Sbado, 15 Agosto 2020
Artículos relacionados
Obra plástica: Joy Laville
Cultura | Este País | Obra Plástica | Joy Laville | 01.04.2013 | 0 Comentarios

Las mujeres de Joy Laville a veces gustan de ponerse prendas, por un rato, pero casi siempre prefieren estar desnudas. Mujeres mayores, maduras, jóvenes. Así —parece— lo hizo la generación anterior, y la anterior. En ese linaje leve, la desnudez ha sido siempre lo normal. Una se sienta a ver el mar, desvestida, llevando acaso un lindo collar. Otra, sin ropa también, mira un florero, y en el florero, pétalos de amable tonalidad, ramillos. No cultivan el pudor; más aún, no lo conocen. Todo es natural porque nada, nunca, se ha tenido que ocultar. Lo demás, suponen ellas, es asunto de otras partes, otra gente, de los que, intrigados, miramos desde fuera.

E incluso cuando hay ropa, la feminidad en tanto gracia, en tanto delicadeza, está ahí. Los cuerpos se traslucen, el vello se adivina, los senos aparecen claramente indicados. Son visibles, pero no llaman la atención sobre sí. No son puntos focales, no son objeto ni denotan sexo: existen como un aspecto de la mujer, de lo exclusivamente femenino.

Sociedad de atavíos, de atuendos, de indumentaria, cuando nos asomamos a un primer cuadro de Laville advertimos ese manejo etéreo de la desnudez. Pero al paso de las obras, de la contemplación que puede llevarnos a ocupar la habitación, el jardín, la playa y el cielo abierto de la artista, no tardamos en considerar natural, también nosotros, esa serenidad del cuerpo sin cubrir. Y una vez habituados, vemos más.

Vemos representadas y conciliadas las edades; vemos la virginidad del encuentro erótico; vemos —en un cuadro de gran belleza que contrasta por su naturaleza crepuscular—, la muerte o su anuncio, en condiciones siempre de poético reposo; vemos varias mujeres retratadas que, así, posando sencillamente, dialogan con la pintora, madre, amiga, creadora atenta de esos personajes y de los universos que los circundan, con frecuencia espacios infinitos, horizontes inabarcables de plenitud que rebasan los límites del cuadro e irradian al mundo su sosiego.

Británica de origen y nuestra por adopción, Joy Laville es una de las representantes más notables de la pintura mexicana de buena parte del siglo XX y este despuntar del XXI. Para EstePaís | cultura es un privilegio acoger su obra reciente con motivo del 22 aniversario de la revista.

 

Dejar un comentario



Obra plástica de Beatriz Castañeda
“–¿Y todas las flores pueden hablar? –Tan bien como tú —contestó la Lila.” Lewis Carroll, Alicia en el país de las maravillas Nuestra artista invitada ha tenido la fortuna de vivir en dos lugares acariciados por una luz muy particular. Nació en Guadalajara, Jalisco, y ahora reparte su tiempo entre esa capital y San Miguel […]
Obra plástica de Oscar Gutman
Pensé en un laberinto de laberintos, en un sinuoso laberinto creciente que abarcara el pasado y el porvenir y que implicara de algún modo los astros. Jorge Luis Borges   Vuelva la página: necesita iniciar propiamente el recorrido por este laberinto. Decida si prefiere transitarlo en el orden que proponemos o si saltará de una […]
Obra plástica de Alberto Castro Leñero
Nuestro artista invitado cuenta con una larga y fructífera trayectoria. Desde muy joven estuvo inmerso en un mundo que alimentaba su sensibilidad y, naturalmente, siguió el camino del arte. Estudió en la Academia de San Carlos y más tarde en la Escuela Nacional de Artes Plásticas. Ha trabajado en varios países del mundo y ha […]
Obra plástica de José María Martínez
Fruto de una formación autodidacta, la obra de José María Martínez resalta entre las miles de imágenes que nos taladran a diario desde todas las pantallas que se cruzan en nuestro camino. Encontrarse con estos limpios y luminosos lienzos resulta una experiencia infrecuente. En la selección que presentamos en este número parece haber una división […]
Cultura 113, febrero de 2015
En cultura, José María Martínez nos comparte su luminosa obra y reproducimos el discurso de Eraclio Zepeda al recibir la Medalla Belisario Domínguez.
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (245.113)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (211.975)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (140.850)
...

La distribución del ingreso en México (139.970)
...

La economía mexicana del siglo xx: entre milagros y crisis (87.016)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores