Viernes, 22 Noviembre 2019
Artículos relacionados
Estados Unidos y América Latina: una relación ambivalente
Blog | Norteando | Patrick Corcoran | 05.05.2015 | 0 Comentarios

PatrickCorcoran

Desde siempre, la percepción de la relación entre Estados Unidos y sus vecinos latinoamericanos ha sido en cierto grado ambivalente. Por un lado, las quejas de una falta de interés de Washington en su propio vecindario son, y siempre han sido, un montón. Las columnas de Andrés Oppenheimer son un ejemplo prominente y representativo, pero tienen mucha compañía, ya que es uno de los temas más comunes del mundillo que escribe sobre la región. Es entendible, ya que América Latina es una zona de poco peligro comparado con Medio Oriente o Rusia pero, para algunos, esta inatención cala.

Al mismo tiempo, cuando sí se da, la atención gringa en los acontecimientos hacia el sur no suele ser un signo de que las cosas marchan bien, por lo menos no desde el punto de vista latinoamericano. Las invasiones militares (tres en México y docenas en Centroamérica) y las operaciones encubiertas de la CIA (véase Chile en 1973, Guatemala en 1954) han dejado un sabor muy amargo, y con razón: fueron intervenciones poco liberales que no respetaban la soberanía de los países. La colaboración más reciente ha sido más pacífica, pero América Latina sigue siendo una arena para que Washington persiga fines geopolíticos particulares, sean el Consenso de Washington de los 90 o el anticomunismo de la Guerra Fría. En fin, el llamado para más atención de Washington inevitablemente implica una cierta cantidad de manipulación. Por eso, el debate sobre el papel de Washington en la región tiene ciertas divisiones poco coherentes.

Vale la pena tener eso en mente con el nuevo número de Americas Quarterly, la revista publicada por la fundación neoyorquina Council of The Americas. Daniel Drezner, especialista en relaciones internacionales de Tufts University, medita sobre los efectos del supuesto debilitamiento estadounidense dentro de América Latina. El peligro, según Drezner, es que la historia nos enseña que la desaparición de un poder hegemónico, por más resentido que sea este último, es siempre un evento peligroso, pues genera inestabilidad e incluso caos. El poder hegemónico puede calificarse de autoritario, pero también ofrece ciertas garantías sobre la seguridad, las normas de interacción entre países y otros temas.

Al mismo tiempo, sí hay razones para optimismo pese al posible declive del poder que ha dominado el hemisferio desde hace un siglo: comparado con otras partes del mundo, América Latina no tiene mucha historia de guerra entre los países, hay un alto nivel de amistad entre pueblos distintos (al menos comparado con otras partes del mundo), y hay muchas organizaciones regionales que unen a los gobiernos latinoamericanos y que sirven de mecanismo de colaboración. Pero para Drezner, estos argumentos no son suficientes.

El argumento de Drezner ignora o rechaza los dos lados de la ambivalencia descrita al principio de este texto. Es decir, por un lado, ni considera la idea de que Estados Unidos lleva décadas sin tomar en cuenta los temas de sus vecinos sureños y, por el otro, niega abiertamente que la alternativa de la hegemonía estadounidense sería una mejor opción.

La respuesta, me imagino, sería que no importa que el presidente no viaje a América Latina ni pronuncie discursos sobre la región; la influencia del gobierno se queda principalmente en las manos de la vasta burocracia, desde USAID y el Departamento de Estado hasta la DEA y el Southern Command. Y estos sí ejercen su influencia en América Latina, sea o no una prioridad del presidente.

Pero, de ser así, no queda claro que el entorno sí está por cambiar. Y vale la pena agregar que la tesis de Drezner es una idea que lleva años en circulación. Los presupuestos de las agencias relevantes no están por disminuir dramáticamente. Por otro lado, China, Rusia y otros rivales al poder estadounidense están cada vez más presentes en la región, pero no han desplazado el modelo existente. Y los gobiernos más opuestos a Washington, sobre todo Argentina y Venezuela, están perdiendo fuerzas y/o enfrentando el fin de su mandato.

En fin, pese a la supuesta inevitabilidad del debilitamiento estadounidense, la coyuntura geopolítica no va a cambiar de un solo golpe. Cosa que debería provocar, como dijimos al principio, ambivalencia.

Dejar un comentario



Campañas presidenciales en EU
Las demandas de una campaña presidencial en un país moderno naturalmente atraen a la gente mas anormal. Y cómo no, si es un concurso de belleza, una auditoría financiera y un examen de próstata, todo combinado. Además, dura meses, si no años, sin descanso. ¿Qué tipo de persona quisiera someterse a semejante tribulación, solo por […]
Tres breves comentarios sobre las elecciones del domingo
Primero, teóricamente es el día de comicios más importante después de las elecciones presidenciales, pero este año dio más bien la sensación de poca importancia, de que no cambió nada. Y de cierta forma así era. Antes, el PRI y sus aliados controlaban 241 curules en la Cámara de Diputados. Ahora ellos dos tendrán una […]
Los viejos sucios de la FIFA
El futbol puede ser el terreno de jóvenes dentro de la cancha, pero el manejo de este deporte pertenece a una bola de viejos sucios. No es un dato nuevo ni un secreto apenas revelado, lamentablemente. Claro, el problema no es que sean viejos, sino sucios. Y va mucho más allá que las acusaciones levantadas […]
¿Cómo hablamos español los indígenas?
De Tizoc a Toro sentado
  Platicando con un investigador del pueblo sami, me hizo saber que uno de los reclamos del Parlamento sami al Estado noruego era que, en los encuentros que sostenían, la lengua sami fuera también utilizada como lengua de interacción y discusión; pedían también que estos encuentros se realizaran en territorio sami y no siempre en […]
Flores en la tumba de Cyril Connolly
Justo cuando la iridiscente mediocridad en que plácidamente me apoltrono parecía haberlo confinado al rincón más olvidado de mi cementerio mental, el fantasma de Cyril Connolly emergió una noche de la bruma para recitarme ese famoso y severo fragmento de La tumba sin sosiego donde se lee “que la función genuina de un escritor es […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (231.782)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (142.487)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (131.948)
...

La distribución del ingreso en México (127.002)
...

Perfil demográfico de México (75.291)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores