Domingo, 08 Diciembre 2019
Artículos relacionados
Inclusión social:
binomios y paradojas
Cultura | El Espejo De Las Ideas | Este País | Eduardo Garza Cuéllar | 01.08.2014 | 0 Comentarios

Niño,1983

Para que no sean necesarios

más héroes ni más milagros

pa’ adecentar el local.

Joan Manuel Serrat

Integración e inclusión

El paradigma de la integración, como en las películas norteamericanas, pone el acento en el esfuerzo de un individuo inicialmente excluido del juego social que termina, por su audacia y perseverancia, conquistando un lugar en el mismo. La inclusión, por su parte, se cuenta entre las virtudes sociales. Constituye un ejercicio de apertura de la sociedad que abre sus puertas políticas, culturales y económicas para que, gradualmente, quepan todos en su seno.

La integración enfatiza la rehabilitación del individuo y su capacidad de entrenamiento; apela incluso a su heroísmo. La inclusión, por su parte, tiene a la persona por un sujeto de derechos y obligaciones.

En el modelo de la integración a las instituciones se les encomiendan roles de entrenamiento, tutela o resguardo. En el de la inclusión, las instituciones asumen una función de acompañamiento administrada con criterios de subsidiariedad: permite tanta acción del sujeto como sea posible y ofrece únicamente el apoyo institucional que se reconoce necesario.

La inclusión es por ello al mismo tiempo un objetivo ineludible y un indicador confiable de desarrollo humano y democracia.

Ambos enfoques son evidentemente complementarios: sin el esfuerzo individual, la inclusión se infecta de paternalismo y victimismo. Sin inclusión, el futuro de la sociedad pende de los héroes y de los milagros.

Del afuera y del adentro

Más allá de esta claridad conceptual, el desarrollo de sociedades incluyentes tiene una evidente dimensión política: supone mover el elefante social en determinado sentido. Implica el vía crucis del cabildeo, la promulgación de leyes, el diseño de políticas públicas, la creación de instituciones, la asignación de recursos y presupuestos, la coordinación entre autoridades responsables, la alineación de agendas y prioridades, etcétera.

Supone, en suma, el que una minoría, otrora invisible, encarne determinada causa y gane gradualmente peso —grupos, liderazgos, apalancamientos, fuerza— hasta cambiar el punto de equilibrio de la balanza social.

Esta tarea —ardua y compleja, deudora normalmente del esfuerzo de generaciones— depende, sin embargo, para trascender, de una transformación de mayor complejidad y menor visibilidad: de movimiento silencioso de orden interno (educativo, de desarrollo humano) con profundas raíces de carácter psicológico, emocional y espiritual.

Se requieren corazones incluyentes para que la inclusión preñe la sociedad y la cultura. Sin la labor de transformación de las conciencias el esfuerzo político está condenado a perder sustentabilidad o a desvirtuarse.

¡Cuántas veces hemos visto a personas endurecidas rotar astutamente el objeto de su discriminación! ¡Cuántas nos descubrimos incluyendo selectivamente a unos para excluir quirúrgicamente a otros de nuestro horizonte perceptual y emotivo!

Si no abrimos el corazón a los más otros, corremos el riesgo de cambiar sin crecer. También el de convertir la arena pública en el circo en el que las minorías y las banderas se despedazan para obtener de una plebe entronizada bonos de popularidad que pueden marcar con el pulgar la diferencia entre la vida o la muerte de una causa.

La razón cede entonces su protagonismo a fuerza, a los eslogans, al victimismo exhibicionista y la competencia de las causas, a la carrera de los protagonismos que no acepta matices y secuestra el desarrollo personal que es a un tiempo fruto y semilla del diálogo. El terreno de la racionalidad queda suplantado por el de la fuerza. No construimos ya racionalidad ética. Hacemos política.

Pero, ¿cómo desarrollar mentes incluyentes?

De Loreto García Muriel aprendimos que la educación del corazón es pariente de nuestras pérdidas y preguntas fundamentales, que está vinculada con contrastes de todo tipo (de género, de condición física, social e histórica), que supone una vocación singular e intransferible, pero descubre en el encuentro con la sombra un elemento universal. Se trata por supuesto de un proceso arduo, no exento del dolor y el gozo propios del crecimiento.

Concluyo jugando. Transformando esta reflexión en ecuaciones simples con aspiraciones axiomáticas: integración sin inclusión es heroísmo. Inclusión sin integración, paternalismo. Política sin educación, activismo. Educación sin política, precariedad e intimismo. Todo junto: inclusión, desarrollo social, gozo.~

__________

EDUARDO GARZA CUÉLLAR es licenciado en Comunicación y maestro en Desarrollo Humano por la Universidad Iberoamericana, y posgraduado en Filosofía por la Universidad de Valencia. Ha escrito los libros Comunicación en los valores y Serpientes y escaleras, entre otros. Se desempeña como Director General y Consultor del despacho Síntesis.

Dejar un comentario



Teología del mal
Es difícil para alguien como yo aceptar que haya temas en los que la teología pueda ser más cercana al hombre que la filosofía, incluso más útil que la misma; admitir que el discurso sobre Dios pueda ser capaz de ofrecer, incluso al ateo, mapas más finos que los filosóficos para definir una ubicación existencial […]
Sobre el tercer territorio y el desplazamiento de las fronteras
Para que los esfuerzos de la sociedad civil cobren fuerza, es necesario que haya comunicación entre los distintos actores y exista un espacio público de encuentro. Bajo esa premisa, el autor hace un balance de esta sección de la revista, a un año de su creación. Dame serenidad para aceptar las cosas que no puedo […]
Narrativas postraumáticas
Para Humberto y Miguel Ángel, esta provocación agradecida. Hay sucesos que cuestionan de raíz la manera como hasta entonces habíamos concebido la vida y nos retan a crear formas nuevas de ser-en-el-mundo; marcan claramente la caducidad de un paradigma. Se trata de acontecimientos que desatan estupor e indignación masivos y que, luego, quedan marcados de […]
Vicente Leñero, sediento de Dios
No fue la primera vez que lo vi, pero sí la primera en que lo escuché hablar de su experiencia de fe. La reunión fue en un jardín en Cuernavaca de noche, tras la presentación en la Gandhi de un libro de Javier Sicilia. En torno a una de esas mesas largas y oscuras que […]
Cultura 113, febrero de 2015
En cultura, José María Martínez nos comparte su luminosa obra y reproducimos el discurso de Eraclio Zepeda al recibir la Medalla Belisario Domínguez.
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (232.881)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (146.368)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (132.765)
...

La distribución del ingreso en México (128.107)
...

Perfil demográfico de México (75.644)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores