo inmoviliza, aferrándole la muñeca, al tiempo que saca una pistola y la apunta hacia el dedo de Rubén que tiene la argolla matrimonial.

 

SECUESTRADOR: (A Cecilia.) ¡Última vez! ¡O nos das el bueno o le vuelo el dedulce a tu marido!

Rubén cierra instintivamente el puño. El Secuestrador corta cartucho.

 

SECUESTRADOR: ¡A ver el dedito! ¿O quieres que de unávez te chingue la mano completa?

RUBÉN: ¡No, espérate! ¡Tranquilo!

SECUESTRADOR: ¡A la de cinco disparo!… ¡Uno!

RUBÉN: ¡Dáselos! ¡Dales el NIP!

CECILIA: ¡No me acuerdo de los últimos dígitos! Como nunca la uso… hoy de pura coincidencia, porque iba a pagar el boleto a Nueva York, pero…

RUBÉN: ¡¿Nueva York?!

CECILIA: De los primeros, sí: noventa y seis, el año en que salí de la prepa. Pero los otros dos…

RUBÉN: ¿A qué vas a Nueva York, Cecilia?

SECUESTRADOR: …¡Dos!…

RUBÉN: ¡No! A ver, ¡acuérdate! ¿Qué era? ¿Tu cumpleaños… tu edad…?

CECILIA: No… era algo de nosotros…

RUBÉN: ¡El día de nuestro aniversario! ¡Veintinueve! ¡Noventa y seis veintinueve!

SECUESTRADOR: …¡Tres!…

RUBÉN: ¡Ya casi, ya casi lo tenemos! ¡Amor, concéntrate! Solo son dos dígitos. ¿El día que te propuse matrimonio… el año que nos conocimos…? ¡Los años que llevamos juntos!

SECUESTRADOR: ¡Cuatro!

 

Cecilia mira desconcertada a Rubén. Este la ve con reproche.

 

RUBÉN: Te lo estás guardando adrede, ¿verdad? Como Nueva York… como la cuenta en dólares… y quién sabe qué tanto más…

 

La mira con reproche. El Secuestrador se prepara para apretar el gatillo. De pronto, Cecilia recuerda.

 

CECILIA: ¡Los novios que he tenido!… ¡Noventa y seis diez! ¡Ese es el NIP!

 

Sin soltar la mano de Rubén, el Secuestrador deja un momento la pistola sobre la mesa para marcar su celular.

 

RUBÉN: Me dijiste que antes de mí solo había habido ocho.

CECILIA: Antes de ti, sí.

SECUESTRADOR: Noventa y seis diez… Ajá…

 

Espera, sin soltar la mano de Rubén; este mira con recriminación a su mujer.

 

SECUESTRADOR: ¿Tampoco?

 

Rubén voltea, sorprendido, hacia el Secuestrador.

 

SECUESTRADOR: Oquei. Ahorita los hago hablar.

 

El Secuestrador cuelga. Extiende la mano para tomar la pistola: no está. Levanta la vista y descubre que Cecilia sostiene la pistola en su mano libre.

Cecilia le dispara al Secuestrador. Este se desploma con una flor de sangre en la frente. Rubén voltea con asombro hacia su mujer.

 

CECILIA: Perdón. Fueron once.

 

Cecilia y Rubén, aún esposados uno al otro, contemplan el cuerpo inerte del Secuestrador a sus pies. ~

__________

Dramaturgo, guionista y director de cine y de teatro, FLAVIO GONZÁLEZ MELLO (Ciudad de México, 1967) estudió en el CUEC de la UNAM y en el CCC del CNA. Algunas de sus obras teatrales son 1822, el año que fuimos imperio; Lascuráin o la brevedad del poder y El padre pródigo. En 2001 publicó el libro de cuentos El teatro de Carpa y otros documentos extraviados. En 1996 ganó el Premio Ariel por su película Domingo siete.

Dejar un comentario



Apuntes para una historia de la computación
En mi infancia, las computadoras eran algo enorme, parpadeante y básicamente imaginario. Los libros para niños y las series de televisión presagiaban que, en ese futuro tan cercano como luminoso, todos tendríamos una —¡una!— computadora en casa, la cual, además de ayudar a los niños a hacer la tarea, se encargaría de cocinar, administrar el […]
Por quién doblan las campañas
Apenas nos estamos sentando a la mesa y ya nos sentimos indigestados de esa comida rápida que, en la óptica de nuestros partidos, es el plato fuerte del “festín de la democracia” con que nos pretenden agasajar cada tres años: la propaganda política. Incluso en las estaciones que normalmente no transmiten ninguna publicidad se escuchan […]
Leñero, el investigador
Alguna vez, en una conferencia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, oí a Vicente Leñero explicar cómo decidía en qué medio contar una historia: afirmaba que toda idea argumental llevaba implícito un género —el único idóneo para desarrollar las posibilidades expresivas de esa premisa en particular— y que el escritor debía […]
Por si las moscas
I La terquedad de la mosca no tiene parangón con la de ningún otro animal —a excepción, claro está, del humano. II Como bien observó Luciano de Samóstata, bajo el rayo del sol la mosca tiene tantos matices como un pavorreal. Y —habría que agregar— también tantos ojos. III ¿Los innumerables ojos de la mosca […]
Teatro rápido y futbol de cámara
En alguna ocasión, el director escénico Rodrigo Johnson propuso una comparación entre los géneros dramáticos y los espectáculos deportivos, según la cual el futbol correspondería a la lógica competitiva del melodrama, mientras que la tragedia —con sus vértigos, catarsis y desmesuras— solo podría encontrar parangón en una corrida de toros.1 Para entender la manera en […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (226.626)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (129.085)
...

La distribución del ingreso en México (120.956)
...

Los grandes problemas actuales de México (120.390)
...

Perfil demográfico de México (72.115)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores