Martes, 16 Julio 2019
Artículos relacionados
De la confusión entre la violencia y el deseo
Blog | Sexciudadanía | Enrique Cerón | 05.09.2014 | 0 Comentarios

EnriqueCeronBio

El tabú que pesa sobre las sexualidades obstruye la generación de claridad alrededor de estas. Por ello es necesario aclarar muchos sobrentendidos como es el caso de la confusión entre el deseo y la violencia. Esta confusión encubre el acoso, bloquea la discusión sobre la libertad y proscribe en muchos ámbitos hablar abiertamente de las necesidades y los deseos de las personas.

No es común que en las escuelas, las charlas de café, las reuniones familiares, con los vecinos/as o entre compañeros/as de trabajo se hable abiertamente sobre las sexualidades, el erotismo, el deseo, el acoso, la violencia y los supuestos de género alrededor de esto. En la mayoría de los casos estos temas se callan, se hace como si no existieran, se entierran bajo el pudor, “la decencia”, el temor, lo sobrentendido, o es algo que se padece en silencio o que no se quiere cuestionar para no exponer a la crítica pública la propia destructividad o exponer a la destructividad pública la propia autenticidad.

Lo que priva son los prejuicios, los chismes, la ignorancia, las burlas, la violencia oculta, los señalamientos, los enjuiciamientos, la manipulación, la falsa indignación, el acoso velado y abierto, las moralinas, la invasión, la falta de respeto, las creencias en una especie de guerra de todos contra todos en la que quienes obtienen alguna ventaja son los/as más violentos/as.

Una confusión sucede cuando no podemos distinguir los límites entre una cosa y otra y las percibimos fusionadas. Una mezcla de valores y preceptos provenientes de distintas raíces pero con lógicas afines construyeron a lo largo de siglos un imaginario en el cual el deseo y la violencia parecen ser lo mismo. El autoritarismo y su énfasis en la obediencia, la filosofía estoica que aconsejaba la contención, la privación y aquello que ejerciera un control racional sobre lo incontrolable e irracional, como el placer y las pasiones, el judeo-cristianismo y su desprecio por el cuerpo y el placer en favor del alma y lo “sublime”, entre otros, contribuyeron a la implantación cultural de esta confusión.

 

Del pudor

La palabra pudor significa avergonzarse o rechazar algo por vergüenza. Los pudorosos son aquellos que se avergüenzan de sí mismos, los impúdicos son los desvergonzados. Sin embargo, en nuestro contexto estos vocablos no tienen un uso neutro, sino que se relacionan directamente a las expresiones de las sexualidades de las personas. La gente no comenta, “que impúdico Carlos Salinas de Gortari, cómo puede escribir un libro sobre la democracia republicana siendo un corrupto y un saqueador”, o acerca de los conductores de los noticieros televisivos y su impudicia para manipular la información a favor de intereses creados, pero si le es fácil decirle a una niña a la que se le levanta la falda al jugar que no sea impúdica.

Las sexualidades y sus expresiones son elementos fundamentales de la identidad de las personas, no en el sentido de algo inmóvil sino de un ser autoconstruido y de su autoestima. Cuando estas se pretenden moldear con parámetros ajenos a este contexto, como lo es el pudor, se lesiona el ser profundo de las personas. Lo inadmisible son la violencia y la coerción, es decir, obligar a alguien a que haga algo que no quiere, fuera de esto parece obra de un idiota o un cruel malhechor pedir a alguien que se avergüence de ser lo que es y hacer pasar esto como una virtud. Las y los impúdicos (con respecto a las expresiones comportamentales de su sexualidad) son sujetos de castigos.

El resultado de tan pudorosa cultura es que los y las invasoras son armados con “coartadas” para agredir a las y los demás pero, más aún, a las personas auténticas. Solo basta revisar la cantidad de pretextos absurdos que se usan para justificar las agresiones sexuales contra las mujeres para darse cuenta: traía minifalda, tomaba de más, bien que quería, ¿para qué anda sola a esas horas?, etcétera. Cuando una persona sin importar su sexo o su género pretende hablar abiertamente de sus necesidades sexuales (no de violencia), dependiendo el contexto social en el que se encuentre, puede ser nulificado/a (hago como que no existes), agredido/a verbalmente, estigmatizado/a, agredido/a físicamente, violada/o o asesinado/a, y las personas a su alrededor dirán “se lo buscó”.

 

El acoso, el hostigamiento y su carácter impositivo

Lo que caracteriza a la violencia es su carácter impositivo. Tanto en el acoso como en el hostigamiento sexuales existe una imposición a otra persona invadiendo su cuerpo y su voluntad. Las propuestas sexuales no son acoso ni hostigamiento si se respeta el derecho de la otra persona a decir sí o no. Las ficciones cinematográficas y televisivas en las que hay que “conquistar” a alguien más distorsionan la precepción de las personas acerca de sus intenciones y sus propias necesidades, y generan una línea muy tenue con el acoso y la violencia. Valerse de saber que otra persona está interesada emocional o sexualmente por nosotros para utilizarla y sacarle beneficios fingiendo que no nos enteramos qué desea, en lugar de establecer límites claros y proporcionarnos esos mismos satisfactores por nosotros mismos, es buscarse ingenuamente una guerra innecesaria.

 

La necesidad de una educación integral de las sexualidades

Para distinguir claramente la diferencia entre la violencia y el deseo se requiere que las personas reciban una verdadera educación de las sexualidades desde la niñez. La violencia es inaceptable y debe ser desterrada de todas las relaciones humanas. Y prohibir y perseguir el deseo sexual es tanto como proscribir la vida, la vitalidad, la alegría de vivir y la salud física y emocional. El dramaturgo estadounidense, Eugene O’Neill, para ilustrar el absurdo de ir en contra del sentido orgánico de las cosas, hace una acotación en alguna de sus obras para explicar el tono del parlamento de uno de sus personajes. Para que se entienda su profunda estupidez, comenta cómo un político de Texas exclama orgulloso: “En este predio queda prohibida tal o cual ley de la gravedad”.

Tú, ¿qué diferencias encuentras entre la violencia y el deseo?

 

Más información sobre el autor en www.sexologohumanista.com

Dejar un comentario



Derechos humanos y función pública
  Las declaraciones hace algunos días del senador Víctor Hermosillo muestran el total desinterés por adoptar una perspectiva de derechos en el ejercicio de la función pública de los grupos que quieren imponer formas de vida al grueso de la población en nombre de sus creencias religiosas.   Proselitismo religioso vs. función pública En la […]
Limitaciones observables y salud sexual
Muchas poblaciones discriminadas lo son también de la mano de una minorización que hace que muchas personas las perciban como asexuadas. Los derechos sexuales de las personas forman parte de sus derechos humanos y estos constan y son protegidos tanto por la Constitución como en los diversos mecanismos internacionales firmados por México. Entre estos están […]
Adopción homoparental y de los prejuicios
Una gran cantidad de prejuicios ponen en duda la capacidad de las personas homosexuales para poder adoptar y criar a niños y niñas, atentando contra los derechos de unos y otros. Recientemente se aprobaron en los estados de Coahuila y Chihuahua iniciativas de ley para hacer legal la adopción homoparental, es decir, por parte de […]
Embarazo adolescente
  Pese a los esfuerzos que se han realizado los últimos años en materia de difusión de información sobre salud sexual y reproductiva, el embarazo en adolescentes no se ha reducido sino que ha aumentado en América Latina.   Un conjunto de problemas El embarazo adolescente no es un problema que se puede entender desligado […]
Yo soy yo: la importancia de la autodeterminación sobre la propia identidad sexogenérica
La naturalización que existe entre sexo y género en el imaginario colectivo afecta a una parte de la población que asume que estos no corresponden en su propio ser de la manera en que la sociedad los vincula, afectando su derecho humano a la identidad. La cultura de los derechos humanos nos obliga a replantearnos […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (224.732)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (128.573)
...

La distribución del ingreso en México (119.666)
...

Los grandes problemas actuales de México (114.638)
...

Perfil demográfico de México (71.640)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores