Viernes, 22 Noviembre 2019
Artículos relacionados
Imágenes singulares de Witkin
Cultura | Este País | Travesías | Andrés de Luna | 01.02.2015 | 0 Comentarios

Mi hermano, óleo sobre tela y tabla, 30 x 25, 2003.

Mi hermano,
óleo sobre tela y tabla,
30 x 25, 2003.

Un artista que llama la atención con sus fotografías es, sin lugar a dudas, Joel Peter Witkin. Su fama trascendió fronteras y se hicieron exposiciones en los principales museos de Estados Unidos. Incluso en el Palacio de Bellas Artes, al conmemorar los ciento cincuenta años de su trayectoria fotográfica, se quisieron mostrar de manera dual las imágenes de Manuel Álvarez Bravo y de Witkin. Esto atrajo la atención de varios involucrados en dicha muestra, que terminaron por negarse a exhibir esas presencias que son emotivas en la trayectoria del estadounidense.

Este hombre, desconocido por la mayoría, que sabe de sus fotos pero ignora cómo es él en persona, pasa inadvertido para el público. Así, hará unos diez años, más o menos, la politóloga Esther Shabot, viuda del gran dibujante y pintor Eduardo Cohen, se encontró en París con un compañero de viaje un tanto especial. Un personaje que hablaba sin cesar, que confesó que en su casa tenía un par de esposas: una de ellas era una india de algún punto de Nuevo México, mientras que la otra era una rubia neoyorkina. Luego habló de que en su domicilio usaba luces negras para iluminar mejor su vida cotidiana. En fin, que el tipo contó y recontó aquello que era parte de él y otras muchas cosas que lo inquietaban. De este modo transcurrió el trayecto hasta la Ciudad Luz. Al llegar al aeropuerto parisino, el hombre sacó una tarjeta y así Esther descubrió que había hecho el recorrido con Joel Peter Witkin, un fotógrafo del que ella misma tenía una noción un tanto ambigua.

Este personaje es uno de los que mejor ubican la realidad de nuestro país. Él llega al Distrito Federal y queda fascinado con lo que aparece en las calles metropolitanas. Él reparaba en seres deformes, que pocos o nadie veía, él los encontraba propicios para hacer una sesión de sus iconografías. Iba a la morgue y ahí descubría un sendero que lo conducía por rumbos indefinidos, que solo él encontraba en visiones que a otros hubieran horrorizado. Una de las fotografías que obtuvo de este lugar, es la que incluye una charola de plata y encima una cabeza que ha sido cercenada. Al verla causa un cierta molestia, una desazón.

Una de las imágenes consentidas de Witkin es la de Alejandra Vogue, un personaje hombre-mujer. En esa fotografía, el artista hizo una recreación en su estudio fotográfico que remite a El nacimiento de Venus, de Sandro Botticelli.

Los itinerarios de Witkin en México eran de verdadera fábula. Él llevaba una cámara y, auxiliado por este instrumento, sacaba tomas en donde encontraba a sus fenómenos o aquellos que por alguna razón vivían con el sufrimiento de alguna lesión terrible. Sus imágenes son un descalabro, aunque él las considera como parte de la vida.

Los monstruos de Witkin forman parte de su imaginario y si los encuentra en laboratorios universitarios, o donde sea, entonces Joel Peter alcanza los límites de lo paradisiaco. Entra en esas convulsiones que solo pueden tocar aquellos que están en otras dimensiones de la creación.

El fotógrafo ha recorrido su país y se ha colocado al lado de los señores renacentistas que poseían a los hombres y mujeres que estaban en la categoría de lo insano, por sus condiciones físicas. Así, Vlad Tepes, el que serviría para darle forma a Drácula, o Rodolfo II, cambió su trono de Viena a Praga. Ambos tenían un especial orgullo en coleccionar un sinfín de personajes con problemas genésicos. Tod Browning llevó esto a la pantalla en 1932 con su película Freaks. Sin olvidar los intereses de la fotógrafa Diane Arbus, quien al parecer tuvo amoríos con un hombre que tenía la apariencia de un licántropo. Después de eso, ella comenzó una travesía que incluyó desde imágenes de campos nudistas hasta tomas de sitios inmundos o de personajes asediados por esta idea mórbida. Todo esto recae directamente sobre las espaldas de Witkin, un hombre que viaja para encontrarse con sus espectros y con ellos realizar composiciones sustraídas de cuadros clásicos, para dejar que sea su imagen la que componga el cuadro.

Se dice que la reina Sofía de España, al inaugurar la exposición del fotógrafo, en el lugar que lleva su nombre en Madrid, el 18 de abril de 1988, se sintió atrapada por ese conjunto de imágenes que estaban muy por encima de lo que ella esperaba ver. Al parecer inauguró, dijo una que otra palabra y se retiró del recinto. Witkin es un trashumante que carga con él los lastres de una mitología que de pronto hizo saltar a muchos, y a otros, sin más, solo nos alertó.

___________________

ANDRÉS DE LUNA (Tampico, 1955) es doctor en Ciencias Sociales por la UAM y profesor-investigador en la misma universidad. Entre sus libros están El bosque de la serpiente (1998); El rumor del fuego: Anotaciones sobre Eros (2004); Fascinación y vértigo: La pintura de Arturo Rivera (2011), y su última publicación: Los rituales del deseo (Ediciones B, 2013).

Dejar un comentario



Un viaje controversial
Aldous Huxley (1894-1963) fue uno de los sabios que produjo el siglo XX. De él, un escritor argentino, Rolo Diez, en el prólogo a la selección de Obras maestras (Editores Mexicanos Unidos, 2015), aclara que: La sabiduría enciclopédica de Aldous Huxley fue el fruto de una gran curiosidad intelectual y de su necesidad de aportar […]
Estados Unidos y América Latina: una relación ambivalente
Desde siempre, la percepción de la relación entre Estados Unidos y sus vecinos latinoamericanos ha sido en cierto grado ambivalente. Por un lado, las quejas de una falta de interés de Washington en su propio vecindario son, y siempre han sido, un montón. Las columnas de Andrés Oppenheimer son un ejemplo prominente y representativo, pero […]
El baile
“Guerra Mundial 1914-16. Dándose un zambullida con las trincheras al lado”, ©Colección de fotografías estereoscópicas de la Primera Guerra Mundial, Biblioteca Judeteana Cluj, CC-BY-SA 3.0, <http://tiny.cc/mirador289>. –¡Corre, corre! La voz de Adójan atravesó el espacio como una mariposa en un campo soleado en pleno verano. Hacía mucho que a Dítrik no le venía a la […]
La Guerra Fría ya terminó
Durante más de medio siglo, la división básica entre los países del hemisferio Occidental, por lo menos en términos de política exterior, ha sido: los cubanos por un lado y los gringos por otro. Claro, es un poco simplista, ya que había países (el más prominente siendo México bajo los gobiernos del PRI) que tejía […]
Gauguin y el paraíso perdido
Gauguin trabajó en la Bolsa de París en los años setenta del siglo XIX. Era un hombre próspero, solo le inquietaba el ejercicio de la pintura, la que practicaba únicamente en los ratos de ocio que le proporcionaba su labor bancaria. Eran tiempos extraños en una capital francesa que estaba ávida de enfrentamientos, unos eran […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (231.780)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (142.482)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (131.944)
...

La distribución del ingreso en México (127.001)
...

Perfil demográfico de México (75.290)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores