Lunes, 10 Agosto 2020
Artículos relacionados
El camino del magisterio
Este País | Miguel Limón Rojas | 02.07.2012 | 0 Comentarios

Carlos Fuentes ejerció el magisterio de múltiples maneras. Lo hizo a partir de una sólida educación y del acceso ininterrumpido a las muy variadas fuentes de aprendizaje en las que abrevó. Los estudios del derecho no fueron pérdida de tiempo en su carrera de escritor. Reconoció un gran valor a las enseñanzas de don Manuel Pedroso y don Mario de la Cueva.

©Vicente Rojo

Formó parte de una generación destacadísima que desde los años jóvenes se propuso influir en la transformación del país; fue él quien pudo alcanzar una cima que le permitió entender y apreciar muchos de los contenidos, las formas y los colores de los que está hecha la gran diversidad de la cultura universal. Desde el sitio que se labró mantuvo una conversación viva con los creadores abocados a transfigurar la realidad y con aquellas figuras empeñadas en construir proyectos políticos destinados a transformarla en favor de la libertad y la justicia. Desde ahí supo también compartir los beneficios de su creación, de su reflexión y de su mirada.

Fuentes se forjó una conciencia que le fue inseparable, que lo condujo por el camino del compromiso y lo llevó a adquirir el hábito de tomar partido y asumir posiciones en toda controversia relevante. Fue a través de ella que se integró al pasado común, trabajó en la responsabilidad de cada momento presente y no dejó de imaginar el futuro al que México y el mundo podían aspirar. La fuerza de esa conciencia, la palabra y su enorme elocuencia le confirieron ese magisterio desde el cual compartió visión y conocimiento, anhelos y responsabilidades. En 1968, ese momento tan peculiar para México y para el mundo, hizo resonancia con los vientos del cambió y contribuyó a la interpretación de las voces que expresaban el reclamo. Advirtió con claridad los motivos que animaron allá y aquí las manifestaciones de rebeldía de los jóvenes. Cómo olvidar aquel cuadernillo tan bien ilustrado que daba cuenta de los sucesos del mes de mayo de París: textos e imágenes revelaban los cuestionamientos, protestas y acciones que confrontaban las determinaciones del Estado; el Barrio Latino convertido en escenario de combate; barricadas que desafiaban al héroe de la guerra mundial; frases emblemáticas que expresaban insatisfacción profunda con los derroteros a los que el mundo parecía encaminarse negando el derecho a la utopía. Como tantas otras veces, Fuentes nos invitaba a mirarnos en un espejo que nos incitara a sacudir el conformismo. Era el momento para exigir libertad; no era ya deseable continuar en un camino de estabilidad y crecimiento económico dejando de lado la justicia. Más adelante Fuentes consolidaría su convicción de que el régimen político surgido de la Revolución mexicana había alcanzado su término y que la adopción de la democracia no debía esperar más.

Fue siempre insistente en que los mexicanos estábamos obligados a realizar el gran esfuerzo que nos colocara a la altura del país al que nos debemos.

A consecuencia de ello pudo valorar la importancia de la educación. Sabía que en ella se finca la formación ciudadana, el sentido de la responsabilidad, el respeto a los derechos humanos, la preservación del medio ambiente. En muchas ocasiones y de diversas maneras se refirió a su papel fundamental. A ella dedicó la parte medular del discurso que pronunció ante el Senado de la República con la presencia del entonces presidente Ernesto Zedillo: “[…] la educación revolucionaria enseñó democracia, enseñó respeto a la opinión ajena, enseñó pluralidad y enseñó diversidad. La educación mexicana, en otras palabras, creó ciudadanos donde antes había sujetos”.

Fue por ello que la consideró el camino que nos permite abolir la discriminación, valorar y respetar la diversidad, reducir el grado de desigualdad que caracteriza a nuestro país y así poder ocupar en el mundo global un lugar que corresponda a la riqueza cultural que nos distingue.
________________________

MIGUEL LIMÓN ROJAS
es presidente de la Fundación para las Letras Mexicanas y consejero de la revista Este País. Fue secretario de Educación Pública de 1995 a 2000.

Dejar un comentario



¡No quiero que me recuerden!
Luis Villoro Toranzo
Hablar tal vez fuese para el doctor Luis Villoro Toranzo (3 de noviembre de 1922 – 5 de marzo de 2014) un acto difícil. Desconozco si así fue siempre o únicamente al final de su vida. Era un convencido de que el individuo habla demasiado. Escribió de eso en La significación del silencio. En esta […]
Décimo aniversario de la Fundación para las Letras Mexicanas
El presidium completo. De izquierda a derecha, Jorge Comensal; Eduardo Langagne, director general de la Fundación para las Letras Mexicanas; José Narro Robles, Rafael Tovar y de Teresa, Emilio Chuayfett, Bernardo Quintana Isaac, presidente del Patronato de la FLM; Jaime Labastida, director de la Academia Mexicana de la Lengua; Miguel Limón Rojas y Vicente Quirarte, […]
Ética para pactar. Entrevista con Miguel Limón Rojas
En un medio donde se acostumbra poner mayor énfasis en el conflicto que en el consenso, y en un proceso de democratización que ha dado origen a Gobiernos divididos, no dejó de sorprender la firma del Pacto por México, cinco acuerdos que dieron lugar a 95 compromisos asumidos por las principales fuerzas políticas del país. […]
Curso: Carlos Fuentes, su época, su literatura
Fuentes en la UNAM. Curso: Carlos Fuentes, su época, su literatura. Coordina: Dra. Georgina García Gutiérrez Vélez, Martes y Jueves de 17 a 19 hrs. Aula Magna del IIFL.  Inicio de clases 6 de agosto. Informes e inscripciones: Instituto de Investigaciones Filológicas, 5622 7494 / [email protected]         www. iifilologicas.unam.mx   
Sobre Carlos Fuentes y Sergio Pitol
Lo otro y lo continuo en un cuento de Carlos Fuentes Shanik Sánchez Además de ironizar el consumismo, “El que inventó la pólvora”, último cuento de Los días enmascarados, también nos recuerda a Leonia, una de “las ciudades invisibles” de Italo Calvino. Se trata de dos ciudades que se rehacen a sí mismas cada veinticuatro […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (244.932)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (211.367)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (140.802)
...

La distribución del ingreso en México (139.876)
...

La economía mexicana del siglo xx: entre milagros y crisis (86.787)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores