Martes, 25 Febrero 2020
Artículos relacionados
La satanización de la memoria
Blog | E'px | Yásnaya Aguilar | 12.02.2014 | 1 Comentario

Yasnaya-bio

La memoria ha sido fundamental en mi vida. Yo me aprendí las tablas de multiplicar de memoria, los textos del libro de lecturas también para luego aparentar una lectura fluida en voz alta que sólo pude lograr en realidad mucho tiempo después, aprendí un poema que comenzaba así: “Sal, sol, solito y estate aquí un poquito” y otro más largo que se llamaba “Una flor en el desierto” como requisito para poder entrar al club de declamación de la primaria. Antes de entrar a la escuela y fuera de ella mi abuela me contó anécdotas de la vida de mi tatarabuelo que aún recuerdo vívidamente, narraciones de tradición oral, fórmulas para preparar un baño que alivia la fiebre, técnicas para coser, cómo saber que los guajolotitos estaban por nacer y la observación del cielo entre muchísimas cosas más. Todas las narraciones y conocimientos que  mis abuelos me han enseñado tienen algo en común: no necesitaron de la palabra escrita, necesitaban de la práctica y la memoria. El analfabetismo no supone falta de conocimiento ni mucho menos impide su transmisión.

Tiempo después en otras aulas y en otras circunstancias escuché que no era deseable aprender de memoria sino a través de la comprensión. “No te lo aprendas de memoria, entiéndelo mejor” me solían repetir los profesores. Me causaba angustia. No podía comprender por qué es intrínsecamente malo aprender las cosas de memoria. ¿Cómo cambiar el hábito? Yo estaba muy acostumbrada a lo contrario: guardaba un poema de Luis de Góngora en la memoria sin comprender las palabras extrañas y mucho menos la sintaxis, lo aprendía de memoria sólo por el placer de escuchar el sonido de las palabras, los versos, la métrica, las rimas. Un día de pronto, no sé, tal vez en el metro de la Ciudad de México, recordaba el poema aprendido en la infancia y de pronto, tantos años después, me daba cuenta de que podía entender el sentido y el significado de un edificio fonético que había guardado como fórmula sonora en mi memoria durante muchísimos años. Uno puede guardar cosas en la memoria que se develarán a su debido tiempo y esa revelación supondrá una epifanía extremadamente placentera.

Supongo que el hábito de aprender las cosas de memoria lo adquirí por dos razones: porque es el mecanismo de transmisión de conocimientos que asocio al mixe, mi lengua materna y por otro lado a que me era imposible comprender en la escuela cosas a cabalidad en una lengua como el español que nadie me había enseñado antes. Aprendí de memoria las narraciones en mixe porque para ello no era necesaria la escritura y aprendí de memoria las lecciones en español porque no comprendía la lengua. Hasta ahora cuando no entiendo algo lo aprendo de memoria, ese algo cobra una vida en mi mente y evoluciona hasta la comprensión casi siempre. Aprender algo de memoria no significa no comprenderlo, significa aprenderlo de una manera distinta.

¿Por qué satanizar la memoria durante el aprendizaje? La educación que el estado mexicano ha impartido e imparte actualmente parte del valor de la alfabetización y del valor de la lengua escrita como la forma legítima de transmitir el conocimiento. Este tipo de educación considera que el analfabetismo va en contra de la educación y que los saberes que se presentan por medio de la escritura son más legítimos que aquellos transmitidos por la tradición oral y a través de la memoria; en otras palabras, podríamos decir que la educación en México se inserta en una tradición en la que el desarrollo de la escritura es una condición sine qua non para que esta educación puede impartirse. La educación necesita de la escritura pero es verdad que no en todas las culturas la educación está ligada necesariamente a la escritura. En el caso de los niños que hablan lenguas en los que la tradición oral y la memoria juegan un papel fundamental ¿no resulta chocante al menos que la memoria sea satanizada?. Existe una discriminación velada hacia una de las maneras fundamentales en las que se recrea y se transmite conocimiento en muchas de las lenguas indígenas.  Una educación verdaderamente intercultural no sataniza la memoria, aprovecha distintos mecanismos de aprendizaje que las distintas tradiciones pueden dar. Una educación en la que la memoria pueda provocar epifanías de conocimiento. ¿Cómo lograrlo?

 

Una respuesta para “La satanización de la memoria
  1. Nelson Niher dice:

    Antes de morir debes, entre otras cosas, aprenderte de memoria tu poema favorito. Eso lo leí hace tiempo. Lo hice y aún hoy lo disfruto mucho…

Dejar un comentario



Perrear un libro en un país multilingüe
(Aunque sus habitantes no lo sean)
  Hace unas semanas se armó una gran polémica por el video de la campaña prolectura “Perrea un libro” del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM. Cada vez que sucede algo así, me pregunto cuáles son las implicaciones de promover la decodificación de signos gráficos en español por determinado periodo de tiempo (como esta […]
¿Es México un país multilingüe?
Nuestro país se distingue por su diversidad cultural. Sin embargo, muchas de las lenguas que dan forma a esta riqueza están en riesgo de desaparecer. ¿Qué razones hay detrás de esta rápida extinción? Hace casi 200 años, cuando se creó este país como un Estado independiente, más de la mitad de la población hablaba alguna de […]
¿Cómo hablamos español los indígenas?
De Tizoc a Toro sentado
  Platicando con un investigador del pueblo sami, me hizo saber que uno de los reclamos del Parlamento sami al Estado noruego era que, en los encuentros que sostenían, la lengua sami fuera también utilizada como lengua de interacción y discusión; pedían también que estos encuentros se realizaran en territorio sami y no siempre en […]
El efecto Yoda o Sor Juana Inés de la Cruz en el Amazonas
Este texto tú leer debes
¿Cómo hablaría Yoda en xavante? Con seguridad, si hablara como lo hace en inglés o español, el “efecto yoda” que provocan sus palabras no sería el mismo. Sucede que en xavante, como en otras lenguas amazónicas, el orden natural de las palabras es el de objeto-sujeto-verbo, que es también el orden de palabras que utiliza […]
Casandra y la muerte de las lenguas
En una versión, porque las narraciones de tradición oral son textos abiertos con múltiples caminos, el dios Apolo le escupe en la boca a Casandra después de haberle otorgado el don de predecir el futuro, con esta acción el dios la maldice de manera que, aunque Casandra pueda predecir el futuro, está condenada a que […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (235.818)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (158.747)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (135.942)
...

La distribución del ingreso en México (130.498)
...

Perfil demográfico de México (77.220)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores