Mircoles, 24 Julio 2019
Artículos relacionados
“Llegué hecho una sopa”
Los platillos en el habla
Cultura | Este País | Somos Lo Que Decimos | Ricardo Ancira | 01.04.2015 | 2 Comentarios

A manera de complemento al apunte que sobre ingredientes se publicó aquí en junio pasado, nos ocupamos ahora de los platillos propiamente dichos. Retomamos, para abrir el apetito, unas cuantas expresiones de aquel a fin de introducir otros términos y locuciones.

Alguien omnipresente es “ajonjolí de todos los moles” y se lo ve “hasta en la sopa”; los pusilánimes tienen atole en las venas; un jactancioso “le echa mucha crema a sus tacos”. “Este arroz ya se coció” implica que la suerte está echada. Es de torpes regar el tepache. “Se me queman las habas” cuando estoy a la espera de algo/una noticia; una sorpresa desagradable se equipara a “hallar un pelo en la sopa”. Alguien tozudo “no es una perita en dulce”; el adversario frágil “es un flan”. Se recibe con hospitalidad a un visitante inesperado “echándole agua a los frijoles”. Cuando varios invitados no asisten a un ágape sin avisar, el anfitrión se consuela: “entre menos burros más olotes”. Los ambiciosos pueden quedarse como “el perro de las dos tortas”; los timoratos y sus actos no son “ni chicha ni limonada”. Quienes no se bañan seguido “andan en su jugo”.

Algunas preparaciones admiten solamente diminutivos, o sea que nos referimos a ellas con afecto: no se comen burros ni cochina, tampoco fajas, cueros, carnes ni palmas sino burritos, cochinita, fajitas, cueritos, carnitas y palmito. También degustamos pancita y cabrito; en México hay chile piquín, en la península ibérica pimiento del piquillo. Nos deleitamos con machitos y criadillas, es decir, respectivamente, con vísceras y testículos de res o carnero, aunque por su nombre debería ser al revés.

Son numerosos los nombres de platillos que acompaña un gentilicio, como las papas a la francesa, las enchiladas potosinas/de El Bajío, habas a la catalana, menudo norteño (equivalente de los callos a la madrileña), chiles habaneros, pulpo a la gallega, espagueti boloñesa, ensalad(ill)a rusa, pescado a la veracruzana, paella valenciana, filete a la pimienta, café irlandés, bacalao a la vizcaína o el mole poblano/oaxaqueño (nuestra gente, por cierto, se ufana de ser “más mexicana que el mole”),1 y en sus riñas los niños de primaria llegan a sacárselo de la nariz. En ocasiones, con el gentilicio basta: milanesa, búlgaros, moreliana, campechana,2 hamburguesa… Esta última forma parte de lo que podríamos llamar platillos internacionalizados, junto con la pizza, el sushi y los tacos. La globalización en el terreno culinario ha logrado que la comida japonesa sepa a mexicana, esta a estadounidense y así sucesivamente. El tv-dinner congelado es el colmo de la fodonguez. La fast food por fortuna tiene como contrincante a la slow food, que se guisa y saborea despacio, paladeándola. Y es que la sobremesa forma parte de la civilización.

En México los panes, especialmente los de dulce, tienen nombres de acuerdo con su forma: oreja, trenza(s), bigotes, volcanes, cubilete, rejas, concha, besos, cuerno, broca, moño, caracoles, ladrillo, corbata. Una persona bienintencionada “es un pan (de Dios)”. Nomás no te hagas rosca —advierte el cronista urbano Chava Flores—, que te irá del cocol.

Ciertos alimentos dan nombre coloquial a partes del cuerpo humano, como el camote o el chile en el caso de los varones y la panocha y los melones en el de las mujeres. La valentía se mide en función de tener huevos (o no); en esta última circunstancia también se dice que a un señor “le falta lo que al pan”.3 Las galletas esponjosas que la crudeza española bautizó como pedos de monja, en México se conocen con el eufemístico suspiros… Una picardía define al chile campana: “es el que pica hoy y repica mañana”. Otra expresión políticamente incorrecta estriba en describir la piel de un moreno claro como “café con leche”. Pero tal vez no exista un platillo más racista que los moros con cristianos, es decir, arroz blanco con frijoles negros, base —junto con el plátano macho—4 de la comida caribeña.

Algunos platillos llevan en el nombre su modo de elaboración, como las pellizcadas, la machaca, la barbacoa de hoyo, la cebolla desflemada, el bistec encebollado/empanizado, la salsa molcajeteada.

En verano me aso, estoy frito cuando me va mal, puedo hervir en cólera, me quemo al cometer una torpeza. De joven estoy “muy redondo para huevo”; al envejecer “ya no me cuezo al primer hervor”.

Es posible aminorar la cruda5 con una “flauta” de barbacoa, acompañada de su consomé (en español, en vez del galicismo, se pudo haber dicho caldo concentrado), o bien con un vuelve a la vida, de mariscos enchilados. El picante es de rigor ya que como reza el dicho: “Cruda sudada, cruda curada”. Para atenuar el insulto exclamamos “¡Hijo de la… tostada!”.

Aunque suene sorprendente, es posible comerse un niño envuelto, una gringa, huaraches, un ojo de Pancha, calzones o quesadillas sin queso. También podemos engullir el inverosímil queso de puerco (que por supuesto no es un derivado de leche de marrana) así como perros calientes, tortas ahogadas, agujas norteñas, chiles toreados. En nuestro imaginario colectivo los tacos pueden sudar, las reses tienen faldas, hay bebés envueltos como tamales,6 platillos voladores, las guajolotas son de pollo, la carne deshebrada es ropa vieja. “Háblame al chile” significa con franqueza.

No solo de pan vive el hombre, es cierto, pero sin él, sin maíz, arroz, mandioca, frijoles o papas cientos de millones de personas simplemente no lograrían sobrevivir.

************

1 Al decir “mi mero mole” se afirma que algo es de mi agrado o que una circunstancia es ideal para mí; ello contrasta con la flemática expresión británica que especifica que alguna cosa “no es mi taza de té”.

2 Se pueden “campechanear” actividades, bebidas, tacos, etcétera. Campechanos son los individuos afables.

3 Además de revueltos, estrellados/fritos, tibios, los huevos se pueden servir divorciados, tirados, aporreados o al albañil (oficio reputado por gustar de comida sencilla pero suculenta).

4 Falocracia delirante, como es obvio.

5 Resaca en otras latitudes.

6 Todos ellos “traen una torta bajo el brazo”. Recordemos que torta consideraba el lépero a su novia.

_________________________

Profesor de literatura francesa en la Facultad de Filosofía y Letras y de español superior en el CEPE de la UNAM, RICARDO ANCIRA (Mante, Tamaulipas, 1955) obtuvo un premio en el Concurso Internacional de Cuento Juan Rulfo 2001, que organiza Radio Francia Internacional, por el relato “…y Dios creó los USATM”. Es autor del libro de relatos Agosto tiene la culpa (Samsara, 2014).

2 Respuestas para ““Llegué hecho una sopa”
Los platillos en el habla
  1. benito meixueiro dice:

    Difiero en la explicación de “trae la torta bajo el brazo” yo lo interpreto así: Cuando un ser humano nace, la preocupación de los padres es cómo alimentarlo. Si las condiciones son inesperadamente favorables se dice: “este chamaco traía su torta bajo el brazo” o sea que ya no hay que preocuparse por su manutención… Otras expresiones “culinarias ” son: cuando a uno le gusta algo, “Enchílame otra y déjamela venir”…. a una mujer frondosa, “estás como mango” (sabrosa)…. Cuando en una situación ya no hay alternativa, “sólo había de dos sopas y la otra ya se acabó”…. cuando uno se percata de que el interlocutor exagera o miente: “de lengua me como un plato”…

  2. Elda Montiel Toral dice:

    Me encanto, sencillamente. Bastante conciso, puntual no le sobra ni le falta nada. Lo disfrute. Gracias por ocuparse del lenguaje coloquial.

Dejar un comentario



Verde, blanco y colorado. Colores con significado
Para Hernán Lara Zavala Parece una regla general: lo negro u oscuro es negativo y lo blanco y claro son positivos. Por desgracia, estas concepciones —prácticamente universales— trasminaron el lenguaje y atribuyen esas características también a la piel de los seres humanos. En Occidente, en efecto, el blanco connota pureza, vida; mientras que el negro es luto, […]
“Llegaron bailando ricachá”
Logos y cosmos
Una vez descubierta la realidad circundante y evitados —aunque fuera de manera precaria— los peligros que traía consigo, no pasó mucho tiempo antes de que nuestros ancestros levantaran la vista para descubrir, con temor pero también con fascinación, todo aquello que parecía flotar sobre sus cabezas, ya de día, ya de noche. Son numerosas las […]
Entre lo-las y la-los Asuntos de género
El próximo proceso electoral ha producido una nueva avalancha de spots, anglicismo que el Diccionario panhispánico de dudas define como ‘película de corta duración con fines publicitarios’, y además considera innecesario porque equivale a las voces españolas anuncio, cuña, comercial o aviso. Consideración desatendida en este país porque lo cierto es que la palabra se […]
El efecto Yoda o Sor Juana Inés de la Cruz en el Amazonas
Este texto tú leer debes
¿Cómo hablaría Yoda en xavante? Con seguridad, si hablara como lo hace en inglés o español, el “efecto yoda” que provocan sus palabras no sería el mismo. Sucede que en xavante, como en otras lenguas amazónicas, el orden natural de las palabras es el de objeto-sujeto-verbo, que es también el orden de palabras que utiliza […]
Mirar detrás de la puerta
Javier Marías, Los enamoramientos, Alfaguara, 2011. Los enamoramientos, novela de Javier Marías, fue publicada en 2011. No es quizás una novedad literaria de la que se habla en este texto. La historia de Miguel Desverne, malogrado en un asalto un poco idiota, no es del todo el centro de atención para estas líneas. Es posible […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (225.415)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (128.686)
...

La distribución del ingreso en México (119.952)
...

Los grandes problemas actuales de México (115.537)
...

Perfil demográfico de México (71.739)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores