Sbado, 16 Noviembre 2019
Artículos relacionados
España: cambio de modelo político
Correo De Europa | Este País | Antonio Papell | 01.04.2015 | 0 Comentarios

©iStockphoto.com/Vectoraart

Este año, España estará en una vorágine de procesos electorales donde el bipartidismo tradicional se verá sacudido por la popularidad de dos recién llegados.

Por una conjunción casual de factores, España celebra en 2015 una abigarrada secuencia de procesos electorales: elecciones autonómicas en Andalucía el 22 de marzo, elecciones municipales en todo el Estado y autonómicas en una decena de comunidades el 24 de mayo, elecciones autonómicas catalanas el 27 de septiembre y elecciones parlamentarias generales a finales de año, probablemente en noviembre o diciembre (legalmente, podrían ser celebradas hasta mediados de enero). Y el sistema político llega al vértigo de este proceso mientras tienen lugar grandes cambios en el sistema de partidos.

En 2011, surgió en España el multitudinario movimiento de Los Indignados o 15-M, nombre que se le dio por la gran manifestación que hubo en Madrid el 15 de mayo de 2011, cuando salieron a la calle cientos de miles de ciudadanos quejosos por la gestión de la fuerte crisis económica a cargo de las grandes fuerzas convencionales, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y el Partido Popular (PP), e irritados por una corrupción insostenible que se había adueñado de numerosas instituciones. Aquella movilización, al principio inorgánica, fue paralela a una intensa desafección social hacia los grandes partidos. La caída de la popularidad del PP y el PSOE quedó de manifiesto en las elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2014, en las que el PP, con el 26.09% de los votos, y el PSOE, con el 23.01%, consiguieron conjuntamente menos del 50% de los sufragios, cuando en las elecciones generales de 2008, por ejemplo, habían sumado cerca del 84%. Claramente, el modelo de bipartidismo imperfecto que había funcionado desde principios de los años 80 en España estaba desmoronándose.

En las referidas elecciones al Parlamento Europeo surgió “Podemos”, una fuerza recién constituida y clara heredera del movimiento de Los Indignados que obtuvo 1.2 millones de votos y cinco escaños. Bajo la dirección de un grupo de jóvenes profesores universitarios de ciencia política comandados por Pablo Iglesias —homólogo del fundador del PSOE en el siglo XIX—, “Podemos” ha ido ganando popularidad y apoyos, de forma que las encuestas lo sitúan actualmente en la banda entre el 20 y el 30% de los sufragios, en la que también se encuentran el PP y el PSOE. El mensaje inicial de “Podemos” era de izquierda radical, pero se ha ido produciendo un deslizamiento hacia el centro mientras su dirección viraba desde el elogio al chavismo venezolano hasta la admiración por los regímenes socialdemócratas del norte de Europa. Si “Podemos” surgió como formación antisistema, dispuesta a abrir un proceso constituyente, todo indica que hoy está dispuesta a confraternizar con el establishment.

“Podemos” ha invadido notoriamente el espacio político que venía siendo ocupado por Izquierda Unida, la coalición de izquierdas que se aglutinó en torno al Partido Comunista y que hoy amenaza claramente con la ruina. Y en el otro hemisferio ideológico, ha irrumpido con fuerza desde principios de este año “Ciudadanos”, una formación surgida en Cataluña hace menos de una década para oponerse a las veleidades nacionalistas del socialismo catalán. Esta formación, capitaneada por el joven y carismático Albert Rivera, está creciendo a ojos vistas, nutriéndose en apariencia de sectores hasta hace poco afines al Partido Popular que han decidido desertar, hartos de la estela de corrupción que ha perseguido últimamente a este partido. “Ciudadanos” ha captado a economistas de prestigio —Luis Garicano, catedrático de la Oxford School of Economics, y Manuel Conthe, entre otros— y ha lanzado un mensaje liberal y moderadamente progresista que al parecer ha calado en zonas amplias de las clases medias. De entrada, “Ciudadanos” ha laminado las expectativas de la bisagra “Unión, Progreso y Democracia” (UPYD), que ya aparece en las encuestas reducida a la mínima expresión.

Así las cosas, el viejo bipartidismo se ha convertido aparentemente en un modelo cuatripartito. Sin embargo, el sistema electoral vigente, que consagra la proporcionalidad corregida mediante la Ley D’Hondt, dificultará grandemente este designio y terminará empujando a los electores hacia las fuerzas mayoritarias en busca del voto útil. Lo que no está claro en este momento es cuáles serán al final del proceso electoral las fuerzas mayoritarias. En principio, podría pensarse que el PP y el PSOE soportarán el embate y terminarán imponiéndose a los recién llegados, pero no puede descartarse que las minorías terminen ganando. Todo está por decidirse en medio de un forcejeo estimulante del que emanará, sin duda, la renovación del modelo. 

_______

ANTONIO PAPELL, periodista y analista político español, es autor de El futuro de la socialdemocracia (Akal, Madrid, 2012).

Dejar un comentario



El asedio del Viejo Continente
Cada vez más, Europa hace de sus fronteras una muralla, negando la entrada a miles de personas que, en la desesperación, buscan llegar a tierras más promisorias. ¿Cuál es el origen de la diáspora? ¿Cómo puede resolverse la tragedia de la inmigración? La Unión Europea está siendo presionada por un creciente flujo inmigratorio que, una […]
Días de biblioteca II: Sevilla
El segundo día en la ciudad, con estupefacción, escuché al vendedor de hachís hablar de sus visitas a una biblioteca maravillosa. Estábamos en unas canchas con grafitis, cerca del río y de la estación de autobuses de la Plaza de Armas. Desde ahí podíamos ver cómo el ardoroso sol poniente descendía por el otro lado […]
Podemos no es lo mismo que debemos
La hegemonía compartida del PP y el PSOE tendrá este año una de sus mayores pruebas. Veremos hasta dónde ha permeado el populismo en España. España afronta un mes que puede resultar determinante para adivinar el rumbo que tendrá la política española en los próximos años. Aunque el presidente puede apurar su mandato hasta el mes de […]
La Guerra Fría ya terminó
Durante más de medio siglo, la división básica entre los países del hemisferio Occidental, por lo menos en términos de política exterior, ha sido: los cubanos por un lado y los gringos por otro. Claro, es un poco simplista, ya que había países (el más prominente siendo México bajo los gobiernos del PRI) que tejía […]
Adopción homoparental y de los prejuicios
Una gran cantidad de prejuicios ponen en duda la capacidad de las personas homosexuales para poder adoptar y criar a niños y niñas, atentando contra los derechos de unos y otros. Recientemente se aprobaron en los estados de Coahuila y Chihuahua iniciativas de ley para hacer legal la adopción homoparental, es decir, por parte de […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (231.426)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (140.931)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (131.771)
...

La distribución del ingreso en México (126.622)
...

Perfil demográfico de México (75.164)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores