Lunes, 16 Septiembre 2019
Artículos relacionados
Fe y práctica sin antifaces. Entrevista con Lorenzo Servitje
Creer En México | Este País | Jorge Navarrete Chimés | 01.04.2015 | 0 Comentarios

©iStockphoto.com/pay404

En esta serie de artículos sobre la Encuesta Nacional de Cultura y Práctica Religiosa “Creer en México” (2013), no podía faltar el punto de vista de Lorenzo Servitje, sin duda su principal impulsor. La doctora María Luisa Aspe Armella comentó lo siguiente durante la presentación del libro dedicado a este estudio de opinión: “La Encuesta ‘Creer en México’ […] surgió de manera casi fortuita a partir de una conversación con quien se convertiría en su principal promotor: don Lorenzo Servitje. En dicha conversación, compartimos nuestra sorpresa ante la magnitud y rapidez de los cambios operados en la cultura en los últimos años y su impacto en el campo eclesial mexicano”.1 Interesado en el análisis puntual de la realidad, Lorenzo Servitje ya había impulsado dos encuestas, una en 2006 2 y otra en 2009,3 también en coordinación con el Imdosoc e Ipsos. Estas dos primeras encuestas son más pequeñas, en cuanto al número de encuestados, que la realizada en 2013,4 la más amplia que se ha hecho en América Latina sobre estos temas. Para conocer su opinión sobre los resultados de “Creer en México”, le pedimos a Lorenzo Servitje que nos concediera una entrevista, a lo que amablemente accedió. En su casa, habló abiertamente y de manera sencilla pero apasionada, reflexionando y dando muestra de la amplitud de su pensamiento y de las razones de su esperanza.  JNC

 

JORGE NAVARRETE CHIMÉS: ¿Por qué una encuesta sobre cultura y práctica religiosa en México?

LORENZO SERVITJE: Porque la religión debe tomarse en cuenta en la sociedad. También es muy importante en la vida personal. Hay, desde luego, puntos de vista distintos: el tenerla o no y cómo la vive cada persona es un tema fundamental sobre el sentido y el estilo de vida. En nuestro país, la fe fue motivo de grandes diferencias, de sufrimientos e incluso de derramamiento de sangre, por lo que es necesario considerar responsablemente el papel de la religión en la vida pública.

¿Qué fue lo que más le llamó la atención de los resultados?

Saber cuántos católicos hay y conocer las diferentes maneras de pensar. Siempre me sorprende y me entristece mucho la poca práctica de la fe cristiana, que muchas veces tiene que ver solamente con el bautizo, el casamiento y el funeral; católicos de la BBC: bodas, bautizos y comuniones.

Calcular el porcentaje de católicos también es muy interesante. El 86% de los mexicanos son creyentes que pertenecen a alguna Iglesia, y de estos, el 92% se consideran católicos. Por lo tanto, los católicos somos alrededor del 79%; para que no andemos presumiendo de 95% y esas cosas. Además, nunca esperé tan poca participación social de los católicos. Es increíble la poca responsabilidad que tenemos los creyentes ante la realidad de todos los días; no nos preocupan más que nuestras “cositas”. Es una pena decirnos católicos y comportarnos de esa manera. El desinterés por lo social es evidente: 94% de los encuestados dicen no participar en ninguna organización: de cuidado del medio ambiente, de asistencia o caridad, grupos de vecinos o condóminos, de padres de familia o grupos de la Iglesia. Conozco otra encuesta que también fue publicada en Este País donde se afirma que el 86% de las personas no tienen interés alguno en cuestiones sociales, ya que solo les interesa su familia y su bienestar personal.

Valdría la pena que alguien hiciera una encuesta a condóminos, pues en los condominios no hay solidaridad. Todos quieren su espacio, los demás no cuentan; si estoy en la planta baja y se descompone el elevador no me importa porque no tiene nada que ver conmigo. Sería interesante un estudio del egoísmo de los mexicanos que viven en condominios.

 

¿Qué piensa de su fe a partir de los resultados?

Los resultados de la encuesta no me sorprendieron porque yo siempre creí que iban a ser más o menos así. En cuanto a mi fe, todo lo que representa un cuestionamiento me hace sufrir pero me fortalece. Las encuestas siempre nos dejan más preguntas que respuestas, sobre todo tratándose de estos temas, que incluso nos llevan al acercamiento filosófico: me pongo ante la fe cristiana y veo el absurdo del hombre. ¿Qué estamos haciendo aquí? ¿Qué somos? ¿Por qué sucedió la Creación? Dios debe ser un viejo con una gran imaginación. Tenemos fe porque tenemos suerte, ya que ante el dilema y el enigma de la vida, la fe nos da esperanza.

 

¿Qué significa para usted practicar la fe?

Tener una norma de conducta eficaz en la vida, pero una norma real y no teórica, con todas las obligaciones que se desprenden de manifestarse fiel. Es una responsabilidad, una sensación tremenda de tener que decidirse a vivir como cristiano o no. Creo que la práctica de la fe nos debe volver más responsables hacia los demás, ya que en el cristianismo católico que prevalece en México hay un mandamiento muy claro: amar al prójimo.

 

¿Qué elementos esperanzadores encuentra?

Ver la realidad por dolorosa que sea: “La verdad nos hará libres”. Quizás a muchos católicos la encuesta nos ha incomodado; no obstante, ha revelado una situación real que tenemos que reconocer.

 

Según datos de la encuesta, se observa un deterioro moral de las personas. ¿Qué opina al respecto?

Hay un libro que me da esperanza por ser muy optimista. Afirma que el sentido moral prevalece en la gente. Se titula The Moral Sense y en él se dicen unas cosas increíbles. Para dar un ejemplo, cito lo siguiente: “El argumento de este libro es que la gente tiene un sentido moral natural, la sensación de que se formó a partir de la interacción de sus disposiciones innatas con sus primeras experiencias familiares. En diferentes grados entre diferentes personas, pero hasta cierto punto importante en casi todas las personas, el sentido moral moldea el comportamiento humano y los juicios que la gente hace sobre la conducta de los demás”.5 El autor cree que el ser humano es bueno y moral por naturaleza. Yo, en cambio, tengo serias dudas, pues me parece que la gente va a lo suyo. Se han hecho experimentos, como dejar tirada en el suelo una cartera con dinero y con la dirección y teléfono del dueño. ¿Cuántas personas la devolverían? La mayoría dice: “Ni modo, hay que aprovechar esta oportunidad”. Yo no creo que la mayoría de la gente sea honesta, responsable u honrada. Desafortunadamente no lo creo.

Los cristianos deberíamos dar ejemplo de amor, y la principal muestra es la responsabilidad social. El amor cristiano debe perdonar; se debe querer al otro, sacrificarse por el otro. Es la opción que planteamos y que parece absurda: que te den un golpe en la mejilla y tengas que presentar la otra, tener que perdonar a tus enemigos. Ese es el mandato cristiano que hay que asumir responsablemente. A veces para nosotros lo cristiano es solamente un barniz.

 

Usted siempre ha sido un apasionado del pensamiento social cristiano. ¿Qué respuesta puede dar la doctrina social cristiana a los retos de la sociedad actual?

Sensibilizar a las personas que no se preocupan por el otro. Yo me conformaría con que los católicos estuvieran de acuerdo con la doctrina social, que sigue siendo el secreto mejor guardado de la Iglesia. Lo que tenemos que decir desde nuestra fe es que el amor es ponerse en el lugar del otro y, si ese otro tiene hambre, ayudarle a que coma, y si está en confusión, darle luz para que encuentre el camino. La doctrina social cristiana tiene una gran riqueza porque es el amor cristiano en marcha, en operación. En México nos falta solidaridad y respeto a las personas; no respetamos la persona humana. El bien común, que es el conjunto de condiciones para una vida plena para todos, tampoco existe, desafortunadamente. No se hace justicia y la corrupción es brutal. La solidaridad es sentir como propio el bien o el mal ajeno. Si sientes el mal como tuyo, te duele más y te ves obligado a corregirlo, y si hay algo bueno hay que agradecer y compartirlo. La solidaridad es saber agradecer.

 

¿Algo más que nos quiera compartir?

Lo que se refiere a la pobreza, que es un tema muy manoseado. Los migrantes son pobres y hay muchos abandonados; hay pobres en las grandes ciudades, hay personas que se están muriendo y ni quién les tienda la mano. Antes, cuando se vivía en vecindades, al morir una persona todos los de la vecindad lo enterraban. ¿Qué pasaría si se muere alguien en un condominio? No pasaría nada. No hay que hablar tanto de los pobres sino que hay que atender a los que tenemos más cerca. Los pobres que en las grandes ciudades están a punto de ser desalojados de su casa porque no tienen para pagar la renta, ¿qué hacen?, ¿a dónde van? Les sacan sus cosas a la calle y ¿de qué viven si no tienen ni para comer? Y todo ese sufrimiento pasa inadvertido.

Un amigo mío me pidió que identificara el problema más importante que enfrenta México en este momento, desde mi perspectiva, y que escribiera sobre esto. Cuando Zedillo era presidente y le preguntaron cuáles eran los tres principales problemas del país, contestó: “Estado de derecho, Estado de derecho y Estado de derecho”. La convivencia pacífica y civilizada a la que debemos aspirar comienza con la convicción de que el otro no es un enemigo sino un hermano.

El Imdosoc agradece a don Lorenzo por impulsar desde el principio la realización de esta importante encuesta, con el único fin de tener una herramienta de estudio académico y pastoral que permita sembrar de mejor manera la semilla del Evangelio en nuestra sociedad.

1 María Luisa Aspe (coordinadora), Encuesta Nacional de Cultura y Práctica Religiosa “Creer en México”, Imdosoc, México, 2013, p. 4.

2<http://www.encuestacreerenmexico.mx/docs/Encuesta_valores_y_actitudes_de_los_catolicos_2006.pdf>

3<http://www.encuestacreerenmexico.mx/docs/Encuesta_Parroquias_2009.pdf>

4 <http://www.encuestacreerenmexico.mx/docs/encuesta_creer_2014.pdf>

1 James Q. Wilson, The Moral Sense, Free Press, New York, 1993, p. 2.

_____

JORGE NAVARRETE CHIMÉS es director general del Imdosoc.

Dejar un comentario



La Guerra Fría ya terminó
Durante más de medio siglo, la división básica entre los países del hemisferio Occidental, por lo menos en términos de política exterior, ha sido: los cubanos por un lado y los gringos por otro. Claro, es un poco simplista, ya que había países (el más prominente siendo México bajo los gobiernos del PRI) que tejía […]
Adopción homoparental y de los prejuicios
Una gran cantidad de prejuicios ponen en duda la capacidad de las personas homosexuales para poder adoptar y criar a niños y niñas, atentando contra los derechos de unos y otros. Recientemente se aprobaron en los estados de Coahuila y Chihuahua iniciativas de ley para hacer legal la adopción homoparental, es decir, por parte de […]
La literatura del drenaje (primera parte)
De un tiempo a la fecha me es imposible comer un taco o una dona sin reflexionar acerca del proceso catabólico que desemboca en la mierda. Asimismo, cada vez que bajo la palanca del retrete no puedo evitar imaginar las oceánicas —leviatánicas— aguas negras de esta ciudad. Me bastó pensarlo en una ocasión para que […]
Gombrowicz, Kafka y los peligros que acechan en lo ordinario
Jueves por la tarde Hechizado, fascinado —perturbado—, leo el Diario argentino de Witold Gombrowicz. Me detengo en un fragmento donde narra un viaje en barco por el río Paraná. Como en casi todos los pasajes del libro, comienza a describir esa característica inacabada de la vida gracias a la cual sentimos que el tiempo avanza… […]
Acuerdo con Irán
El pasado jueves, si usted vive en una zona de Manhattan, Washington, Londres o Tel Aviv (entre otras ciudades), quizá notó un sonido medio raro, como una gran estampida de elefantes, inmediatamente después del anuncio del acuerdo nuclear entre Irán y los poderes de Occidente. Eso fue el apuro colectivo de miles y miles de […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (228.263)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (129.853)
...

Los grandes problemas actuales de México (126.086)
...

La distribución del ingreso en México (122.975)
...

Perfil demográfico de México (73.030)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores