Mircoles, 18 Septiembre 2019
Artículos relacionados
La cena
Cultura | Este País | Ileana Garma | 08.09.2014 | 0 Comentarios

01-epc-sept

No puedo concentrarme… No comas tan rápido.

Margarita terminaba una rebanada de pastel mientras en la casa se instalaba el silencio. Su barrio era uno de esos barrios recién construidos, donde las casas son idénticas entre sí y el pasto en los jardines apenas comienza a crecer. No hay árboles y no hay pájaros. Y al final de la calle, el fin del mundo; monte y atardecer.

Madre trabajaba en la mesa. Una página y luego otra y otra. La casa era minúscula y en la mesa para cuatro las libretas de Madre y Margarita lo ocupaban todo.

–No entiendo por qué tienes que comer mientras haces la tarea…

Madre hablaba sin levantar los ojos de sus apuntes, con el marcador rojo en la mano y el ceño fruncido. El techo de aquel lugar era bajo y las ventanas pequeñas, apenas circulaba el aire. Madre tenía la frente húmeda, perlada. Margarita terminó el pastel pero no abría las libretas. A esa hora del día, Madre acababa de llegar del colegio.

–Hija, ¿recuerdas lo que te dijo el doctor?, ¿lo recuerdas?

Padre estaba en el cuarto, leía sobre la cama. Le gustaba silbar bajito mientras trabajaba también en sus apuntes. El sol, casi apagado, estaba saliendo de su habitación.

Fue en el comedor donde llegó primero la noche. Debajo de las sillas y de los muebles. Los insectos se daban cuenta. Luego en los pasillos y en la cocina, que también era un pasillo.

Madre tomó los papeles y se dirigió a su recámara. Empujó la puerta con el hombro y dejó caer las cosas sobre la cama. Padre dejó de silbar.

–¿No puedes terminar de trabajar en la…?

–Cuando lleguen los exámenes estas tareas no van a servir de nada, todo esto es inútil y yo…

–Quiero… solo quiero terminar de leer esto.

Era una habitación nueva, pequeña y nueva, blanca y nueva, aún sin adornos, sin marcas, solo paredes que nada decían, un poco pálidas por la partida del sol.

–¿Enciendo la luz?

Padre volvió a silbar. En una caja del rincón descansaban los viejos cuadros con bordes de madera, un poco descuidados, que mostraban a la pareja el día de la boda, en el bautizo de la hija, en las vacaciones en la playa.

Padre aún llevaba la corbata. Sus zapatos parecían acabados de lustrar. Silbaba y entrecerraba los ojos para seguir leyendo, a causa de la falta de luz. El viento, que el largo día había vuelto cálido, comenzó a mover la cortina. Padre silbaba en la penumbra, pausadamente, cansado.

Madre tomó sus papeles de la cama y los acomodó en la mesilla de luz. Ahora no hacía más que mirar la pared y golpear su pierna derecha con el marcador, una y otra vez; cerró los ojos.

–Deja de hacer ruido —dijo Padre.

–Cuando tú…

–Deja de hacer ruido.

Madre regresó a la mesa para cuatro. Era una mesa de madera oscura, cubierta por un plástico transparente para evitar su deterioro. Margarita se miraba en un espejo, había un par de platos sucios a su lado y otro lleno de galletas de vainilla con relleno de fresa.

–Recoge esos platos y ve a lavarlos. Recoge esos platos y te acuestas. ¿Terminaste, verdad? Ya es tarde.

–Ma…

–Lleva esos platos a la cocina.

–Eso estoy…

–¿Qué te pasa?

–¿No se puede trabajar en esta casa? —gritó Padre.

Margarita entró a la cocina mientras Madre tomaba el espejo.

Margarita regresó a la mesa con pastelitos de chocolate.

–Me faltan unos problemas de álgebra.

Mientras comía, algunas migajas caían sobre su libreta y se detenía, sacudía la libreta sobre el suelo y seguía comiendo sin tomar el lápiz. Era un suelo brillante, mosaicos blancos y baratos. Madre estaba frente a ella, mirando las migajas de pastel de chocolate sobre los mosaicos limpios, nuevos, vulgares.

–Haz la tarea.

–Mamá, quiero…

–Haz la tarea.

–Quiero…

–Es la última vez que lo digo, deja de comer y termina tu tarea.

–¡Mamá!

–¿Qué te está pasando? —dijo Madre golpeando el borde de la mesa con las dos manos— ¿Qué demonios te está pasando?

Madre tomó de nuevo sus cosas y se retiró a la habitación. El techo era más bajo, las paredes querían tocarse. Margarita cerró el cuaderno de matemáticas.

Madre entró en la habitación, Padre aún llevaba los zapatos que parecían acabados de lustrar. Estaba sacando calcetines de un cajón y los colocaba en una maleta casi llena. La oscuridad había llegado también a aquel sitio y Madre pudo ver el sudor en la frente de Padre, en los párpados, en la comisura de sus labios.

–¿Saldrás mañana de comisión?

–Ya basta.

Madre echó sus papeles en la cama.

–No dejes de…

–No me digas lo que tengo que hacer.

–Lárgate… lárgate ya.

Cuando Madre salió del cuarto la casa se encontraba en completa oscuridad. Quiso ir hasta la cocina por un vaso de agua pero en el comedor vio a Margarita dormida sobre la mesa. Le acarició el rostro, tenía la temperatura un poco alta.

–Despierta, vamos a cenar.

Margarita no abrió los ojos.

–Vamos a cenar —repitió Madre con más fuerza.

A Madre se le helaron las manos cuando vio la manera en que su hija la miraba.

–Vamos, levántate, ¿a dónde quieres ir?

Marga no contestó

–¿A dónde quieres ir?, dime.

–A ningún lado.

Madre caminó hacia la cocina, que era un pasillo donde solo una persona podía permanecer a la vez. Abrió el refrigerador. La casa, en aquel barrio de casas de juguete, diminuta, recién pintada, estaba en penumbras. El viento agitaba la maleza del fin del mundo. Madre prendió la estufa, puso un sartén con aceite, echó dos salchichas y comenzó a freírlas. Margarita se levantó y fue por un par de platos, le dolía el estómago, tenía ganas de vomitar.

Madre llevó el sartén con las salchichas al comedor y colocó una en cada plato. Su hija miró la salchicha, la sostuvo con el tenedor, la dejó de nuevo en el plato, sintió que el aire se colaba por la ventana y se estremeció.

Madre cortó en pequeños pedazos su salchicha.

Las dos comieron sin decirse nada, lentamente. Las salchichas no estaban bien cocidas, eran insípidas, aceitosas. Afuera el viento giraba como un tigre hambriento. Margarita tomó el espejo para mirarse.

–Mamá, ¿a dónde…?

–Come, tienes que cenar.

Antes de que Marga terminara de comer, Madre se levantó y se dirigió a su recámara. Estaba cansadísima y al día siguiente tendría que levantarse temprano para llegar al colegio.

Margarita cerró los ojos y durmió sobre la mesa. ~

_________

ILEANA GARMA (Mérida, Yucatán, 1985) fue becaria del Programa de Fomento a la Creación y Desarrollo Artístico de Yucatán y es egresada de la Sogem. Ha recibido el Premio Nacional de Poesía Joven Jorge Lara, el de Poesía José Díaz Bolio que otorga el Patronato Pro Historia Peninsular de Yucatán, el Nacional de Poesía Francisco Javier Estrada y fue ganadora del torneo de poesía VersodestierrO 2009. Ha publicado Itinerario del agonizante (Ayuntamiento de Mérida, 2006); dos ediciones del plaquette de poesía Y el estado de sitio (Catarsis Literaria el Drenaje, 2010; y el Ayuntamiento de Mérida, 2011) y 7 Obra poética (Ayuntamiento de Mérida, 2012).

Dejar un comentario



Josef K. habla mixteco
En El proceso, de Franz Kafka, se narra la historia de Josef K. un oficinista arrestado, acusado y condenado por un crimen del que no se entera nunca. La narración está construida de tal manera que el protagonista tiene que enfrentar un juicio que no entiende, no entiende de qué se le acusa, no entiende […]
Cine, género y derechos humanos
Se presentan en distintas sedes del país dos excelentes opciones para disfrutar del cine y asomarse a las temáticas actuales en los ámbitos del género y los derechos humanos; la Muestra Internacional de Cine con Perspectiva de Género y el 7º Festival Internacional de Cine y Foro de Derechos Humanos de México.   dhfest El […]
Rick Perry, gobernador de Texas, vs. México
El gobernador de Texas, Rick Perry, se encuentra en pleito con el gobierno mexicano. En medio de un debate sobre cómo lidiar con el Estado Islámico, Perry ofreció la especulación, completamente sin fundamento, de que el grupo terrorista intenta filtrar agentes en territorio estadounidense por la frontera de Juárez. Para prevenir esta amenaza inventada, Perry […]
¿Por qué y qué traducir a lenguas indígenas?
Waldo Villalobos, nuestro profesor en el taller de traducción literaria en el que nos encontrábamos hablantes de zapoteco, mixe y mixteco, nos dijo: “La lengua a la que más se traduce actualmente es el inglés”. Esta afirmación tiene varias implicaciones, el estatus social y político del inglés parece estar directamente relacionado con el hecho de […]
Plantíos de coca en Chiapas: riesgo inminente
La semana pasada, el ejército mexicano anunció el hallazgo de un plantío de coca, la planta que se usa para la fabricación de la cocaína, en la ciudad fronteriza de Tuxtla Chico, Chiapas. El pequeño cultivo de 1,250 metros cuadrados tenía suficiente espacio para 1,639 plantas. Fue el primer descubrimiento de este tipo que se […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (228.369)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (129.945)
...

Los grandes problemas actuales de México (126.684)
...

La distribución del ingreso en México (123.249)
...

Perfil demográfico de México (73.163)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores