Martes, 29 Septiembre 2020
Artículos relacionados
Decálogo para el buen comportamiento económico del Gobierno (sexta parte)
Escritos De Frontera | Este País | Arturo Damm Arnal | 01.12.2012 | 0 Comentarios

En esta entrega de la serie que ha dedicado a la revisión de los principios del capitalismo, el autor parte de la definición del dinero como un medio para el intercambio de la riqueza. Dicho en otras palabras, la cantidad de dinero debe ser una medida de la cantidad de riqueza. ¿Qué sucede cuando la relación entre las partes de esta ecuación se pierde?

©iStockphoto.com/mightyisland

I

El quinto mandamiento del Decálogo para el buen comportamiento económico del Gobierno es este: “Aceptarás que, además de la libertad, la propiedad y la competencia, una moneda sana y fuerte, que mantenga la estabilidad del índice de precios y preserve el poder adquisitivo de consumidores y ahorradores, es requisito del desarrollo económico, por lo que (1) no generarás inflación y (2) combatirás la que, de manera espontánea, se genere en los mercados”.

Si aceptamos la existencia de los bancos centrales —que no son dependencias gubernamentales, pero sí entidades estatales— y si reconocemos que su principal función es producir dinero —imprimir billetes y acuñar monedas—, entonces debemos reconocer que la única justificación de tal monopolio es la producción de un dinero sano y fuerte, con capacidad para mantener la estabilidad del índice de precios y preservar el poder adquisitivo de los consumidores y ahorradores. Para ello, es necesario limitar la producción de dinero con la finalidad de que no sea discrecional, sino que se base en una regla correcta, definida con claridad y aplicada puntualmente. ¿Cuál debe ser esa regla?

II

La respuesta depende, a su vez, de contestar correctamente la pregunta: ¿qué es el dinero? Este no es riqueza, sino el medio de intercambio de la riqueza, la cual está constituida por bienes y servicios con los que satisfacemos nuestras necesidades, es decir el dinero tiene sentido si, y solo si, hay riqueza que intercambiar.

Si el dinero es el medio de intercambio de la riqueza y si, además, se ha de mantener la estabilidad del índice de precios (no de los precios) y se ha de preservar el poder adquisitivo del dinero (que con la misma cantidad de dinero se compre la misma cantidad de mercancías), entonces el cambio en la cantidad de dinero debe darse en función del cambio en la cantidad de la riqueza: si la riqueza aumenta/disminuye en x porcentaje, entonces la cantidad de dinero que se intercambia debe aumentar/disminuir en x porcentaje. Esta es la regla de oro de la banca central, sobre todo si su tarea es mantener la estabilidad en el índice de precios y preservar el poder adquisitivo del dinero.

Consideremos1 tres mercancías —A, B y C— cuyos precios son $10, $15 y $20 respectivamente. El índice de precios —calculado como el precio promedio— es de $15; además, la cantidad de dinero que se intercambia es de $45. ¿Existe dinero suficiente para comprar A, B y C a sus respectivos precios? Sí.

Primer caso. Supongamos que el precio de A aumenta de $10 a $15 y que la cantidad de dinero se mantiene constante en $45. ¿Existe dinero suficiente para comprar A a $15, B a $15 y C a $20? No. Por esta razón tendrá que bajar el precio de B y/o de C. Supongamos que baja el precio de B de $15 a $10. ¿Cuál es el índice de precios, ahora, calculado como el precio promedio? El mismo: $15. ¿Qué sucedió? Se mantuvo constante el índice de precios, ya que el aumento en el precio de A se compensó con la baja en el precio de B, y con la misma cantidad de dinero ($45) se compra la misma cantidad de bienes: A, B y C. Dado que no aumentó la cantidad de riqueza, no hay razón por la que aumente la cantidad del medio de intercambio de la riqueza (dinero). ¿Resultado? Estabilidad monetaria, es decir, el dinero mantuvo su poder adquisitivo.

Segundo caso. Supongamos que aumenta la cantidad de riqueza, de tal manera que a A, B y C ahora se le suma D. ¿Qué debe pasar con la cantidad de dinero que se intercambia si ha de mantenerse la estabilidad del índice de precios, calculado como el precio promedio, es decir $15? Con base en la regla de oro de la banca central, debe aumentar de $45 a $60, pues si la riqueza aumenta 33.33% (de tres a cuatro mercancías), entonces la cantidad de dinero que se intercambia también debe aumentar en esa proporción. Así, si la cantidad de dinero es de $60, el precio de A puede ser $10; el de B, $15; el de C, $20, y el de D, $15; o alguna otra posible combinación,2 por ejemplo el de A, $5; el de B, $15; el de C, $20, y el de D, $20. Sin embargo, en ambos casos3 el índice de precios —medido como el precio promedio— permanece en $15. Hay estabilidad monetaria.

Tercer caso. Supongamos que el banco central aumenta la cantidad de dinero que se intercambia en la economía, de $45 a $60,4 sin que haya aumentado la cantidad de riqueza, y que por ello la demanda aumenta de $45 a $60,5 sin un incremento equivalente en la oferta. ¿Cuál sería el resultado? Un aumento no solo en los precios (algunos o todos), sino en el índice de precios (el precio promedio). Con $60, el precio de A puede aumentar de $10 a $20; el de B, permanecer constante en $15, y el de C, aumentar de $20 a $25. ¿Cuál es el precio promedio, entonces, que hace las veces de índice de precios? $20, es decir, se necesita más dinero ($60) para comprar la misma cantidad de bienes (A, B y C), por lo cual el dinero perdió poder adquisitivo (25%). Esto es consecuencia de que el banco central no respetó la regla de oro al generar inflación (25%), la cual debe entenderse como el aumento en el índice de precios.

III

¿Qué pasa si el banco central no respeta la regla de oro y aumenta la cantidad de dinero que se intercambia sin que aumente la producción de riqueza, o aumentándola en mayor medida que la producción de bienes y servicios? (1) Dado que la cantidad de dinero adicional se usa para comprar bienes y servicios, la demanda de bienes y servicios aumenta más que su oferta. (2) Como la demanda crece más que la oferta, se genera escasez. (3) Dada la escasez, aumentan los precios, por lo que el dinero pierde su poder adquisitivo —con la misma cantidad de dinero se compran menos mercancías—, lo cual es un robo llamado inflación.

Supongamos un enorme almacén en el cual se deposita toda la riqueza (bienes y servicios) producida en una sociedad y al cual acude la gente con el fin de obtener lo que necesita para satisfacer sus necesidades. ¿Qué debe hacer la gente para sacar bienes y servicios del almacén? Meter en él otros bienes y servicios, por una razón muy sencilla: sacar riqueza del almacén significa comprar mercancías en el almacén; para ello la gente debe generar ingreso, y para ello debe participar en la producción de bienes y servicios; es decir, hay que generar riqueza, pues solamente se puede sacar del almacén (comprar) el equivalente monetario de lo que se metió (el ingreso generado en la producción de algún bien o servicio que fue a parar al almacén). La gente puede comprar y sacar riqueza del almacén porque previamente produjo y metió riqueza al almacén; así, lo que saca se compensa con lo que mete, razón por la cual no se genera escasez ni, por ello, aumentan los precios. Sin embargo, ¿qué pasa si el banco central, obligado por el Gobierno, produce dinero para que este se lo gaste sacando del almacén mercancías sin haber metido bienes y servicios? Genera escasez, la cual, a su vez, provoca inflación e, inevitablemente, pérdida en el poder adquisitivo del dinero, pues con la misma cantidad de dinero se compran menos bienes y servicios. Aumentar la cantidad del medio de intercambio de la riqueza sin que previamente haya habido un aumento en la cantidad de la riqueza que se ha de intercambiar supone un fraude.

IV

¿Cuál es la consecuencia de ese fraude, al que son muy proclives algunos gobiernos? La pérdida no de dinero (de pronto hay más) sino del poder adquisitivo. El Gobierno, al cobrar impuestos, le quita dinero a los contribuyentes, y al generar inflación, poder adquisitivo a los consumidores. En ambos casos es un robo, con justificación en el caso de los impuestos,6 pero con alevosía y ventaja en el caso de la inflación. Esto ha encontrado en el keynesianismo y sus derivados justificaciones falaces cuyas traducciones en políticas gubernamentales conducen invariablemente al desorden monetario, lo cual afecta al llamado sector real de la actividad económica. ¿Cómo evitarlo? Respetando, en general, el quinto mandamiento del Decálogo para el buen comportamiento económico del Gobierno y, en particular, la regla de oro de los bancos centrales.

En esto, como en muchos otros temas, hay que ir más allá de las fronteras.

________________________________

1 Para comprender la diferencia entre estabilidad de precios y estabilidad en el índice de precios.
2 Existen varias más que, por razones de espacio, no considero.
3 Y en todos los demás posibles.
4 Dándosela al Gobierno para que este gaste más.
5 El dinero recién producido se usa para demandar bienes y servicios.
6 Que el Gobierno cobre a todos los gobernados lo mismo —para que no haya redistribución por el lado de los impuestos— con el fin de dar lo mismo a todos los ciudadanos —para que tampoco la haya por el lado del gasto—, lo cual se logra cobrando el impuesto único, homogéneo, universal, no expoliatorio, al consumo final, y gastando, única y exclusivamente, para garantizar la seguridad contra la delincuencia, impartir justicia y ofrecer los bienes y servicios públicos que realmente sean públicos y que verdaderamente deban ser ofrecidos.

____________________________________________

ARTURO DAMM ARNAL es economista, filósofo y profesor de Economía y Teoría Económica del Derecho en la Universidad Panamericana.
([email protected]; Twitter: @ArturoDammArnal)

Dejar un comentario



El comportamiento económico de los indígenas: un análisis para México1
En nuestro país, las comunidades indígenas han sido siempre las más pobres y las más vulnerables. ¿Cómo podría mejorar su situación? Presentamos una tesis sobre la estructura y dinámica económicas dominantes en las poblaciones originarias de México. Introducción Las comunidades indígenas en el mundo y, en particular, en México poseen ciertas características en común. La […]
Presupuesto base cero y clientelas presupuestarias
Los gastos que hace el Gobierno se caracterizan por ser excesivos y estar llenos de deficiencias. La iniciativa de rehacer el presupuesto deberá enfrentar poderosos intereses privados. I. El Gobierno, comenzando por el federal, gasta en lo que no debe, razón por la cual gasta de más, sin pasar por alto que en muchas ocasiones […]
El ascenso de Piketty

Entrevista con Tomás Granados
El capital en el siglo XXI, del escritor francés Thomas Piketty, es un fenómeno editorial. Desde su publicación en Hispanoamérica el año pasado ha vendido alrededor de 50 mil ejemplares. El lanzamiento simultáneo en México, España, Argentina, Chile y Colombia causó un revuelo general. Según la casa francesa Éditions du Seuil, dueña de los derechos […]
De utopías, revoluciones y escombros
Las utopías, como otros ideales, son importantes motores, pero los intentos por instaurarlas —bajo signos tan divergentes como el socialismo y el capitalismo— han supuesto normalmente la exclusión, cuando no la eliminación, del otro. Son la cara amable de los autoritarismos. En una novela que llegó a nuestros anaqueles para quedarse —El hombre que amaba […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (247.196)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (227.267)
...

La distribución del ingreso en México (141.487)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (141.465)
...

La economía mexicana del siglo xx: entre milagros y crisis (92.196)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores