Lunes, 16 Septiembre 2019
Artículos relacionados
La Selva Lacandona: adversidades y oportunidades
Este País | Naturaleza Posible: Seis Testimonios | Julia Carabias y Javier de la Maza | 01.12.2014 | 1 Comentario

Laguna-de-Miramar

La Selva Lacandona, región de profundas contradicciones en donde coexiste una de las mayores riquezas naturales del país con la pobreza y marginación de sus habitantes, vive nuevamente una etapa difícil de gran inestabilidad. Su futuro depende de decisiones responsables que tomen los múltiples actores que hoy inciden en la región. En nada ayudan la desinformación y la manipulación, los intereses políticos y económicos ilegítimos de unos pocos, la violación del Estado de derecho, la inseguridad e impunidad, que crecen día a día en la región. En este entorno se destruyen aceleradamente los acuerdos de conservación de la biodiversidad y de impulso a proyectos productivos sustentables que permitan mejorar las condiciones de vida de la población y que se han construido durante años entre muchas organizaciones, instituciones y comunidades.

La salida que estabilice la región debe fincarse en dos principios básicos: el bienestar de la población y la conservación del patrimonio natural nacional. Si uno de estos dos ejes queda fuera, no habrá solución.

Selva Lacandona: su naturaleza y sus habitantes

Las selvas tropicales húmedas son ecosistemas terrestres clave para la preservación de más de 70% de las especies del planeta; para la provisión de recursos indispensables para el desarrollo y bienestar humano, como es el caso del agua; para la regulación del clima, de los ciclos de carbono y nitrógeno, y de los nutrientes en el suelo, entre otros elementos sin los cuales, simplemente, se alteraría la evolución de las especies y se afectaría severamente la calidad de vida de quienes habitan esos sitios, esas regiones y el planeta entero.

México tenía originalmente 12 millones de hectáreas del tipo de selvas más húmedas, que se distribuían desde el sur de Tamaulipas hasta la frontera con Guatemala. Su importancia nunca fue reconocida en las políticas de desarrollo y se fomentaron muchos procesos de colonización que, además, fracasaron. Así, en los últimos 40 años se han destruido las selvas para establecer asentamientos humanos, infraestructura, cultivos agrícolas, ganadería, plantaciones forestales monoespecíficas, entre otros usos incompatibles con su conservación. Por ello, de estas selvas solo queda un escaso millón de hectáreas, una mitad en los Chimalapas y la otra en la Selva Lacandona.

En la región Selva Lacandona, estos ecosistemas ocupaban, en los años sesenta, alrededor de un millón ochocientas mil hectáreas, las cuales se han reducido a solo una cuarta parte. El resto son tierras de cultivos y ganadería muy degradados y con muy baja productividad.

Afortunadamente, el Estado mexicano, presionado por la sociedad civil, la academia y muchas poblaciones locales, tomó la decisión de conservar importantes macizos de selva remanentes mediante la creación de siete áreas naturales protegidas (ANP); son áreas con decreto presidencial que el Estado mexicano ha decidido proteger legalmente por interés público y que conservan el patrimonio de todos los mexicanos. El decreto de un ANP no afecta la propiedad de la tierra, solo la regula mediante el programa de manejo; no permite la fundación de nuevos núcleos agrarios en su interior, y el usufructo de los recursos naturales puede hacerse únicamente para beneficio de las poblaciones legalmente establecidas.

guacamayas-en-cortejo

La Reserva de la Biosfera Montes Azules es la más grande de estas ANP y reúne la mayor diversidad de especies de México. Aquí se encuentran las últimas poblaciones sanas de muchas especies, varias en peligro de extinción, como el tapir, el jaguar, el jabalí de labios blancos y la guacamaya roja.

Las siete ANP de la Selva Lacandona son además una fábrica de agua y de nutrientes que fluyen por arroyos y ríos hasta su desembocadura en el Golfo de México, aportando así los nutrientes necesarios para las poblaciones de peces que conforman las pesquerías.

En contraste con esta riqueza natural, la gran mayoría de la población local vive en condiciones de pobreza y profunda desigualdad. Miles de jóvenes, sin acceso a la tierra ni a empleos y con bajo nivel de educación, están desprotegidos y son carne de cañón de quienes persiguen otros intereses, por supuesto ilegales.

A pesar de que numerosos programas de Gobierno han derramado en el pasado en la Selva Lacandona miles de millones de pesos, su población sigue viviendo en condiciones de marginación. Ha habido mejorías en la infraestructura de los poblados pero los recursos económicos no se destinaron a la generación de empleos permanentes, ni a aumentar la productividad.

Amenazas

El crecimiento poblacional exponencial y desordenado, la pobreza y el cambio de uso de suelo han sido los principales factores de presión sobre los ecosistemas naturales. La mayor parte de la selva se transformó en tierras de cultivos y potreros para una agricultura y una ganadería muy ineficientes; miles de hectáreas están abandonadas por improductivas e infértiles; se desecan ríos y arroyos, se erosionan los suelos y las orillas de los cuerpos de agua; se contamina el suelo y el agua con agroquímicos, y se pierde el hábitat de la biodiversidad. Desafortunadamente, la destrucción de estos recursos naturales, lejos de mejorar las condiciones de vida de la población, ha profundizado el perverso círculo vicioso de pobreza y deterioro.

En estas circunstancias, hay quienes impunemente lucran con la pobreza. Por ejemplo, algunos han fincado un negocio ilegal en la transacción de tierras dentro de las áreas naturales protegidas, particularmente en la Reserva de la Biosfera Montes Azules: alientan invasiones, gestionan con el Gobierno su regularización y demandan que el estado expropie a los dueños originales. Mucho dinero ha corrido en este negocio a lo largo de los años.

La invasión y posterior regularización de tierras en áreas naturales protegidas no solo es una acción ilegal que propicia la pérdida del patrimonio natural de todos los mexicanos; también condena a quienes la realizan —y a sus hijos— a la marginación y la pobreza, debido a que la ley prohíbe la creación de nuevos asentamientos humanos en las anp y el Gobierno no puede construir infraestructura para proveer servicios básicos sin incurrir, a su vez, en una ilegalidad. Esta vía ya demostró su fracaso.

Asimismo, impera el saqueo de flora y fauna —que ha puesto en riesgo a la guacamaya roja—, así como la caza y la pesca ilegales. Por ejemplo, recientemente hubo un saqueo masivo de madera (corazón azul) que derivó en diversos operativos de la Procuraduría Federal de Protección Ambiental (Profepa).

La-selva-en-primavera

Experiencias

A pesar de las enormes tensiones existentes en la región y las presiones sobre sus ecosistemas, las áreas naturales protegidas se mantienen en buen estado de conservación y hay aún muchos fragmentos importantes de selva en las áreas colindantes a las ANP que son resguardadas por las comunidades.

Varias organizaciones e instituciones han impulsado acciones para la conservación y manejo sustentable de estos ecosistemas. Entre ellas, cabe resaltar las que realiza Natura y Ecosistemas Mexicanos, asociación civil sin fines de lucro que trabaja en la región de la Selva Lacandona desde 2005 (su director, Javier de la Maza, lo ha hecho desde 1979). Conjuntamente con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), contribuye a consolidar las ANP. Asimismo, con el Corredor Biológico Mesoamericano y la Comisión Nacional Forestal (Conafor), promueve procesos hacia el desarrollo sustentable en las comunidades que colindan con las reservas o que están dentro de ellas legalmente establecidas.

En la parte sur de la Reserva de la Biosfera Montes Azules, esta asociación civil opera estaciones de campo que han jugado un papel estratégico (la Estación Chajul cumple este año 25 años de funcionamiento ininterrumpido). Las estaciones funcionan como bases operativas para las actividades de protección y desarrollo sustentable —la vigilancia que realiza la Profepa; la implementación de las acciones de conservación de la Conanp—; son un espacio de encuentro para establecer acuerdos entre los actores involucrados; son la base de los técnicos que fomentan proyectos productivos sustentables con las comunidades; son un sitio inigualable para la capacitación de profesionistas y campesinos y para actividades de educación ambiental e investigaciones.

El monitoreo de especies indicadoras de fauna, mediante cámaras trampa que han registrado el movimiento de animales las 24 horas del día durante cuatro años, al igual que el monitoreo de los arroyos y ríos, el inventario de peces y moluscos y la calidad del agua indican que se trata de ecosistemas sanos.

Además, el proyecto de recuperación de la población de guacamayas rojas, aves emblemáticas que tienen en la Lacandona su último refugio en nuestro país, está dando buenos resultados y podría evitar la extinción en México de esta especie. También las investigaciones sobre la restauración ambiental de áreas críticas degradadas se han aplicado para recuperar estos hábitats, particularmente la vegetación ribereña.

Estos estudios que realiza Natura y Ecosistemas Mexicanos, además de ser nuevas contribuciones para la ciencia, dan las pautas para las acciones de conservación. En esas estratégicas tareas participan la UNAM, la Universidad Autónoma de Nuevo León, la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, la Conabio y el Zoológico de Tuxtla.

Por otro lado, con las comunidades colindantes dueñas de selvas y con la etnia lacandona (poseedora de la mayoría de la tierra de Montes Azules) se fomentan proyectos productivos que permiten, a dichas comunidades, obtener ingresos y empleos —tan indispensables en estas zonas marginadas— a través del manejo sustentable de su selva. Los proyectos han sido exitosos y en varios ejidos están operando, por ejemplo, el descenso de arroyos, infraestructura hotelera de primer nivel, campamentos para jóvenes estudiantes y una unidad de manejo de mariposas. Estos proyectos pertenecen exclusivamente a los ejidatarios; ellos son los únicos dueños y son quienes operan todos los servicios y reciben los beneficios.

Además, se realizan los estudios técnicos necesarios para que los ejidos obtengan el pago por servicios ambientales que otorga la Conafor; se apoya la elaboración de ordenamientos comunitarios territoriales de los que se derivan nuevos reglamentos internos sobre cacería, control de fuego, restauración de riberas, y pesca, entre otros, y se lleva a cabo una intensa actividad de educación ambiental. Los resultados han sido muy positivos: la deforestación disminuyó, el ingreso de más de 650 familias se ha incrementado y quienes participan en los proyectos incluso lo duplicaron. Todos estos procesos han construido y fortalecido la organización campesina. Estas tareas se realizan con el aporte de distintas fundaciones y de la mano del Corredor Biológico Mesoamericano.

El rumbo

mono-saraguato

La vasta experiencia acumulada en la región demuestra que las áreas naturales protegidas son espacios detonadores del desarrollo regional sustentable y podrían constituir los sitios de mejor calidad de vida para sus legítimos dueños y para las poblaciones que viven alrededor de ellas. Para lograr estos propósitos se requiere alinear las políticas públicas de las diferentes instituciones y eliminar las presiones brutales que se ejercen sobre ellas. Bajo los lineamientos de planeación establecidos en el programa de manejo de cada ANP, deben implementarse procesos sustentables adecuados que permitan la compatibilidad entre la conservación y el bienestar de sus habitantes y, con ello, cumplir los objetivos para los que fueron creadas las ANP.

En el caso de las áreas naturales protegidas de la Selva Lacandona y las comunidades colindantes legalmente establecidas, es urgente construir acuerdos sociales entre los actores involucrados, respetando los principios de conservación de los ecosistemas, el Estado de derecho y la justicia social. En estos acuerdos debe basarse la elaboración de un programa rector, ampliamente consensuado y de largo aliento, para el desarrollo sustentable de la región. Afortunadamente, y no con pocos obstáculos, diferentes instituciones gubernamentales, organizaciones sociales y muchos pobladores locales han dado recientemente pasos sustantivos en esta dirección.

A diferencia de lo ocurrido en el pasado, un programa con esta orientación debe lograr el fortalecimiento de la capacidad productiva de la región y de su población, mediante la generación de empleos e ingresos, de manera prioritaria para los jóvenes y las mujeres, y con una política social contundente como la de atención a la salud reproductiva.

Esta zona del país, primordialmente indígena, puede convertirse en un verdadero modelo de desarrollo sustentable. Como en pocos sitios del mundo, aquí los pobladores podrían vivir en armonía entre su riqueza natural, su cultura tradicional y la modernidad de una población próspera, gozando de la mejor calidad de vida, gracias a su ubicación en uno de los escasos espacios naturales sanos del planeta. No es una utopía: la construcción de esta nueva realidad es una obligación.

________

JULIA CARABIAS es licenciada y maestra en biología por la UNAM. Formó parte del Consejo de esa universidad entre 1989 y 1993, y encabezó la Semarnap de 1994 a 2000.  JAVIER DE LA MAZA dirige Natura y Ecosistemas Mexicanos, asociación no gubernamental sin fines de lucro comprometida con el rescate y la protección del patrimonio natural de México.

        

Una respuesta para “La Selva Lacandona: adversidades y oportunidades
  1. Juan De Sayve Carral dice:

    …saludos Javier de la Maza…te felicito por los trabajos que se realizan por conservar sano y la generación de empleos,etc,etc de estas áreas ….un fuerte abrazo!

Dejar un comentario



Comunicación en la sociedad del espectáculo
Todos los seres se comunican de una u otra manera. De no hacerlo solo existiría la nada. Esta reflexión acerca de qué es la comunicación y sus muchos medios fue una conferencia dictada el 20 de febrero de 2015 en el Departamento de Educación y Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco. Cuando hoy hablamos […]
Adicción a los dispositivos y aparatos tecnológicos
En tiempos en que la tecnología parece dominar el mundo, las personas dependemos cada vez más de los dispositivos electrónicos. ¿En qué momento se convierte este hábito en adicción? ¿Qué es realmente una “adicción”? Recibo como un honor la invitación de Este País (¡qué bella y buena revista!) para abordar el asunto del título. De […]
Una nueva cultura juvenil*
Los nuevos medios de comunicación tienen un impacto directo en la forma en que los adolescentes construyen su identidad y se relacionan con otras personas. La autora estudia el vínculo de los jóvenes con la tecnología y cómo es que esta define una nueva manera de ser y hacer. Para la mayoría de los jóvenes, […]
Naturaleza posible: seis testimonios. Textos disponibles en inglés.
Dos textos imprescindibles sobre la importancia del cuidado del medio ambiente, ahora disponibles en inglés: The Construction of Hope, Exequiel Ezcurra. The Cessna, Sandy Lanham.
The Cessna
The Cessna wheels over a blowing whale. My passengers, both marine mammal researchers, peer down a wing at her. She blows again. Twisting the airplane’s control, the horizon wobbles in the windshield and then suddenly tilts sharply. The horizon now slashes diagonally across my view. It is a spinning top about to topple. Green-blue sideways, […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (228.263)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (129.853)
...

Los grandes problemas actuales de México (126.086)
...

La distribución del ingreso en México (122.976)
...

Perfil demográfico de México (73.031)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores