Domingo, 09 Agosto 2020
Artículos relacionados
Lo que sí podemos hacer
Este País | Edmundo Vallejo Venegas | 01.05.2014 | 0 Comentarios

©iStockphoto.com/©javi.ruiz

Este País da la bienvenida a los ciudadanos que han decidido pasar del descontento a la acción. A partir de este número, publicaremos los testimonios de hombres y mujeres que se están involucrando en los asuntos públicos de nuestro país.

Durante los siguientes 12 meses, esta nueva sección será un espacio para el ciudadano de a pie, sin canonjías, como casi todos nosotros, pero que consciente del papel que le toca jugar dentro de la sociedad mexicana ha decidido hacer más que simplemente habitar este país, ha entendido que su aportación suma, sabe que preocuparse hoy únicamente por su bienestar y el de los suyos ya no es suficiente.

Aquí, este individuo compartirá con los lectores lo que sí es posible llevar a cabo en materia de participación ciudadana en nuestro país.

¿Qué podemos hacer? Es la pregunta que frecuentemente surge como tema de discusión en la sobremesa, en la junta editorial del periódico o en el aula académica, entre otros muchos foros. Es una cuestión que despierta reacciones diversas y que sigue un patrón bien definido: (1) las cosas en México no son lo que debieran ser, (2) mientras la sociedad no participe las cosas no van a mejorar y, finalmente, (3) ¿cómo cambiar?

Aunque la conversación suele iniciar de distintas maneras, los participantes casi siempre ven el vaso medio vacío: “El país no crece”, “Es más de lo mismo”, “El Gobierno actual está haciendo las cosas muy mal”, etcétera. El punto central es el mismo: invertimos mucho tiempo en referirnos a las cosas negativas que suceden en México. Nada nuevo. Así, con este tono, hemos vivido muchísimos años.

Sin embargo, el punto a destacar es el comentario que comúnmente remata estas conversaciones: “Mientras la sociedad no participe, las cosas no mejorarán”. ¡Ah! Un enorme paso hacia adelante. Reflexionemos positivamente sobre la espontaneidad y la recurrencia de este comentario. Démosle su justa dimensión. Ucrania es el ejemplo más reciente del significado y el poder de la participación ciudadana.

Sin embargo, aunque esta afirmación genera esperanza, también refleja una limitación fundamental: “Mientras la sociedad no participe…”. Esto es, los otros, no yo.

Qué distinto sería decir y escuchar: “Mientras nosotros, la sociedad, no participemos”. Esta primera persona del plural compromete, exige, desnuda, confronta. Si uno se escucha a sí mismo plantearlo así, emerge un sentimiento de culpa que incomoda. De modo que mejor ponemos distancia y lo dejamos en un visionario: “Mientras la sociedad no participe”, delegando cómodamente la responsabilidad en alguien más.

Llega entonces a la charla la pregunta final: “¿Qué podemos hacer?”, y aquí concluye el intercambio de ideas. Pareciera que no hay respuestas. Como dice Milan Kundera en La insoportable levedad del ser: “Son las preguntas sin respuesta las que fijan los límites de las posibilidades del ser humano, las que describen las fronteras de la existencia humana”.

Afortunadamente, ya hay ciudadanos que están haciendo algo al respecto en nuestro país, que están contestando esa pregunta, sin siquiera habérsela planteado. Y son muchos más de los que imaginamos.

En los siguientes 12 números de Este País, compartiremos las experiencias de individuos que han reconocido la importancia de la participación ciudadana y que hoy ya hacen algo al respecto, con la clara convicción de que si como sociedad no nos involucramos en los asuntos públicos, las cosas no mejorarán, o lo harán muy lentamente.

Esta columna tendrá tres principios rectores: en primer lugar, la disposición del ánimo será optimista, no por ingenuidad sino porque los avances logrados demuestran claramente que hay esperanza; en segundo lugar, será un espacio vivencial, porque los autores contarán sus propias historias y compartirán ejemplos de las cosas que ya hacen, y, finalmente, buscará movernos a la reflexión y de ahí a la acción.

¿Cuál es el propósito? Si al final de estas 12 colaboraciones al menos un ciudadano más decide que la respuesta a la pregunta ¿qué sí se puede hacer? depende de ella o él mismo, y esto lo impulsa a actuar, evitando delegar la respuesta a terceros, la columna habrá cumplido con su cometido.

__________

EDMUNDO VALLEJO VENEGAS fue presidente y director general de General Electric América Latina. Actualmente es profesor de Política de Empresa en el IPADE y consejero de la revista Este País.

Dejar un comentario



México: movilidad y rumbo
¿Qué hacer para que los esfuerzos y los recursos invertidos a favor del desarrollo de los sectores más desprotegidos de la población tengan un impacto duradero en la vida de las personas? Casi la mitad de los mexicanos vive en situación de pobreza, y las cifras confirman, año con año, el terrible estado de la […]
De símbolos y agresiones cibernéticas: algunas notas sobre la lactancia
Para Martha, Mónica y Matías El conocido dicho popular para preservar la integridad física y mostrar la civilidad urbana a la que se aspira en las clases medias, está incompleto, o al menos, desactualizado. En este nuevo contexto donde todo mundo emite opiniones en las plataformas virtuales, debería decir: “En la mesa (red) no se […]
Otra vez… los libros, la SEP y las cuentas que no paga
El Domador de Polillas | Rocío Franco López           Como ya lo dije en alguna otra ocasión [http://estepais.com/site/?p=47371] la manufactura de libros de texto es una tarea ardua. Como podrán leer allí, lo que escribí entonces causó controversia, en los comentarios se manifiestan tanto personas que estuvieron a favor, como quienes […]
La tortura de la pena de muerte
A finales del mes pasado, el estado de Oklahoma empezó el procedimiento para imponer la pena de muerte al reo Clayton Lockett. A Lockett, condenado por asesinato, violación, y secuestro, lo aseguraron en una mesa especializada y le empezaron a administrar el coctel fatal vía intravenosa en su ingle, ya que no podían encontrar otra […]
Variantes lingüísticas de las lenguas mexicanas: ¿amenaza a la unidad lingüística?
“A diferencia del español, las lenguas indígenas tienen la desventaja de tener muchas variantes”, me comentó alguien alguna vez. Esta opinión es bastante frecuente, la variación de las lenguas mexicanas se trata como una desventaja que impide la generación de una lengua estándar que la haga más resistente al proceso de pérdida. Las variantes del […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (244.917)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (211.307)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (140.789)
...

La distribución del ingreso en México (139.855)
...

La economía mexicana del siglo xx: entre milagros y crisis (86.748)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores