Martes, 23 Julio 2019
Artículos relacionados
Pronunciamientos y silencios
Blog | Sexciudadanía | Enrique Cerón | 06.11.2014 | 0 Comentarios

EnriqueCeronBio

Muchos actores políticos suelen no pronunciarse sobre el reconocimiento y respeto de los derechos de las personas cuando estos implican algún grado de polémica o conflicto con prejuicios ampliamente difundidos. Una cultura en pro de los derechos implica no solapar ni guardar silencio ante actos o posturas discriminatorias.

 

Los derechos: un patrimonio común

Factores como la falta de una real cultura de la legalidad, una educación con tintes autoritarios —tanto en los ámbitos escolarizados como familiares—, la corrupción o la carencia de una cultura de la colaboración que permita visibilizar y valorar el bien común, actúan para debilitar la percepción de los derechos humanos como patrimonio común y permiten que fácilmente muchos actores políticos solapen o guarden silencio al respecto de actos discriminatorios.

Instituciones públicas, gobiernos, funcionarios, candidatos a puestos de elección popular, entre otros, suelen hacerlo si ello les implica —verdaderamente o solo en su imaginación— poner en riesgo cierto número de votos, por afinidad con sectores conservadores de la sociedad (a los que sienten que se deben y no al bien de la sociedad en su conjunto), por miedo a “comprometer” su imagen, etcétera.

Los derechos permiten la convivencia pacífica y son garantías para que las personas lleven a cabo una vida digna y autoelegida, están orientados para el beneficio de todas y todos y es responsabilidad de la sociedad en su conjunto exigirlos y vigilar su cumplimiento, pero aun más para quienes ejercen la función pública pues a ello los compromete y obliga la Constitución y los diversos marcos legales vigentes nacionales e internacionales que regulan su labor, además de cobrar un salario que es posible gracias a los impuestos de la sociedad en su conjunto.

 

Una educación distinta

Hace algunos años la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos realizó una excelente campaña que promovía la defensa de los defensores de derechos humanos, reforzando la percepción de que los derechos se tratan de intereses colectivos y superiores de la sociedad.

En el contexto de lo que aquí se comenta, una educación distinta quiere decir una educación que promueva una cultura de la legalidad como marco al respeto de los derechos de todas y todos. Las personas no desarrollan una cultura de la legalidad que permita poner freno a los abusos que pretenden negar el acceso de las personas a sus derechos porque:

  • Las normas se enseñan como imposiciones desde el mundo de los adultos hacia los niños o como instrumentos de sometimiento que cambian su orientación, según le conviene a quienes las manifiestan
  • Estas normas no son enseñadas desde su utilidad personal, colectiva y sentido por medio de situaciones de aprendizaje que les permitan a niñas y niños llegar a comprender su pertinencia por sí mismos, sino a través del castigo
  • Las personas son educadas a través de discursos supremacistas que los dotan de pretextos para invadir a las y los demás o a través de discursos desvalorizante que les impiden percibirse como sujetos de derechos
  • O la mezcla explosiva de todos los anteriores.

 

En todo caso, en un contexto así lo que interiorizan las personas es que las leyes se respetan o burlan, vigilan o ignoran si me conviene o que se deben obedecer o hacer cumplir a base de castigos. Es decir que pertenecen a un entramado de sinsentidos sociales en los que las personas están más o menos perdidas.

 

Transformación cultural

Para que las normas o acuerdos que regulan el funcionamiento de un grupo humano se corrompan hacen falta tanto la acción de quienes las violan como de quienes solapan las violaciones, es decir, de quienes hacen como que no ven los que sí ven a cambio de beneficios personales. No bastan las leyes o las políticas públicas para un real respeto por los derechos si no se opera una cambio cultural en el cual las personas perciban una mayor utilidad del establecimiento real del Estado de derecho que de la complicidad a su violación a debilidad.

México ha sido parte activa de las acciones internacionales que buscan afinar los instrumentos ideológicos y legales a favor de una cultura de los derechos humanos. La reforma de 2011 que los elevó a rango constitucional significa un triunfo de la sociedad, sin embargo, es necesario mentener un esfuerzo sostenido en áreas como la educación para operar una verdadera transformación cultural que sostenga los marcos legales. En el terreno personal implica no guardar silencio o ser indiferentes ante la injusticia y la discriminación.

 

Más información sobre el autor en www.sexologohumanista.com

Dejar un comentario



Derechos humanos y función pública
  Las declaraciones hace algunos días del senador Víctor Hermosillo muestran el total desinterés por adoptar una perspectiva de derechos en el ejercicio de la función pública de los grupos que quieren imponer formas de vida al grueso de la población en nombre de sus creencias religiosas.   Proselitismo religioso vs. función pública En la […]
Limitaciones observables y salud sexual
Muchas poblaciones discriminadas lo son también de la mano de una minorización que hace que muchas personas las perciban como asexuadas. Los derechos sexuales de las personas forman parte de sus derechos humanos y estos constan y son protegidos tanto por la Constitución como en los diversos mecanismos internacionales firmados por México. Entre estos están […]
Adopción homoparental y de los prejuicios
Una gran cantidad de prejuicios ponen en duda la capacidad de las personas homosexuales para poder adoptar y criar a niños y niñas, atentando contra los derechos de unos y otros. Recientemente se aprobaron en los estados de Coahuila y Chihuahua iniciativas de ley para hacer legal la adopción homoparental, es decir, por parte de […]
Embarazo adolescente
  Pese a los esfuerzos que se han realizado los últimos años en materia de difusión de información sobre salud sexual y reproductiva, el embarazo en adolescentes no se ha reducido sino que ha aumentado en América Latina.   Un conjunto de problemas El embarazo adolescente no es un problema que se puede entender desligado […]
Yo soy yo: la importancia de la autodeterminación sobre la propia identidad sexogenérica
La naturalización que existe entre sexo y género en el imaginario colectivo afecta a una parte de la población que asume que estos no corresponden en su propio ser de la manera en que la sociedad los vincula, afectando su derecho humano a la identidad. La cultura de los derechos humanos nos obliga a replantearnos […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (225.337)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (128.672)
...

La distribución del ingreso en México (119.914)
...

Los grandes problemas actuales de México (115.454)
...

Perfil demográfico de México (71.717)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores