Thursday, 20 June 2019
Artículos relacionados
Nuevas rivalidades mundiales
Blog | Norteando | Patrick Corcoran, Patrick Corcoran, Patrick Corcoran | 02.09.2014 | 0 Comentarios

PatrickCorcoran

 

Desde hace siglos, las rivalidades entre los grandes poderes han determinado el curso de la historia. Francia, España e Inglaterra pelearon por el control de Europa, América y África desde el año 1500 hasta entrado el siglo xix. Luego se sumaron a la contienda Alemania y Rusia, y España claudicó: los conflictos entre estos países marcaron la historia política del siglo xix y los primeros 20 años del xx. En las últimas seis décadas del siglo xx fueron los Estados Unidos y la Unión Soviética los rivales más importantes, y su lucha por la supremacía militar, política y sobre todo ideológica afectó a todo el mundo.

 

En este sentido, los 25 años desde la caída del Muro de Berlín han sido anormales. La Unión Soviética desapareció y el único gran poder que quedó en el escenario fue Estados Unidos. En lugar de un sistema dominado por rivalidades, se convirtió en un mundo unilateral.

 

Sin el freno que presenta un rival geopolítico verdadero, Estados Unidos de vez en cuando peca de arrogante. El ejemplo clásico fue la invasión de Irak, en contra de toda definición de ley internacional, pero no es la única. Los rusos, por ejemplo, se quejan de promesas rotas en la ampliación de OTAN durante los años 90. Y más allá de actuaciones específicas, hasta las élites políticas empezaron a creer los mitos sobre el país como el actor no solamente indispensable por su peso sino únicamente altruista también.

 

Pero al mismo tiempo, la falta de una rivalidad verdadera coincidió con un nivel de paz jamás visto antes. Según varias investigaciones recientes, se ha desplomado la tasa de muertes violentas en guerra durante las décadas después del fin de la Guerra Fría. Más aún, gracias al fin de estas rivalidades, la posibilidad de una cataclismo nuclear, que colgó encima del mundo como la espada de Damocles durante cuarenta años, ha disminuido muchísimo.

 

Sin embargo, la desaparición de las rivalidades siempre se supo que sería temporal, y los meses recientes han traído varios recordatorios de que este interregno peculiar está llegando a su fin. El ejemplo más obvio se encuentra en Ucrania, donde el ejército ruso, después de meses de asesorar “clandestinamente” a los rebeldes secesionistas, parece haber iniciado una invasión a su vecino. Esta situación, más la expropiación de la Península Crimea, ha despertado preocupaciones latentes de que Rusia quiera repetir el proceso en Polonia y los países bálticos, y así convertirse de nuevo en el virrey de media Europa.

 

Un desafío más imponente aún se encuentra en China, que lleva años incrementando sus fuerzas armadas y mostrando cada vez más firmeza y seguridad en hablar de sus objetivos e intereses en Asia. No han llegado a invadir a sus vecinos ni fomentar insurgencias, pero sus reclamos sobre el control de las aguas asiáticas, y sobre todo los yacimientos, son cada vez más frecuentes. Y al contrario de Rusia, China tiene una economía enorme y diversa. China tiene sus propios problemas que pueden llegar a frenar su alza, pero lo más probable es que será la primera potencia económica en el mundo en las próximas décadas, y se sabe que con la riqueza inevitablemente viene el poder.

 

Las preguntas estratégicas básicas para analizar esta situación son:

1) ¿Qué quieren Rusia y China?

2) ¿Qué tan realizables son sus objetivos y que están dispuestos a hacer para conseguirlos?

3) ¿Qué costo tendría la realización de estos objetivos para los demás países?

4) ¿Qué tanto harían los demás países, sobre todo Estados Unidos, para impedir que logren sus metas?

 

Las respuestas a estos interrogatorios no son muy claras. Podemos dar por hecho que China y Rusia quieren restablecer sus esferas de influencia en sus propios vecindarios, pero sus líderes no lo querrán hacer si mina su posición doméstica. Tampoco se sabe qué implica una “esfera de influencia”: convenios económicos y posiciones mutuas en la ONU es una cosa, la reconquista de países soberanos es algo muy distinto. Y es de esperar que Estados Unidos no quiera sacrificar sus propios intereses en las zonas respectivas, pero tampoco querrá arriesgarse a una guerra con poderes nucleares.

 

Es decir, las actitudes de los protagonistas serán fundamentales para determinar si la época por venir está llena de peligros o marginalmente más tensa. Pero lo que queda claro es que China y Rusia no estarán contentos con un sistema internacional que no deja espacio para otros poderes mundiales.

Dejar un comentario



Campañas presidenciales en EU
Las demandas de una campaña presidencial en un país moderno naturalmente atraen a la gente mas anormal. Y cómo no, si es un concurso de belleza, una auditoría financiera y un examen de próstata, todo combinado. Además, dura meses, si no años, sin descanso. ¿Qué tipo de persona quisiera someterse a semejante tribulación, solo por […]
Tres breves comentarios sobre las elecciones del domingo
Primero, teóricamente es el día de comicios más importante después de las elecciones presidenciales, pero este año dio más bien la sensación de poca importancia, de que no cambió nada. Y de cierta forma así era. Antes, el PRI y sus aliados controlaban 241 curules en la Cámara de Diputados. Ahora ellos dos tendrán una […]
Los viejos sucios de la FIFA
El futbol puede ser el terreno de jóvenes dentro de la cancha, pero el manejo de este deporte pertenece a una bola de viejos sucios. No es un dato nuevo ni un secreto apenas revelado, lamentablemente. Claro, el problema no es que sean viejos, sino sucios. Y va mucho más allá que las acusaciones levantadas […]
Los Clinton: La familia que pretende regresar a la Casa Blanca
Hillary Clinton sigue siendo la candidata a la presidencia estadounidense más formidable. Es casi seguro que sea la abanderada de los demócratas, y muy probable que gane el puesto político más importante del país en 18 meses. Sin embargo, los reportes de las últimas semanas sobre la Fundación de su marido abren serios cuestionamientos sobre […]
A setenta años del fin de la Segunda Guerra Mundial
La semana antepasada, en varias capitales de todo el mundo, se realizaron eventos para festejar el 70º aniversario del fin de la fase europea de la Segunda Guerra Mundial (la guerra del Pacífico tenía que esperar unos meses más). Los festejos marcaron lo que quizá sigue siendo el esfuerzo colectivo más monumental de la historia […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (222.930)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (128.182)
...

La distribución del ingreso en México (118.836)
...

Los grandes problemas actuales de México (111.684)
...

Perfil demográfico de México (71.338)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores