Jueves, 06 Agosto 2020
Artículos relacionados
Obra plástica: Luis Verdejo
Este País | Obra Plástica | Luis Verdejo | 01.08.2012 | 1 Comentario

Olvidamos cultivar la capacidad de asombro, supeditados cada vez más al estímulo exterior –a pantallas nítidas y brillantes, a mensajes cuya brevedad y fugacidad facilitan la incesante sucesión, a la gratificación inmediata. En ausencia del pausado arte de la búsqueda y la observación, nos conectamos a una fuente incesante de señales, nos volvemos nodos de un ciclópeo organismo cibernético, de una Babel binaria.

Antes, cuando los medios eran materiales y mecánicos, la humanidad atendía una parte de ese hambre de estímulos con el arte. Y bien visto, el arte fue una forma básica, fundamental, de ese desmembramiento nuestro de la realidad natural. Pero el arte –como algunas formas de la sociedad microestimulada del presente y el futuro– estaba preñado de asombro, de pasmo y fascinación. El artista observaba, con la vista y con el ojo primitivo del vientre, descubría, experimentaba, anidaba, fermentaba y solo entonces producía. Y en virtud de este proceso nos devolvía al entorno físico.

Valga esta reflexión para abordar la obra de Luis Verdejo. Lo dijimos hace algunos años, cuando ilustró uno de nuestros números en blanco y negro. Luis sabe que la fascinación ante el objeto de observación depende de este nada más en parte, que el asombro está en la lente, en la limpieza del vidrio, en la capacidad del hombre de experimentar. Los temas de Luis no son magníficos: carecen de prosapia, de pompa y aparato. Lo bello de esta obra está en la calma, el detenimiento, la contemplación y el agrado con que el artista mira sus objetos, provengan estos del exterior o de su imaginación abstracta. Como un niño o como Whitman, Luis se tiende en un jardín, entre las hojas de pasto, y siente y percibe y se deja envolver. El resultado son close-ups de colores palpables, consistentes, buenos. O deja participar al pensamiento, permite que ideas elementales como la de hombre, pareja, rostro intervengan, y que líneas gruesas y oscuras –¿las líneas del primer conocimiento, de la delimitación de objetos, que rompen con una suerte de pannaturalismo?– bordeen esas áreas de colores y las resignifiquen.

La pintura de Luis Verdejo es un llamado a la vida natural, a la desestimación de los medios, a la necesidad de los sentidos. Recuerda que la plenitud no es saturación. Es insuflar, aun en la más leve brizna, vida.

Una respuesta para “Obra plástica: Luis Verdejo

Dejar un comentario



Obra plástica de Oscar Gutman
Pensé en un laberinto de laberintos, en un sinuoso laberinto creciente que abarcara el pasado y el porvenir y que implicara de algún modo los astros. Jorge Luis Borges   Vuelva la página: necesita iniciar propiamente el recorrido por este laberinto. Decida si prefiere transitarlo en el orden que proponemos o si saltará de una […]
Obra plástica de Alberto Castro Leñero
Nuestro artista invitado cuenta con una larga y fructífera trayectoria. Desde muy joven estuvo inmerso en un mundo que alimentaba su sensibilidad y, naturalmente, siguió el camino del arte. Estudió en la Academia de San Carlos y más tarde en la Escuela Nacional de Artes Plásticas. Ha trabajado en varios países del mundo y ha […]
Obra plástica de José María Martínez
Fruto de una formación autodidacta, la obra de José María Martínez resalta entre las miles de imágenes que nos taladran a diario desde todas las pantallas que se cruzan en nuestro camino. Encontrarse con estos limpios y luminosos lienzos resulta una experiencia infrecuente. En la selección que presentamos en este número parece haber una división […]
Cultura 113, febrero de 2015
En cultura, José María Martínez nos comparte su luminosa obra y reproducimos el discurso de Eraclio Zepeda al recibir la Medalla Belisario Domínguez.
Obra plástica de Carlos Pellicer López
Ya Vitrubio, en el siglo I a.C., explicaba el proceso de la encaustización: “Hay que extender una capa de cera caliente sobre la pintura y, a continuación, hay que pulir con unos trapos de lino bien secos”. Incluso entonces se consideraba una técnica antigua. Plinio el Viejo dejó constancia de que se utilizaba en los […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (244.825)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (210.985)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (140.748)
...

La distribución del ingreso en México (139.775)
...

La economía mexicana del siglo xx: entre milagros y crisis (86.661)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores