Mircoles, 18 Septiembre 2019
Artículos relacionados
Lo que nadie escribe en las cartas
Cultura | Este País | Víctor Cabrera | 01.09.2014 | 0 Comentarios

·El estado general que guardan las estructuras donde no habitamos más.

·El peso en grumos de nostalgia de una moneda de oro y lágrimas. (Cara –del Diablo– o Cruz –de tu Parroquia.)

·El hecho de que, en realidad, ya nadie escribe cartas –si acaso, apresurados bits narcóticos, trinos vacuos, inanes líneas de sedante humo binario.*

·El valor de una onza de silencio, de un quintal de semilla emponzoñada.

·La dimensión aproximada del océano vacío.

·El vértigo ante una sombra semejante.

·Que quien calla otorga un cetro envenenado y una corona de resentimiento.

·Que el que busca a veces nunca encuentra.

·Cualquier definición tomada al azar del Diccionario. P. ej.:

f. señal que una cosa hace sobre un cuerpo, ensuciándolo o echándolo a perder.”

·El áspero reverso de ese nombre.

·Una breve sinopsis de alguno de estos títulos:

Arden las pérdidas [AG, 2003]

Historia [DH, 1990]

Los juegos peligrosos [OO, 1962]

·Una lista de canciones para olvidar en el naufragio.

·Esta dádiva de María Auxiliadora:

que los más exactos mapas llevan a los más temidos Nuncas:

aquellos-que-ya-saben-que-No-pueden-Ni-deben-

    Regresar

·Las estadísticas finales del encuentro.

·El balance entre la Dicha y la Desdicha. (Números rojos. Pájaros negros.)

·El tristísimo remate de los saldos.~

* De joven yo escribí una anónima decena: papeles tórridos tecleados por la fiebre de la fuga y el dolor de mis veinte años. Montado en una Lettera Olivetti a la que le faltaban tres letras y la tilde, también yo perseguía a mi Quimera. Al final, tras mi desenmascaramiento, la Musa no cedió. O sólo se dio a medias. Lo edificante de la historia fue que adquirí un nuevo aliento. Aprendí a respirar de otra manera. A ver el mundo duplicado.

Comoquiera, “ninguna carta guarda la voz que descubrimos”, y yo tampoco puse a salvo ni una copia. Tal vez alguna se conserve todavía. Quizás alguna. Alguien.

______

VÍCTOR CABRERA (Arriaga, Chiapas, 1973) cursó estudios de Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Es autor de las plaquettes Diez sonetos (2004) y Filipo contra los persas y otros cuantos epigramas (2012), del volumen de prosas breves Episodios célebres (2006), y de los libros de poemas Signos de traslado (2007), Wide Screen (2009) y Guijarros (2014). Compiló el volumen colectivo Una raya más: Ensayos sobre Eduardo Lizalde (2010). Es editor de la Dirección de Literatura de la UNAM desde 2004. Fue becario del programa Jóvenes Creadores, del Fonca, en el rubro de Poesía y actualmente es miembro   del Sistema Nacional de Creadores de Arte.

Dejar un comentario



No ha caído aún la gran Babilonia
Como el jardinero sus claveles vivir es sembrar odios y llegado el final revisitarlos. Es el nuevo fracaso y es el último de quien sería testigo desde el amanecer al día terrible. No ha caído aún la gran Babilonia ni ese crujir de huesos es el suyo. Corro a decirle a Juan vidente en Patmos […]
Mientras tras el volante
A Rosalía Son igual que un cristal, las palabras. Algunas, un puñal, un incendio. Otras, llovizna apenas. Eugenio de Andrade Mientras tras el volante esperas que la luz vaya del rojo al verde y los últimos peatones, lanceados por la lluvia, acaben de juntarse en las orillas (como el mercurio que ambos conocimos fuera de […]
Ondas fúnebres
La modulada y agradable voz del locutor cautivaron a la anciana, y por ello no renunciaba a dejar prendido su aparato radiofónico durante toda la noche. El locutor cubría con entusiasmo el turno de las diez de la noche a las cuatro de la madrugada y la anciana lo escuchaba hasta las dos, cuando generalmente […]
Cuarenta y un cartas
La propia existencia se le pierde en la de otros. Relatos de amores y desilusiones, hijos rebeldes, infidelidades. Llega a casa y apenas se reconoce. Las tensiones, las risas, las lágrimas que contiene se diluyen con las de sus pacientes. Daniel ha dejado huella en tantas vidas y nunca logró un rasguño en la de […]
La cena
–No puedo concentrarme… No comas tan rápido. Margarita terminaba una rebanada de pastel mientras en la casa se instalaba el silencio. Su barrio era uno de esos barrios recién construidos, donde las casas son idénticas entre sí y el pasto en los jardines apenas comienza a crecer. No hay árboles y no hay pájaros. Y […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (228.369)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (129.945)
...

Los grandes problemas actuales de México (126.684)
...

La distribución del ingreso en México (123.249)
...

Perfil demográfico de México (73.162)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores