Domingo, 25 Agosto 2019
Artículos relacionados
Cuerpos desvelados
Cultura | Erotismos | Este País | Andrés de Luna | 01.02.2012 | 0 Comentarios

MyUnivers-Cielo
(Imagen tomada del Blog Cielo Donis http://cielodonis.blogspot.com/2010_10_01_archive.html)

La imagen tiene la soberanía de lo inmediato, y siempre está conjugada en tiempo presente. Atisbamos lo que está frente a nosotros, a veces desde la obviedad de los hechos cotidianos, o desde la marejada de lo que suscita una obra plástica. El arte tiene, en ocasiones, el privilegio de la condensación, de lo que anuda una serie de elementos que desvían aquello que semejaba algo simple y llano. Por esa razón, las representaciones del cuerpo también se deben a la gestualidad, ya sea que se inscriban en el discurso de la “pose clásica” o que rompan con esas ataduras y se sumerjan en lo que antes se consideraba transgresor. Una es la clausura de la desnudez, blindaje que guarda los secretos y solo emerge un vaho, una columna vaporosa de que poco o nada queda a la vista. La otra vertiente es la del desafío, en la que el cuerpo queda abierto a la mirada y lo íntimo pierde esa calidad. Todo ese cúmulo de piel, músculos, vellos —ahora la depilación ha hecho estragos con la maleza púbica— orificios y demás quedan libres de custodia y quedan a merced del ojo del artista y del espectador. El diálogo encarna el hechizo de lo que juega a lo prohibido, a lo que queda restringido y que quiebra sus cuidados en aras de la complicidad voyeur.

cdonis_06_TH
(Imagen tomada de www.arteven.com)

Cielo Donís (1966) deja que sus cuadros sean una revelación que se entrega a la intermitencia. Sus relatos visuales habitan una zona que es cruce de caminos. En donde se ha convocado desde tiempos inmemoriales a los ángeles de la oscuridad. Las figuras están trazadas con la finura del dibujo que persigue la maestría. Mientras que la artista prefiere involucrarse en la imagen monocroma que le otorgue el freno de la facilidad a la anécdota. Esos destellos que se van hacia un determinado tono, son parte de ese aprendizaje que tanto cautivó a los pintores de la segunda mitad del XIX. Habría que recordar los ejercicios pictóricos de Claude Monet y sus muchos cuadros acerca de las tonalidades que se desprendían de la Catedral de Rouen. Esto sin olvidar el deslumbramiento ante los paisajes monocromos, los más extraordinarios de la pintura británica decimonónica, de Atkinson Grimshaw. Algunos dirán que el comienzo de ese aprendizaje estuvo en los “campos al natural” de los pintores flamencos del XVI. Eso también es cierto, el hecho es que la fotografía permitió contemplar el mundo bajo la circunstancia de los tonos sepias o el de la gama de grises. Luego se colorearon las imágenes y la variedad de luces se mutaron en propuesta estética.

Mucho hay de síntesis en los cuadros de Donís, ya que solo está representado lo significativo, en tanto que los detalles de objetos están borrados para evitar las confusiones. En una obra aparece un perro que mira a los ojos de un espectador hipotético, mientras que una mujer colocada en tres cuartos de perfil muestra los hechizos de un cuerpo de hermosas piernas coronadas por un sinuoso trasero. En esa semidesnudez, donde el ropaje podría ser una prenda de piel, el personaje femenino exhibe un cinturón con afilados picos. El tono dominante es el sepia. De la pared nace una extraña grieta que gotea una sustancia blanquecina de aspecto coloidal, acaso esperma. La atmósfera del cuadro mantiene la inquietud de lo que se manifiesta sin terminar de hacerlo. Tensión erótica pura, hurto al instante y celebración de una gestual que reconoce los aspectos del deseo.

Cielo Donís elimina el realismo descriptivo para ubicarse en una propuesta de carácter simbólico. Establecer las atmósferas y dejar que los hechos corran sin premuras, en su propia red de significaciones, en su voluntad nocturna que quiere acercarse a los esplendores del día. En otra pintura está una mujer que precede la imagen de un laberinto. Las imágenes articulan un erotismo singular, que funciona a contracorrientes de la actitud “equilibrada”. Por ejemplo, las pasiones para Descartes son como un lente de aumento. Amplifican esa consideración sobre lo que es positivo o lo que está a la vera del mal. Según el filósofo italiano Remo Bodei, se trata “de observar una de las estrategias de control, y para ello, reestructurar, mediante el juicio, el formato de las imágenes del deseo y de las opiniones infundadas, de tal manera que se reduzcan a proporciones adecuadas y se disminuya la incidencia perturbadora sobre intelecto y voluntad.”

Cielo Donís rompe con la templanza cartesiana porque su cometido está más cercano a la alteración y al desenfreno. Sus personajes se mueven en sordina, en el silencio que los hace apenas visibles. El mayor propósito de esas mujeres desvestidas es simular la inocencia y entregarse sin disimulos a los placeres carnales. Ya sea ante el laberinto de las imaginaciones o en el terreno sadomasoquista. Otro personaje engendrará una mujer en plenitud; el torso de la embarazada semejará un modelo anatómico de brazos fragmentados.

irvingpenn
En otras obras la presencia de la flores es recurrente. En otro tiempo, el emperador Rodolfo II (1576-1612), rey de Hungría y de Bohemia, amó el trabajo de sus ilustradores, quienes con maestría sin igual capturaron las plantas y los racimos floridos que poblaban su reino. Ya en el siglo XX, los fotógrafos Irving Penn y Robert Mapplethorpe fueron más lejos. Dejaron atrás la exploración científica y se entregaron al descubrimiento de los pliegues de las flores. ¿Qué significaba involucrarse con esas formas? Entre otras llegar a la analogía de aquello que es corporeidad humana. Los genitales femeninos se repliegan en el secreto, se cierran o se abren de acuerdo a la ausencia o a la insistencia del deseo. Cielo Donís conserva la mirada escrutadora que con líneas de admirable belleza descubre lo que pierde la mirada fugaz. Una es la descripción detallada de ese reino vegetal, en tanto que la búsqueda de la artista radica en hacer visible lo que se oculta bajo esa complejidad que tanto recuerda el misterio de la intrincada geografía íntima de las mujeres. En otra imagen una dama está en cuclillas. Su rostro está atrapado por una sombra que cruza un punto superior del grabado. La vista desciende y el espectador se encuentra con el cuello del vestido que está ornamentado con un listón que termina en gracil moño, prólogo que después mostrará los volúmenes de los pechos. El viaje de la mirada se colocará por otros entresijos. La artista, con formidable malicia, permite que los muslos de la mujer enseñen su desnudez. Ese recorrido tiene como escala obligada unos pies calzados por unos zapatos que acentúan el carácter sugerente de la feminidad.

En Cielo Donís está la inocencia que ha concluido su itinerario. De ese tránsito nace la lubricidad que está dibujada de manera precisa y que el espectador agradece en esas historias fragmentarias de enorme contundencia. Donís es una artista que ha madurado en un territorio poblado de fantasías que fluyen con la levedad del erotismo en flor. ~

Dejar un comentario



Un viaje controversial
Aldous Huxley (1894-1963) fue uno de los sabios que produjo el siglo XX. De él, un escritor argentino, Rolo Diez, en el prólogo a la selección de Obras maestras (Editores Mexicanos Unidos, 2015), aclara que: La sabiduría enciclopédica de Aldous Huxley fue el fruto de una gran curiosidad intelectual y de su necesidad de aportar […]
Gauguin y el paraíso perdido
Gauguin trabajó en la Bolsa de París en los años setenta del siglo XIX. Era un hombre próspero, solo le inquietaba el ejercicio de la pintura, la que practicaba únicamente en los ratos de ocio que le proporcionaba su labor bancaria. Eran tiempos extraños en una capital francesa que estaba ávida de enfrentamientos, unos eran […]
Imágenes singulares de Witkin
Un artista que llama la atención con sus fotografías es, sin lugar a dudas, Joel Peter Witkin. Su fama trascendió fronteras y se hicieron exposiciones en los principales museos de Estados Unidos. Incluso en el Palacio de Bellas Artes, al conmemorar los ciento cincuenta años de su trayectoria fotográfica, se quisieron mostrar de manera dual […]
Cultura 113, febrero de 2015
En cultura, José María Martínez nos comparte su luminosa obra y reproducimos el discurso de Eraclio Zepeda al recibir la Medalla Belisario Domínguez.
La ¿placidez? de los trenes
Este texto estará disponible en el transcurso del mes. Por favor, visite el sumario general o el sumario del suplemento de Cultura regularmente. Los títulos subrayados indican que el artículo completo ya está disponible. Suscríbase a Este País y reciba la versión impresa cada mes a la puerta de su casa o cómprela con su […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (226.921)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (129.158)
...

La distribución del ingreso en México (121.223)
...

Los grandes problemas actuales de México (121.024)
...

Perfil demográfico de México (72.212)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores