Martes, 23 Julio 2019
Artículos relacionados
Un apretón de tuercas
La técnica al servicio del lenguaje
Cultura | Este País | Somos Lo Que Decimos | Ricardo Ancira | 03.11.2014 | 0 Comentarios

Mesa-con-Angel 6

Para Ricardo Lobato González

Desde siempre se ha considerado que los seres humanos somos los únicos animales que construimos y empleamos herramientas. La etología ha documentado, no obstante, que ciertas aves fabrican utensilios —casi siempre para tener acceso a comida— y lo mismo hacen los simios, que además usan armas en sus pleitos.

Cada uno de nuestros oficios requiere tanto instrumentos simples (un clavo, por ejemplo) como otros más especializados (programas de computación). Es natural, entonces, que se hayan incorporado a nuestra habla palabras y expresiones relacionadas con diversas ramas técnicas para aplicarse a todo tipo de asuntos. Así, las válvulas de escape permiten desahogar tensiones y es posible meter reversa en un proyecto; se “lubrica” un trámite mediante un soborno; los paranoicos ven maquinaciones por todas partes; una persona apática debe ponerse las pilas y otra con varias ocupaciones cambiar de/el chip (años atrás: el cassette) a cada rato.

Algunas locuciones tienen que ver con obras de ingeniería: ser un dique frente a algo negativo, tender puentes (entre países, por ejemplo), encerrarse en un bunker. Otras se relacionan con máquinas: no mover(se) ni con grúa, ser una aplanadora (como el PRI histórico o el Real Madrid), o con partes de ellas: se habla del engranaje de una organización, de bien aceitadas maquinarias (entre ellas las electorales), del motor o de la palanca del desarrollo de un país, etcétera. En contextos igual de abstractos hay aparatos conceptuales que utilizan andamiajes teóricos y herramientas metodológicas. En ámbitos más tecnocráticos “se instrumentan políticas y estrategias” y “se implementan mecanismos y procedimientos”. También se establecen uno o varios ejes alrededor de los cuales se articulan determinadas acciones. Hay reformas de gran calado que pueden ser, o no, resortes del crecimiento económico. En ocasiones se dan cortocircuitos, es decir, fallas en la comunicación. Un proyecto “arranca”, “se pone en marcha”. Al decir que se avanza con el freno de mano puesto se alude a impedimentos poderosos. Desacelerar es un eufemismo para no decir frenar.

Es común cosificar a las personas, por ello se les zafa/les falta un tornillo, les cae el veinte,1 “agarran la onda” o les dan cuerda. También pueden sacar/levantar las antenas (como aparatos de intercomunicación que a su vez toman su nombre de los insectos), ser la bujía de alguna actividad grupal, tener piernas torneadas, ser un tanque/tractor. Limar asperezas es conciliar opiniones contrapuestas. Ir/marchar (algo) sobre rieles/ruedas significa exitosamente.

Malo si se me fue el avión,2 peor si me lleva el tren o si me dejo embarcar en una estafa. Los medios de transporte alimentan, en efecto, varias locuciones, al tiempo que dicen mucho de nuestra anticuada, en ocasiones decimonónica, visión del mundo. Así, uno aborda/se embarca en un avión (¡?), también en un tren; los andenes eran exclusivos para este último hasta que se crearon las estaciones de autobuses. Imágenes de evidente comprensión son pisar el acelerador y meter el freno en alguna actividad. Se habla de tren de vida, no de auto, nave o avión.3 Uno de los ejemplos más luminosos —el calificativo viene a cuento— es el de la electricidad: en lugar de crear verbos para esa nueva realidad, desde hace poco más de un siglo los hispanohablantes le aplicamos los mismos que durante milenios se usaron para el fuego: prender/encender y apagar la luz: en nuestro inconsciente colectivo hay lumbre dentro de una lámpara.

“Se toma con pinzas” un asunto delicado; se cierra la pinza cuando se actúa conjuntamente con otro. Un periódico puede ser la correa de transmisión de un partido político. Este, a su vez, suele tener satélites, es decir, paleros.4 Cuando “caliento motores” me preparo para acometer una empresa determinada, sea un trabajo o un debate. Recibo un mazazo al enterarme de una mala noticia, observo algo al microscopio/con lupa cuando lo analizo detenidamente, estoy muy revolucionado si actúo con precipitación. También puedo desbielarme de hambre, mandar por un tubo a alguien impertinente o clavarme en algo/con alguien.5

Nunca pueden faltar en nuestra habla las expresiones políticamente incorrectas: vemos diferencias de género hasta en los cables (existen enchufes macho y hembra: uno penetra, el otro es penetrado).6 Quienes padecen demencia senil “ya no carburan bien” o “no les sube agua al tinaco”. Las caderonas tienen “cabuz”.

Están siempre presentes en nuestro discurso préstamos del inglés; en este contexto: fax (ya en desuso), pc, laptop, tablet, mail, whatsapp y sus respectivos verbos (guglear, forwardear, escanear…).7 Un asistente eficiente llega a ser el disco duro o el pararrayos de un jefe distraído.

Inversamente, como se muestra en otro apunte, los objetos —en este caso elementos tecnológicos— en ocasiones tienen comportamientos de seres vivos: un coche se ahoga, un reloj se atrasa, la luz se va, la línea telefónica se muere, la computadora se pasma.

Gracias al mundo ingenieril los focos prendidos son ideas; las palancas, influencias entre gente poderosa; las fresas no se comen, los gatos cargan en lugar de maullar, los faros están lejos del mar y las manecillas no rascan ni usan anillos. ~

1 Caso interesante: siguen utilizando esta locución los jóvenes que aún no habían nacido cuando desaparecieron aquellos armatostes telefónicos de color negro que se tragaban una moneda de veinte centavos (las de águila o sol) justo en el momento en que alguien contestaba en el número marcado.

2 Los adolescentes suelen dar el avión (es decir darles por su lado) a sus padres, especialmente cuando pretenden aconsejarlos.

3 Se dan choques de trenes entre dos personalidades o dos posiciones ideológicas.

4 Sheridan vio bien que de un tiempo a esta parte los políticos del presídium se toman de las manos y nos enseñan, con júbilo, sus bisagras, es decir, las axilas.

5 Clavarse algo, en cambio, significa robarlo.

6 Machihembrar no es sinónimo de fornicar pero sí de algo parecido: ensamblar.

7 Si no se ha practicado una lengua extranjera, por cierto, se dice que “está oxidada”.

_______

Profesor de literatura francesa en la Facultad de Filosofía y Letras y de español superior en el CEPE de la UNAM, RICARDO ANCIRA (Mante, Tamaulipas, 1955) obtuvo un premio en el Concurso Internacional de Cuento Juan Rulfo 2001, que organiza Radio Francia Internacional, por el relato “…y Dios creó los USATM”. Es autor del libro de relatos Agosto tiene la culpa (Samsara, 2014).

Dejar un comentario



Verde, blanco y colorado. Colores con significado
Para Hernán Lara Zavala Parece una regla general: lo negro u oscuro es negativo y lo blanco y claro son positivos. Por desgracia, estas concepciones —prácticamente universales— trasminaron el lenguaje y atribuyen esas características también a la piel de los seres humanos. En Occidente, en efecto, el blanco connota pureza, vida; mientras que el negro es luto, […]
“Llegaron bailando ricachá”
Logos y cosmos
Una vez descubierta la realidad circundante y evitados —aunque fuera de manera precaria— los peligros que traía consigo, no pasó mucho tiempo antes de que nuestros ancestros levantaran la vista para descubrir, con temor pero también con fascinación, todo aquello que parecía flotar sobre sus cabezas, ya de día, ya de noche. Son numerosas las […]
“Llegué hecho una sopa”
Los platillos en el habla
A manera de complemento al apunte que sobre ingredientes se publicó aquí en junio pasado, nos ocupamos ahora de los platillos propiamente dichos. Retomamos, para abrir el apetito, unas cuantas expresiones de aquel a fin de introducir otros términos y locuciones. Alguien omnipresente es “ajonjolí de todos los moles” y se lo ve “hasta en […]
“Nos doró la píldora”. Pensar y hablar como médicos
Para el Dr. Roberto Castañón Romo.   Como si fueran enfermedades, los problemas primero se detectan, luego se analizan,1 después se establece un diagnóstico a fin de aplicar el remedio apropiado; por último viene el pronóstico, algunas veces reservado. Es posible, entonces, que al Quijote se le hayan indigestado las lecturas,2 que alguien nos caiga […]
El que transa avanza. Frasear la corrupción
Se desplomó un humilde multifamiliar. Los peritos que investigaron las causas decretaron, tras recibir una llamada del alcalde, que un súbito reacomodo de las placas tectónicas había provocado la tragedia. Murieron los ocupantes del 101 al 108, comerciantes de videos, discos y chucherías chinas en el tianguis; los del 205 y 207, importadores de pacas […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (225.336)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (128.671)
...

La distribución del ingreso en México (119.913)
...

Los grandes problemas actuales de México (115.454)
...

Perfil demográfico de México (71.717)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores